OPCIONES DEL PORTAL
Inicio
Quién soy
Contáctenos
Abogados Asociados
Crónica de un segundo viaje a Washington D.C.
Entrevista a HRE
Los jóvenes y Agenda Cultural.
Crónica de un Viaje a Nueva York.
Los niños y Agenda Cultural.
Buena salud para mis lectores.
¿Ama a Hermosillo?
Cronica de un viaje a la Habana, Cuba
Mis mejores artículos
Corrido a HRE
¿Quién fue Hans Kelsen?
¿Quién fue Mario de la Cueva ?
¿Quién fue Eduardo García Maynez?
Crónica de un viaje a Cedar Rapids, IOWA, EU
Homenaje a Rafael Méndez
El mejor trompetista del mundo
" Don Quijote de la Mancha"
¡¡ ¿Cómo que no lo ha leído? !! "
El Quijote y los Derechos Humanos
Crónica de un viaje a Europa 2014
Homenaje a Guillermo Héctor Rodríguez
Homenaje a Juan Antonio Ruibal Corella
Homenaje a Dario Maldonado Zambrano
OPCIONES DE
AGENDA CULTURAL
Reforma Penal 2008
Esbozo Biográfico
LO MEJOR DE LOS MEDIOS NACIONALES
Jurisprudencia
Buen Humor
Lectores profesionales y tesistas
Derechos Humanos
Transparencia
Combate a la corrupción y a la impunidad
Seguridad Social
Filosofía del Derecho y Teoría del Derecho
Cruzada por un Salario mínimo digno.
Luis Donaldo Colosio. In memoriam
Derecho Internacional
Refranero popular
Diccionario de la Lengua Sonsorense
Cultura de la legalidad
Palabras y frases en latin
Los mejores videos musicales del mundo!
Derecho Internacional Privado
Almanaque
Migración
Proverbios
"El Último beso, ¿Una maldición? ". Ensayo
Epitafios Famosos
Guardería ABC, crimen y castigo
Ética profesional
Taller de instrumentación Jurídica
Homenaje a los Apson. "Corren Rumorres", Marco Antonio Salazar Siqueiros IN MEMORIAM
Eusebio Francisco Kino. Hector Rodriguez Espinoza. Romance de Padre Kino. Pbro. Cruz Acuña
Homenaje a José Vasconcelos
Cruzada contra las escuelas de Derecho "patito"
Homenaje al Mayor Isauro Sanchez Pérez
Homenaje al Lic. Oscar Morineau
Homenaje al Doctor Carlos Arellano García
Homensaje al Lic. Roberto Reynoso Davila
Homenaje a Lic. Agustín Perez Carrillo
Homenaje al Lic. José Antonio Garcia Ocampo
Homenaje a la poetisa Alicia Muñoz
Curiosidades Jurídicas
EZLN y EPR

MEDIOS ESTATALES

El imparcial
El reportero de la comunidad
Tribuna del Yaqui
Diario del Yaqui
Dossier Político
El Diario de Sonora
Primera Plana
Nuevo Sonora
Kiosco Mayor
Expreso
Archivo Confidencial
www.contactox.net
Milenio
De periodistas
El Universal - DF
La Jornada-DF
Cronica-DF
Excélsior
El Financiero-DF
Economista-DF
Frontera-Baja California
Radio Fórmula
El País
Zeta-Baja California
BBC Mundo
El Mundo-España
Google News
Teoma
Yahoo MX
Terra MX
Altavista
All the web
Es más
México WEB
Busca Biografias
INEGI
Usuarios de la banca
ENLACE SEP
Base de datos jurídica
Instituto de Investigaciones Jurídicas UNAM
Cámara de Diputados
Consejo de la Judicatura Federal
¡Todo el Derecho mexicano!
H. Suprema Corte de Justicia
Sistema de Internet de la Presidencia
Gobierno Mexicano en la Red
Instituto Federal de Acceso a la información pública
Gobierno del Estado de Sonora
Congreso del Estado de Sonora
Instituto Federal Electoral
Tribunal de Justicia del Estado de Sonora
Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación
Consejo Estatal Electoral
Universidad de Sonora
Universidad Kino
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey
Corrector Ortografico
Universidad TecMilenio
Diccionario de Sinonimos
Unidep
Innovación
Traductor
Iustrados
Diccionario
Proceso
Siempre
Vertigo
Reporte Indigo
Poder
Creativa
Mercado
Semana
Peninsular
La Vox
 
 

 

 

Cruzada por un Salario mínimo digno.

 


 

 

¿¡CRUZADA PERDIDA!!!? ¡NO MANCHEN!!!

 

¡GRAN CRUZADA POR EL SALARIO MÍNIMO JUSTO!!

 

Como aumentar el salario mínimo es inflacionario, la medicina es matar de hambre a quienes lo devengan.

Magia, ilusionismo y realidad salarial

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/07/index.php?section=opinion&article=049a1soc

 

Ante el optimismo oficial, pedirán obreros alza de 10% al minisalario. Puesto que las expectativas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el próximo año son positivas, ya que según esta dependencia la economía está y permanecerá muy “sólida”, el sector obrero seguirá insistiendo en que se otorgue 10 por ciento de aumento al salario mínimo.

http://www.jornada.unam.mx/2007/12/15/index.php?section=sociedad&article=033n1soc

El anuncio del incremento, que podría ser de 4 a 4.5%, se dará esta semana. Patrones y gobierno se unen para limitar el aumento a los mínimos

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/18/index.php?section=sociedad&article=039n1soc

 

Seguirán en la pobreza millones de familias, con la decisión de incrementar 4% los minisalarios: Luján

http://www.lopezobrador.org.mx/noticias/comunicados.html?id=55786

¿Los desempleados, por cuánto estarían dispuestos a trabajar?, justifica la CNSM

Aceptan aumento de 3.9% al minisalario; voto de confianza a Calderón, dicen

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/21/index.php?section=sociedad&article=038n1soc

 

Reorientar el presupuesto

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/21/index.php?section=edito

 

El artículo 123, letra muerta para el gobierno de Calderón, advierten sindicatos

Alza al minisalario, evidencia del profundo desprecio a los obreros

La percepción mínima del país, "vergüenza internacional"; anuncian acciones de resistencia

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/22/index.php?section=sociedad&article=037n1soc

 

 

DEL DIRECTOR

 

¿Feliz? y mínimo año nuevo

Héctor Rodríguez Espinoza

 

 

"Así como los jueces debieran vivir un mes en las cárceles

 para conocer las causas hondas del crimen,

 y dictar sentencias justas,

 los que desean decidir con justicia

 sobre el salario de los obreros,

 deben apearse a ellos y conocer de cerca su miseria".

José Martí

 

 

Contra lo cómodo de repetir mi artículo de cada año, deseo que las condiciones de los obreros mejoren. Pero empeoran, como ha sido por siglos. En el mundo -desde la construcción de las pirámides- nunca la han traído consigo. En Roma, a los soldados se les pagaba con sal. El camino que la llevaba desde Ostia hasta Roma, es la Vía Salaria. Sus cualidades para conservar alimentos le dieron propiedades que tiene el dinero como pago, que desde el capitalismo se denomina salario. La sal dejó de ser pago y en la Edad Media se le descubrieron cualidades: Ahuyentar a los vampiros, materia para "echar la mala suerte", como hasta hoy.

Las meditaciones sobre su injusticia aparecen en el Antiguo Testamento y en Confucio. Y si la justicia es "la voluntad firme y perpetua de dar a cada quien lo suyo", ¿qué es lo suyo del obrero?

Sin dramatizar ni aguar fiestas, el tópico merece meditación. En México, la centenaria institución del salario mínimo es una de las más humillantes. Su muerto fundamento constitucional, al regular las utilidades e investigaciones de la inútil – pero de poder decisorio mortífero - Comisión Nacional de Salarios Mínimos, considera el interés que debe recibir el capital; y que los salarios mínimos generales "deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en lo material, social y cultural y para proveer a la educación obligatoria de los hijos".

Las negociaciones en la CNSM, con el voto del sector obrero, fijaron en ¡3.9% el aumento promedio!. ¡$1.87 de aumento/día! (¡1/4 de un taco de cabeza; 1/6 de una pelota de golf!), ¡$49.00 de aumento/mes! (menos de un desayuno de la Barra de Abogados). ¿Más corazón de piedra?, ¡imposible! Se apuesta al masoquismo. Justicia al revés.

¿Quiénes lo ganan? Casi 90% de la población ocupada gana menos de 5 salarios mínimos, precio de la canasta básica. Contra lo que afirman los dirigentes citados – “el mínimo es una referencia para multas”-, 32.1% de la población ocupada percibe entre uno y dos salarios mínimos, y 36.6% gana entre dos y cinco.

Los universitarios -la mayoría hijos de trabajadores- hemos traicionado. “La nación nos lo demanda.” ¿Y qué?

Es necesario gravar más a quienes más ganan e incentivar la inversión. Se debió autorizar un incremento mayor, que devuelva su dignidad y el poder adquisitivo a los obreros, jubilados y pensionados (rezagado ¡25 años! y reducido a la mitad en los 3 últimos sexenios) y reactivar el mercado interno.

Según la UNAM, de 18 naciones de AL, México es la que más drásticamente se ha reducido el salario mínimo, su mano de obra es una de las más baratas, por debajo de El Salvador, Perú, Haití y Ecuador y sólo cubren una tercera parte de la canasta básica alimentaria.

La fijación tripartita, gélida y cruel del mínimo -más las propinas y limosnas, decembrina caridad y efímera asistencia social- no es solución radical para quienes hemos confinado a las reservaciones indígenas, a las periferias de las ciudades como leprosos de la Edad Media o los 500,000 migrantes a EU por año (la población de Sonora en un sexenio). ¿Cuál es?

El sentido de la justicia es virtud innata, no tiene nada que ver con la fría técnica del Derecho, de la Economía ni de la Política. Ocurre como con la música, respecto de la cual, la más "alta inteligencia" no sirve para suplir la falta de oído.

¿Cuándo lo oiremos?¿Antes del año 2010, centenario de la Revolución?

 

°°°

Néstor de Buen / El mínimo que no es salario

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/24/index.php?section=opinion&article=019a2pol

Advierten que podrían paralizar secretarías, IMSS e inclusive cerrar carreteras

Miles de trabajadores rechazan las políticas aplicadas por Calderón

http://www.jornada.unam.mx/2007/03/09/index.php?section=politica&article=003n1pol

Sólo 3.4 por ciento de la población percibe el mínimo, afirma. Coparmex: innecesario, elevar salarios

http://www.jornada.unam.mx/2007/03/10/index.php?section=economia&article=025n3eco

 

En México, los trabajadores más comprometidos

http://www.presidencia.gob.mx/prensa/?contenido=32284

 

Propondrá PRI aumento salarial de 6 % al mínimo

http://www.ehui.com/?c=1&a=106772

“No somos una institución de beneficencia”, advierte el organismo

“Peligrosa”, alza mayor a 4 por ciento en el salario mínimo, según Coparmex

http://www.jornada.unam.mx/2008/12/16/index.php?section=economia&article=022n2eco

 

SALARIO DE HAMBRE

http://www.elimparcial.com/edicionimpresa/Hoy/General/763760.asp

 

Registra caída libre el salario mínimo. Señalan que mientras la canasta básica aumentó su precio en mil 435%, el salario sólo ha crecido un 309%

Reforma, 25 abril 2010. El salario mínimo ha perdido el 80 por ciento de su poder adquisitivo en 16 años.

En 1994, con un salario mínimo de 15.27 pesos diarios se podían comprar 26 kilos de tortilla; sin embargo, con el salario actual de 57.46 sólo se pueden comprar cuatro.
De acuerdo con estudios del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el salario no ha repuntado en su poder adquisitivo desde 1982, y de ese año a la fecha refleja una caída que no ha sido frenada.

Los documentos señalan que mientras la canasta básica aumentó su precio en mil 435 por ciento, el salario sólo ha crecido un 309 por ciento.
Según el estudio de la UNAM, un mexicano tiene que ganar el equivalente a cinco salarios mínimos para poder comprar los 27 productos de la canasta básica.
Al respecto, la UNT señala en el documento "Trabajadores ante la crisis" que el Gobierno no ha considerado la aplicación de programas para controlar los precios de los artículos que integran la canasta básica, ni para recuperar gradualmente y mediante diversas medidas directas e indirectas, el poder adquisitivo de los salarios.

El análisis de la UNAM señala que en 1994 se podían adquirir con el salario mínimo 63.20 piezas de pan blanco; en 2000, 60.20; en 2006 sólo 40.6 piezas y actualmente sólo 37.18 piezas

En referencia a la carne, el documento indica que en 1994 un salario mínimo alcanzaba para 2.6 kilos, mientras que actualmente pueden adquirir sólo 600 gramos.
Un mexicano en 1994 podía adquirir 16.5 refrescos con el salario de un día, actualmente sólo puede comprar 4.5 unidades.

Lo mismo sucede con el huevo, mientras en 1994 se podían comprar 7.2 kilogramos, en 2010 sólo se pueden adquirir 4.6 kilogramos.

Con el transporte sucedió lo mismo. En 1994 se podían adquirir 24.3 boletos de metro, el salario mínimo actual sólo alcanza para 18.5 boletos.

El economista Rodolfo Pérez, del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, afirmó que México es uno de los países con el salario mínimo más bajo a nivel mundial.

"No hay otro país en el mundo de los llamados en desarrollo, que haya tenido una caída tan brutal de los ingresos del trabajador", destacó.

En entrevista, dijo que para que una persona pueda comprar lo necesario debería tener un salario mínimo de 310 pesos diarios.

Actualmente, sostuvo, países como Brasil, Venezuela y Colombia, tienen un salario mayor, debido a que han aplicado políticas para elevar el salario a mediano plazo.

"Es un salario insuficiente para que una persona pueda vivir, deberíamos tener un salario de 310 pesos diarios, para recuperar la pérdida que hemos sufrido en los últimos tres lustros.

"En Brasil lo que ha hecho el Gobierno es un programa para recuperar el poder adquisitivo del salario. Tuvieron una inflación de 4 por ciento y el incremento al salario fue de 10 por ciento", destacó.

