OPCIONES DEL PORTAL
Inicio
Quién soy
Contáctenos
Abogados Asociados
Crónica de un segundo viaje a Washington D.C.
Entrevista a HRE
Los jóvenes y Agenda Cultural.
Crónica de un Viaje a Nueva York.
Los niños y Agenda Cultural.
Buena salud para mis lectores.
¿Ama a Hermosillo?
Cronica de un viaje a la Habana, Cuba
Mis mejores artículos
Corrido a HRE
¿Quién fue Hans Kelsen?
¿Quién fue Mario de la Cueva ?
¿Quién fue Eduardo García Maynez?
Crónica de un viaje a Cedar Rapids, IOWA, EU
Homenaje a Rafael Méndez
El mejor trompetista del mundo
" Don Quijote de la Mancha"
¡¡ ¿Cómo que no lo ha leído? !! "
El Quijote y los Derechos Humanos
Crónica de un viaje a Europa 2014
Homenaje a Guillermo Héctor Rodríguez
Homenaje a Juan Antonio Ruibal Corella
Homenaje a Dario Maldonado Zambrano
OPCIONES DE
AGENDA CULTURAL
Reforma Penal 2008
Esbozo Biográfico
LO MEJOR DE LOS MEDIOS NACIONALES
Jurisprudencia
Buen Humor
Lectores profesionales y tesistas
Derechos Humanos
Transparencia
Combate a la corrupción y a la impunidad
Seguridad Social
Filosofía del Derecho y Teoría del Derecho
Cruzada por un Salario mínimo digno.
Luis Donaldo Colosio. In memoriam
Derecho Internacional
Refranero popular
Diccionario de la Lengua Sonsorense
Cultura de la legalidad
Palabras y frases en latin
Los mejores videos musicales del mundo!
Derecho Internacional Privado
Almanaque
Migración
Proverbios
"El Último beso, ¿Una maldición? ". Ensayo
Epitafios Famosos
Guardería ABC, crimen y castigo
Ética profesional
Taller de instrumentación Jurídica
Homenaje a los Apson. "Corren Rumorres", Marco Antonio Salazar Siqueiros IN MEMORIAM
Eusebio Francisco Kino. Hector Rodriguez Espinoza. Romance de Padre Kino. Pbro. Cruz Acuña
Homenaje a José Vasconcelos
Cruzada contra las escuelas de Derecho "patito"
Homenaje al Mayor Isauro Sanchez Pérez
Homenaje al Lic. Oscar Morineau
Homenaje al Doctor Carlos Arellano García
Homensaje al Lic. Roberto Reynoso Davila
Homenaje a Lic. Agustín Perez Carrillo
Homenaje al Lic. José Antonio Garcia Ocampo
Homenaje a la poetisa Alicia Muñoz
Curiosidades Jurídicas
EZLN y EPR

MEDIOS ESTATALES

El imparcial
El reportero de la comunidad
Tribuna del Yaqui
Diario del Yaqui
Dossier Político
El Diario de Sonora
Primera Plana
Nuevo Sonora
Kiosco Mayor
Expreso
Archivo Confidencial
www.contactox.net
Milenio
De periodistas
El Universal - DF
La Jornada-DF
Cronica-DF
Excélsior
El Financiero-DF
Economista-DF
Frontera-Baja California
Radio Fórmula
El País
Zeta-Baja California
BBC Mundo
El Mundo-España
Google News
Teoma
Yahoo MX
Terra MX
Altavista
All the web
Es más
México WEB
Busca Biografias
INEGI
Usuarios de la banca
ENLACE SEP
Base de datos jurídica
Instituto de Investigaciones Jurídicas UNAM
Cámara de Diputados
Consejo de la Judicatura Federal
¡Todo el Derecho mexicano!
H. Suprema Corte de Justicia
Sistema de Internet de la Presidencia
Gobierno Mexicano en la Red
Instituto Federal de Acceso a la información pública
Gobierno del Estado de Sonora
Congreso del Estado de Sonora
Instituto Federal Electoral
Tribunal de Justicia del Estado de Sonora
Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación
Consejo Estatal Electoral
Universidad de Sonora
Universidad Kino
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey
Corrector Ortografico
Universidad TecMilenio
Diccionario de Sinonimos
Unidep
Innovación
Traductor
Iustrados
Diccionario
Proceso
Siempre
Vertigo
Reporte Indigo
Poder
Creativa
Mercado
Semana
Peninsular
La Vox
 
 

 

 

Ética profesional

 



ÉTICA Y DESARROLLO (44)

Héctor Rodríguez Espinoza

Evaluación diagnóstica

Nombre:

  1. ¿Qué es la Etica?
  2. ¿Qué es profesión?
  3. ¿Qué es la profesión de un comunicador social?
  4. ¿Qué es la ética profesional del comunicador social?
  5. ¿Qué calificación ética –del 0 al 10- le das a la comunicación social mexicana?
  6. ¿Por qué esa calificación?
  7. ¿Por qué escogí esta carrera y no otra?
  8. En qué campo esperas ejercer la profesión? (tv, radio prensa, otra)
  9. Honradamente, ¿con qué ética vas a ejercer tu profesión?
  10.  ¿Qué harás para tu ejercicio ético?
  11.  ¿Semilla de la ética del NO de México?
  12.  ¿Cómo fue la conquista del NO?
  13.  ¿Papel de la Orden de los Jesuitas en nuestra ética social?
  14.  ¿Cuál es la cultura del sonorense?
  15. Regionalismo, moral social y salud pública en Sonora, ¿discriminación?
  16.   ¿Qué discriminación en Sonora conoces?  

   

 

 

 

 

 

 

 

 

Código de Ética Facultad de Derecho UNAM

http://www.derecho.unam.mx/estudiantes/tramites/tramites_pdfs/codigodeetica.pdf

 

Ortografía básica

Escritura

http://html.rincondelvago.com/taller-de-lectura.html

 

ANÉCDOTA ETERNA

SAN IVO, SANTO DE LOS JURISTAS

Un rico demandó a un pobre para que lo indemnizara, por haber respirado diariamente las deliciosas emanaciones de la cocina señorial; Ivo, el buen Juez, admitió la demanda del rico y falló en su favor, condenando al pobre a desprenderse de una moneda de oro; la hizo sonar sobre la mesa y, cuando el rico iba apresurado a tomarla, Ivo decretó que el delicioso sonido de la moneda indemnizaba cumplidamente al señor, por el aroma del estofado percibido por el pobre.

 

Juristas más distinguidos

http://listas.20minutos.es/lista/quien-es-el-jurista-mas-conocido-de-mexico-356824/

 

 

DECÁLOGO PARA MEJORAR LA EFICACIA DEL ESTUDIANTE

Dr. Guillermo Floris Margadant S (+). Director del Seminario de Derecho Romano e Historia del Derecho, Facultad de Derecho, UNAM.

            El estudiar es una técnica especial, que debe ser aprendida. La improvisación es tan nociva en este como en otros campos. El buen estudiante no es el que estudie más, sino el que utilice una mejor técnica (lo cual a menudo le permite estudiar menos). La gran mayoría de mis alumnos no obtienen los resultados que serían normales a la luz de su inteligencia, la intuición y el tiempo que dedica al estudio, situación insatisfactoria que se debe, casi siempre, a sus múltiples pecados contra el siguiente:

DECÁLOGO

            1.- Acostúmbrate a estudiar siempre en un mismo lugar y organízalo con cuidado. Procura tener, en tu mesa de estudio, un lugar limpio; evita el sol directo sobre la mesa y que la luz artificial te hiera los ojos. No sobrecargues la pared frenta a tu silla con carteles, retratos, recuerdos, etc. Ten una reserva de papel, lápices o plumones. Tu Constitución Política, libros y Códigos deben estar a la mano. No se puede estudiar bien en un reposet, en una silla demasiado cómoda, en una hamaca o en la cama; lo mejor es una silla recta. Cambia regularmente tu postura. Si tu mente se escapa fácilmente hacia el mundo de las fantasías (el fatal daydreaming, fruto pero también causa de frustraciones y elemento de un círculo vicioso), será mejor que te acostumbres a estudiar en una biblioteca o en algún seminario, a la vista de tus compañeros. Disciplina a  tu familia y amigos para que te dejen en paz durante tus horas de estudio y para que no te molesten con ruidos innecesarios.

            2.- Forma tus programas de lectura o estudio: a) Por semestre, b) Por mes, y c) Por semana. Procura que cada mañana, al levantarte, sepas detalladamente qué vas a hacer con este precioso regalo que es: cada nuevo día. Estableciendo tus programas, no debes exagerar: un exceso de heroísmo y optimismo es contraproducente. Trata de ir “sin prisa, pero sin pausa”. Forma hábitos continuos para el estudio, en vez de trabajar algún tiempo de manera furibunda, para flojear después por varias semanas. Este hábito de estudio, de preferencia con horario fijo, te servirá toda tu vida. Procura reservar en la semana unas 14 horas para la lectura, además de la asistencia a tus clases. Es bueno que compares tus avances en los programas con los de tus compañeros y que controlen recíprocamente si logran cumplir con sus propósitos.

            3.- Debes acostumbrarte a una íntima convivencia con los libros. Un libro de texto, empero, se lee de una manera muy distinta de una novela. Fórmate primero una idea del esqueleto general del libro, leyendo el prólogo, analizando el índice y dedicando unas pocas horas a una revisión global de la obra, averiguando de qué trata cada capítulo o eventualmente cada párrafo, sin tratar de recordar detalles. Oriéntate sobre los métodos modernos para mejorar la velocidad de lectura y aprende a variarla según la materia. Acostúmbrate a leer por ideas, no por palabras, y a anticipar el pensamiento del autor: la técnica moderna de leer requiere una intensa participación del lector. Después de la primera revisión global del libro, viene la lectura cuidadosa de cada capítulo; pero antes de iniciarla deberás formarte una idea de la estructura del capítulo, refrescando lo que te enseñó la revisión global del texto. Después de cada capítulo (o después de x páginas, si los capítulos son largos), debes contarte a ti mismo - en voz alta - el contenido especial de lo que hayas leído. A muchos les ayuda a caminar por el cuarto, entre tanto.

            4.- Toma tus apuntes en estilo de telegrama, con abreviaturas (que a menudo serán de tu propia invención), ordenando la materia mediante cuadros sinópticos, divisiones y subdivisiones y, desde luego, sin tratar de registrar todo lo que diga el maestro, separando siempre la gran línea, de los detalles. Paralelamente con las clases deberás usar libros de texto, de consulta (dos o más para una misma materia) y un Diccionario jurídico, buscando en ellos los temas que serán explicados en la próxima clase. Conviene revisar lo tratado en la clase anterior. Tomar la clase en su totalidad, con ayuda de la estenografía o de  grabadora, te priva del ejercicio útil de separar, entre lo que diga el maestro, el grano de la paja.

            Todos perdemos diariamente mucho tiempo con esperas, en las horas libres, en la cafetería, en las bancas, en las escaleras, en medios de transporte público, etc. Para aprovecharlo, forma listas con datos para memorizar (nombres, fechas, términos técnicos, etc. ) y guárdalos en la bolsa para poder repasarlos mientras estés en espera.

            ¡No desprecies la memorización! es gimnástica para el cerebro. Una repetición mecánica ayuda poco para memorizar: es mejor tratar de penetrar con la fantasía en la materia que estés memorizando. Las asociaciones arbitrarias pueden servir como método supletorio.

            5.- Procura conocer las bibliotecas de la escuela (la general y la de seminarios) y colabora para su enriquecimiento, mantenimiento material y  administrativo. Oponte y refuerza la vieja demanda  de maestros y alumnos en el sentido de que no se convierta en un ruidoso club de ajedrez. ¡Un lugar para cada cosa, y cada cosa en su lugar! Visita, también, la biblioteca central de la Universidad así como las diversas bibliotecas públicas de nuestra ciudad, que contienen materiales jurídicos o que ayudan para intercambios. La Biblioteca pública del H. Congreso del Estado cuenta con más de ¡20,000 volúmenes! y un sistema que combina lo tradicional con lo más moderno de la sistemática jurídica, incluyendo el servicio de Internet. Después de uno  o dos años de estudio, ya debes ser capaz de encontrar, sin pérdida de tiempo, una disposición legal o reglamentaria, una Tesis jurisprudencial, un artículo de revista importante, un dato bibliográfico histórico-jurídico o estadístico, etc. Oriéntate también acerca de las principales publicaciones periódicas, nacionales y extranjeras, sobre el Derecho, en los idiomas que sean accesibles.