Por su parte, Francisco Hernández Juárez, presidente colegiado de la UNT sostuvo que la política económica no ha permitido un crecimiento del salario, por el contrario, dijo, continúa una reducción en su poder adquisitivo.

"México es uno de los países con uno de los salarios más bajos del mundo con la política económica que se ha usado durante los últimos 26 años.

"No hemos logrado que el salario mínimo aumente su poder adquisitivo, el grave problema es que siendo la economía que somos, tenemos un salario por debajo de nuestro nivel", apuntó.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 8 millones 864 mil trabajadores reciben un salario mínimo; 9 millones 283 mil 870 recibe de uno a dos; 7 millones 967 mil, reciben tres salarios mínimos y 5 millones 136 mil reciben cinco salarios mínimos.

Tan sólo 3 millones 733 mil 328 trabajadores reciben más de cinco salarios mínimos.
Para el especialista, urge un programa de recuperación salarial antes de que la crisis se recrudezca.

El estudio señala que para complementar el gasto necesario para sostener un hogar, el trabajador tiene que buscar empleos complementarios, aumentar sus jornadas de trabajo o sumar a otro miembro de la familia en el mercado laboral.

Critican expertos contención salarial

La política económica errónea aplicada desde hace tres sexenios ha permitido el decrecimiento del salario mínimo, coincidieron expertos.

Especialistas en derecho laboral señalaron que la política del Gobierno sólo propicia una contención del salario mínimo, pero no cambios reales que permitan una verdadera alza.

Graciela Bensusan, profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, aseguró que no se ha logrado mejorar la calidad de vida de los trabajadores mexicanos.

"La baja del salario mínimo es un reflejo de la manipulación por parte del Estado, de alguna manera para mantener los topes de las pensiones, al mantener el salario bajo, el Gobierno ahorra mucho dinero, pero esto está afectando el salario medio.

"México es el único de los países grandes que ha registrado una caída", destacó.

De acuerdo con la especialista en temas laborales mientras otros países de América Latina recuperaron el poder adquisitivo de su salario mínimo, México no logró aumentarlo.

"Se ha mantenido desde 1980 la misma política salarial restrictiva, a la baja, que no permite que el salario mínimo se recupere, la pérdida es dramática, porque ha sido una política de contención", agregó.

Explicó que lo grave del problema es porque algunos piensan que es poca la población que percibe un salario mínimo, sin embargo, el número de personas que gana de 1 a 3 salarios mínimos es significativo en el País.

"La situación en México es grave, porque el salario mínimo está incluso por debajo de la línea de pobreza. El problema, no es únicamente el monto del salario, sino la calidad de los empleos y que esto está impactando en los salarios medios", apuntó.

En tanto, Saúl Escobar, investigador en Estudios del Trabajo, dijo que es claro que la baja en el poder adquisitivo del salario se debe a la política errónea que se ha mantenido desde los gobiernos priistas.

"El modelo económico ha hecho estragos en el nivel de vida de los trabajadores mexicanos. El salario mínimo representa hoy mucho menos de lo que representaba hace 20 años", apuntó.

Dijo que la caída del poder adquisitivo del salario es una consecuencia de la política económica, pero al mismo tiempo una prueba de que no ha habido un verdadero cambio en la estrategia económica en el sexenio de Felipe Calderón.

Por su parte, Luis Bueno, presidente del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, sostuvo que la contención salarial que encabeza el Gobierno nunca se ha traducido en generación de empleos y sólo ha tenido como consecuencia el crecimiento de la pobreza.

Agregó que los mexicanos tienen que trabajar ahora hasta 47 horas para poder adquirir una canasta básica, cuando en otros países sólo se trabaja 9 horas para adquirir los alimentos básicos.

Señaló que diversos estudios han mostrado que los aumentos raquíticos del salario mínimo no han mejorado en nada la calidad de vida de los trabajadores y han propiciado la concentración de la riqueza en un sector pequeño.

Pero lo alarmante, expresó es que esta política sólo ha propiciado el crecimiento desmesurado de la economía informal.

Lo único bueno que ha surgido por la firma de la nueva ley en Arizona es que el tema migratorio se posiciona a nivel nacional con una inusual urgencia. Al ver lo que ocurre en Arizona, la reacción de inmigrantes y antiinmigrantes es la misma: urgen soluciones a largo plazo.

 

Se requieren 8 mil 358 pesos para gasto familiar a fin de no vivir en condiciones de pobreza

Uno de cada tres mexicanos con empleo gana $3 mil 483 al mes. La tercera parte de jóvenes percibe menos de dos salarios mínimos y afronta empleo escaso. El minisalario perdió 66 por ciento de su poder de compra en las pasadas tres décadas, refiere

Jornada, 12 de junio de 2011.

Más de la tercera parte de la población ocupada (36 por ciento) vive con un salario mensual menor a los 3 mil 483 pesos, cuando se requieren 8 mil 358 pesos para el gasto familiar a fin de no vivir en condiciones de pobreza, aseveró la firma Consultores Internacionale (CI).

Hay 5.7 millones de mexicanos que viven con menos de un salario mínimo y que representan 13 por ciento de la población ocupada, así como otros 10 millones que perciben entre uno y dos minisalarios (23 por ciento de quienes trabajan), precisó.

Entre esta población, los jóvenes conforman uno de los grupos más afectados por los bajos salarios debido a la falta de preparación educativa y pocas oportunidades de empleo, ya que uno de cada tres reciben menos de dos minisalarios y eso hace prever un peor escenario socieconómico para el futuro.

Si el ingreso calculado por Consultores Internacionales se divide por semana, uno de cada tres trabajadores del país perciben apenas 870 pesos, cantidad que se esfuma tan sólo en la compra de alimentos y ciertos productos indispensables para la higiene personal y el aseo de la casa.

Una canasta de 30 alimentos frescos (huevo, leche, pollo, embutidos, bistec, verduras y fruta), así como pasta de dientes, jabón de baño, champú, toallas sanitarias, pañales y detergente para ropa cuesta en la ciudad de México y su zona metropolitana 563 pesos, de acuerdo con los monitoreos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Esa cantidad absorbe 65 por ciento del ingreso calculado por Consultores Internacionales, pero falta incluir los gastos por servicios que hace cada trabajador y que van desde la renta, luz, agua, gas y transporte, así como los de salud, vestido, educación o incluso entretenimiento.

Las rentas más baratas en las delegaciones o municipios periféricos de la capital se ubican entre los mil 500 y 2 mil pesos mensuales, según anuncios inmobiliarios por Internet, lo que representa la mitad del salario mencionado.

Consultores Internacionales calculó que si dos miembros de una familia ganan un salario mínimo, entonces el ingreso familiar queda 700 pesos por debajo de la canasta básica de bienes y servicios que considera la Secretaría de Desarrollo Social, por lo tanto requieren de apoyos subsidiados o de incrementar el salario familiar en por lo menos dos a cuatro salarios mínimos.

El salario mínimo, aseguró, perdió 66 por ciento de su poder de compra durante las últimas tres décadas, a pesar de que en términos nominales tuvo un crecimiento marginal, pero fue debido a la estabilidad macroeconómica y aun así ha quedado por debajo del aumento del índice nacional de precios al consumidor.

Frente a los argumentos que el sector privado y las autoridades han sostenido de que los bajos salarios en el país se deben a la baja productividad de los trabajadores, la firma sostuvo que también se explican por la incapacidad de generar empleos de calidad, lo cual está estrechamente relacionado tanto con las limitadas políticas para generar capital humano, como industrias de alto valor agregado.

Hay una ruptura, indicó, entre la oferta y demanda de trabajo, lo cual ha resultado en desempleo y altos niveles de informalidad.

Explicó que el minisalario fue afectado desde las crisis correspondientes a las décadas de 1980 y 1990. De este último año a 2000 el salario mínimo subió de 9.96 a 35.12 pesos diarios, un alza nominal de 253 por ciento pero frente a la inflación registró una disminución real de 35 por ciento en tan sólo una década.

No obstante, la firma reconoce que desde 1999 el salario mínimo comenzó a registrar una tendencia positiva en términos reales, pero insistió en que fue marginal y como reflejo de la estabilidad macroeconómica.

Sin esperanza de recibir una pensión, 30 millones de trabajadores. Gran parte de los que se retiran transcurren su vejez en la pobreza; las beneficiadas del SAR, las Afore.

23/10/2011 10:03

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2011/10/23/10354534-sin-esperanza-de-recibir-una-pension-30-millones-de-trabajadores

 

México SA. Cae salario, sube inflación. Ingreso se desploma 13.4%. Más crudo para privatizar

http://www.jornada.unam.mx/2012/10/06/opinion/026o1eco

 

Para los mexicanos fue menos de 1%, mientras que en la región aumentaron en promedio 3%. Crecen salarios en México menos de un tercio que en AL y Caribe. El subempleo subió en el país y en otras naciones bajó visiblemente, detalla la Cepal

http://www.jornada.unam.mx/2012/10/07/economia/024n1eco

PROPONE AYALA ALMEIDA FIJAR SALARIO MÍNIMO EN SEIS MIL PESOS

18 oct. 2012. El senador y dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala, propuso establecer el salario mínimo general en seis mil pesos, y así resolver los problemas económicos de los trabajadores.

En entrevista, el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) señaló que debe aprovecharse la discusión de la minuta de reforma laboral para fijar dicha cantidad.

'Vamos tomando como base los seis mil pesos de salario mínimo', para 'iniciar un despegue de lo que verdaderamente reclaman y exigen los trabajadores de México, la remuneración salarial que les permita hacerle frente a la vida cara que hoy padecen millones de trabajadores', subrayó.

En otro tema, Ayala Almeida afirmó que el desplegado del Consejo Coordinador Empresarial y la Concamin que pide al Senado avalar sin cambios la reforma laboral, es una orden a los senadores del Partido Acción Nacional, pues consideró que 'los verdaderos jefes de muchos de ellos' son los empresarios.

 

Busca Coparmex mejores salarios para los trabajadores

27 octubre 2012. Coparmex zona metropolitana prepara una propuesta para presentar en la mesa de negociación de salarios mínimos, a fin de que el incremento para los trabajadores en 2013, sea mayor al cuatro por ciento.

El presidente de esta sección de Coparmex, Marco Antonio Gutiérrez, indicó que lo ideal sería dar un aumento a los trabajadores de al menos el 30 por ciento.

“Hay que darle más canicas a los trabajadores, para promover y fortalecer el mercado interno, seguramente dos o tres años, los empresarios estaremos económicamente mas bajos, porque tendremos menos utilidades, pero el soltar más dinero a los trabajadores, les permitirá consumir más”, explicó.

Añadió “esto incrementa la producción y aumenta el producto interno bruto, y por tanto, el mercado interno se fortalece y podremos ser la quinta economía del mundo”.

El empresario dijo que es una vergüenza que en este siglo, se hable del salario mínimo.

“Subir los sueldos en un 30 por ciento, es una medida que a las empresas les costará, pero es la única forma de subir el mercado interno y fortalecer la economía de México, no se puede seguir permitiendo que sólo algunos se enriquezcan”, concluyó.

Estado, sindicatos …

http://deperiodistas.com/marcopri/marcopri3.html

Pobreza: fracaso y cambio de rumbo

http://deperiodistas.com/marcopri/marcopri3.html

 

Notición

http://www.jornada.unam.mx/2012/10/31/cartones/2

 

Calderón se suma a la nómina; ningún ex mandatario de AL, EU y Europa gana igual

Gasta el país $290 millones al año en las pensiones de 4 ex presidentes

Electricidad, agua, transportes, guardias, secretarias y seguros, entre las prerrogativas que gozan

http://www.jornada.unam.mx/2012/11/24/politica/005n1pol?partner=rss

 

En 2003 el sueldo promedio era 6 veces más alto que en el país asiático; ahora es 40% superior

México desplaza a China en el mercado de EU a costa de salarios. Se convirtió en uno de los mayores exportadores de automóviles, teléfonos y pantallas, entre otros

http://www.jornada.unam.mx/2012/11/30/economia/027n1eco

 

Peña Nieto frente a los Trabajadores

Arturo Alcalde Justiniani

http://www.jornada.unam.mx/2012/12/01/opinion/021a1pol

 


Las alzas a varios productos de la canasta fueron de 2 a 15 pesos de enero a la fecha

AUMENTOS DE PRECIOS ANULAN DESDE ANTES INCREMENTO AL SALARIO MÍNIMO

Los alimentos acumulan un encarecimiento de 6.80% de diciembre de 2011 a noviembre pasado

http://www.jornada.unam.mx/2012/12/16/economia/023n1eco

 

EN EL SEXENIO DE CALDERÓN SE REGISTRAN LAS CIFRAS MÁS BAJAS DE AJUSTE SALARIAL: CONASAMI

Incremento inferior al otorgado en los pasados tres años, según estadística de la Conasami

Deciden en tiempo récord aumento de 2.43 pesos al salario mínimo

A partir del primero de enero de 2013 para la zona geográfica Aserá de 64.76 pesos diarios y para la B de 61.38

El siguiente año serán suprimidas de la lista algunas ocupaciones

Alza en salario mínimo tendrá 'ligera' repercusión: STPS

Cuesta de enero con caída salarial-Fisgón

http://www.jornada.unam.mx/2013/01/10/cartones/1

 

Salarios de hambre

Arturo Alcalde Justiniani

http://www.jornada.unam.mx/2013/01/26/opinion/022a2pol

 

Videos

http://pocamadrenews.wordpress.com/tag/arturo-alcalde-justiniani/

 

Atender las carencias es una obligación, dice al instalar comisión intersecretarial

Murieron 11 mil personas en el país por desnutrición en 2011, asevera Peña Nieto

En ese mismo periodo el salario mínimo sólo se incrementó 3.9%, señala

Viven 7.4 millones de mexicanos en la pobreza, según consideración del Ejecutivo

http://www.jornada.unam.mx/2013/02/16/politica/010n1pol

 

Mantienen padres a 'bebés' de 30

¿Bajos salarios?