            6.- Completa tu estudio profesional con elementos accesorios, entre los que sobresalen idiomas y computación.  Para la cultura general, el inglés es el más recomendable (de cada obra importante ya existen buenas y baratas traducciones). Para la específica cultura jurídica, el italiano es de eminente importancia (ofrece una rica literatura moderna, especialmente del Derecho Mercantil, Penal, Civil, Romano, Procesal y de Criminología). Dentro y fuera de nuestras Universidades existen ahora múltiples cursos para adquirir un conocimiento básico de estos idiomas. También un conocimiento global de temas monetarios, de la economía global del desarrollo, de la empresa, del medio ambiente y de los datos estadísticos fundamentales de México. La computación aplicada al Derecho es ya una herramienta sine qua non del profesional de Derecho. En los días que corren, el jurista y el abogado que no dominan un segundo idioma y computación aplicada, son considerados -dicho sin hipérbole- discapacitados profesionales. Ejercita tu fantasía, relacionando una materia de tus estudios con otra, y conectando lo que aprendas con lo que veas y leas. Inclusive en novelas, películas, etc., ejemplos concretos para ilustrar las ideas abstractas que, inevitablemente, predominen en la enseñanza que recibirás. Trata de formarte, desde ahora, una idea sobre lo que quieras hacer después de recibirte. Así, sabiendo para qué estudias, tendrás más interés en tus tareas universitarias e iniciando el largo camino de tu especialización.

            7.- Para cada materia existe un temario oficial, aprobado por el Órgano académico competente. En caso de examen de regularización debes buscarlo y procurar, para cada uno de los conceptos, reproducir una definición, datos sobre la delimitación respecto de instituciones semejantes y,  según el caso, algunos sobre el desarrollo histórico, la utilidad práctica, etc. En caso de examen ordinario, deberás hacer lo mismo con el temario del maestro, que podrá ser más amplio, pero no más reducido que el oficial, o con el índice analítico del texto que les haya recomendado. Procura que durante el examen, escrito u oral, nunca caigas en un vacío absoluto. Insiste en exámenes escritos, que te dan más garantías, a causa de tu derecho de pedir revisión por otros profesores. Si es oral, insiste en su publicidad, y comunica inmediatamente a la Dirección cualquier irregularidad en la que posiblemente hayan incurrido tus examinadores.

            8.- Tu presencia en la Universidad significa un enorme sacrificio para la nación: cuestas más de lo que te imaginas al año, al patrimonio familiar y al Estado que tiene que atender muchos y urgentes proyectos sociales. Esto, para ti, implica ciertos deberes morales. Debes contribuir a un ambiente animado y vivo, pero ordenado, para que nuestras instituciones puedan servir para el fin que corresponde a la intención de la nación que la sostiene. Estudia la normas universitarias. Interésate por la política estudiantil, pero desconfiando de la mala oratoria política y colabora para que se oriente hacia la solución de problemas universitarios concretos. Si tienes una queja concreta sobre la conducta de algún maestro o sobre la administración universitaria, no la descargues sobre tu hígado, sino busca el camino adecuado para ventilarla en forma administrativa y legal.

            9.- La “vida social” te quita muchas energías, a menudo sin entregarte valores equivalentes a cambio. En un mundo repleto de excelentes libros, discos, películas, galerías y teatros, etc., la mayoría de la gente se ha convertido en una causa de inútiles pérdidas de tiempo. Es necesario aprender a decir “no” a muchas invitaciones. Busca tus amistades sobre todo en personas que pueden animarte a gozar de todo lo que la vida cultural de Hermosillo ofrece; que pueden acompañarte al teatro, a conferencias, a cine-club, etc., y con quienes podrás hablar sobre lo que hayas leído, escuchado o visto; especialmente personas capaces de hablar, con sentido del humor, sobre los temas de su especialidad, magnífico estímulo para tu fantasía y para el interés por tu futura especialidad.

            10.- Cuida de tu salud. Busca una dieta ligera (sobre todo en tiempo de exámenes), con hortalizas frescas, frutas, vitaminas, minerales y evita la grasa. No utilices al deporte como pretexto para juntarte pasivamente con miles de espectadores, contemplando cómo otros hacen ejercicio y gritan rítmicamente (costumbre infrahumana y, a fortiori, infra universitaria: pérdida irresponsable de tiempo). Cuida tus ojos. Si la lectura te cansa rápidamente, o si tienes jaquecas, averigua si necesitas lentes. El cigarro es fatal para la salud, es un vicio tonto y apestoso. El alcohol, inclusive en la medida modesta de una sola botella de cerveza por día, afecta inmediatamente el rendimiento del estudiante. De cinco a siete horas máximo de sueño son recomendables para el estudiante, y el sistema de acostarse temprano sigue siendo el mejor. Ejercicios matutinos, incluso de respiración, son excelente sustituto para los que no practiquen diariamente un deporte. Evita las pastillas para dormir, para la digestión, para la memoria, etc., a la larga son fatales.

Te deseo mucho éxito.

Adaptación cortesía de: Mtro. Héctor Rodríguez Espinoza.

DECÁLOGO PARA QUIÉN NECESITA UN ABOGADO

 

1)   Confía tus asuntos legales solamente a un abogado. Por alguna razón éste no es contador, ni escribano, ni procurador, Ni despachante de aduana, ni policía.

2)   Consulta a un abogado antes de firmar y no después. También cuando se trata de relaciones jurídicas “más vale prevenir que curar”.

    3)   No le ocultes a tu abogado detalles de los hechos, ni tus opiniones, pero no quieras suplantar su criterio.

4)   Tu abogado ni es sabio ni es omnisapiente; dale tiempo para estudiar tu caso.

5)   No le pidas a tu abogado que te asegure el éxito de tu causa; no lo puede hacer.

6)   Recuerda en las cuestiones patrimoniales mejor mal arreglo que buen pleito.

7)   Recuerdan que no se ganan los pleitos sólo porque tú creas  tener razón ni se dejan de ganar por culpa de tu abogado.

8)   No dejes a tu abogado sólo en la lucha por tus derechos. Preocúpate por tu asunto discretamente; más vale que peques por cargoso que por negligente.

9)   No elijas a tu abogado por lo que te cobre. Elígelo por la confianza que inspira y los conocimientos que tiene.

10) No especules con los honorarios de tu abogado. Paga lo   justo, con dinero y no con promesas de otros asuntos.

 

                                                                                          Ignacio Winizky

http://lospretores.blogspot.es/1271292300/

MÁS DE JUICIOS ORALES

“Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada, perecerán por la espada.”

Jesús, Mateo 26:52

         En México, los juicios penales carecen del dramatismo que tienen en otras naciones, donde son públicos y orales. Aquí resuelven un juez o tribunal colegiado y no un jurado que escucha pruebas y argumentos de las partes.

         Los juicios son opacos, burocráticos y despiertan poco interés y poco espectaculares, no inspiran películas o programas de TV.

         La reforma constitucional penal de 2008 crea el sistema acusatorio y oral, pero sin Jurado popular, que ayudaría al Estado “a ganar la guerra al crimen organizado”.

         Su vigencia plena será hasta dentro de seis años. Tras las  experiencias en Chihuahua, Oaxaca, Nuevo León,  ¿valdrá la pena?

Casos famosos

         Dos casos de Jurado Popular son famosos en México: el de María Teresa Landa, “La viuda negra”, en 1929, último en el país; su proceso lo sacudió, la sala de la cárcel de Belén fue insuficiente para el público que quería estar allí, presenciar el enjuiciamiento de la Venus mexicana, del ángel caído, de la primera Miss México de la historia. Medio millón de oyentes siguió por la radio los pormenores. Se colocaron transmisores en la calle de Humboldt y en Avenida Juárez para que los transeúntes lo escucharan. La gente se arremolinaba. Vendedores de tortas, refrescos, helados, muéganos, chicles y chocolates acudían a ofrecer sus productos. Lo ofrezco para otra ocasión.

         El segundo fue el de José de León Toral, juicio histórico público, oral y con jurados, durante la Guerra Cristera, una de las más sangrientas de la Historia de México, durante la cual -tres años- murieron cerca de 50, 000 mexicanos.

Álvaro Obregón

         Ya sin oposición, en las elecciones de julio de 1928 resultó triunfante Obregón; en todo ese tiempo se habían llevado a cabo varias reuniones secretas para lograr la paz, con los obispos en el exilio y sus representantes, pero sin resultados concretos. Para festejarlo, se ofreció un banquete en el restaurante La Bombilla, en el pueblo de San Ángel en la ciudad de México el 17 de julio. Acudió, haciéndose pasar por caricaturista, José de León Toral, de 27 años, miembro de la ACJM y de la Liga, quien creía tener la misión divina de eliminar al tirano y restaurar el reinado de Cristo. Toral se aproximó al homenajeado y mientras con una mano le mostraba el retrato que le había hecho, con la otra le descargaba su pistola en la cabeza. El asesinato ha sido objeto de varias conjeturas hasta la fecha sin conclusión: Toral dijo que obró solo, pero también hay quienes atribuyen la autoría intelectual de Calles y Morones por el distanciamiento del presidente electo con la CROM. Durante el interrogatorio resultó implicada la monja Concepción Acevedo de la Llata, la “Madre Conchita”, en cuya casa se efectuaron varios movimientos y reuniones de la Liga.

La madre Conchita

         Se le recuerda de tipo distinguido, alta, esbelta, de facciones agradables, desde los 17 años se dedicó a la vida religiosa, ingresó a los 19 a la Orden de las Capuchinas Sacramentarias. A partir de 1924 fue superiora del convento de las “Hijas de María”.

         Durante la persecución religiosa de esos años, ella y sus subordinadas tenían que cambiar frecuentemente de domicilio en virtud de haber sido denunciadas por ser religiosas y vivir en comunidad.

         Conoció en marzo de 1928 a Toral, quien acudía a la casa del Chopo 133, al igual que muchas otras personas a oír misa, comulgar etc.

         En ocasiones tuvo pláticas con José de León sobre cuestiones religiosas. En una de ellas él relató que comentaron que para solucionar las cuestiones religiosas debían morir los generales Calles, Obregón y  el Patriarca Pérez. Ella dijo no recordar dicha plática ya que trataba por igual con muchas personas sobre los más diversos temas. Esta plática fue utilizada como "prueba" para ser acusada como instigadora y autora intelectual del asesinato.

         El 18 de julio de 1928 fue aprehendida, interrogada y, a base de tortura –se dice-, intentaron hacerla confesar, siendo inútil, y ya con la salud muy quebrantada debido a los continuos maltratos.

Caso Toral

         El proceso fue iniciado el 2 de noviembre de 1928, en contra de Toral (Matehuala, S.L.P. 1900-1928), joven católico de la Liga de Defensa de Religión y la madre Concepción Acevedo de la Llata, “Madre Conchita” (Querétaro 1891-DF 1979), por el crimen. Se dice también que estuvo plagado de anomalías, incluyendo un intento de linchamiento de ella por seguidores de Obregón, resultando con una pierna fracturada y lesiones graves en la columna.

El Jurado

         Nueve ciudadanos fueron insaculados como jurados. Los debates fueron presididos por el juez Aznar Mendoza y ante una multitud, incluyendo familiares de los acusados y connotados obregonistas que se dieron cita a las audiencias.

         Toral confesó su crimen: tenía la idea de matar a Obregón desde 1922 o 1923 por sus agravios contra la Iglesia católica: "Jamás pensé en que fuera yo o alguna otra persona conocida mía del que se valiera para ello: sólo pensaba que el que falta a la ley o mejor el que con la espada mata a espada muere". Contó la influencia de la “Madre Conchita”, en cuya casa se efectuaron movimientos y reuniones de la Liga, para convencerlo de que era necesario matar a Obregón y Calles; que fue torturado por la Policía, lo que crispó el ambiente al relatar los pormenores. Un grupo de diputados escandalosos invadió el salón, demandando su muerte y de la abadesa.