Ciudad de México  (20 febrero 2013).- Tener más de 30 años, un trabajo remunerado y vivir en la casa paterna es una condición que se ha multiplicado para muchos solteros y solteras en el País principalmente a causa de la precariedad en los salarios.

Así lo advirtió la socióloga Olivia Tena Guerrero, investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, quien realizó un estudio en la Ciudad de México con hombres y mujeres solteros mayores de 30 años y sin hijos, en esta situación.

Una de las razones que permea en la mayoría de los casos, explica la socióloga en entrevista, es el factor económico; los sueldos no alcanzan para pagar una renta o para comprar un departamento.

De acuerdo con datos del Inegi, entre 2000 y 2010, los solteros de entre 30 a 44 años que, siendo económicamente activos, vivían en casa de sus padres aumentaron 68.8 por ciento.

Los datos censales incluyen en estas cifras a los solteros que tienen hijos, condición que no está incluida en el estudio de la doctora Tena, pero, aún así, el aumento es claro, especialmente en los hombres.

Los factores que influyen la decisión de quedarse a vivir en la casa de la infancia son diferenciados para hombres y mujeres, según explica la investigadora.

Ellas, aunque ganan menos, en ocasiones se convierten en las principales proveedoras de la familia y ellos porque pueden compartir gastos y porque obtienen ciertas comodidades.

"En el caso de las mujeres, aunque se sabe estadísticamente que ganan menos, frecuentemente es por solidaridad, sobre todo hacia su madre (...) esto les dificulta mucho el salir de su casa, porque son las jefas de familia desde el punto de vista económico", explica la también psicóloga.

En el caso de los hombres, la comodidad también influye, apunta la especialista.

"También tiene que ver más con el individualismo, con el permanecer en casa porque es más cómodo. Si salen sin tener una esposa tendrían ellos que sufragar todos sus gastos, perderían comodidades domésticas y económicas", abunda.

La doctora Tena alerta sobre la recientemente aprobada reforma laboral y prevé que las nuevas condiciones de trabajo, como empleos eventuales y de medio tiempo, van a contribuir a acrecentar este fenómeno y van a afectar especialmente a las mujeres. 

"Se ha vendido mucho la idea de que esta reforma laboral ha sido pensada para la igualdad de género y para que las mujeres puedan conciliar el trabajo y la vida independiente o la vida en familia, pero en realidad sucede todo lo contrario, hay muchas mujeres que tienen trabajos temporales y esto no les permite a largo plazo poder pagar una hipoteca", ejemplifica.

Aunque reconoce que el trabajo precario afecta a ambos sexos, la socióloga recalca que quienes tienen trabajos temporales o de medio tiempo son en su mayoría mujeres porque se sigue pensando que los hombres son los principales proveedores de los hogares.

Tena aclara que el hecho de que los hombres pero sobre todo las mujeres solteras se queden a vivir en casa de sus padres después de cumplir 30 años no es una patología sino una nueva forma de supervivencia frente a la situación económica.


...y los padres los retienen

Además, los padres también llevan a cabo estrategias de retención para que permanezcan en casa, lo que genera tensiones al interior del núcleo familiar.

En este ámbito, dice la doctora Tena, también se presentan marcadas diferencias de género.
"Ellas se conciben a sí mismas como adultas, en su trabajo son tratadas como adultas pero en el ámbito familiar las siguen viendo como si fueran menores de edad", agrega.

En el caso de los hombres, las estrategias de retención son justamente lo opuesto.

 

Comentarios, versión en línea, de lectores anónimos o pseudónimos: (¿vox populi?)

- Coincido en que en la mayoria de los casa la precariedad de los salarios juega un rol importante en la decision de "quedarse en casa", pero conozco varios casos de aquellos que lo hacen solo por comodidad - por tener quien les haga de comer, les planche, les lave y de pilon no tener que gastar en renta... pura conchudez!!!

- En España, donde hace ya muchos años la crisis económica se ha manifestado en la dificultad de conseguir el primer empleo, la gran mayoria de los matrimonios jóvenes van a vivir a casa de alguno de sus padres.

 

AGENDA CIUDADANA. Reforma, 21 feb. 2013.

En los detalles está el diablo... o dios

Lorenzo Meyer


UNA IDEA ACEPTABLE

 
La política contra el crimen enunciada por el gobierno de Enrique Peña no es original pero sí válida. Ya antes Andrés Manuel López Obrador había insistido que la estrategia moral y políticamente adecuada para combatir la ola de violencia que ahoga a México no es el choque frontal con las organizaciones criminales -a la Felipe Calderón- sino un haz de medidas que seque la raíz social que las nutre. Ahora bien, el reto es pasar de enunciados generales a medidas concretas pues "El diablo está en los detalles". Cuando Peña Nieto fue gobernador, el Estado de México se distinguió no por el éxito de su política de seguridad, sino por su fracaso.

DATOS
 
En entrevista con Carmen Aristegui (15 de febrero), el secretario de Gobernación aventuró que la cifra de víctimas de la violencia criminal en los últimos seis años podría ser de 70 mil. En el semanario Zeta de Tijuana (26 de noviembre, 2012), Enrique Mendoza Hernández y Rosario Mosso Castro sostienen que los asesinados fueron 83 mil 191. México no es el país más violento del mundo, pero sí lo es entre 33 países estudiados por la OCDE: 23.4 asesinatos por cada 100 mil habitantes. En contraste, la cifra para Estados Unidos -el país de la casi libre compraventa de armas- es de 5.7 y apenas 0.3 para Japón. Lo más dramático es la evolución negativa de las cifras: hace cinco años el promedio de nuestro país en este rubro era de la mitad (11.0), (http://www.quandl.com/society/ oecd-murder-rates).


LA PROPUESTA

 
De acuerdo con lo dicho por Peña Nieto en Aguascalientes, el 12 de febrero, una Comisión Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y de la Delincuencia (CIPSVD), conformada por nueve secretarías de Estado y encabezada por Gobernación, va a elaborar y poner en marcha una política supuestamente más social que policiaca y militar y cuyo objetivo será "combatir [no sólo] los efectos de la violencia, sino, también, sus causas estructurales".

Para empezar a dar contenido a la CIPSVD, Peña Nieto hizo referencia a escuelas de tiempo completo, impulso a la enseñanza de valores cívicos y éticos, alicientes al "emprendedurismo", empleo temporal y seguridad en las carreteras, entre otras políticas. Luego el subsecretario de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, añadió a lo dicho por su jefe acciones contra las adicciones y contra la violencia en las escuelas y en la familia. En realidad la lista es lo de menos, lo crucial será su implementación.

UNA IDEA BUENA QUE SE VUELVE MALA

 
La recién lanzada "cruzada contra el hambre" parte del supuesto ataque a la raíz social de la violencia, muestra ya cómo las buenas ideas generales se pueden deformar en la práctica. Y es que, de acuerdo con lo publicado por el diario Reforma (10 de febrero), hay datos que hacen sospechar que desde el momento de su lanzamiento esta política dejó de lado algunas de las zonas más pobres del país en beneficio de otras menos pobres pero más redituables electoralmente. Si eso le pasa desde el inicio a la política social estrella, ¿qué suerte le espera al resto?

 
EL DIAGNÓSTICO

 
Campa aseguró que en México los perpetradores de la violencia "son jóvenes sin oportunidades" que son, a la vez, "víctimas y victimarios", y cuya conducta tiene que ver más con la desigualdad social y la falta de oportunidades que con la pobreza misma (Aristegui Noticias, 13 de febrero). En México la desigualdad es enorme. La encuesta de ingreso-gasto de los hogares del INEGI de 2010 señala que el 60% de los hogares más pobres tuvieron que habérselas con sólo el 28.3% del ingreso disponible mientras que el 10% más afortunado contó con el 33.8% o, si se prefiere, que el 20% más pobre recibió el 5% del ingreso en tanto que el 20% más rico, el 50.1%. En 2009 la parte del ingreso nacional disponible que remuneró a los asalariados fue el 32.5% en tanto que las utilidades de las empresas representó el 68.2% (unite@i.com.mx, con datos del INEGI, 2011).

La desigualdad es uno de nuestros males pero la pobreza también. El INEGI acepta que en 2010, el 46.2% de los mexicanos eran pobres multidimensionales. Un buen ejemplo de política social contra esta pobreza lo ofreció el presidente norteamericano en su discurso anual ante el Congreso. Aceptando que en las condiciones actuales muchos trabajadores norteamericanos, aunque se empeñen, no pueden salir de su miseria, Barack Obama propuso incrementar el salario mínimo federal de 7.25 a 9.00 dólares la hora -24% de aumento- y ligarlo al incremento futuro en el costo de vida para que "finalmente se convierta en un salario con el que realmente se pueda vivir". Aquí, el salario mínimo equivale a 5 dólares diarios o a 62 centavos de dólar la hora. Además de insuficiente, el salario mínimo está evolucionando negativamente; según el Coneval, en los últimos siete años ha perdido 40% de su valor (La Jornada, 16 de febrero). No hay mejor combate a la pobreza que un buen sueldo.


CONCLUSIÓN
 
Las medidas enunciadas por Peña Nieto para atacar las bases sociales del crimen organizado no son originales pero tienen lógica. Sin embargo, ¿de qué puede servir, por ejemplo, exaltar los valores cívicos y éticos en las aulas si en la realidad cotidiana -una gran maestra- los valores dominantes son la corrupción y la impunidad de las clases dirigentes y si el mercado es indiferente ante la desigualdad?
En las condiciones actuales, quien nació en las capas más bajas de la sociedad mexicana, si gana uno o incluso dos salarios mínimos, por duro que trabaje no va a superar su condición social. El esfuerzo nacional que se requiere para destruir el atractivo que hoy tiene para muchos jóvenes el camino seguido por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, El Chapo, -un capo que nació pobre y hoy es, según la revista Forbes, el número 55 entre "las personas más poderosas del mundo" (http://www.forbes.com/sites/davidewalt/2012/11/19/the-powerful-people-with-the-most-staying-power/)- tiene que ir mucho más allá de la cruzada contra el hambre, las clases de ética, el aliento al "emprendedurismo", el empleo temporal o los programas contra las adicciones. Se requiere de mejores sueldos, de crecimiento económico, de una revolución fiscal que permita una distribución del ingreso menos inequitativa y de una auténtica cruzada contra la corrupción para cambiar esas estructuras que hacen de la mexicana una sociedad tan desigual como pobre. Para atacar a fondo al crimen organizado, pues, se requiere de la transformación radical de nuestra estructura social misma para hacerla menos desigual y más legítima, digna del respeto de los jóvenes, pero ¿es el PRI de Peña Nieto quien puede encabezar tamaña tarea?

Si la política del gobierno para debilitar las bases sociales del crimen organizado no es radical y, además, convierte buenas ideas en malas prácticas (hacer de la cruzada contra el hambre una cruzada por el voto para el PRI, por ejemplo), entonces las Fuerzas Armadas y la policía seguirán llevando el peso de la lucha contra el crimen organizado, la cifra de muertes aumentará y la CIPSVD sólo servirá de sostén de un discurso peñanietista diferente del calderonista pero con resultados similares.

 

En México, viven 6 millones con 60 pesos al día: STPS

En México, 6.6 millones de personas viven con 60 pesos diarios, mientras que otras 2.5 millones están desempleadas, reconoció Alfonso Navarrete Prida, titular de...

 http://www.sonorahoy.com/vernoticias.php?artids=150469&categoria=73

 

Bajó 82.36% el poder adquisitivo del salario en 15 años

Cae el consumo de tortilla, pan y leche entre trabajadores, advierten expertos

http://www.jornada.unam.mx/2013/05/17/sociedad/041n2soc

 

¿Dónde quedó la reforma laboral? ¿Ya recibiste tu reparto de utilidades?

Arturo Alcalde Justiniani

http://www.jornada.unam.mx/2013/05/18/opinion/017a1pol

 

México SA

Trabaje ahora, cobre después

Salarios: subsidios al capital

Avance social puede esperar

Carlos Fernández-Vega  29 de mayo de 2013


El mensaje presidencial fue más claro que el agua: trabajen ahora, cobren después. Los destinatarios fueron los mexicanos de a pie, quienes a duras penas sobreviven luego de tres décadas al hilo de un modelo económico, amén de fallido, salvaje, excluyente y voraz, cuyo logro más notorio tiene dos caras: fortunas de ensueño para los menos, pobreza para los más.

Sin embargo, para el inquilino de Los Pinos el responsable de tan aterradora situación no es el modelo económico, sino la falta de productividad en el país. Lo resumió así: si en los últimos años los índices de productividad hubiesen sido similares a los que ha tenido Corea, nuestro producto interno bruto sería cuatro veces mayor al que hoy tenemos. Y el número, y éste es el dato más importante, el número de mexicanos en pobreza sería 86 por ciento menor. Este es un dato para tenerlo ahí, para encontrar en ello respuesta de por qué no hemos logrado, no obstante, tener una condición macroeconómica sólida. El que estemos teniendo crecimiento, pero no a tasas mayores, por qué no hemos logrado revertir de manera real y no sólo con paliativos, la pobreza de nuestro país. La respuesta es muy simple. Porque no hemos sido suficientemente productivos, porque esta variable, la forma de medir la productividad en los últimos 30 años, ha decrecido.

He allí la razón, a los ojos del inquilino de Los Pinos. Fuera de su registro quedó el hecho de que la sistemática reducción de los niveles salariales ha sido, a lo largo de esas tres décadas fallidas, la política más notoria del gobierno federal y de la clase empresarial para lograr, el primero, reducir a un dígito el índice inflacionario y, la segunda, para bajar los costos de producción, aumentar la competitividadde sus negocios y hacer crecer sus fortunas como la espuma. Así, la tan presumida solidez macroeconómica no es resultado más que del permanente deterioro del ingreso de los mexicanos, de sus derechos constitucionales y, por ende, de su bienestar.

Dejó a un lado, también, el hecho de que las empresas han institucionalizado la contratación de mano de obra cada vez más barata (allí está el vertiginoso crecimiento del outsourcing, a la vista de la autoridad laboral), algo facilitado por la existencia de un nutrido cuan creciente ejército de desocupados, subocupados e informales, a los que –creen ellas– se les puede ofrecer migajas como ingreso, sin prestación alguna. No es gratuito que más de 65 por ciento de los mexicanos ocupados (31.5 millones de personas) obtenga un ingreso máximo de tres salarios mínimos, aunque el grueso va de cero a dos mini salarios.