         Los argumentos del defensor, abogado Demetrio Sodi, fueron: "Yo desearía en estos momentos purificar mis labios con los carbones de Isaías, para que de ellos no saliera lo que no fuera verdad, porque la verdad es justicia […] Señores, a todos ustedes les consta que fui cruelmente insultado en las audiencias y que me hicieron los más duros vejámenes para mi dignidad de abogado y de hombre". Afuera del tribunal se oían gritos de "viva Obregón", "muera Sodi" y "muera Toral". Pero continuó: "Lo que pasó no es por cierto un crimen vulgar, sino una de aquellas tragedias esquilianas que nos presenta el arte griego. El general Obregón, al caer, sonrió como saludando a la muerte"; habló de la historia romana y del asesinato de Julio César. No negó la culpabilidad de Toral, pero cuestionó que el asesinato se hubiese realizado con alevosía, ventaja y premeditación. Remató justificando su deber de defender a Toral por "el santo deber profesional" de un abogado. Su arenga arrancó algunos aplausos.

         Por la acusación, los argumentos del procurador general de la República, Ezequiel Padilla, fueron: "Yo no puedo, señores jurados, esconder en estos momentos el tumulto que invade mi corazón y mis pensamientos. Mi voz se ahoga en mi pecho, como se ahoga la del pueblo en el pecho de todos los buenos mexicanos. Yo no sé, verdaderamente, cómo la defensa se ha empeñado en presentar este crimen distinto de lo que es: un crimen vulgar, un crimen por el que cayó un hombre, no un hombre, sino una montaña de generaciones, de generaciones humildes, cuya causa es presidida por el Cristo Redentor, no ese Cristo en cuyo nombre se ha perpetrado este crimen""Yo respeto a la mujer, al sexo débil, a las damas; pero no a las hipócritas […]. Yo miro a la señorita Concepción Acevedo como a un verdadero demonio; pero no aquel demonio de Sócrates, sino como a un verdadero lémur que busca el perjuicio y hace de su aplicación un precepto". Su pieza oratoria le valió vivas y aplausos estruendosos.

El veredicto

         El jurado deliberó y el 8 de noviembre los juzgó culpables.

         Se dice que la suerte de los acusados estaba echada desde el principio: el presidente Plutarco Elías Calles, en una jugada política inteligente, les había entregado la cabeza de Toral a los obregonistas que puntualmente se encargaron de hacer un juicio donde se sabía de antemano el desenlace; que el juicio fue un simple medio para apaciguar a una clase política turbada por el asesinato del caudillo revolucionario.

         Toral fue sentenciado a muerte y la madre Conchita a 20 años de prisión en las Islas Marías. Terminó uno de los juicios más espectaculares de la historia.

         El 9 de febrero de 1929, Toral fue fusilado en Lecumberri.

¿Qué fue de la Madre Conchita?

         Antes de ser enviada a las Islas Marías, pasó varios meses de reclusión durante los cuales sufrió varios atentados infructuosos, desde agresión con arma de fuego e incluso envenenamiento. El 14 de mayo de 1929 finalmente llegó a su presidio insular.

         El 29 de mayo de 1932 fue enviada de regreso a la Ciudad de México,  se casó con el Sr. Castro Balda, para contar con protección permanente cuando fuera enviada de regreso a las Islas Marías en julio de 1934. El 20 de octubre de este año se efectuó la boda civil allá. Fue liberada definitivamente en 1940.

         Sus panegiristas divulgan que de regreso en México, su esposo Castro Balda se encontró con que nadie quería darle trabajo, había boicot y para evitar represalias del gobierno, nadie quiso comprometerse.

         En 1965, en Madrid, de Gráficas Marciegas, S.A. salió a la luz, como edición privada, un libro de 638 páginas; “Una Mártir de México”, por ella. Había pensado titularlo simplemente "Memorias", pero a sugerencia del Papa Juan XXIII se le cambió el título.

         La editorial Contenido, S.A. ha publicado tres ediciones (1972,1974 y 1979). En 1983, Ediciones Océano de Barcelona publicó una nueva edición.

         Dio varias entrevistas a los medios. La primera con Jacobo Zabludovsky en 1970, en 1978 con Cristina Ochoa, para la revista “Siempre”.

         El 29 de octubre de 1971 se estrenó la obra de teatro "El Juicio", en el teatro Orientación, llegando a 100 representaciones, original de Vicente Leñero, basada en aquel célebre Juicio.

         Falleció de una crisis bronco-respiratoria en 1979 a la edad de 87 años en la ciudad de México D.F., amortajada vistiendo el hábito de Capuchina Sacramentaria, ya que le fue concedido en 1963, vía rescripto papal pontificio, el privilegio de morir como religiosa.

¿Conveniencia?

         Sea lo que fuere, los juicios de Ma. Teresa Aranda (absuelta) y de Toral y de la “Madre Conchita” (condenados) hacen reflexionar sobre la conveniencia de que los procesos penales sean públicos y orales.

         Ciertamente la administración de la justicia sería más transparente y expedita; pero el ambiente de circo romano -los abogados exceden su retórica y el público demanda venganza-, no contribuyen al logro del mandamiento de Sócrates: la verdad y la justicia.

         El tema exige una reflexión prudente y seria; no dejarlo a los medios de comunicación, que tienen el incentivo de que se inicie la vigencia plena y nacional de la reforma al sistema, pues se beneficiarían con juicios espectaculares como el que absolvió a Landa, mandó al paredón a Toral y a las Islas Marías a la Madre Conchita y está festinando –entre otros- los casos del “JJ” y de Kalimba, cuya detención y su disposición para ser entrevistados en los medios fue calificada como “circo” por el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW).

         El caso del cantante Kalimba en particular –al margen de su interés jurídico penal y el de la protección de la seguridad sexual de una presunta menor de edad- ha tenido a los televidentes, toda una semana, imbecilizados ante la telebasura de la idiot box (caja idiota). En el fondo ha sido un excelente distractor de verdaderos, grandes y graves problemas nacionales, que aquejan al proverbialmente humillado pueblo mexicano.

Alegato del C. Lic. Fernando Ortega, defensor de Concepción Acevedo y De la Llata:

http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/toral/3.html

 

JUSTICIA JUDICIAL EN RIESGO DE COLAPSO

"Donde hay poca justicia, es un peligro tener razón."

Francisco de Quevedo (1580-1645)

         En el fondo de la abigarrada fenomenología de la ¿comedia? ¿tragedia? mexicana están –entre otros- la desconfianza hacia nuestros gobernantes de los tres Órdenes y la violencia generalizada en cada vez más municipios otrora orgullo (Juárez, Culiacán, Tijuana, Monterrey, Morelia, Acapulco, Guadalajara, Nogales).

Desconfianza

         La desconfianza ha obligado al gobierno a paliarla –que no resolverla- mediante la creación, a partir de 1990, de Instituciones administrativas y jurisdiccionales para garantizar la vigencia de la mitad del Lema de la revolución maderista: “SUFRAGIO EFECTIVO”, a un costo estratosférico, digno de países del primer mundo donde –paradójicamente- la confianza en sus gobernantes la combaten con una buena educación, no la compran con derroche de fondos públicos. El IFE aprobó financiamiento público para 2011: Más de tres mil millones de pesos a partidos políticos; el PAN recibirá 788.4 mdp.; el PRI, 997.2 millones, y el PRD, 419.1 mdp (Internet / Excelsior).

         Sergio Aguayo escribe que “es absurda la distancia y la desconfianza cuando el país se desangra. El gobierno, la clase política y la sociedad comparten la responsabilidad de lograr consensos que nos saquen de ese punto muerto. Los cauces de la participación ciudadana o no existen o no están funcionando adecuadamente para enfrentar la tragedia.”

Violencia

        La violencia generalizada producto de la delincuencia organizada (34 mil 612 muertes violentas del sexenio, 30 mil 913 “ejecuciones”, 3 mil 153 “enfrentamientos” y 544 “homicidios y agresiones”, según cifras oficiales) ha llegado a analistas –apoyados en el lingüista estadounidense Noam Chomsky- a calificar (a mi juicio exagerado) como Estado fallido al nuestro. Sin embargo, la evidencia abunda, el Estado mexicano ha perdido el control de grandes zonas geográficas del País, totalmente. La línea divisoria entre policías y ladrones se borra en una gran cantidad de estados y una mayor parte de la población queda indefensa conforme avanza esta "guerra", cuyo fin se ve cada vez más lejano y la victoria final -por la vía adoptada- cada vez más incierta.

         Para Lorenzo Meyer (“Porfirio, la política y la pluma”, Reforma, 19 enero 2011), “la definición de Estado fallido propuesta por la revista Foreign Policy ya corresponde a la realidad mexicana: "un Estado que fracasa es aquel en que el gobierno no tiene control real de su territorio, no es reconocido como legítimo por parte importante de la población, no ofrece seguridad interna y servicios públicos esenciales a sus ciudadanos y no tiene el monopolio del uso de la fuerza"; en su índice del 2010, no coloca abiertamente a nuestro país en tal categoría, aunque si en la borderline, es decir, en la frontera entre la estabilidad y el peligro (www.foreignpolicy.com/.../2010).

         Fernando Henrique Cardoso, el ex presidente de Brasil, escribió: "La guerra contra las drogas es una guerra perdida y 2011 será el momento para abandonar el enfoque punitivo y emprender una nueva serie de políticas que estén basadas en la salud pública, los derechos humanos y el sentido común. Estas fueron las principales conclusiones de la Iniciativa latinoamericana sobre drogas y democracia, que organicé junto con los ex presidentes Ernesto Zedillo, de México, y César Gaviria, de Colombia. Decidimos participar en este asunto por una razón de peso: la violencia y corrupción, asociadas con el tráfico de drogas, representan una grave amenaza a la democracia en nuestra región" (artículo para Project Syndicate, El Financiero, 13 enero 2011).

         Un subproducto –pero fundamental- es la seguridad pública y procuración de justicia, a cargo de las Secretarías de Seguridad Pública federal y locales y Procuradurías de Justicia de la República y locales; y la administración de justicia, a cargo del Poder Judicial Federal y de los Poderes Judiciales locales.

         Manuel J. Jáuregui llama COLAPSO el de “los juzgados penales y de nuestro sistema de justicia, la infiltración de la narcocorrupción en los cuerpos policiacos de todos los niveles, a grado tal que en incontables ciudades del País pueden declararse, para todo fin práctico, inoperantes.” (Ignominioso récord, Reforma, 19 enero 2011).

fiscales de ineptos por no aportar evidencias lícitas en el caso; no supieron ni pudieron aportar evidencias lícitas y suficientes para condenar a un imputado de un delito grave. “Esta es expresión del mecanismo síquico del chivo expiatorio, culpar a otros de los errores propios, pues los jueces penales tienen como objetivo básico conocer la verdad de la controversia para dictar una sentencia justa.

         “Las leyes conceden términos a las partes para que aporten pruebas para esclarecer los hechos planteados en las controversias. Pero los jueces no están vinculados a ellos; reza el principio jurídico-procesal de que para el juez no concluye el término de prueba y, para ello, cuentan con el principio de oficiosidad, podrán recabar oficiosamente las pruebas necesarias. “Con certera razón el jurista argentino Carlos Creus señala que “el correcto funcionamiento de la justicia depende del acierto de las decisiones de los magistrados sobre la verdad histórica de los hechos juzgados”.

         “Si los jueces adoptaran posiciones sólo pasivas en los procedimientos, se convertirían en meros títeres de las partes. Los jueces no son robots ciegos y mecánicos de la Ley, al aplicarla deben sabiamente interpretarla al través de los valores culturales, buscando el sentido de justicia que debe imperar en sus fallos. “Un juez no puede lavarse las manos, como Poncio Pilatos, culpando de sus fallos aberrantes a deficiencias de las leyes; ni evadir su responsabilidad señalando deficiencias de las partes, porque es el principal motor del procedimiento.”

         ¿Verdad que –preliminarmente- poco se puede agregar?

         A raíz de la reforma constitucional (Artículos 3, 5, 24, 27 y 123) en materia penal de junio del 2008, se crea el nuevo sistema acusatorio y oral –que desde hace varios años aplica EU y varios países de Latinoamérica y Europa– y que, según Eduardo Medina Mora, “ayudará al Estado mexicano a ganar la guerra que declaró hace dos años el presidente Felipe Calderón al crimen organizado” (Analizan juzgadores la reforma penal” (Jornada, 11 julio 2009).