No ha sucedido lo mismo en el caso de las ganancias del capital (depende del sapo, la pedrada). Diez mega empresarios concentran algo así como 15 por ciento del producto interno bruto; de esa proporción, la mitad corresponde sólo a uno de ellos, y en los últimos 30 improductivos años (versión oficial) sus respectivas fortunas han crecido vertiginosamente, al punto que nadie –cuando menos en América Latina– los alcanza.

Como ayuda de memoria vale mencionar que en 1980 (en vísperas de la imposición del nuevo modelo económico y cuando la economía creció a una tasa de 9.23 por ciento) la participación de los salarios en el producto interno bruto representó 36.04 por ciento del total, mientras la tajada para el capital fue cercana a 47.7 por ciento. Tres décadas después (2011, con información del Inegi), con una productividad decreciente y una tasa promedio anual de crecimiento económico de 2 por ciento, dicha relación fue de 27.6 y 62.4 por ciento, respectivamente. Es decir, la participación de los salarios se desplomó casi 24 por ciento, mientras el capital prácticamente se quedó con el pastel, pues su rebanada creció 73 por ciento. Y la productividad –de acuerdo con la versión oficial– fue de más a menos en el mismo periodo.

El presidente Peña Nieto dijo quedespués de una expansión considerable que México tuviera en los años 50, entre 1950 y 1980, la productividad desde entonces ha venido cayendo en las últimas tres décadas. Y, con ello, la posibilidad de elevar la calidad de vida de las familias mexicanas. Bien, pero se supone que paralelamente debió descender la calidad de vida de empresarios y empresas, algo que ni de lejos sucedió entre los integrantes del círculo dorado.

Así, para el inquilino de Los Pinos, “la fórmula es muy sencilla: a mayor productividad mayor prosperidad, y esto aplica para un individuo, para una empresa o para toda una nación. Con más productividad, yo estoy seguro que vamos a mover, pero lo más importante, estaremos transformando a México y, a partir de ahí, estaremos transformando la realidad en la que viven millones de familias mexicanas para ser más prósperas, para tener mejores ingresos y para lograr que su ingreso les alcance para más… eso a final de cuentas va a permitir que cada trabajador, insisto, no importando en el ámbito donde despliegue su actividad, tenga un mejor ingreso... Y esto va a ocurrir en el transcurso del tiempo”.

Entonces, la nueva directriz estrabajen ahora, cobren después, sean productivos y ya veremos, pero como bien plantea el editorial de La Jornada,difícilmente podrá resultar exitosa una estrategia de impulso a la productividad que no aliente en primer lugar las condiciones y la calidad de vida de la fuerza laboral nacional, condenada durante décadas a una depauperación sostenida e implacable. En esta perspectiva, la idea de esperar a que la productividad mejore para entonces elevar el nivel de vida de los trabajadores conlleva una aceptación implícita de una pobreza permanente e invariable y, lo más grave, de la perpetuación de una desigualdad social ofensiva y peligrosa de cara a la estabilidad institucional. Si, por el contrario, se empieza por el impulso a políticas de redistribución del ingreso, bienestar, seguridad laboral y social, educación de calidad gratuita y para todos y fortalecimiento del poder adquisitivo de los salarios, el incremento de la productividad será una consecuencia tan factible como virtuosa.

Las rebanadas del pastel

La OCDE asegura que los mexicanos son los que más horas laboran al año en promedio (2 dos mil 250) entre los trabajadores de los países que conforman esa organización, y quienes obtienen, también en promedio, salarios 3.5 veces menores al de los integrantes de esa institución, y así comparativos por el estilo que no ayudan mucho. Pero el dato más revelador –según la misma fuente– es que, a pesar de todo, los habitantes de este país están entre los ciudadanos más felices de la OCDE. ¿Será que, aparte de mudos, son ciegos y sordos?

 

Enfermedad terminal-Ahumada

http://www.jornada.unam.mx/2013/07/18/cartones/2

Reportan alza en pobreza laboral

1 septiembre 2013.- El ingreso laboral per cápita del País, con el que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), mide la pobreza laboral, se encuentra en su punto más bajo desde que inició la medición en 2010.
A pesar de que había tenido un ligero repunte en el primer trimestre de este año, la medición cayó durante el segundo trimestre.

El último reporte del Consejo indica que el ingreso de los trabajadores del sector formal ha perdido poder adquisitivo, ya que pasó de mil 470 pesos en la primera medición, a mil 292.

El valor de la canasta básica alimentaria se ha mantenido constante, ya que cerró en julio de este año en mil 167 pesos para las ciudades, y 825 para el campo.

Este indicador se determina con base en estimaciones del consumo necesario en los hogares y es utilizado por el Coneval para definir la "línea de bienestar mínimo".

La población con ingresos inferiores a esa línea es considerada por el organismo en situación de pobreza extrema.

Para Enrique Provencio, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, la disminución del ingreso laboral significa que se reducen los medios necesarios para mantener el nivel de vida, y es por eso que el Índice de Pobreza Laboral del segundo trimestre creció 5.83 por ciento respecto al mismo trimestre del 2012.

El incremento de este indicador de la pobreza es significativo, dijo, pues es el crecimiento trimestral más alto después de 2009.

"La razón de fondo es que se está agudizando la precariedad del trabajo y, por tanto, la precarización del ingreso de la población", resumió.

A decir del especialista, lo que ha ocurrido es que el ingreso real registrado en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo muestra una caída importante.

"El ingreso laboral per cápita, comparado con el primer trimestre 2010, ha disminuido por habitante 170 pesos. Desde 2010 fue de casi 100 pesos menos en el trascurso de tres años y medio, es una pérdida muy importante", alertó.

Estimó que el ingreso promedio por habitante perdió el equivalente a 170 pesos este último año, lo que representa una pérdida considerable.

"Por otra parte, el costo de la canasta alimentaria de bienestar mínimo se ha incrementado 20 por ciento en tres años, mientras que el Índice de Pobreza ha subido 10 por ciento", refirió.

A su juicio, con los datos presentados por Coneval, la recuperación económica que se dio en 2012 no frenó el empobrecimiento del ingreso laboral.

"Considerando el costo de la canasta básica, nos alcanza 10 por ciento menos que hace tres años. Comparado con el primer trimestre 2010, para mediados de 2013 la pobreza laboral ya había subido 11 por ciento", explicó.

 

Repunta 5.8 por ciento la pobreza laboral

http://www.dineroenimagen.com/2013-09-20/26218

La rémora del salario

http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2013/10/67135.php

 

“¿Qué puedes comprar con #1dollar?”, pregunta el Banco Mundial

Cinco huevos, en México; un platillo vegetariano, en Kenia; papel de baño, en Dinamarca: algunas de las cosas que se pueden comprar en el mundo.

http://www.milenio.com/internacional/puedes-comprar-pregunta-Banco-Mundial_0_186581722.html

 

MÉXICO, ENTRE LAS NACIONES CON LOS “TRABAJADORES MÁS BARATOS”: UNT

http://www.contactox.net/index.php/10686-mexico-entre-las-naciones-con-los-trabajadores-mas-baratos-unt

 

México SA

Salario: la ilusión perdida

En 26 años, caída de 80%

Metrazo y poder adquisitivo

http://www.jornada.unam.mx/2013/12/13/opinion/038o1eco

 

Desmantelamiento de la Constitución

Arnaldo Córdova

http://www.jornada.unam.mx/2013/12/15/opinion/011a1pol

 

México, entre los países con peor desempeño en reducir el desempleo y recuperación salarial: OIT

http://www.jornada.unam.mx/2013/12/18/economia/028n2eco

 

Salario mínimo subirá 2.52 pesos en 2014

Para la Zona A el salario mínimo pasará de 64.76 pesos diarios a 67.28 pesos, y para la Zona B de 61.38 pesos diarios a 63.77.

http://www.animalpolitico.com/2013/12/salario-minimo-subira-2-52-pesos-en-2014/#ixzz2nsDQcaoQ

El consejo de representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordó otorgar 3.9% de aumento general a los salarios mínimos de las dos áreas geográficas para 2014, informó el titular de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida.

El funcionario informó que los representantes de los trabajadores, los empleadores y el gobierno federal votaron por unanimidad los aumentos, con lo que las percepciones mínimas para la Zona A pasaron de 64.76 pesos diarios a 67.28 pesos, y de 61.38 pesos diarios a 63.77 para la Zona B.

En este contexto, resaltó, que dado que la inflación en 2013 alcanzó 3.0%, el incremento otorgado a los salarios mínimos permitirá una pequeña recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores.

En entrevista, Navarrete Prida sostuvo que para que se alcance una plena recuperación del ingreso de la clase trabajadora en México se requerirá en primera instancia que se desvincule al salario mínimo como unidad económica de otras contribuciones.

Asimismo se está planteando para el próximo año la homologación a una sola zona económica salarial y elevar la productividad de las empresas mediante convenios específicos con organizaciones sindicales y trabajadores, dijo.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos es un organismo tripartita integrado por 11 representantes del sector empresarial, 11 del sector sindical y un representante del gobierno federal, la cual llegó esta tarde al acuerdo para otorgar el incremento de 3.9 por ciento a los salarios mínimos.

Aumentan minisalarios: 2.52 pesos más desde el 1 de enero

18 DE DICIEMBRE DE 2013MÉXICO, D.F. (apro).- El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) acordó aumentar de manera general el salario mínimo para el 2014 en 3.9%, es decir, dos pesos con 52 centavos.

Dicho incremento no alcanza hoy día ni para comprar un boleto del Metro, cuyo precio se incrementó de tres a cinco pesos por decisión del Gobierno del Distrito Federal.

Ningún producto de la canasta básica 2013 cuesta dos pesos con 52 centavos.

En septiembre pasado la inflación de la canasta básica fue de 4.47%. Una pieza de pan blanco cuesta un peso con 50 centavos y la de dulce va de 5 hasta 8 pesos, según la pieza.

En un comunicado, la Conasami informó que para el área geográfica “A” será de 67.29 pesos diarios. Aplica para el Distrito Federal, su área metropolitana, Baja California Norte y Sur, las ciudades de Acapulco, Guerrero; Ciudad Juárez, Chihuahua; Guadalajara, Jalisco y su zona conurbada; Monterrey, Nuevo León y su área metropolitana; hermosillo, Sonora; Matamoros y Reynosa, Tamaulipas y Coatzacoalcos, Veracruz.

En el área “B” el salario será de 63.77 pesos diarios. Se aplicará a Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Del mismo modo en algunos municipios de Chihuahua, Guerrero, Jalisco, estado de México, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

“Los sectores obrero y patronal en el Consejo de Representantes reiteraron que los salarios contractuales se continuarán revisando dentro de las condiciones específicas de cada empresa, tomando en cuenta su productividad, competitividad y la imperiosa necesidad de generar empleos productivos, de tal manera que el incremento que se determina a los salarios mínimos no sea la base ni el límite para las revisiones contractuales, sino que se considere la capacidad económica de cada empleado, su subsistencia y la necesaria reinversión de capital”, señaló la Conasami en su boletín.

El aumento entrará en vigor a partir del 1 de enero.

Suprimen a maestros de primarias privadas de lista de profesiones y oficios

El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) decidió eliminar a los maestros de escuelas primarias particulares de la lista de Profesiones, Oficios y Trabajos Especiales a los que se fija un salario mínimo profesional.

Esto quiere decir que un profesor podrá ganar mensualmente el monto acordado con la institución privada, sea mayor o menor a un salario mínimo.

Esto se decidió a unos meses de aprobada la reforma educativa que afectó los derechos laborales de maestros de educación básica en escuelas públicas afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Otros empleos eliminados de la lista son: oficial cajista de imprenta, auxiliar práctico de enfermería, oficial joyero-platero y oficial joyero-platero en trabajo a domicilio; oficial linotipista; perforista con pistola de aire, operadora de prensa offset multicolor y oficial prensista.

Estos trabajadores, además, están sujetos a la flexibilización del trabajo legalizada con la reforma laboral y así pueden ser contratados por hora, de manera temporal o fija percibiendo un salario decido por el dueño de la empresa.

Además, la Conasemi, cuyos representantes se reunieron con el secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, este miércoles por la mañana, acordó actualizar las definiciones de las ocupaciones de oficial de albañilería, reportero en prensa diaria impresa, reportero gráfico en prensa diaria impresa y vaquero ordeñador a máquina, sin modificar su diferencia salarial con respecto al mínimo.

Al albañil le quitaron las actividades que corresponden al carpintero de obra negra.

“Las demás ocupaciones incluidas en la lista que estuvieron vigentes en el 2013 se mantienen con su denominación, descripción y diferencia salarial con respecto al salario mínimo general”.