Caso Marisela Ortiz

         Después de tanto prolegómeno, quiero aludir a un caso paradigmático que ha dado la vuelta al mundo no solo judicial, sino en general, poniendo en riesgo, cuando no en ridículo (justa o injustamente), la maltrecha imagen de la investigación policíaca y ministerial y de la justicia judicial penal mexicana: el de Marisela Ortiz Escobedo, en el Poder Judicial del Chihuahua, cuyos tres jueces absolvieron al asesino –así lo consideró el tribunal de apelación que revocó la sentencia- de Rubí Frayre. Ellos acusan a los fiscales de ineptos por no aportar evidencias lícitas y suficientes para condenarlo.

         Sobre él me preguntan colegas abogados, profesores, alumnos y amigos de café.

         Hasta el Presidente de la República los ha criticado diciendo que hay jueces que se concretan a “hacer un Check list de formalidades”, absolviendo a criminales y abonando a la corrupción y a la  impunidad.

         De jueces han pasado a estar suspendidos, acusados de Juicio Político, quejosos en un juicio de Amparo, avisando un exilio en Texas y recorriendo los medios masivos, en busca de la justicia popular de la dolida opinión pública.

         Debo conocer el expediente completo para dar una opinión seria en la ciencia del Derecho. La nuestra no es dura ni exacta, sino social y de criterio, que desde Sócrates busca la verdad y la justicia, valores tan inasibles cuan veleidosas.

         Por lo pronto comparto una respuesta con la opinión -que no tiene desperdicio-, expresada por mi maestro, jurista y decano del Derecho Penal del noroeste, Lic. Roberto Reynoso Dávila, “¿Correcta función judicial?” (Imparcial, 16 ene 2011.)

         “El Supremo Tribunal de Justicia de Chihuahua ordenó la suspensión de los tres jueces que absolvieron al asesino confeso de Rubí Frayre. Ellos acusan a los

 

MÁS SOBRE CERTIFICACIÓN PROFESIONAL DE JUECES Y ABOGADOS

Yo le apuesto a un realista optimismo a largo plazo, en una profesión en la que la tentación pasa 70 veces 7 por nuestros ámbitos …

         Mi colaboración “Frente a la corrupción: ética y certificación profesional” ha  suscitado –¡Que bien que así sea!- comentarios favorables, sobre todo los tempranos y optimistas de estudiantes de Derecho, pero también escepticismo crítico de maduras activistas sociales.

De alumna Alicia Fda. Córdova:

         Es muy importante la ética profesional, se ha generalizado el que si eres abogado, eres “tranza”, “mañoso” o un político corrupto. La certificación es un mérito acertado y conveniente para “limpiar” su buen nombre, especialmente para mí como estudiante, me acreditará ante la sociedad y que mis clientes sepan de mi calidad moral. … Enhorabuena por nosotros y los que la llevarán a cuestas, sinónimo de garantía de una mejor y completa generación de orgullosos abogados.

De Q. B y Lic. María Jesús Figueroa Acedo: 

         Maestro, soy egresada de la UNI-SON de la generación 1975, pero de Ciencias Químicas, profesión en la  que hasta hoy trabajo. Por gusto decidí estudiar LEYES, que inicie en el 2001 y concluí en el 2006. Me gusta mucho su artículo y deseo estar al día sobre esta profesión tan social e importante. Quiero que por este mismo conducto me haga partícipe de todo lo que sea de interés en esta profesión, ya que considero que es la ETICA y la  MORAL de lo que más se adolece. En nuestra Universidad hace falta mucha lectura y servicio social. ya que no es posible que se observan -como Usted bien lo dice- ABOGADOS AL VAPOR Y QUE SON FRECUENTEMENTE EJECUTADOS.

         No es únicamente este artículo que leo de Usted, soy integrante de la Barra de abogados de Magdalena y el Lic. Francisco Javier Sánchez Vazques ya me hizo llegar otros escritos de gran importancia.

         Le felicito y le reitero mi interés de poder ser parte de la certificación, tengo 57 años y aunque prácticamente me inicio en esto, ME GUSTA CONOCER Y ESTAR AL DIA, pues ignoro muchas cosas y cuando alguien decide que lo apoye en esta ciencia, me gusta poder servir lo mejor que pueda. Me gusta preguntar, leer y solicitar apoyo de los que saben mucho más que yo.

Le envío un saludo y le deseo lo mejor.

 Magdalena de Kino, Circunvalación 2, Colonia ISSTESON, tel cel (632)31-8-01-79 y en su casa 632-32-2-12-78

PD. De ser posible me gustaría tomar pláticas o cursos de la Barra de Abogados de Hillo. Originaria soy de Banamichi y es mi amigo y paisano el Lic. Guillermo Molina Elías.

De Lic. Loui Damazzo Demerutis, Administration Busines Shcool ASU:

         Excelentísima su columna Maestro Rodríguez, felicidades. Pero desafortunadamente al ética profesional de Los abogados siempre deja mucho que desear, casos hay demasiados y Usted Maestro lo sabe muy bien. Le voy a contar uno que me contó un buen amigo de Guadalajara, que tuvo la desgracia de contratar un Abogado de un "importante" despacho de Hermosillo, para que le cobrara una cuenta de más de 2 millones y, para empezar, este señor le pidió un anticipo de 150 mil pesos de los 300 mil que le iba a cobrar. Posteriormente, antes de meter la demanda habló con el deudor y éste le dio también 150 mil pesos como anticipo, porque le iba a dar 300 mil para que perdiera el juicio. Posteriormente este Abogado le pidió a mi amigo los documentos originales de la deuda firmadas por el deudor que, por alguna razón, desaparecieron y, tal como lo habían planeado, perdió el juicio y el deudor le pago los otros 150 mil pesos. Es decir, este señor se embolsó 450 mil pesos por solo hacer la transa. Mi Amigo estaba desesperado, pues requería de ese dinero para pagarle a sus proveedores; ha tenido que vender una propiedad para poder pagar y ya está haciendo una valorización sobre si seguirá con su fábrica de válvulas. Esa es la situación penosa de la total falta de ética profesional. El Abogado, luego de perder el juicio, le dijo a mi amigo que a él le habían llegado sólo copias de los documentos y que el juez había resuelto que sólo con los documentos originales se podía preceder.

         Así las cosas, mi Admirado Maestro Rodríguez. Por otro lado -y esto Usted lo debe de saber-, hubo una graduación de Abogados de una pequeña escuela particular que está en el centro de la Ciudad de Hermosillo que se llama Instituto del Occidente. Entonces, ¿qué pasa en Hermosillo?, pues nuestra profesión se ha devaluado estrepitosamente y ya no se necesita en Hermosillo asistir a la Universidad para ser un abogado. No sé si Usted está de acuerdo con esta situación de valuación de la carrera de Leyes, pero yo no sólo creo, estoy seguro que eso no debe de ser. Si usted no está de acuerdo conmigo, pues mire Usted, ni modo, pero esa es mi opinión. Lo saludo con afecto.

De Quím. Rosa María O´Leary:

         Como ciudadana, ¿quién certificará a los certificadores? Desafortunadamente las Barras de abogados no abonan a la construcción de una sociedad mejor, o al menos en la búsqueda de aplicar la ley pronta y expedita. El tráfico de influencias está en todos los ámbitos. Presidentes de Barras se limitan a legitimar acciones de gobierno y de arlequín de los gobernadores, los pensamientos éticos y las acciones profesionales cada vez más alejados de los estrados. Desafortunadamente esta actitud deshonesta, ambiciosa y deshumanizada ha permeado a todas las carreras,  aún a las más humanas. Afortunadamente existen abogados comprometidos con sus principios, afanosos en la búsqueda de justicia con una aplicación de la ley ética y responsable (aunque, si conoce a Diógenes, tendrá que pedirle su lámpara). Son los que nos hacen preservar la resistencia y la esperanza.

Lic. Domingo Gutiérrez Mendívil:

         El problema de la certificación es exactamente el mismo de la colegiación obligatoria: su uso como medio de control político. Quizá las condiciones no están dadas para esperar una evaluación objetiva y éticamente responsable.

         Me parece fundamental la observación que haces en cuanto a la ética que debe regir el ejercicio profesional. Lo que habría que puntualizar es en qué medida contribuye a dicho aspecto la certificación.

Respuesta:

         Gracias por el oportuno y valioso comentario. Nos ha faltado, tanto a la SEC como a la Barra, informar completamente a la sociedad la conveniencia y bondades de la certificación. Lo deberemos hacer en breve. Pero es, en definitiva, un primer paso de un largo y escabroso -por la natural condición ¿inmoral? de nuestra profesión- camino por recorrer. Acompáñenos,  Rosa María, los necesitamos.

         La certificación contribuye a la ética profesional, disciplina que será una constante en todos y cada uno de los módulos de actualización. /HRE

Réplica

         Maestro, podría ampliar su opinión. La condición de su profesión no es inmoral, lo es la actitud de algunos de los que la ejercen, aunque leí en el Corán algo no muy edificante sobre los encargados de las cuestiones legales. Hay una incongruencia en que la Universidad certifique a sus egresados. Es como dudar de la calidad de sus enseñanzas o ¿de qué se trata?, ¿está el rector consciente de la situación que priva en la escuela de derecho? Si lo está, ¿qué está haciendo? Si no sabe lo que ocurre con muchos maestros de esa escuela, ¿por qué no lo sabe?, ¿le ocultan la verdad o no le interesa hacer algo? Habrá mucho que hablar sobre las certificaciones, cómo y para qué se implementaron. Recuerde cómo nuestros gobiernos –sólo por mencionar los estatales- estaban certificados en todo y saquearon el Estado antes y después. En materia ambiental las Compañías más contaminadoras están certificadas. Es cuestión de principios y éstos –según mi leal saber y entender- no se imponen a través de ellas. Para combatir la corrupción existen las leyes, han resultado inútiles por la impunidad. Muchas personas realmente preparadas han emitido opiniones, participado en foros, foritos y forotes, pero al sistema no le interesan realmente, ellos necesitan quienes avalen de antemano sus chuecuras y con una sonrisa y orgullosos de su servilismo. Mi afecto. Rosa María.

Contra réplica

         Es el filósofo uruguayo Carlos Vaz Ferreira (1872-1958) quien afirma, en Moral para intelectuales, que la profesión de abogado es intrínsecamente inmoral, por cuanto impone la defensa de tesis no totalmente ciertas o de hechos no totalmente conocidos. En otras palabras, ¿qué abogado confiesa –en nombre de su cliente que le contrata y paga para eso- que su patrocinado ha cometido el crimen imputado, o que no ha pagado sus impuestos o sus deudas? Si esta confesión se la propusiera a su cliente, éste lo relevaría del caso, al cabo el directorio está saturado de colegas necesitados que no lo confesarían, apostándole a recovecos legales, a deficiencias de la contraparte, cuando no al segundo oficio más antiguo del  mundo: el soborno.

Universidad de Sonora

         La nuestra es una Universidad pública con fondos fiscales mal distribuidos, en un país donde, por el retroceso económico, Hacienda y Congreso destinan sólo ¡el .34% del PIB! para ciencia y tecnología (frente a Suecia, 3.4%). Pasivo laboral acumulado de dos sindicatos, cierres de rectoría, emplazamientos y estallamientos de huelgas; un segmento de profesores jubilables que, por inconveniencia económica, enseñan con su salud abatidos. Grupos de 45 alumnos, aulas equipadas a medias, ignorancia de sus orígenes y perdida su mística inicial. La Universidad responde por la calidad de sus egresados, pero –aunque podría y quizá debería-, ya no por su actualización. Y aquí entra la honradez individual y la de sus gremios y la SEP. El rector debe estar consciente de la situación en la sexagenaria escuela de derecho y sobre muchos de sus maestros. Parafraseando al historiador Ramón Eduardo Ruiz, ¿será que para que ocurra un verdadero cambio sólo hay dos remedios: un milagro, como el Guadalupano o una metamorfosis en su planta docente? Ciertamente ahí –con nuestro mal ejemplo- se incuba la corrupción de los egresados. Un buen y productivo Profesor de Tiempo Completo –pobresor de tiempo repleto, se auto nombran-, gana una tercera parte de un mal e improductivo  político. Una universidad que –cierta y justamente- se ha ganado, a pulso de 60 fructíferos años, la inscripción de sus letras de oro en el Congreso local. Pero que debe traducirse en un incremento multianual de su presupuesto. Si no, sería demagogia.

En fin

         Coincido en la festinación de otras certificaciones a gobiernos y empresas. No debe ser el triste destino de la nuestra. Nuestra certificación técnica se fundará, precisamente, en la ética profesional de magistrados, jueces, abogados y Ministerios Públicos, para combatir –con la ley- la corrupción y la impunidad judicial, que es la que nos compete.

         Yo le apuesto a un realista optimismo a largo plazo, en una milenaria profesión en la que, la tentación, pasa setenta veces siete por nuestros ámbitos…

 

FRENTE A LA CORRUPCIÓN: ETICA Y CERTIFICACIÓN PROFESIONAL

"Estudia: el derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos, serás cada día menos abogado."   

1° Mandamiento de Couture

La página roja

         Lamento la enésima y reciente nota: "Después de dejar a sus hijos en la escuela, levantan a abogado. JGB, de 32 años de edad, de Hermosillo….” Fue encontrado ejecutado al día siguiente, ...

         Un exdiscípulo me comentaba que, de su generación de 40 egresados de Derecho de la Universidad de Sonora, de los años setentas, 4 han sido ejecutados y uno se salvó de un par de granadazos en su despacho, …el 10%. ¿Es o no importante y hasta vital la ética profesional del profesional del Derecho? ¿Qué normas jurídicas regulan a los abogados, pues?

         Se tiene la siguiente de la Legislación penal de Sonora. Capítulo II. Delitosde abogados, patronos y litigantes. Artículo 231.- Se impondrá de dos a seis años de prisión, de cien a trescientos días multa y suspensión e inhabilitación hasta por un término igual al de la pena señalada antes para ejercer la profesión, a los abogados, a los patronos, o a los litigantes que no sean ostensiblemente patrocinados por abogados, cuando cometan algunos de los delitos siguientes: I. Alegar a sabiendas hechos falsos, o leyes inexistentes o derogadas; II. Pedir términos para probar lo que notoriamente no puede probarse o no ha de aprovechar su parte; promover artículos o incidentes que motiven la suspensión del juicio o recurso manifiestamente improcedentes, o de cualquier otra manera procurar dilaciones notoriamente ilegales; III. A sabiendas y fundándose en documentos falsos o sin valor o en testigos falsos, ejercite acción u oponga excepciones en contra de otro, ante las autoridades judiciales o administrativas, y IV. Simule un acto jurídico o un acto escrito judicial, o altere elementos de prueba y los presente en juicio, con el fin de obtener sentencia, resolución o acto administrativo contrario a la ley.

         Artículo 232.- Además de las penas mencionadas, se podrá imponer de tres meses a tres años de prisión: I. Por patrocinar o ayudar a diversos contendientes o partes con intereses opuestos, en un mismo negocio o en negocios conexos, cuando se acepte el patrocinio de alguno y se admita después el de la parte contraria; II. Por abandonar la defensa de un cliente o negocio sin motivo justificado y causando daño, y III. Al defensor de un reo, particular o de oficio, que sólo se concrete a aceptar el cargo y a solicitar la libertad caucional que menciona la fracción I del Artículo 20 de la Constitución, sin promover más pruebas ni dirigirlo en su defensa.

Constancia de idoneidad y actualización

         ¿A qué viene esto? El lunes 06 tuvo lugar un acto importante en la vida de nuestra cincuentenaria Barra Sonorense de Abogados, A. C., Colegio. El Secretario de Educación y Cultura, Prof. Oscar Ochoa Patrón, con el testimonio del Rector de la Universidad de Sonora, Dr. Heriberto Grijalva Monteverde, nos entregó la Constancia de idoneidad, como Organismo certificador; seremos el único de profesionales del Derecho en el Estado –y el primero en el país-, para certificar a quienes, de nuestros pares y en forma voluntaria, sean Licenciados en Derecho.

         Es una deuda natural, dormida, de nuestro gremio y la culminación de más de un año de trabajo de los integrantes del Consejo de certificación y del Presidente del Consejo directivo, Mtro. Andrés Miranda y Lic. Otoniel Gómez Ayala, el cumplimiento del principal objetivo de quienes tenemos el honor de ser sus miembros. Nuestra Alma Mater será el órgano evaluador externo, conforme a la normatividad de las Ley de profesiones y los convenios celebrados con ella y con su sexagenario Departamento de Derecho.

         En el año siguiente –y en adelante- se impartirán cursos sobre la variada gama nuestras disciplinas especiales -fiscal, aduanero, civil, penal y Deontología y Etica profesional, etc.-, según la inclinación y especialidad del profesionista que, voluntariamente insisto y con la humildad de los verdaderamente grandes abogados, acepte actualizarse, atento al 1° Mandamiento de Couture.      

Humildad, es la consigna moral

         Un colega expresó, con no poca autosuficiencia: “¿Y quién me va a certificar a mí en Derecho Fiscal y Aduanero…?” No lo critico sobre su -no creo que insidiosa- pregunta. Es producto de su -muy generalizada- ignorancia sobre la filosofía de la certificación profesional y particular sobre tal novedosa institución jurídico-educativa y social. Y esta desinformación y escepticismo impera aún en la planta docente de las cada vez más escuelas de Derecho que, con Reconocimiento de validez de estudios (Revoes) facilones y sin supervisión –para mal-, están proliferando en el Estado, con carreras de fines de semana. Y la certificación puede y debe cerrarles el paso a aquellos de sus egresados -porque también los hay excelentes y de excepción, me consta- que vienen a prostituir aún más a nuestra denigrada profesión.

         Por cierto, he encontrado estimulante eco y hasta entusiasmo de los estudiantes de Derecho.

Maestros de siempre

         Carlos Franco Sodi, dirigiéndose a un joven recién graduado que se prestaba a ejercer la abogacía, le hizo esta clara y tajante advertencia, que es oro en polvo:

“Medita sobre tu inmensa responsabilidad.

Has escogido la carrera del Derecho,

tu profesión te impone un apostolado

en bien de la sociedad y de la patria,

el apostolado de la Justicia.

Piensa que debes sacrificarte,

que con el título no te han dado

- tus padres, tus maestros y tu escuela -

una lámpara de aladino que pondrá

a tus pies inmensas riquezas,

sino que te han armado caballero,

a la usanza de los viejos caballeros andantes,

como ese buen y olvidado Quijote

que todos deberíamos llevar metido

muy dentro del corazón.

Piensa en esto, reflexiona,

y si acaso no tienes valor suficiente

para emprender la ruda tarea,

y deseas, en cambio, comodidad y riqueza,

guarda el pergamino en que consta tu licenciatura

en cualquier rincón de tu casa,

y lánzate enseguida, por otros senderos;

pero, por Dios, por tu patria y por tus padres,

no seas otro más a prostituir la Justicia”.

         Luis Recasens Siches, en forma reiterada comentaba en clase que la labor intelectual nunca debe anquilosarse, sino que siempre deben tenerse los poros del intelecto permanentemente abiertos para captar las nuevas orientaciones del pensamiento y con nuevas reflexiones, abrir siempre las posibilidades de cambio: “Mi pensamiento al correr del tiempo ha experimentado algunos cambios, muchos retoques, no pocos afinamientos, así como una labor de integración complementadora”.

         Luis Jiménez de Asúa señala que “el que no sea capaz de enmendarse a sí mismo, reconociendo así la imperfección del hombre, no merece llamarse científico”.

         Como lo reitera el maestro Roberto Reynoso Dávila, es perfectamente valedero el contenido de la protesta que, palabras más palabras menos, rendimos en las Facultades y Escuelas de de Derecho en nuestro examen profesional para obtener el título de Licenciado en Derecho:

            “El jurado aquí reunido para calificar vuestros conocimientos jurídicos, os ha considerado digno de recibir el título de ABOGADO, que os habilitará para desempeñar la importante función social de consejero y director de quienes no poseen la ciencia del Derecho”.

         “En el ejercicio de profesión de tan alta responsabilidad, tened presente, ante todo, que no deberéis emplear vuestros conocimientos, sino en servicio de las causas justas”.

           “No olvidéis que quien pone en vuestras manos su fortuna, su honra y tal vez su vida, confía no sólo en vuestro saber, sino también, y acaso más, en vuestra lealtad y honradez, estimando seríais incapaz de interponer a su interés legítimo el vuestro personal o vuestras pasiones”.

            “Recordaos así los principales deberes que os impondrá el título que recibiréis en breve, solamente os falta prometer su debido cumplimiento”.

            “¿Protestáis solemnemente y bajo vuestra palabra de honor que al ejercer la abogacía tomaréis como NORMA SUPREMA DE VUESTRA CONDUCTA LA JUSTICIA Y LA MORAL?”.

            “Si así lo hiciereis que la República os lo premie y si no, que os lo demande…”

Camino

         Retomando, por fin, la anterior premisa, en la Barra Sonorense de Abogados iniciaremos un gradual y lento camino para que, en el mediano plazo, la sociedad sonorense cuente con los servicios técnicos y éticos de magistrados, jueces, Agentes del Ministerio Público y abogados muy bien preparados y -sobre todo-, con una mínima y deseable moralidad.

         Tan fácil que es convencerse de que el Derecho que se nos enseñó y aprendimos en la Escuela hace 5 ó 50 años, ya no es el mismo.    

         Lo hacen, con éxito, los Contadores, Médicos, Arquitectos, Ingenieros civiles y Peritos valuadores. Su ejemplo debe cundir.

         Nunca más magistrados, jueces y abogados improvisados, apartados de la línea ética; ni  víctimas de ejecuciones que, "ajustes de cuentas", quedan impunes.  

         No pocos preguntan: ¿quién hubiera certificado a José Antonio García Ocampo en Garantías Individuales y Derechos Humanos? ¿Quién va a certificar a Roberto Reynoso Dávila en Penal; a Raúl Encinas en Civil; a Germán Tapia Gámez o al Magistrado federal Pablo Ibarra Fernández en Amparo?; ¿a Francisco Acuña Griego -todos miembros de nuestra Asociación ...- y, en fin, a la pléyade de profesionistas y catedráticos de los que estamos orgullosos? El Reglamento contiene cláusulas sobre una especie de certificación Ad Honorem y, además, se les pediría fueran instructores de los cursos a programarse.

         Sin complejos ni soberbia, magistrados, jueces, agentes del Ministerio Público y abogados, por sus justiciables y clientes: ¡certifiquémonos!

 

Muerte de Sócrates

EL LIC. RAÚL ENCINAS ALCANTAR Y LA FUNDACIÓN DE LA ESCUELA DE DERECHO

I. RAÚL ENCINAS ALCÁNTAR

         Nació en Cajeme, Sonora, el 16 de Diciembre de 1936, hijo de Jesús Encinas Encinas y Tiburcia Alcántar Ramos. En su niñez hubo unidad familiar y trabajo de sus padres, sin escolaridad pero con empeño para salir adelante y “sostener al único hijo que pudo realizar estudios superiores”.

         Radicó en su infancia en Cd. Obregón, terminó Secundaria y se trasladó a Hermosillo en preparatoria, líder para fundar la Escuela de Derecho, cursó los primeros dos y meses del 3°, interrumpiéndolos por diferencias con las autoridades y debió emigrar a la capital a inicios de 1956, cursó de 3° a 5° y uno más y se tituló en 1959. Radicó en Ensenada, B.C. y en Hermosillo como postulante libre e independiente toda su vida.

         En 1965, litigante y catedrático en Derecho, cursó Contabilidad y en 1969 se tituló. Al abrirse Economía, estudió con los fundadores, al tiempo que estudiaba Administración de Empresas. Terminó Economía, presentó su examen hasta 1979. Administración la truncó.

         Como litigante atiende asuntos civiles relacionados con propiedad y posesión, amparos civiles y mercantiles y excepcionalmente penales. Cuida que se encuentren legal y moralmente justificados. Cuando hay pruebas insuficientes o que los criterios de los jueces no coinciden con él y sus clientes, “por supuesto que no es de nuestro agrado”, aunque queda la satisfacción de haber hecho el mejor esfuerzo; que en un porcentaje importante presta servicio social a quienes carecen de recursos, propósito que aún lo persigue, pues le estimula en buscar la justicia.

         Al inicio de su carrera fue Juez de 1°Instancia en Ures. Por amistad con el Gobernador Lic. Alejandro Carrillo Marcor, le encomendó la Secretaría de Gobierno durante 1975 y 1976. Por su amistad con el Prof. Enrique Olivares Santana, Secretario de Gobernación, supervisó la Zona Noroeste, cuando la Comisión Federal Electoral implementó la credencial de elector con fotografía, en Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur, hasta finalizar la entrega.