Basilio González Núñez, presidente de la comisión, anunció que estos cambios representan una decisión unánime de la Conasemi por “fortalecer la agenda de reformas transformadoras instrumentadas durante el presente año”.

http://www.proceso.com.mx/?p=360720

 

Representa pequeña recuperación del poder adquisitivo, afirma Navarrete Prida

Acuerdan aumento de 3.9 % a los salarios mínimos; será de 2.53 y 2.39 pesos

No alcanza ni para pagar el alza al boleto del Metro, señala Alejandro Vega, integrante del Cilas.

http://www.jornada.unam.mx/2013/12/19/politica/010n1pol

 

Reciben 6.7 millones el Año Nuevo con un salario mínimo

A quienes los ganan apenas les alcanza para la canasta alimentaria básica por persona; para alimentar una familia de cinco miembros se requerirían cinco salarios, según el Consejo Nacional ...

http://www.milenio.com/politica/Reciben-millones-Ano-Nuevo-salario_0_218378521.html

Patronas y Salario Mínimo

http://www.fafhoonoticias.org/2014/01/norma-romero-de-las-patronas-da-una.html

El fiasco del TLC: menos empleo, menos salario, más pobreza

http://www.proceso.com.mx/?p=361741

Secretario

http://www.jornada.unam.mx/2014/01/22/cartones/4

Agregado

http://www.jornada.unam.mx/2014/01/23/cartones/1

 

Vía libre

Alvaro Bracamonte Sierra

Desigualdad y migración

El hecho de que pocos, muy pocos, se apropien de un porcentaje escandalosamente alto de la riqueza y que muchos se queden con una parte cada vez más exigua es el resultado perverso de una modernización económica sustentada en la creencia de que los mercados son por definición eficientes. No sólo es una consecuencia moral y éticamente inaceptable sino que el tolerarla arriesga la viabilidad misma de las economías. Stiglitz y otros economistas han alertado sobre los efectos nocivos que acarrea la desigualdad. En el “Precio de la Desigualdad” Stiglitz señala que el 1% de la población estadounidense (los más ricos) posee más de un tercio de la riqueza de ese país; esta condición privilegiada les permite acudir a las mejores escuelas, contar con las mejores viviendas, disponer de los médicos más prestigiados y disfrutar de un exclusivo nivel de vida. Circunstancias similares se reproducen en prácticamente todos los rincones del mundo: Se trata de la globalización de la desigualdad. 
Precisamente el martes pasado el presidente de Estados Unidos, en el informe sobre el Estado de la Unión, tocó este problema y planteó propuestas interesantes. Una de ellas es aumentar el salario mínimo: Pasaría de 7.25 dólares la hora a 10.10. Se trata de un incremento cercano al 40%. De prosperar esta medida seguramente aminorarían las discrepancias sociales que aquejan a esa economía: En los últimos 50 años, los ingresos medios del 1% más rico crecieron 271%, en tanto que los del 90% más pobre lo hicieron sólo en un 22%. 

En México, medidas de esa naturaleza no caben en la cabeza de nuestros gobernantes pese a que la situación es notablemente más grave: Desde hace casi tres décadas la pérdida de poder adquisitivo del salario mínimo asciende a cerca del 70%. La proporción que representan las percepciones salariales en el ingreso nacional pasó en ese mismo periodo de 35% a un escaso 24%. La precariedad laboral aumentó y las conquistas sindicales muestran un dramático repliegue. En correspondencia, los índices de criminalidad han crecido, el rezago educativo se ha acentuado, la cohesión social está hecha añicos y los pobres se están volviendo cada vez más pobres. Resolver esa compleja situación requeriría aumentar la generación de empleos pero también iniciar un proceso de recuperación salarial y de las condiciones laborales perdidas. En lugar de eso, se aprueba una reforma laboral que legaliza la precariedad y se olvida de las magras remuneraciones de los trabajadores. 
El salario mínimo para 2014 aumentó 3.9% respecto a 2013. En promedio, un trabajador gana desde el 1 de enero alrededor de 66 pesos por jornada completa, esto es por 8 horas diarias de trabajo. Dicho incremento en nada resuelve la desigualdad referida; al contrario, la agudiza si se considera el reciente incremento de los precios de varios productos de la canasta básica experimentado a propósito de la aplicación del IVA: El índice de precios de la primera quincena de enero aumentó en casi 0.70%; de seguir esa tendencia pulverizaría el alza del salario mínimo. 
Atisbo en el horizonte que junto a la mayor criminalidad, inseguridad y desesperanza asociadas a la desigualdad se produciría un aumento de la migración hacia Estados Unidos. La cuestión migratoria también fue abordado por el mandatario estadounidense el martes pasado; volvió a comprometer todo su capital político para que dicha asignatura sea pronto zanjada y puedan legalizarse los más de 12 millones de indocumentados que viven en ese país. 

No es temerario predecir que el flujo de indocumentados no terminará en tanto no se generen buenos empleos en México y el diferencial salarial entre ambos países disminuya. Si el salario en Estados Unidos es de 10 dólares la hora (130 pesos) y si se labora una jornada de 8 horas entonces el ingreso mínimo diario superaría los mil pesos. Tomando en cuenta que en México el mínimo asciende a 65 pesos, tenemos que la brecha es abismal: Un trabajador norteamericano ganaría 16 veces más que un mexicano. Este enorme boquete se convertiría en un formidable incentivo para cruzar la frontera en busca del sueño americano. Un sueño por cierto, como vemos, algo menguado en virtud de la monumental desigualdad socioeconómica que padece el país más rico del mundo. 

A fin de que la desigualdad y pobreza que experimenta México empiecen a aminorar es indispensable plantearse medidas audaces: Incrementar los salarios seria una plausible. Hacerlo no debe ser un problema para las finanzas privadas y públicas; en todo caso debe verse como una inversión pues la calidad de vida de los asalariados es una premisa esencial para pacificar el territorio nacional y detener el vergonzoso flujo de mexicanos al exterior. Incluso porque también, no debe olvidarse, el futuro de los ricos está ligado a como viven los pobres. 
Álvaro Bracamonte Sierra. Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.

 

El salario ‘mínimo’ del presidente de la Comisión Nacional Salarios Mínimos

http://revoluciontrespuntocero.com/el-salario-minimo-del-presidente-de-la-comision-nacional-de-los-salarios-minimos/

 

Los ingresos de Basilio González equivalen al jornal mínimo de 115 personas

El salario del presidente de la Conasami, casi de $3 millones

En los sexenios panistas el ajuste a los sueldos fue de 2 pesos en promedio

Dirigentes de centrales obreras califican a la comisión de inoperante y obsoleta; debería desaparecer, dicen

http://www.jornada.unam.mx/2014/04/07/politica/003n1pol

 

México SA

Conasami, ignominiosa

Inflación vs. minisalarios

Poder adquisitivo prófugo

http://www.jornada.unam.mx/2014/04/08/opinion/024o1eco

 

Cambios

http://www.jornada.unam.mx/2014/05/02/cartones/1

 

Apremia a un debate nacional para corregir esa deformación

Modelo económico, origen de bajos salarios: Mancera

En el DF se trabaja en una nueva política salarial, señala el Ejecutivo

http://www.jornada.unam.mx/2014/05/02/capital/037n1cap

 

CAE PODER ADQUISITIVO 77%: UNAM

10 millones de trabajadores no pueden comprar el total de productos que integran la Canasta Alimentaria Recomendable

http://www.lasillarota.com/noticias/item/93332-cae-poder-adquisitivo-77-unam

 

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento

Sueldos y desempleo

5 mayo 2014. "Los países con leyes de salario mínimo tienen de manera casi invariable tasas de desempleo mayores que los que no las tienen".

Thomas Sowell

Es común que los políticos progres propongan políticas que terminan dañando a los más pobres. Tal es el caso de la propuesta de Miguel Ángel Mancera de debatir un aumento del salario mínimo de 67.29 a 171 pesos diarios.

Los políticos tienen un incentivo perverso para subir sueldos de manera artificial. Ellos no pagan sueldos sino que los endosan a los contribuyentes, pero los asalariados agradecidos están más dispuestos a votar por ellos y sus partidos.

Si superar la pobreza es tan fácil como subir el salario mínimo, ¿por qué dejarlo en 171 pesos diarios o 5,130 pesos al mes? ¿Por qué no 200, 500 o mil pesos diarios, 30 mil pesos al mes? ¿No resolvería esto la pobreza? Hasta los políticos populistas saben, sin embargo, que provocaría un desastre económico. Buscan aumentos que los hagan quedar bien, aun cuando dañen la economía, pero no tanto que la destruyan.
Thomas Sowell, el muy respetado economista de la Hoover Institution, ha señalado que los salarios mínimos han tenido consecuencias muy negativas en la población negra de Estados Unidos a la que él pertenece. Cuando no había salarios mínimos el desempleo de los negros era más bajo que el de los blancos, pero los salarios mínimos hicieron que la desocupación negra duplicara la de los blancos. Para los jóvenes negros el golpe fue incluso mayor. Éstos han tenido que vivir en una cultura de parasitismo social, con dependencia generalizada de los subsidios gubernamentales, que ha destrozado la estructura familiar de sus comunidades.

En la España de hoy vemos una situación similar. El salario mínimo de 748.30 euros al mes (13,731 pesos) hace demasiado cara la contratación de nuevos trabajadores, especialmente jóvenes. El resultado es una tasa de desempleo de 25.6 por ciento (febrero) y de más de 55 por ciento para los menores de 25 años. Los países europeos sin salario mínimo registran en cambio tasas de desempleo de 6.7 por ciento (abril) para Alemania y 3.2 por ciento (marzo) para Suiza.

"El sueldo mínimo real es siempre cero, sin importar las leyes" advierte Sowell, quien trabajó de joven con salarios muy bajos hasta obtener un doctorado en economía de la Universidad de Chicago. Un sueldo mínimo excesivamente alto destruye empleos y sume a los más pobres en la miseria.

Los políticos siempre enfocan su discurso a los salarios mínimos. Pero yo no conozco a nadie en el Distrito Federal dispuesto a trabajar por 67.29 pesos diarios (2,018 pesos al mes). Incluso los más humildes reclaman y obtienen remuneraciones de cuando menos el doble. El salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS fue en marzo de 291.64 pesos (STPS), 8,749.20 pesos al mes.

Dice Mancera que 9 por ciento de los trabajadores en la Ciudad de México vive con un salario mínimo. La verdad es que la enorme mayoría recibe ingresos adicionales en efectivo, por ejemplo en propinas.

Los políticos, desafortunadamente, toman posiciones no porque beneficien a los gobernados sino para aumentar su respaldo electoral. En abril el ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo en un acto de precampaña que lamentaba no haber subido más el salario mínimo en su mandato. Omitió decir que en 2004, cuando tomó el poder, el paro en España se ubicaba en 11 por ciento y en 2012, cuando lo dejó, alcanzaba el 26 por ciento. Me imagino que le hubiera gustado elevarlo más.

En el debate que propone Mancera sugiero que se hable no sólo de salarios mínimos, sino del resultado en la economía y el desempleo de cualquier aumento. No hay que pensar sólo en el beneficio a los políticos, sino también en las consecuencias para los más pobres.

DUDA RAZONABLE

¡QUE SUBA EL MÍNIMO! (NO LO PAGARÁ LA COMENTOCRACIA)

CARLOS PUIG 07/05/14

http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/suba-minimo-pagara-comentocracia_18_294750563.html

 

México SA

Salario mínimo difunto

Cepal: México, el peor

Mini ingreso = pobreza

http://www.jornada.unam.mx/2014/05/08/opinion/028o1eco

 

Salarios mínimos / José Woldenberg

Reforma, 15 mayo 2014. En su artículo 123 nuestra Constitución proclama: "Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos...". Suena bien, solo que se encuentra a muchos kilómetros de la realidad.

El salario mínimo en México asciende a 2,018.7 pesos al mes. Y se encuentra en un 27 por ciento por debajo del conjunto de satisfactores que integran la canasta básica de la línea del bienestar que establece Coneval. De tal suerte que salario mínimo y condición de pobreza son una y la misma cosa. ("El salario mínimo mantiene la pobreza", Excélsior, 9 de mayo).

Visto contra nuestra propia historia, no siempre fue así. Su punto más alto se localiza a fines de los años setenta y a partir de esos momentos se produce un desplome que lo hace perder el 71 por ciento de su poder adquisitivo. Se trata de un auténtico tobogán, hasta que a mediados de los años noventa se estabiliza pero no logra recuperar lo perdido.

El tema es aún más penoso, porque en nuestra región no son pocos los países que han logrado incrementos significativos en los salarios mínimos. Mientras en Argentina el aumento del salario mínimo real (promedio anual) entre 2003 y 2012 fue de 18.9 por ciento, en Uruguay de 12.7 y en Brasil de 5.7, en nuestro caso fue de menos 0.6 por ciento. (CEPAL. "Situación económica de América Latina 2013").

Hay quien señala que el salario mínimo en México es solo un referente para otras cosas (fijar multas y fianzas, calcular el financiamiento a partidos, etcétera), pero, por desgracia, no es así. 6 millones 887 mil personas lo perciben. Lo que representa el 13.71 por ciento de la población empleada. Y si a ello sumamos a quienes reciben entre uno y dos salarios mínimos llegamos a más del 38 por ciento de los trabajadores; es decir, no se trata de una realidad marginal. De 2010 a 2011 bajó el número de personas que obtenían el salario mínimo (de 6.4 millones a 5.8), pero a partir de ese año el universo de los que perciben dicho salario se ha vuelto a incrementar.

Por ello, no parece artificial el llamado que realizó el jefe de Gobierno del DF para discutir el tema. Por el contrario. Razones éticas, económicas y políticas existen para no darle la espalda a tan relevante asunto. Las primeras quizá no conmuevan a nadie. Somos, como sociedad, impermeables a esa dimensión. Desde que el mercado se convirtió en el metro de todas las cosas, en el criterio de verdad, la ética es un capítulo impertinente. Pero tras cada discusión económica o política es fácil detectar el cuadro de valores que sostiene a las diferentes posiciones. Y una comunidad que no se pregunta por la clase de vida que llevan millones de familias cuyos ingresos no alcanzan para sufragar las necesidades más elementales, es una colectividad no solo insensible, sino quebrada.

Pero hay también buenas razones de carácter económico para subrayar la necesidad de un proceso a través del cual se vayan fortaleciendo los salarios. Quizá nuestro precario crecimiento se deba en buena medida a que el mercado interno no crece como debería y apostar todo a la expansión de las exportaciones parece no ser suficiente. A lo largo de más de tres décadas el jueguito del huevo y la gallina se ha leído como primero hay que crecer y luego vendrá el fortalecimiento del salario mínimo. A lo mejor con una política pro salarios, el mercado interno tendería a expandirse y con ello, otra vez a lo mejor, se generaría un buen motor para hacer crecer, en serio, al conjunto de la economía.

Porque al final, en términos políticos (en el sentido más amplio del término), de lo que se trata es de construir una convivencia digna de tal nombre. Mientras lo que hoy tenemos es una sociedad escindida, polarizada, cuyas relaciones están marcadas por una terrible tensión. Y el caldo de cultivo de esa realidad no es otro que las abismales diferencias sociales que cruzan a México, en buena medida producto de un deterioro sostenido -hoy estabilizado- de los ingresos de millones de asalariados.