         Ha sido litigante como cualquiera otro, conscientemente supeditado a las altas y bajas, encuentros y desencuentros con los jueces, “con el buen sabor que nos dejan los triunfos profesionales y la experiencia y enseñanza que nos dan los resultados adversos, sin que amarguen nuestro quehacer”.

 

Lic. Raúl Encinas Alcántar recibe reconocimiento de la Barra de Abogados (foto Primera Plana)

Desde 1962 ingresó a la Barra Sonorense de Abogados, A.C., (Colegio) y “la satisfacción de haber sido electo Presidente hace diez años”.

         Sus hijos: Judith, Lic. en Lingüística, Edith, Lic. en Educación Superior con estudios sobre Crédito Educativo en París; Raúl, Ing. Mecánico Electricista y Carlos, Doctor en Biología Molecular.

         Su esposa, Ma. Eduwiges Domínguez Pérez, “compañera de toda la vida, guía y soporte invaluable de mi familia”.

         Nietos: María Lydia y Mary Alicia Muñoz Encinas, hijas de Judith; Paola y Raúl Encinas Villalobos, hijos de Raúl; y Nicolás Encinas Remus, hijo de Carlos.

         Sus metas son que sus hijos y nietos obtengan objetivos que se fijen de la mejor manera posible, “con el apoyo y la observancia de los más sólidos valores que nos han permitido saber vivir para salir adelante; nuestro desempeño no es propio, ni dedicado a nuestro ego. Debemos vivir para prolongarnos en nuestra descendencia, pues al fin y al cabo debemos proponernos ser un eslabón entre lo mejor que heredamos y aquello que puedan obtener quienes nos hereden. El futuro ya lo tenemos en nuestras vidas y no hay mejor plan que continuar haciendo lo que sabemos hacer, conscientes de que nuestra labor deja huella y puede servir de ejemplo. Es nuestro compromiso esmerarnos para que lo hecho no constituya sombra, mancha o vergüenza que lesione a los nuestros; si ha sido congruente con nuestra filosofía, acciones de servicio, solidaridad y optimismo, es un plan que debe ir adelante hasta donde deba llegarse”.

           Disfruta la buena literatura, la buena música, los viajes, la convivencia en familia y con amigos, nos estimulan, nos sirven de descanso y brindan vida interior, riqueza espiritual y paz.

         Mensaje a los jóvenes: “Distinguir entre lo trascendente y lo intrascendente. Lo primero debe ocupar los mayores espacios de nuestro pensamiento y acciones. Lo segundo puede ser útil como descanso, relajación o entretenimiento. La sociedad actual vive en un mar de confusiones, prisa por llegar a ninguna parte. Los avances de la tecnología que debieran servirnos de la mejor manera, aún cuando algunos trascienden positivamente a nuestras vidas, otros propician confusión, mareo y descontrol y hay peligro de perder metas u objetivos positivos, pudiendo ejemplificar que los medios nos colman de información que no sabemos para qué es. Es necesario tener la capacidad del silencio, la reflexión y su adecuada ponderación, para que nos sean de utilidad y evitar el extravío. Analizar los valores que nos han alimentado y fortalecido, considerar su utilidad y cuidar de lo que haya sido mejor y que nos brinde seguridad para contribuir a la renovación continua de nuestras vidas en lo individual y en lo comunitario”.

         El 12 de julio pasado –Día del Abogado-, la Barra Sonorense le otorgó un merecido reconocimiento.

         Nuestra Escuela le adeuda el suyo.

II. FUNDACIÓN DE LA ESCUELA DE DERECHO

         En su 57° aniversario debe honrar su filosofía y lema: "Estos son los preceptos del derecho: vivir honestamente, no dañar a nadie, dar a cada quien lo suyo".

1953 - 1956

         El Rector de la Universidad, Ing. Norberto Aguirre, se interesó en fundarla. Preparatorianos -liderados por Raúl Encinas Alcántar- y sus padres lo apoyaron para no emigrar a México. La idea fue acogida. Sin titubeos, auscultó e invitó a la Asociación Sonorense de abogados. Se planteó en su IX Convención anual en mayo. No se aprobó por la penuria económica de la Universidad, pero quedó latente; insistió en octubre y como informó que el problema económico no era obstáculo, pidió su cooperación y se decidió.

         En sesión el 15 de octubre presentó el proyecto; el 22 el dictamen aprobatorio y anunció que a partir del día siguiente se abriría la inscripción, inauguración el 3 de noviembre y una Comisión ad hoc: Lic. José Ma. Oceguera, Prof. Ernesto López Riesgo y estudiante Luis Ruiz Vázquez. El 19 de noviembre informó que había iniciado, siendo Director y catedrático el Lic. Enrique E. Michel y maestros Lics. Abraham F. Aguayo, Fortino López Legazpi y Carlos V. López Ortiz, Miguel Ríos Gómez y Alfonso Castellanos Idiáquez. Se tomó a la Facultad de Derecho de la UNAM como modelo, para formar abogados útiles a la sociedad.

         Inscritos: Raúl Encinas Alcántar, Beatriz Eugenia Montijo, Josefina Pérez Contreras, J. Gpe. Aguilar Cons, Héctor Acedo Valenzuela, Jesús Enríquez Burgos, Oscar Figueroa Félix (+), Pedro Flores Peralta, Carlos Gámez Fimbres, Fco. Arturo Lizárraga García, Rodolfo Moreno Durazo, Héctor Migoni Ramírez, Fernando Moraga, Enrique Moraila Valdez, Ignacio Navarro Rodríguez, Rogelio Rendón Duarte (+), Manuel Rubio González, Rodolfo Rogers Mendoza y Fernando Romero Dessens.

 

PROCESO JUDICIAL SIN ETICA, UN FARO SIN LUZ

Congreso y Jornadas

         Con motivo de los 200 años del inicio de la independencia, se celebró, en la Universidad de Sonora, en coauspicio del  Supremo Tribunal de Justicia, el Instituto Mexicano de Derecho Procesal y el Colegio Nacional de sus profesores “Cipriano Gómez Lara”, el XVIII Congreso Nacional y las XII Jornadas.

         Asistí a las dos últimas conferencias, previas a la clausura. La primera, de mi inolvidable maestro de la Escuela de Derecho (1961-1966), Dr. Carlos Arellano García, sobre la reforma constitucional en materia penal del 2008. Crítico de la misma –como en sus cátedras- por su imitación extralógica del sistema de justicia anglosajón y su exagerada onerosidad, nos dejó reflexionando sobre paso trascendente para el enjuiciamiento penal, cuya vigencia plena deberá implementarse en 6 años más. Su exposición nos preparó para escuchar la última charla no menos magistral sobre el mismo tema.

        El Dr. Sergio García Ramírez, también de larga y fructífera trayectoria, con argumentos críticos atendibles, brindó equilibrada exposición sobre las bondades pero también los riesgos de la reforma: es un vaso con agua cristalina –repitió lo que había expuesto en el Senado-, pero al que alguien le puso unas gotas de veneno como, ejemplo,  la figura del arraigo.

         Evento exitoso de 3 días, pletórico de miles de alumnos que le dieron vida y que me hizo recordar el clásico libro de Piero Calamandrei (1907): Demasiados abogados. Y tan poca justicia judicial.

Cipriano Gómez Lara y el Cine Club

         Gusto de conocer a la Lic. Karina X. Gómez  Fröde, hermosillense hija de mi también recordado Maestro y Emérito de la UNAM, Dr. Cipriano Gómez Lara (+), próxima a sustentar su tesis doctoral sobre El Cine en los procesos judiciales. Me hace recordar cuando en 1962 su padre fundó el Cine Club Universitario y se enfrentó a la primera censura de las autoridades, por programar “La prostituta respetuosa”, sobre un proceso penal en EU. “¿Cómo se iba a hablar de malas palabras?”, me imagino exclamar al Prof. Rosalío E. Moreno, entonces Secretario General.

La prostituta respetuosa

         Se trata de una corta pero complicada obra de teatro escrita por el máximo representante del existencialismo filosófico, Jean Paul Sartre (1905). Ambientada en los Estados Sureños norteamericanos, denuncia el racismo y el abuso de la época. La respectueuse Putain, escrita en 1946, observa a una prostituta atrapada en un tenso período racial de la historia americana. Ha habido un incidente en un tren con dicha mujer, también un hombre negro de los cuales la culpa es impuesta por los prejuicios encargados de hacer cumplir la ley. Un hombre blanco instigando un ataque, pero es en el interés de la ley para preservar su futuro como una persona blanca a expensas de lo negro 'diabólico'. La historia toma un breve vistazo a la pérdida de la libertad dentro de un mundo cruel, tema que domina la carrera literaria de Sartre. Se estrenó en noviembre de 1946 en el Théâtre Antoine-Simone Berriau.

         Explora las opciones morales experimentados por una prostituta blanca después de que es testigo de un crimen cometido contra un hombre negro.

         Durante la segregación racial, la película comienza en un tren que viaja a un pequeño pueblo en el sur profundo. Una mujer blanca, prostituta, cantante y presentadora, Lizzie McKay (Barbara Laage), es maltratado por dos hombres blancos borrachos. Durante la refriega, un hombre blanco mata a un hombre negro, un espectador inocente. El hombre blanco, sobrino de un senador local, es transportado fuera del crimen; en la cárcel, está muy feliz para presumir la muerte, pero su tío y un primo, para ponerlo en libertad, deciden tener un testigo fácil de manipulación como la solución perfecta.

         El plan es conseguir que Lizzie firme una declaración de que el hombre negro fue asesinado tratando de cometer una violación y que el hombre blanco vino en su rescate. Sólo hay dos obstáculos: Lizzie y otros testigos del asesinato, el hombre negro, su único amigo. Tanto el senador y su hijo deciden que Lizzie se puede comprar o convencerla de firmar la declaración falsa y tratan de diferentes tácticas para obtenerla. En lo que a ellos respecta, ella no debe testificar en contra de un miembro de “su raza" y, si el hombre blanco es culpable, no viene al caso. Lizzie, sin embargo, ya está en los márgenes de la sociedad. Ella no es exactamente relacionada con el conjunto blanco privilegiado, por lo que el dilema para el senador se convierte en una cuestión de hacer que Lizzie se identifican con “su raza.”

         Mientras tanto, el testigo negro está aterrorizado. Él no espera que Lizzie diga la verdad sobre lo que pasó, y ahora en la clandestinidad, sabe que va a ser linchado si lo encuentran.

         Lizzie es un personaje difícil, lo suficientemente fuerte como para no temer, pero no es inmune a la retórica de otros. Como una paria de la sociedad blanca dominante, se convierte en humanizada por su experiencia con el político del sur, “que sería muy feliz de barrer el crimen bajo la alfombra”.

         La prostituta respetuosa es una historia interesante que explora la fealdad del racismo y, en las manos de Sartre, la moral optativa de Lizzie, convertida en el punto focal de esta historia.

Exclusión

         Procesalistas de las otras materias no menos importantes –fiscal, laboral, agrario, electoral, internacional- se lamentarán de su exclusión en estos Congresos y Jornadas. Deberán plantear ante sus directivos su procedente inclusión. En todas las materias sustantivas y adjetivas es imperativo el universal due process, el debido proceso.

         El debido proceso es un principio jurídico procesal según el cual toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas, tendientes a asegurar un resultado justo y equitativo, a tener oportunidad de ser oído y a hacer valer sus pretensiones legitimas frente al juez.

         El Debido proceso penal es el conjunto de etapas formales secuenciadas e imprescindibles dentro un proceso por los sujetos procesales cumpliendo los requisitos prescritos en la Constitución con el objetivo de que los derechos subjetivos de la parte denunciada, acusada, imputada, procesada y, eventualmente, sentenciada, no corran el riesgo de ser desconocidos; y obtener de los órganos judiciales un proceso justo, pronto y transparente.

         El término procede del derecho anglosajón, en el cual se usa la expresión due process of law ("debido proceso legal"). Tiene origen en la Magna Carta Libertatum (Carta Magna), sancionada en Londres el 15 de junio de 1215 por el rey Juan I de Inglaterra, Juan sin Tierra.

         Este principio procura tanto el bien de las personas, como de la sociedad en su conjunto:

         ¿Etica en el proceso judicial?

         Me perdí la única conferencia sobre Ética (proverbialmente ausente de estos eventos), del argentino Rodolfo Ruiz Vigo.

         Sobre la Ética, en el contexto del país, algunos podrían preguntarse: Con un alto nivel de conflictos activos o latentes, poblaciones en vilo, crisis en el gobierno federal, ¿tiene sentido organizar un Congreso de Derecho Procesal y tratar la Ética? ¿No es desfasado?

         El conflicto no es negativo, constituye un factor propio del desarrollo de las relaciones humanas que, debidamente canalizado, puede brindar excelentes oportunidades. El problema deriva de la falta de mecanismos para canalizarlo. Es legítimo que cada quien defienda sus intereses, en casos históricamente postergados, pero ¿cuál es el límite de la discrepancia? ¿Acabar con el otro?

         La vida social exige respetarnos unos a otros, construir desde un entendimiento común, la civilización, sociedad, o gobernabilidad. La ética alude a esa base común, cuyo contenido lo constituyen los principios, valores y reglas compartidos que posibilitan el desarrollo de relaciones de confianza entre los actores sociales.

         Leemos que falta Gobernabilidad, Consenso Social. No confiamos en el accionar del otro. Falta Capital Social y Humano para consolidarnos como sociedad. Necesitamos respetar y confiar en el otro. Si no, no hay “mesa de negociación” útil o que valga la pena. La Ética es ese lubricante que permitirá que nuestras estructuras sociales funcionen; reglas de confianza que serán respetadas mañana. Es un concepto y una vivencia, caminar hacia una sociedad que confía en sí misma.

         Hay una explosión de expectativas y de reclamos, muchos acallados históricamente; un actuar de pocos y un sobrevivir calladamente de muchos. Es bueno que afloren; que dejamos represiones internas y que nos consideramos parte de una misma colectividad. Que sean canalizados colectivamente para lograr consensos.

Ética y Universidad

         ¿Qué tiene que ver la Universidad y las Escuelas de Derecho? Mucho. Para crecer como sociedad, no basta con saber manejar técnicas y procesos penales o civiles. Es vital que los profesionales, debidamente certificados, actúen con ética, respeto a la persona y la necesidad del otro.

         La Universidad es el lugar donde los más calificados y con mayores posibilidades de servir a la sociedad -sólo 24% de los jóvenes- reciben una formación que los proyecta más allá del propio ejercicio profesional; que asuman esta dimensión social de su futuro.

         Obstinémonos en dar formación e información de calidad y esto debe calar en estudiantes y egresados. La Universidad de Sonora con ocasión de sus 68 años y su Departamento de Derecho, en sus 57 años, deben enfatizar esta opción institucional; asumir como lineamiento básico mantener y mejorar la calidad técnica y ética de la formación de profesionales del Derecho, y fundamentalmente impregnar sus habilidades con esa fuerza anímica y orientadora denominada Ética profesional del juez y el abogado.

         Debemos asociarnos con las principales Facultades de Derecho en México y a ello sumar algunos Colegios de abogados.

         Históricamente, la opinión pública ha considerado el sistema judicial como uno de los más corruptos Si tenemos presente que en él se dilucidan controversias que involucran derechos y responsabilidades, así como el respeto de las expectativas propias y ajenas, esa impresión es grave y mala para la salud de la colectividad.

         El Proceso judicial sin Ética, sólo protector y cómplice de las actuaciones corruptas de ciertos abogados y de las instituciones policíacas y ministeriales, es un cuerpo sin alma.

Un instante en la Generación 1961-1966 (Imagen)

Sup.: Arturo Flores Peralta (+), Oscar Cuen Esquer, Oscar López Vucovich, Luis V. Escalante Salazar, Oscar René Téllez Ulloa, Jesús Molina B., Rubén Castillo Figueroa, Fco. González, ¿?. Med.: Héctor Rodríguez Espinoza, Raúl Hernández Aguirre, Salvador Espinoza Nava, J. Esquer Castro, Alberto Armenta Jackes (+), Alberto Serrano Chavira (+). Inf.: Ma. Luisa Lizárraga G., Pedro Villagrán Ochoa., Nidia Ramírez Paulín (+), Ma. Jesús Espinoza, Ma. Antonieta Molina García (+), Manuel Mosqueira Córdova (+) y Dr. Carlos Arellano García (+).

¿DÓNDE ANIDAN EL DERECHO Y LA JUSTICIA HUMANA?

"...Por eso ni la imperfecta justicia ¿venganza? humana logrará ser el bálsamo que cure sus legítimas heridas del alma."

¿Qué es la justicia?

          "Ninguna otra pregunta ha sido planteada más apasionadamente que ésta, por ninguna otra se ha derramado tanta sangre preciosa, ni tantas lágrimas amargas, sobre ninguna otra pregunta han meditado más profundamente los espíritus más ilustres desde Platón hasta Kant...", escribió Hans Kelsen, el más notable Jurista del siglo XX.

         Por más que sobrevenga un reduccionismo economicista, que no soslayan los coordinadores y autores de "El papel de las ideas y las políticas en el cambio estructural en México" (UNAM, el Trimestre Económico, FCE, 2006) señalan la conveniencia de razonar en torno a las nociones que impulsan, o detienen, a quienes actúan y piensan en la vida pública, en la política. Platón, en La República, propone: "Porque si se censura la injusticia, no es por el temor de cometerla, sino de sufrirla... la justicia es un bien para todos menos para el justo; que es útil para el más fuerte, y nociva para el débil, que obedece... ¿y a ti qué te importa que yo piense o no como digo? Tú limítate a refutarme... ¿Y hay nada que sea más provechoso para un Estado que tener muchos ciudadanos excelentes de uno y otro sexo?".

         La más famosa definición es la de Ulpiano: Justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada quien lo suyo. Pero, ¿qué es lo suyo de cada quién? ¿Qué ley lo estipula y qué juez la aplica?

         Las reflexiones pertenecen a la teoría y la filosofía del derecho. El problema es cuando la pregunta se transforma en reclamo en un caso concreto.

¡Justicia, justicia…!

         ...Oimos en televisión, a la Lic. Ema Astiazarán (+) y a su hija Emita, el 25 de marzo de 1994, en el sepelio de Luis Donaldo Colosio, previo a las palabras –lamento y guía- de Diana Laura: “Amigos todos: …Las balas del odio, del rencor y de la cobardía, interrumpieron su vida. Dieron fin abrupto a su existencia, pero no a las ideas por las que luchó…”

         Es difícil a los gobernantes justificar su actuación frente a los periodistas o al público sin compromiso con los círculos del poder y agraviado por éste.

         El zapatazo que lanzó el periodista irakí Monazar Alzaidi, en rueda de prensa, a George Bush el 14 de diciembre del 2008, fue un llamado de atención a los guardias de seguridad.

La Escuela Libre de Derecho (ELD) y enseñanza de la Justicia

         Es la institución académica privada, segunda más antigua en el país en esta rama, después de la Facultad de Derecho de la UNAM.

         Desde su fundación en 1912 ha tenido como única misión la enseñanza del Derecho, en un ambiente de cátedra libre. Con fama pública de conservadora y confesional, han egresado abogados que pertenecen en práctica e ideología a la derecha, al centro y a la izquierda (Elisur Arteaga Nava o José Agustín Ortiz Pinchetti, ex Secretario General de Gobierno del DF con el PRD).

         Han obtenido el título profesional solamente alrededor de tres mil doscientos cincuenta abogados; pocos en vista de sus casi cien años de vida, por su política restrictiva de ingreso y seriedad y rigor de excelencia académica a lo largo de la carrera. Buena parte del éxito se debe a su sistema, que combina principios ideados por sus fundadores con métodos pedagógicos que, evaluados sus resultados, producen abogados con responsabilidad, criterio y conocimientos, dotados de fortaleza, serenidad y prudencia, mediante un probado sistema que exige al alumno demostrar con aplomo sus conocimientos en exámenes orales anuales ante tres sinodales. Limita las materias reprobadas y es sumamente estricta en cuanto la asistencia. Sus profesores son entre los mejores y más capaces abogados, con conocimientos teóricos y experiencia a los que la sociedad concede reconocimiento por su prestigio, trayectoria, sabiduría y desinteresada colaboración. Es auspiciada por el Patronato del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México, sus estudios poseen reconocimiento oficial sin necesidad de autorización por la SEP, en virtud de un decreto del ex-Presidente Emilio Portes Gil, uno de sus más destacados egresados. Sus profesores no cobran sueldo, los alumnos pagan una colegiatura simbólica (sólo los gastos corrientes de la institución). Sus títulos no son de "Licenciado en Derecho", sino de "Abogado", si bien las cédulas profesionales pueden indicar que la patente para ejercer profesionalmente es la de "Licenciatura en Derecho".

 http://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_Libre_de_Derecho

         La excelencia académica de la institución no garantiza, ciertamente, la posesión de la virtud de la justicia de sus egresados, pero sí es necesaria para que ésta fructifique. (Ojalá la exigencia de esta excelencia sea comprendida en nuestro medio donde están proliferando, impunemente, las escuelas de derecho de fines de semana con docentes improvisados…)

         En esta escuela estudiaron Derecho y su valor supremo, la Justicia, el presidente y su esposa.

Felipe Calderón y Margarita Zavala, abogados

         Calderón ingresó a la E.L.D. a los 18 años, había sido rechazado en otras instituciones en la ciudad de México, porque procedía de una escuela particular: el Instituto Valladolid, de Morelia, Michoacán. En "la Libre" había que pagar colegiatura, difícil pero no tan oneroso, es tradición que los maestros no perciban honorarios. Su "coco" eran Derecho Mercantil y Derecho Internacional Privado, alcanzó 7 y 7.5. Su promedio final fue 9.2, se convertiría en el titulado 2040, el 15 de mayo de 1987. Su tesis: "Inconstitucionalidad de la deuda pública externa mexicana (1982-1986)". Su dedicatoria: "A quienes han decidido llevar sus actos a la altura de sus ideas, en especial, a mis padres y a mis hermanos." Fue el segundo alumno de "la Libre" en la silla presidencial, el primero fue Emilio Portes Gil.

         Su esposa Margarita Zavala alcanzó 9.5. Su tesis: "La Comisión Nacional de Derechos Humanos: antecedentes, estructura y propuestas." No se la dedica a nadie. Se recibió el 14 de febrero de 1992.

http://www.eluniversal.com.mx/primera/28034.html

Pareja presidencial

         En abril de este año, en Cd. Juárez, la madre de sus dos únicos hijos, un universitario y otro bachiller, acribillados, le aventó otro zapatazo moral al Presidente Calderón, con su esposa, en rueda de prensa: “… apuesto a que si a usted le hubieran matado un hijo, por debajo de las piedras buscaba al culpable, porque tiene todos los recursos, pero yo no los tengo, …póngase en mi lugar, …”

         ¡Justicia, justicia …! oimos a los padres de los 49 niños muertos, el 5 de junio del 2009, en el incendio de la Guardería ABC. Otro trago muy gordo pasó el presidente Calderón, con su esposa, el martes 19, sin prensa, ante la demanda de justicia de la madre indignada a perpetuidad, Patricia Duarte Franco, madre de su único niño Andrés Alonso.

         Es elocuente el video clandestino divulgado por Guillermo Noriega en El Imparcial, “las palabras más valientes que haya escuchado en mi vida. No solamente porque nadie puede negarle el derecho y la razón de hacerlo, no como un desahogo ni linchamiento, sino porque alguien tenía que hacerle ver al Presidente la real situación de las cosas. Sobre todo cuando existen cortesanos que siempre buscan acomodarlas a su conveniencia. Por eso, y otras “pequeñas” razones, Calderón vive en un País muy distinto al del resto de mexicanos.” Y cierra con fragmentos del reclamo visible en YouTube o en portal ese Diario.

         “Para mí justicia es que cada uno de los responsables de la muerte de mi hijo y de todos los niños estén detrás de las rejas …que los niños lesionados queden asegurados de por vida, …que queden en la cárcel los funcionarios públicos del más bajo nivel hasta el último …Eso es justicia señor, ¿le queda claro?, ¿sí puede darme esa justicia?, ¿de qué me sirve una pensión vitalicia si no tengo a mi más grande tesoro? […] […] Tú decides, señor Presidente, cómo quieres pasar a la Historia de México…”

Verdad, filosofía y Ciencia

         Y es que el Derecho no es el objeto de una ciencia objetiva; no hay verdades pre establecidas; los prejuicios y las emociones ocupan un papel importante al decidir un caso trágico como éste (Ronald Dworkin), sobre todo que la verdad a veces no está en uno, sino en los otros.