De tal suerte que hoy que se ponderan, y con razón, las virtudes del debate público, no estará de más que parte de las energías de nuestra sociedad se orienten en esa dirección. Porque a querer o no la calidad de vida de millones de familias depende del salario mínimo real que se encuentra en otro planeta comparado con el salario mínimo constitucional que parece más una promesa, quizá una ilusión.

“Haber de retiro”

http://www.milenio.com/moneros/dia.html?date=2014-05-17&contentId=MILCRT20140517_0005

 

Pobreza salarial

http://www.jornada.unam.mx/2014/05/17/opinion/015a2pol

 

Panteón Rococo - "La Carencia" (con letra) - (with lyrics)

https://www.youtube.com/watch?v=gZvyRVfqaQk

 

Buscan desaparecer la Comisión Nacional de Salarios Mínimos

Silvano Aureoles dijo que es necesario construir un mecanismo distinto para que el salario real de los trabajadores sí se ajuste a lo que ha impactado la pérdida del poder adquisitivo en el país por lo que consultarán la desaparición de dicha comisión con la SHCP.

http://ht.ly/xKdDn

 

Detallazo

http://www.jornada.unam.mx/2014/08/05/cartones/2

 

El jornalero - OCTAVIO MESA

https://www.youtube.com/watch?v=pVerKkP_vYg

 

La “nomenklatura” dice NO (un viaje al pasado)

CARLOS PUIG13/08/14 1:35 AM

Carlos Puig

Duda Razonable

La palabra la hizo famosa en México Carlos Salinas de Gortari cuando en sus peores tiempos la culpó de todos sus males y los de México. Lanomenklatura.

Recordé la palabreja cuando ayer me obligaron a un viaje al pasado lejano al toparme la foto que tuiteó el secretario del Trabajo y Previsión Social con la siguiente frase: “Sostuve una reunión sin precedente con los representantes de los sectores obrero y patronal de la República”. Le falla la memoria al secretario Navarrete, pues estas fotos eran frecuentes cuando él y yo cursábamos la prepa. Le llamaban “Pacto” y cosas similares. Es más, creo que un párrafo del “pronunciamiento” de ayer fue extraído de uno de hace 30 años: “Resulta particularmente importante el Diálogo Social entre los factores de la producción para que las organizaciones de trabajadores y empleadores se expresen y sus propuestas se traduzcan en decisiones y transformaciones, que hoy dan pauta a la nueva etapa que ya iniciamos para detonar el crecimiento y el desarrollo sostenido de nuestro país”.

El boletín, por otra parte, es claro: muchos saludos y respetos al debate del salario mínimo, muchas ganas de que los trabajadores ganen más, todos muy preocupados, pero… “dejamos claro que esta discusión debe realizarse dentro de los marcos legales e institucionales establecidos para tal efecto en nuestra Carta Magna y considerar necesariamente el incremento de la productividad y compartir sus beneficios; formalizar el empleo y desvincular al salario mínimo como unidad de cuenta y referencia de otros elementos no relacionados con el ámbito laboral, pues solo así evitaremos caer en errores del pasado que causaron dolorosas lecciones al país, a los empleadores y los trabajadores”.

¡Ah! La productividad. ¡Ah! La informalidad. ¡Ah! La Carta Magna. ¡Ah! Los errores del pasado.

Ya en otros espacios se ha documentado lo suficiente cómo en muchos sectores de la economía mexicana ha aumentado la productividad y el ingreso ha permanecido igual y hasta ha disminuido. (http://www.paradigmas.mx/productividad-y-salarios-en-la-industria-mexicana/).

Nada importa, el mensaje de ayer de los “factores de la producción” fue claro: ya están las reformas, ya llegará la inversión, ya algún día llegará el crecimiento, ya entonces veremos cómo le hacemos para lo de que los asalariados ganen más.

Por lo pronto, dejen de estar molestando con lo del mínimo.

Cartón

http://www.milenio.com/moneros/dia.html?date=2014-08-16&contentId=MILCRT20140816_0001

¿Salario?

Diego Valadés

El problema salarial se ha convertido en tema de opinión pública. Las implicaciones de los salarios exigen análisis serenos, entre otras cosas porque involucran la situación de millones de personas en pobreza.

Mientras que de un lado se aduce que elevar el salario mínimo resultaría inflacionario, de otro se apunta que fortalecería la demanda. El enfoque varía según los instrumentos de observación utilizados y las prioridades que se ponderen. En el orden político se deben contemplar también diversos efectos relacionados con los factores de la producción.

Pero hay dos elementos que están más allá de las relaciones de poder y de los cálculos económicos: el salario como parte de la cuestión social y del régimen constitucional.

La dimensión del problema es ostensible. Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía resultan elocuentes. Conforme a las cifras de enero de 2014, 6.4 millones de personas perciben un salario mínimo o menos, y otros 11.9 millones tienen un ingreso de entre uno y dos salarios mínimos.

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, a precios de 2010 el salario real en 1994 fue de 78.84 pesos y el de 2014 es de 57.71. Eso indica que estamos peor que hace 20 años. En dólares, el salario mínimo equivale a 61 centavos por hora. En América Latina sólo son más bajos los de Honduras (48 centavos), Nicaragua (52), República Dominicana (41) y Venezuela (34). El contraste con nuestros "socios comerciales" es grande. En Canadá el mínimo es de 9.95 por hora; en Estados Unidos es de 7.25 y se analiza aumentarlo a 10.10.

Es imposible explicar ese fenómeno a la luz de la Constitución. El artículo 123 establece: "Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos." Con variaciones menores, así dice el precepto desde 1917.

Ese es un tipo de normas consideradas como programáticas para denotar que aun estando en vigor no son aplicables en un sentido literal e inmediato y que su objetivo es dar rumbo a las acciones del Estado, pero dentro de tres años, en el centenario de la Constitución, ¿cómo se explicará que un siglo no haya sido suficiente para que una norma programática rindiera sus frutos? ¿Se podrá pedir más paciencia para ver si en otra centuria hay salarios dignos de ese nombre?

La Constitución no puede seguir siendo ignorada. El derecho tiene entre sus objetivos hacer realizables las expectativas sociales de justicia y de equidad. Si se admitiera que no es posible diseñar instituciones funcionales, se estaría invalidando el orden jurídico e invitando al escepticismo o a la acción directa revolucionaria, que son la antítesis del Estado constitucional.

Hoy enfrentamos una realidad escueta: el monto del salario mínimo es inconstitucional. Por eso no conviene volver a diferir los remedios para este problema mediante nuevos paliativos. Si el salario mínimo se duplicara, de todas maneras no se cumpliría la norma constitucional.

Los aumentos al salario mínimo inciden en factores que nada tienen que ver con el ingreso de los trabajadores. El monto de ese salario se convirtió en unidad de medida para operaciones financieras, para sistemas de pensiones y hasta para cuantificar sanciones, entre muchas otras cosas. Un salario mínimo bajo evita el colapso de instituciones como el ISSSTE porque es la base para determinar el importe de las pensiones. Esta atadura convierte a los mexicanos más pobres en rehenes de intereses ajenos. Hay que cortar el nudo.

También se requiere que las grandes empresas transparenten su régimen salarial, porque muchas practican políticas contractuales perjudiciales para los trabajadores.

En materia de salarios mínimos estamos ante la esperanza frustrada de generaciones enteras que nacieron, vivieron y murieron creyendo que la justicia y la equidad eran posibles. Pero eso queda atrás. Ahora es imperativo ir al fondo del problema y adoptar soluciones con metas verificables. Sería excesivo que después de un siglo de ficciones, optáramos por continuar omitiendo la Constitución.

Si se quiere abordar en serio la cuestión social hay que revisar nuestras instituciones políticas y económicas. En buena hora que se haya planteado un debate social constructivo que ofrezca nuevas soluciones.

Los mexicanos estamos listos para acudir a esa convocatoria. No podemos seguir llamando salario a una retribución simbólica.

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento

Mínimos o prósperos

20 AGO. 2014. "Los países con leyes de salario mínimo tienen de manera casi invariable tasas de desempleo mayores que los que no las tienen".

Thomas Sowell

Cómo se ve que son ya tiempos electorales. Los partidos y los políticos buscan promover la causa de moda, la que un mayor número de votos puede conseguir en las urnas: un aumento al salario mínimo.

Hay que reconocer a Miguel Ángel Mancera, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, que él empezó el movimiento en nuestro país. Hizo la propuesta original el 1o. de mayo y planteó subir el sueldo mínimo en la Ciudad de México de 67 a 171 pesos diarios. Más tarde, después de un estudio, dijo que el mínimo debía fijarse más bien en 80 pesos.

Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD, no se anduvo por las ramas y pidió que de una vez el mínimo se multiplique por nueve a 548 pesos diarios. No podía faltar Gustavo Madero, presidente del PAN, quien está reuniendo firmas para pedir una consulta popular en 2015 sobre una posible alza del salario mínimo aunque sin comprometerse con una cantidad. Ni siquiera los priistas se han atrevido a cuestionar una posible alza del mínimo. Mauricio López, presidente del PRI en el Distrito Federal, se ha pronunciado a favor de que por lo menos se debata el tema.

El secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, Salomón Chertorivski, apuntó que se prevé que el paquete final que se proponga considere una reducción en el impuesto sobre nóminas a las empresas que paguen el salario mínimo y lo eleven. La verdad es que mucho más ayudaría a mejorar la productividad en la Ciudad de México la eliminación definitiva del impuesto sobre nóminas. Parece que lo que está pidiendo Chertorivski es subsidiar a las empresas que pagan salarios bajos. Peor incentivo para mejorar los sueldos no se me ocurre.

Si los políticos quisieran realmente elevar el nivel de vida de los mexicanos, y no nada más obtener votos, no estarían pensando en aumentar el salario mínimo por decreto, lo cual puede tener consecuencias negativas para los más pobres, sino en promover la inversión y generar una mayor productividad. De esta manera elevarían el nivel de vida no sólo de quienes ganan el sueldo mínimo, que sabemos son una minoría, sino de todos los mexicanos.

Además de descartar un absurdo impuesto sobre nóminas que parte de la premisa de que hay que castigar a las empresas por crear empleos, resulta imprescindible eliminar todas las demás barreras artificiales a la inversión productiva y al empleo. Las demasiadas reglas que hacen difícil hacer inversiones deben ser revisadas. No deben quedar más que aquellas que realmente tienen un beneficio mayor demostrado para la población.

La manga ancha del gobierno ante el comercio ambulante, que destruye empleos en la economía formal, resulta también un obstáculo enorme para la productividad. Es una tontería que se pida a los empleadores formales que paguen mayores sueldos mientras que los empresarios del comercio informal siguen teniendo la libertad de pagar lo que se les antoja y de beneficiarse de bienes públicos, como calles y aceras, para su negocio.

El gobierno federal podría ayudar mucho también para elevar el nivel de vida de los mexicanos si hiciera una verdadera reforma fiscal, que recortara tasas y eliminara tratos especiales y preferenciales. De la misma manera podría identificar todos los obstáculos a la inversión y la actividad productiva y eliminarlos.

A los políticos, sin embargo, no les interesa realmente que le vaya mejor a la sociedad. Prefieren prometer subsidios, tratos especiales y aumentos de salarios por decreto. Ésta es la forma de comprar votos, que es lo que verdaderamente quieren.

La era de las movilizaciones

http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/08/71992.php

Cobach en Riesgo, Vacas Pintadas, Salarios Minimos y Otras Notas interesantes..

https://www.youtube.com/watch?v=PP32-jUWCUQ&feature=youtu.be&list=PLQ2hf2dXE5onbM9FS8ubjPF0wKyB3P0I-

 

Dos mitos sobre salarios mínimos

Arturo Alcalde Justiniani

http://www.jornada.unam.mx/2014/08/23/opinion/019a1pol

 

La estrategia de facto

Luis Rubio

Reforma, 24 Ago. 2014

Nunca deja de impresionarme escuchar que se elevó el costo laboral en China y que eso nos beneficia. La lógica implícita es que el ascenso del costo del trabajo en China se traducirá en más inversiones en México porque aquí ese costo es menor. O sea, que nuestra estrategia de desarrollo se fundamenta en la permanencia de la pobreza, en la forma de salarios bajos. Es una mala estrategia que tiene que ser modificada.
La discusión respecto al salario mínimo de las últimas semanas ha estado mal enfocada porque sigue una lógica electoral: tanto el gobierno de la ciudad de México como el PAN creen que le pueden sacar raja a un tema agrio como es el del deteriorado ingreso de la población. Aunque no me es obvio cómo se beneficia el PAN, no hay duda de que se trata de un tema clave dado el pobre desempeño económico por muchos años y, sobre todo, por el creciente abismo que existe entre distintos segmentos de la economía. Hay un enorme número de empresas, formales e informales, sin potencial de desarrollo y eso implica que sobreviven gracias a diversos mecanismos de protección, incluidos los bajos salarios.

Lo peor de todo es que la existencia de esas empresas de pobre productividad tiene el efecto de deprimir los salarios incluso de los sectores más exitosos y productivos de la economía. Este hecho debería obligarnos a pensar en que la productividad es la clave del crecimiento del ingreso pero sólo funciona en la medida en que toda la población cuente con la capacidad de contribuir y agregar valor. En la medida en que eso no sea válido, la población que no cuenta con esas capacidades deprime el salario de quienes sí las tienen o que al menos tienen mayor capital humano. Puesto en otros términos, la existencia de la economía informal y de un enorme sector industrial tradicional virtualmente estancado tiene consecuencias no sólo para esas empresas, sino para la mejoría del ingreso de toda la población, incluida aquella empleada en los sectores más productivos y exitosos.

Lo paradójico del debate sobre los salarios es la ausencia de discusión respecto a la esencia del problema: la inexistencia de una estrategia de desarrollo para la era de la globalización. Hasta hace cuarenta o cincuenta años, en el contexto de una economía cerrada, los salarios se determinaban con criterios políticos y entre abogados: la era del corporativismo y los controles verticales. Muchos de quienes proponen elevar el salario mínimo están viendo el escenario desde esa perspectiva no por mala fe sino porque dejan a un lado los precios relativos y, sobre todo, el impacto del salario en decisiones de inversión que, por la apuesta a salarios bajos que de facto ha hecho el país, es crítica. Es decir, el nivel real del salario puede ser bajo pero es mucho más importante de lo aparente, así sea por razones equivocadas.
En la era de la economía de la información y del conocimiento -el corazón de la globalización- lo único que vale es la capacidad de agregar valor y eso depende, en forma creciente, de la combinación de capacidades individuales (lo que se llama capital humano) y la tecnología. Los países exitosos son aquellos que logran la combinación óptima de ambos factores. Aquí, lamentablemente, parece que estamos empeñados en hacer imposible esa combinación.

La discusión real que deberíamos tener es sobre educación, salud, comunicaciones y seguridad. Estos son los factores clave para el desarrollo de las personas y la proliferación de empresas susceptibles de desarrollar esas capacidades. De esta afirmación uno podría suponer que estoy hablando de crear un Valle del Silicio en México (lo que no estaría mal), pero el asunto es mucho más amplio y trascendente. Por un lado, todos los sectores económicos dependen de manera creciente de la tecnología: en Chile, por ejemplo, la producción de frutas es de alta tecnología y requiere de mano de obra cada vez más calificada. Lo mismo es cierto de la industria y los servicios.

Pero es el otro lado el que es crucial: la ausencia de esas capacidades ha hecho que mucho de lo exportado y lo que compite exitosamente agregue relativamente poco valor porque los empleados no tienen las habilidades necesarias. Hay plantas industriales en el país que son lo más moderno y sofisticado del mundo y, sin embargo, dependen de mano de obra con poca calificación y relativamente poca capacidad para agregar valor. Si se elevara la calidad del capital de las personas, la apuesta al desarrollo cambiaría radicalmente. Mientras eso no pase, la apuesta es a salarios bajos y, por lo tanto, una interminable competencia con países cada vez más pobres. De seguir así, pronto estaremos preocupándonos por Nigeria...

La apuesta a salarios crecientes y elevados no depende de un decreto, sino de la decisión política de enfrentar a los intereses que preservan un sistema educativo dedicado al control, a la extorsión y a mantener al país permanentemente pobre y subdesarrollado. Lo mismo con las policías y con la ausencia de una estrategia de seguridad y de la convicción para hacerla exitosa. Al país lo carcome el viejo sistema que sigue vivo en todas partes, corrompiendo a todo mundo y, con ello, impidiendo el desarrollo. Hasta que el país no transforme la esencia de su estrategia de desarrollo y se enfoque en crear capacidad de Estado para crear condiciones para que el país salga adelante, incluyendo la protección de la propiedad, las reformas que con tanto ahínco se avanzaron resultarán, como en el pasado, insuficientes.

México SA

Vigentes, salarios de hambre

Constitución: la letra muerta

Poder adquisitivo pulverizado

http://www.jornada.unam.mx/2014/08/30/opinion/024o1eco

El salario y lo mínimo

Rolando Cordera Campos

http://www.jornada.unam.mx/2014/08/31/opinion/019a1pol

Mínimo, pero no salario

http://www.jornada.unam.mx/2014/08/31/opinion/019a2pol

Salario mínimo suficiente...

José Woldenberg

Reforma, 4 sept. 2014.  Ya está circulando la iniciativa "Política de recuperación del salario mínimo en México y en el DF", que presenta el gobierno de la capital como "una propuesta para el acuerdo". Un documento sólido, informado, que no pretende ser la verdad revelada, pero que entra en debate con algunos de los prejuicios que han fomentado el deterioro (primero) y el estancamiento (después) del salario mínimo, y que pretende ser un insumo relevante para un acuerdo capaz de recuperar y potenciar las capacidades adquisitivas del salario mínimo. El solo hecho de que ahora se discuta públicamente el tema es ya una ganancia, tras décadas en las que desapareció del escenario.

No es un asunto menor. "El 13 por ciento de la población ocupada en el país gana un salario mínimo y el 9 por ciento lo percibe en el Distrito Federal...es decir, 7 millones de personas, de las cuales 370 mil residen en la ciudad de México". Y el problema central es que dicho salario no alcanza siquiera para adquirir los bienes necesarios que, según el Coneval, se requieren para salir de la situación de pobreza.

No siempre fue así. "El periodo más dinámico y favorable arrancó en 1952. Durante esa década, el salario mínimo real tuvo un crecimiento de 10.8 por ciento promedio anual". "En los sesenta, el salario mínimo real continuó con un crecimiento notable del 4.5% en promedio al año...Sin embargo, la historia cambió en los setenta...En los ochenta...cayó a un ritmo anual de 6.9%...y en los noventa...llegamos al escenario de una caída anual media de 3.2". Como dice el estudio, la función del salario mínimo fue "la de apoyar la estabilización de la inflación", a costa de los ingresos de los trabajadores.

México no solo tiene el salario mínimo real más bajo de todos los países de la OCDE, sino también es de los más deprimidos en América Latina. Nuestro país -dice el texto- es un "caso atípico y excéntrico" ya que es el único de América Latina que no ha incrementado el salario mínimo en todo el siglo XXI. Esa sola constatación debería servir como resorte para intentar revertir tan ofensiva situación.

Varias razones, además, ofrece el documento para actuar: A) por el mandato constitucional que impone que "los salarios mínimos deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural...". Objetivo laudable que merece pasar de la promesa a la realidad. B) "por equidad, porque se trata de intervenir en la situación económica de los que menos ganan y menos tienen". Algunos piensan que esa intervención a la larga resulta contraproducente. Son aquellos que han postulado la promesa de que el mercado al final acaba gratificando a todos. Lo cierto, sin embargo, es que el mercado sin regulación suele premiar a los más fuertes en detrimento de los más débiles, porque él mismo no busca la equidad, sino la mayor tasa de ganancia. C) "por sentido práctico, ya que cualquier política...debe delimitar con claridad el universo de su objetivo", y en este caso impactaría a un porcentaje relevante de trabajadores asalariados. D) "por su papel de 'faro', ya que al elevar el piso del ingreso laboral, el mercado laborar ajustará...una mejora paulatina del conjunto". Y E) "por resarcimiento histórico", ya que los salarios (mínimos y contractuales), han sido las "variables" más afectadas en los últimos 30 años.

En el análisis se ilustra cómo la productividad en el sector formal de la economía ha crecido de manera moderada en los últimos años (4.4 de 2005 a 2012), mientras el salario mínimo marcha en sentido contrario: un descenso de 3.21. México tiene niveles de productividad laboral similares a Chile, pero un salario mínimo análogo al de Nicaragua o Bolivia.

El documento contiene un ejemplo elocuente: a fines de 2012 el país pasó de tres zonas de salarios mínimos a dos. Los de la región B fueron asimilados a la A, cuyo salario mínimo era ligeramente más alto. Pues bien, en ese "experimento natural", los investigadores encontraron, entre otras cosas, que "aumentaron los salarios reales de todos los trabajadores y, en especial, de los de menores ingresos; no tuvo efectos significativos en la transición de empleo a desempleo (no produjo desempleo de manera estadísticamente significativa) y redujo la probabilidad de transición de los trabajadores formales a la informalidad". O sea que los presagios de un dislocamiento de la economía por una política de fortalecimiento progresivo de los salarios mínimos no parecen tener tampoco las evidencias a su favor.

Jubilados mexicanos, la envidia de George Clooney

http://www.proceso.com.mx/?p=381929

México SA

¿Y el salario mínimo?

¿Cuándo decidirán?

Conasami: 2 pesotes

Carlos Fernández-Vega

En el rincón de los olvidos parece haber quedado la presumible decisión que se tomaría en torno a la necesidad de aumentar sustancialmente el salario mínimo mexicano y desligarlo (acabar con el pretexto, pues) de multas, tarifas, cuotas y conexos. Se acaba el año a lo largo del cual debatieron tirios y troyanos, y es el momento en que a escaso mes y medio de que concluya 2014 no hay un pronunciamiento concreto.

Lo anterior equivale a silenciosa notificación de que en el ámbito de la comisión nacional de los salarios miserables, la Conasami, el gobierno federal, la cúpula empresarial y los autodenominados líderes obreros de nueva cuenta pactarán un aumentomás que simbólico para 2015.

Se agota el tiempo, pues, y no hay una decisión que beneficie a millones de trabajadores, quienes a lo largo de las últimas tres décadas, y contando, han perdido entre 75 y 80 por ciento del poder adquisitivo de su ingreso.

Como bien apunta el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento (IDIC), la fijación de salarios mínimos debería constituir un elemento de toda política establecida para eliminar la pobreza y para asegurar la satisfacción de las necesidades de todos los trabajadores y de sus familias.

Sin embargo, el gobierno mexicano ha utilizado el salario como mecanismo para controlar la inflación y no como elemento para generar bienestar económico y social. A lo largo de los gobiernos neoliberales, los genios de la conducción económica del país han presumido las reducidas tasas de inflación como producto directo de una sana política macroeconómica, cuando en los hechos la inflación de un dígito es producto de la miseria, vía ingreso, de la población.

El IDIC advierte que cerca de 60 por ciento de la población ocupada en el país lo hace en la informalidad, de tal forma que queda fuera de la aplicación del marco institucional; el círculo vicioso lo genera una economía que no crece y que no genera riqueza, aún para los emprendedores. De acuerdo con el Inegi, 6.5 millones de personas no recibieron remuneración por su ocupación durante el primer trimestre del año. De estos, el total de trabajadores remunerados o subordinados, que cuando mucho ganaron un salario mínimo, fue de 2.9 millones. La diferencia, 3.6 millones de personas, fueron trabajadores por cuenta propia o auto empleados, es decir quienes realizaron alguna actividad productiva por la cual no alcanzaron a ganar más de un salario mínimo, pero que no necesariamente dependieron de un patrón.

Hay que considerar tres elementos para comenzar a resolver el problema, dice el IDIC: llevar a la formalidad a todas las empresas y negocios, así como al empleo que generan para garantizar que las políticas públicas no generen mayor inequidad; garantizar el cumplimiento del marco laboral vigente y evitar el uso de los incrementos salariales como mecanismo de control inflacionario.

La organización empresarial del aparato productivo mexicano limita la capacidad de generar un incremento sustancial en la productividad, el crecimiento económico del país y la distribución de la riqueza. Las cifras del Inegi son contundentes, México tiene un sector laboral mayoritariamente informal. Para 2012, casi 60 por ciento de la población ocupada se encontró vinculada con la economía informal y produjo 26 por ciento del PIB nacional, una muestra de su baja productividad. En el México Informal existe una economía que en muchos casos es de subsistencia, que no paga impuestos y donde la productividad es muy baja.

Además, la evidencia estadística es clara, pues las unidades económicas con más de mil empleados generan casi 43 por ciento de la producción bruta, a pesar de constituir solamente 0.03 por ciento del total. Pagan 33.9 por ciento de las remuneraciones totales empleando solamente 13.3 por ciento del personal total. Es claro que su capacidad de otorgar buenas remuneraciones a sus empleados es superior.

Cuando el análisis se realiza respecto a las unidades económicas que emplean hasta dos personas (micro negocios) lo que se documenta es el lado inverso de la historia: representan casi 65 por ciento del total, emplean a 17.6 por ciento del personal total, pero solamente concentran 1.4 por ciento de las remuneraciones, lo cual les deja un promedio de ingreso que no alcanza para salir de la pobreza. Esto se explica porque se ejecuta una actividad en la informalidad donde muchos de los empleados en realidad son personas que pertenecen a la familia y que laboran sin recibir ingreso económico por ello: las unidades económicas de hasta dos empleados concentran 51 por ciento de las personas que trabajan, pero no reciben ninguna remuneración.

Una situación similar se desprende para el caso de las prestaciones laborales.: más de 44 por ciento de la afiliación total registrada en el IMSS lo otorgan grandes empresas (con más de 250 trabajadores). Puesto de otra manera: solamente 10 mil 202 patrones otorgan el 44 por ciento de la prestación de seguridad ante el IMSS, los otros 834 mil dan el 56 por ciento restante. La mayor parte del valor agregado nacional (45 por ciento) lo generan poco más de mil unidades económicas que dan empleo a más de mil personas, y al mismo tiempo representan casi 20 por ciento de la afiliación total al IMSS. Lo anterior proporciona evidencia sobre en qué parte del aparato productivo se encuentra la mayor dificultad para generar empleos bien remunerados y que generen prestaciones sociales conforme a la legislación laboral vigente.

Superar el rezago debe partir por el diseño de una política económica diferente, que en primera instancia involucre a los gobiernos federal y estatales. Obviamente esto involucra que en el corto plazo los gobiernos estén dispuestos a reducir sus gastos y a hacer más eficaz su gestión administrativa. Además, hay que recuperar la función que le corresponde al salario: ser generador de ingreso suficiente y bienestar a los trabajadores y sus familias. No es un mecanismo de control de la inflación”.

Las rebanadas del pastel

El Club de Periodistas de México lanza una campaña nacional e internacional para que el Polyforum Cultural Siqueiros sea catalogado por la Unesco como patrimonio cultural de la humanidad. La cita es para el miércoles 19 de noviembre, a las 18 horas, en Filomeno Mata 8, Centro Histórico… Mi agradecimiento a Raúl Ruiz Díaz, presidente municipal de Tuxpan, Veracruz, y a Héctor Bello Sandoval, director de la Comisión Municipal del Deporte (Comude) del mismo municipio, por sus atenciones en el marco de los Juegos Centroamericanos 2014.

Twitter: @cafevega  D.R.: cfvmexico_sa@hotmail.com

 

Promulga el mandatario capitalino la Ley de unidad de cuenta de la ciudad de México

Llama Mancera a ampliar a todo el país su plan de mejora salarial

Ofrece dar prioridad en la adjudicación de contratos a las empresas que paguen al menos 82.86 pesos diarios a sus trabajadores

Nuestra propuesta, sin freno en el ámbito federal, indica

http://www.jornada.unam.mx/2014/11/29/capital/033n1cap

 

Mínimo: urgencia detenida

COLABORADOR INVITADO / Salomón Chertorivski

Reforma, 18 dic. 2014. Recapitulemos todo lo que había ocurrido: nueve meses de debate intenso, abierto, cada vez más informado, en el que México redescubrió al salario mínimo como instrumento eficiente de política económica y social.

La Ciudad de México dio el primer ejemplo y liberó a los salarios mínimos de funciones para las que no está hecho. Creó una unidad de cuenta propia y desvinculó el mínimo de centenas de leyes y reglamentos locales.

Poco después, en el discurso más importante de su sexenio, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, anunció el envío de una iniciativa para desindexar el salario con el mismo efecto: liberarlo de ataduras abusivas.

Acto seguido, la Conferencia Nacional de Gobernadores se reunió también, con el propósito explícito de respaldar la recuperación de los salarios mínimos y se pronunció públicamente por apoyar las tareas de desindización (a nivel constitucional y a nivel de sus normas locales), de manera prioritaria y perentoria.

El Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y el Centro de Investigación y Docencia Económicas -por encomienda de los Diputados- habían realizado un amplio estudio técnico para envolver de certeza jurídica al proceso, y con ese precedente, la iniciativa del Ejecutivo fue recibida, estudiada, mejorada y aprobada por unanimidad en la Cámara baja.

De inmediato fue turnada al Senado, estudiada en Comisiones, votada con cambios, para finalmente quedar estacionada en un callejón, pues como reportó la prensa, el Senado se quedó sin quórum.

Es decir, una enorme necesidad social de millones de trabajadores; una discusión pública vital que resucitó un instrumento de política económica abandonado por más de 30 años; el trabajo de la Capital del país, de su Jefe de Gobierno y de su Asamblea Legislativa para mostrarle a la nación cómo sí se puede (y por unanimidad); una iniciativa presidencial formulada como respuesta a un tiempo dramático y anunciada con claro sentido de la urgencia; una genuina zona de acuerdo entre los gobernadores de México; un consenso entre todas las fuerzas políticas en la Cámara de Diputados, todo eso (la trama democrática de México), repentinamente fue ignorado y detenido, por un desacuerdo en dos líneas de un artículo transitorio.

Si somos capaces de mirar este contexto, si valoramos todo lo que se juega precisamente ahora, en esta dolorosa circunstancia política y social, la decisión política de negar el quórum para la deliberación en el Senado, y desindexar el salario mínimo, es inexplicable.

Supongamos incluso que los legisladores que se marcharon esa noche tenían toda la razón; que toda la secuencia de la política nacional estaba equivocada, ¿por qué no decirlo, por qué no argumentarlo y por qué no demostrarlo en la Tribuna?

No es la primera vez que pasa, pero creo que el daño infligido por esa decisión al conjunto del Congreso, de los partidos y de las instituciones estatales rebasa la magnitud de las averías habituales provocadas por nuestro filibusterismo parlamentario "normal" (por decirlo así). Pues esta vez se interrumpió abruptamente, sin discusión, lo que ya es un consenso nacional (la desindexación del mínimo) pero sobre todo, se interrumpió la única reforma económica -pensada directamente en la redistribución, en la equidad social- desde hace más de 37 años en México.

Este es el contenido y la gravedad de lo ocurrido en el Senado el lunes 15. Una noche en la que todos -sobre todo los trabajadores más pobres- salimos perdiendo. Otro lunes en el que no pudimos ni supimos responder al desafío planteado por éstos que son tiempos nublados.

El autor es Secretario de Desarrollo Económico del Distrito Federal.

Pare de sufrir

http://www.eluniversalmas.com.mx/cartones/2014/12/13712.php

Jo jo jo …

http://eleconomista.com.mx/cartones/neri/cada-quien-su-navidad

MÉXICO DEBE SUBIR SALARIOS MÍNIMOS PARA COMBATIR LA POBREZA: CEPAL

REDACCIÓN SDPNOTICIAS.COM

sáb 08 ago 2015

La directora de la Comisión Económica para América Latina aseguró que el alza salarial debe acompañarse de un aumento en la producción para evitar la inflación.

México.- Alicia Bárcena Ibarra, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) recomendó a México elevar los salarios mínimos para combatir la pobreza de manera más eficiente, y aseguró que este aumento debe venir de la mano de un alza en la producción, para evitar una espiral inflacionaria.

"Hemos propugnado porque se aumente el salario mínimo, creemos que aquellos países que han tenido un incremento del salario mínimo en el tiempo son los que mejor han podido combatir la desigualdad, porque hay una mayor redistribución de las rentas de la sociedad en la masa laboral”, declaró la directora  al diario Excélsior  luego de una conferencia.

Bárcena señaló que los países de la región deben aprovechar las nuevas tecnologías para elevar su productividad.

"Creo que debemos ahora poner el ojo en el salario mínimo, pero hay que hacerlo también de la mano con el aumento de la productividad. Pensamos que la economía digital puede ser un factor muy importante de aumento de productividad, te agrega conocimiento, te agrega valor en tus cadenas de producción”.

Además, recordó que la CEPAL colaboró con el Gobierno del Distrito Federal (GDF) en el análisis y elaboración de un dictamen que recomendaba elevar los salarios mínimos, que luego fue utilizado por Miguel Ángel Mancera para promover su alza a nivel local y federal.

Ver comentarios en:

http://www.sdpnoticias.com/economia/2015/08/08/mexico-debe-subir-salarios-minimos-para-combatir-la-pobreza-cepal

 

El salario mínimo y el Senado

José Woldenberg

Luego de los resultados de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares de 2014 dados a conocer por el INEGI y de la medición de la evolución de la pobreza que puso en la agenda el Coneval, se produjo una ola de opinión venturosa que intenta poner en el centro del debate nacional los problemas de la desigualdad y la pobreza. Ambas imbatibles, hasta ahora.

En ese marco, adquiere una singular importancia el tema del salario mínimo, cuyo monto se encuentra por debajo de la línea de satisfactores que se requieren para salir de la pobreza extrema. O en otras palabras: ganar el salario mínimo legal en México -aunque se esté en el sector formal de la economía- supone no tener un ingreso suficiente para consumir la canasta básica de alimentos que, según Coneval, reclama un salario de 85.4 pesos al día.

Ya diferentes especialistas han ilustrado que quienes reciben dicho salario no son un universo insignificante. Se trata de aproximadamente 7 millones de personas según el INEGI, es decir, un número tan grande como la población de la mayoría de los países de Centroamérica (sólo Guatemala y Honduras tienen una población superior).

Como se sabe, al salario mínimo lo fija anualmente la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI), un organismo tripartita que de manera reiterada argumenta que un aumento sustantivo de dichos ingresos tendría, en automático, un profundo efecto inflacionario, porque el mismo sirve como referencia constitucional y legal para determinar tarifas, multas, sanciones y hasta el financiamiento público a los partidos políticos. Y la CONASAMI no miente. Pero por ello mismo, para discutir en serio el tema es necesario escindir el salario mínimo de sus derivaciones en esos terrenos.

Y esa tarea empezó a cursarse el año pasado pero al llegar al Senado se estancó. Un estudio del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y el CIDE diseñó una fórmula sencilla (y si se quiere expedita) para lograr dicho objetivo. Se trata de una reforma constitucional que en síntesis substituye el término "salario mínimo" en todos los ordenamientos legales en el cual se le usa como referencia o fuera de contexto. Hay que recordar que ese estudio se realizó a petición de la Cámara de Diputados y que el mismo sirvió como base de la iniciativa que el propio presidente de la República mandó al Congreso. La Cámara Baja la votó casi por unanimidad y en diciembre pasado fue enviada al Senado. Dado que prácticamente las bancadas de todos los partidos votaron a favor, se pensaba que en el Senado no habría mayores dificultades. No obstante, aunque fue remitida a comisiones jamás se discutió en el pleno. El asunto fue retomado en el más reciente periodo en este año pero tampoco fue elevado a la asamblea. Total, que la importante iniciativa se encuentra petrificada.

"Hace 23 años (cuando se empezó a medir la pobreza) 53.1% del total de la población tenía ingresos por debajo de la línea de bienestar; en el año 2014, la proporción seguía igual, con 53.2%", dice el Retrato de un país desfigurado publicado recientemente por el IETD. Ello significa no solo que la pobreza se mantiene en términos relativos sino que en números absolutos se incrementa. Y el mismo documento señala que "si se explora la situación de los que ganan un salario mínimo, el 58% están en la pobreza y el 12% en pobreza extrema. Y si tomamos a los que perciben dos salarios mínimos, el 42.3% está en la pobreza moderada y el 4% en pobreza extrema. Estamos hablando de 2 millones de hogares, habitados por 10 millones de personas: cerca de una quinta parte del total de pobres que ha cuantificado Coneval son pobres que trabajan, mexicanos que radican en el mundo de los bajísimos salarios; los menores a 140 pesos diarios".

Así que la morosidad del Senado no solo no tiene justificación alguna sino que devela insensibilidad y resulta agresiva. Se trata de escindir el salario mínimo de otros asuntos, para iniciar una discusión y una política capaces de lograr la recuperación del mismo. Recordemos que el salario mínimo, luego de una caída del 71% entre fines de los años setenta y mediados de los noventa, se estabilizó en su punto más bajo y así ha continuado a lo largo de 20 años.

¿Será acaso una provocación transcribir parte del artículo 123 constitucional?: "Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos...".

 

¡QUÉ CHINGÓN, VENEZUELA! - EL PULSO DE LA REPÚBLICA

https://www.youtube.com/watch?v=ZB4NmwIsYjA

Salario mínimo: nueva etapa

COLABORADOR INVITADO / Salomón Chertorivski

En estos momentos, cuando usted lea estas líneas, México ha aprobado ya un consenso esperanzador: el salario mínimo puede comenzar una nueva etapa de recuperación de los ingresos de los más pobres en nuestro país.

¿Se dan cuenta de este cambio? Luego de un gran debate público animado hace más de un año México está listo para armar, por primera vez, una política nacional de recuperación de los salarios. Digo por primera vez, luego de 37 años de contención deliberada y estancamiento así decidido.

El Congreso de la Unión y 18 Legislaturas en los estados (hasta el momento) han votado por unanimidad la reforma constitucional que libera al salario mínimo. De modo tal que el Presidente de la República está -ahora mismo- en condiciones de publicar el decreto en el diario oficial y los mexicanos -listos- para discutir qué nivel de salario mínimo necesita nuestro empobrecido país para el próximo año.

Nunca habíamos estado tan cerca de esta corrección: no podíamos hablar en serio de salarios mínimos (tampoco de redistribución del ingreso) porque estaba artificialmente atado a cientos y cientos de tarifas y otros precios. Entonces la serpiente y sus dogmas aparecían para asustar: si incrementas el salario, incrementarás miles de precios.

Pero la reforma constitucional en marcha -apoyada por todos los partidos, por más de 60 organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, personalidades de todos los ámbitos- viene a corregir esta monstruosa deformación con la que vivimos casi cuatro décadas.

Es preciso que las autoridades laborales del país -especialmente las federales- cobren conciencia de ese enorme consenso político: ya no se puede determinar el salario mínimo con los mismos métodos, la misma parsimonia, burocracia o por inercia. Es hora de abrirse, cambiar y actuar en consecuencia.

No solamente hablo de las condiciones políticas, también las condiciones económicas son favorables. En este momento, nuestra economía ha recobrado un modesto pero notable impulso de su crecimiento; está bien calificada y es halagada por las agencias especializadas internacionales; confeccionó un presupuesto reducido que no generará nuevas presiones a las empresas y se mantiene con la inflación más baja de la historia, a pesar del incremento del dólar.

Si esto es así, si son estas las condiciones, depende de nosotros elegir qué nación queremos ser en los próximos años y en las siguientes décadas. ¿Vamos a seguir resignados a habitar una economía en la que solo algunos de nosotros vivimos cómodos y seguros? ¿O ya es hora de comprometernos a construir un tipo de economía que permita sueldos en ascenso y oportunidades reales para escapar de la pobreza para quienes opten por el trabajo honesto y duro en la legalidad?

Los datos oficiales nos lo echan en la cara: "...del lado de los ingresos estamos debajo del nivel previo a la crisis del 2009, pero incluso el ingreso corriente per cápita de los mexicanos sigue siendo ¡9.3% inferior al de 1992! El ingreso mensual por mexicano en 1992 era de 3 mil 322 pesos; en 2014, 3 mil 015 pesos. Un retroceso de toda una generación", nos dice Miguel Ángel Mancera en un importante libro (Del salario mínimo al salario digno, Consejo Económico y Social, DF 2015).

Ayer mismo, el Gobierno de la Ciudad de México ha entregado su propuesta a la Comisión de los Salarios Mínimos para demostrarle que una recuperación -prudente pero significativa- es posible toda vez que la "desindexación" se ha convertido en un mandato de la Constitución.

No hablamos de porcentajes: hablamos de un dólar, 16 pesos y 20 centavos, de aumento para que quienes trabajan en la escala más baja del sector formal salgan de la pobreza extrema.

La ventana de oportunidad se ha abierto. La decisión de construir un México menos desigual está al alcance de la mano. La formulación técnica está en la mesa de la CONASAMI: 86.33 pesos diarios como salario mínimo en 2016, siguiendo las pautas de línea alimentaria construida con el rigor técnico de CONEVAL.

Sería imperdonable desperdiciarla o postergarla. El gobierno de la República tiene la palabra. Es ahora o nunca: dar el paso hacia una decisión de justicia que ha tardado toda mi generación en llegar.

El autor es Secretario de Desarrollo Económico del Distrito Federal.

Jojojo …

http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/carton.aspx?busqueda=1&id=77899

La nueva del PVEM y los salarios mínimos de hambre: Brozo

https://www.youtube.com/watch?v=OjypSqM5fM8

 

 

 

 
ENCUESTA
Encuesta
La reforma legal para uso recreativo de la marihuana es:
Bueno y conveniente para la salud pblica.
Malo e inconveniente para la salud pblica.
Tengo duda razonable.


Ver resultados
Encuesta
El Otro Sonora Ya! 2015-2021 pinta para ser:
El cambio que necesitbamos.
Lo mismo de siempre, en el fondo.
Tengo duda razonable.


Ver resultados
PUBLICIDAD