         Esto permite apreciar la complejidad que envuelve el concepto y cómo ha sido abarcado no sólo por el Derecho, también por otras áreas reflexivas y profundas como la filosofía.

         Temas tan trascendentales no permiten respuestas sencillas, nos envuelven en más preguntas, más complejas, empantanados en un abismo del que quizá el humano jamás podrá liberarse, porque el concepto de verdad absoluta no le pertenece. Hay tal complejidad en ciertos temas y casos y tantas posturas diferentes; tantos modos de ver la realidad, pues cada ser humano la contempla como un mundo aparte y distinto del resto, que ni siquiera el sentido común sería respuesta adecuada.

         Que la ley existe, no hay duda. Lo que no queda claro es si lleva directo a un camino de justicia, donde lo dado es igual a lo debido, donde cada cual sea dueño de lo suyo. ¿Quién o quiénes determinan que verdaderamente se está cumpliendo con esto? Son personas las que establecen las leyes y son personas quienes las ejercen sobre otras, todas semejantes. Y son las que derogan leyes y crean nuevas, porque las antiguas ya no sirven. Lo que para una determinada época es correcto, en otra puede estar totalmente errado.

         ¿Acaso un juez o un tribunal de apelación que tienen en sus manos la sanción a la pérdida de la vida y de la salud de seres humano, es la copia feliz de lo justo?

         El Derecho penal es de ultima ratio, debe intervenir lo menos posible, porque aplica castigos muy severos. Por esto, debe tomarse muy en serio el declarar culpable a alguien. Pero si lo es, aplíquense.

         Las personas se vuelven irreflexivas y superficiales. Lo más importante no es saber de derechos y leyes, ser un experto. Y aún sin serlo, el hombre de por sí puede tener inclinaciones por defender lo que cree justo, siempre y cuando se apasione, siempre que le interese y busque hasta por debajo de las piedras, con amor a la causa cuando encuentra en el caso dudas razonables; cuando existe una mínima posibilidad de que el acusado sea no culpable. Si no prima la responsabilidad, la capacidad de ponerse en el lugar del otro, dejar de lado los prejuicios, el egoísmo; si las personas dejan de sentirse la voz de la verdad, si dejan de obstinarse por simple orgullo y no por amor a la justicia, por no querer dar su brazo a torcer o, simplemente, por conveniencia propia, cabrá en ellos la posibilidad de la justicia de un sentido profundo de equidad.

         Resentimiento, compasión, discriminación, ignorancia, ceguera, indiferencia y muchos sentimientos más se confunden entre los hombres que procuran e imparten justicia.

         Qué tan fuerte será el sufrimiento para muchos padres de los niños fallecidos, que les resultan más fuertes las proverbiales corrupción e impunidad de las instituciones mexicanas de procuración e impartición de justicia que ahora cumplen 200 años, que el mandamiento del perdón cristiano que ahora cumple 2010 años.  

         Es ¿imposible? que los padres agraviados algún día perdonen a sus victimarios, por eso ni la imperfecta justicia ¿venganza? humana logrará ser el bálsamo que cure sus legítimas heridas del alma.

 

JUSTICIA SIN SENSIBILIDAD NI ENERGÍA, JUSTICIA DENEGADA

¿Qué tiene que pasar en este país para que actuemos con energía?

Mtro. Arturo Zaldívar

Esperanza fallida

         En artículo anterior –conocedor de la justicia (a) la mexicana, pero aún con mis reservas al límite de esperanza en la H. Suprema Corte de Justicia-, y los sombríos precedentes de Aguas Blancas (Rubén Figueroa), Atenco (Enrique Peña Nieto), Oaxaca (Ulises Ruiz) y Puebla (Mario Marín, “gober precioso”, caso de Lydia Cacho), temía la decepcionante votación de su pleno en el caso ABC.

         Los editorialistas no lo puede ironizar mejor: Ilusos mexicanos –los calificaron- que no entienden los tejes y manejes del poder, que olvidan que en México sí quiere decir no, que los compromisos son simples ejercicios de oratoria, y que por tratarse del "máximo tribunal", creyeron que las cosas serían distintas. Pero no: se desmoronó la posibilidad de aprobar el dictamen del Ministro Zaldívar, porque, en la magia de nuestra justicia, aunque quedaron documentadas las violaciones graves a las garantías individuales, no hay violadores; aunque se estableció puntualmente la responsabilidad por la muerte de 49 bebés y las heridas en otros 70, no hay responsables.

         Así de fácil: violación y responsabilidad, sí; violadores y responsables, no.

         Esa es la justicia que se escribe con “I” de impunidad, y esa la lógica y hermenéutica con la que operaron la mayoría de ministros mejor pagados del mundo, a la hora de pronunciarse sobre el dictamen que Arturo Zaldívar les presentó, sustentado en el trabajo de dos Magistrados de Circuito empapados del caso.

Excitativa

         Apenas 24 horas antes, Zaldívar subrayaba esta necesidad, en una excitativa que no tiene desperdicio:

         “La Corte debe enviar un mensaje claro a la sociedad de que nuestro país debe dejar de ser un lugar donde todo pasa y no pasa nada; en el que suceden cosas muy graves y no hay consecuencias; en el que pueden morir 49 niños u otros lisiados por negligencias de las autoridades y no hay responsables. No basta con el pésame, el luto o las lamentaciones. Si esas muertes y heridos no son  suficientes para señalar a los responsables, ¿qué tiene que pasar en este país para que actuemos con energía? Tengamos claro que servidores públicos irresponsables constituyen un Estado irresponsable. Responsabilizar hoy es enviar un mensaje que obligará a tomar previsiones, a construir agendas de riesgos, a actuar con mayor acuciosidad en el ejercicio de la función pública. No responsabilizar significa convalidar que hay manera de maniobrar desde un cargo público para permanecer en él pase lo que pase, sin importar qué se haya hecho o qué se haya dejado de hacer en relación con la vulneración de los derechos humanos".

         Pero ocho ministros dejaron en claro que no hay necesidad alguna de alterar el estado de cosas, porque México se mantiene como un país en el que "todo pasa y no pasa nada; en el que suceden cosas muy graves y no hay consecuencias"; ellos se negaron a fincar responsabilidades a los funcionarios que hayan incurrido en la violación grave de garantías individuales en el caso y se limitaron a señalar a "quienes resulten involucrados". Todavía hubo un ministro que voto que ¡“no hubo violación grave de garantías individuales”!

Digna minoría

         En respuesta, Zaldívar les reprochó el que se siga "dando tumbos" y se haya “acartonado” la facultad de averiguación de la Corte. "Si me quedo en minoría, pues me seguiré quedando en minoría (con los votos de JUAN N. SILVA MEZA y OLGA SÁNCHEZ CORDERO), esto no es un partido de futbol; lo que importan son los razonamientos, los argumentos y las convicciones", subrayó.

         Suscribo la digna pertenencia a esa minoría.

¿Qué sigue?

         ¿A quién recurren los padres?, porque han tocado todas las puertas y la justicia sigue prófuga.

         Para el encausamiento de los sí “involucrados” y particulares sigue su proceso en la  instancia judicial federal.

         Para los “no involucrados” sigue la demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington, D.C. y, dependiendo de su Resolución, el envío del caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en San José Costa Rica; y –con el apoyo de la UNICEF-, ante el Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas,  donde el acusado y juzgado será ya el vergonzoso Gobierno mexicano en su conjunto.

Carlos Monsivais

         El intelectual progresista alcanzó a denunciar: “Lo que ha pasado con la guardería de Hermosillo es una de las cosas más graves que se registran por la muerte de esos 49 niños; por la idea de las autoridades de que basta con el juego de arrojar las responsabilidades a otro para resolver el problema; por todo lo que está detrás de este fraude de las subrogaciones; por la absoluta insensibilidad moral que han mostrado; porque piensan todavía que el tiempo corre a su favor y que la gente de Hermosillo se va a olvidar; y que es cosa de propiciar la amnesia que todo lo subsana o lo volatiza. Están equivocados, lo de Hermosillo le pasó al país entero.” Horas de Junio 2009. (Nosotros somos culpables, La tragedia de la guardería ABC, Diego Enrique Osorno, Prólogo de Ricardo Rocha, 2010, p. 132, Grijalvo).

 

REFORMA PENAL CONSTITUCIONAL, OBEDÉZCASE PERO NO SE CUMPLA

"Obedézcase pero no se cumpla", leyenda de las cédulas reales de la Nueva España, fórmula en su Derecho de la Baja Edad Media. Su origen son las 7 Partidas, recopilación de las leyes de Indias para América. A partir de las Cortes de Burgos de 1379 y de las de Briviesca de 1387, y de una Pragmática de Enrique III de 1397, se generalizó en Castilla.

         Las disposiciones de gobierno contrarias a Derecho deben obedecerse, pero no cumplirse. La obediencia implica acatamiento a la voluntad del rey, pero el no cumplimiento suspende su aplicación hasta que el monarca, informado del hecho, resuelva en definitiva. Diversas leyes, incluidas en la Nueva Recopilación de 1567, lo reconocían.

         ¿Algo así pasa en México?

Reforma urgente

         Dentro de las reformas que al país le urgen –del Estado, educativa, fiscal, laboral, energética-, disputa entre el Ejecutivo panista y los opositores del Legislativo, está la que pasó el tamiz de su cohabitación: la penal constitucional.

Reticencia del ejecutivo

         Por su complejidad y costo financiero, su implementación -producto de 10 iniciativas mezcla de garantismo con seguridad pública que no debe atropellar a nadie-, requirió una vacatio legis de 8 años; la de la reforma en el sistema penitenciario  son 3. ¡Ya transcurrieron 2!

         El 24 de mayo, el ex Gobernador del Estado de México y ex legislador, César Camacho, principal promotor, en el "2ª Foro Político Seguridad y Justicia", expresó preocupación por la indisposición del Ejecutivo a iniciar el cambio; que es el de más rezago en su aplicación a dos años de que el nuevo sistema fuera aprobado por el Congreso; que no ha iniciado el cambio del Ministerio Público, ha destinado un presupuesto nulo a su implementación y sólo ha aplicado una vez la nueva ley de extinción de dominio.

         Recordó que se debatió entre dar mayores garantías a los ciudadanos a través de un sistema de justicia oral y el de restringir libertades a través de un régimen especial destinado a combatir al crimen organizado.

         "Síntesis: en el garantismo se ha avanzado poco porque a un Ministerio Público poco afecto a ser competitivo, pues ese principio no le hará mucha gracia, y en las medidas duras, por duras que sean, sí son necesarias", dijo.

El Ministerio Público

         Además de Camacho Quiroz, al analizar cómo transformar el Ministerio Público, coincidieron los senadores Alejandro González Alcocer y Pedro Joaquín Coldwell, el subprocurador de delito federales de la PGR, Arturo Germán Rangel; el consejero de la Judicatura Federal, Óscar Vázquez Marín, y el académico Carlos Ríos: la transformación debe ser radical a través de una intensa capacitación y de un nuevo diseño institucional; se modifica sustancialmente su función en la que goza de un poder omnímodo al ser, en la etapa de la averiguación previa, juez y parte.

En respuesta

         El Ejecutivo, tras un balance de la instrumentación de la reforma -en 7 entidades está en vigor, en 2 hay una fecha para ella y en más de 50% se trabaja para ese fin-, llamó a gobernadores a aprovechar la presencia temporal del Ejército porque, si no, es poco lo que puede hacerse; les demandó acelerar el paso en su instrumentación y en reconstruir su institucionalidad.

         El sistema chileno es el mejor de América Latina: 90% de homicidas llegan a prisión. En México, de cada 100 delitos, sólo 1.6 se castigan.

Inútil, con corrupción

         Lo que más indignó es su afirmación de que es “inútil la reforma penal, si sigue existiendo corrupción en los cuerpos ministeriales, policiacos o judiciales”; “La justicia queda al mejor postor”.

         Se requiere un proceso de reeducación.

PD.- Corrupción académica y sindical

         En el departamento de derecho de mi Alma Máter hay excelentes maestros, mis colegas, que sí la dignifican. Es ejemplar el Maestro Roberto Reynoso Dávila, Decano del Derecho Penal en el Noroeste y quienes somos sus émulos. Ejemplares son los alumnos que publican la Revista El 7, Rafael Reynoso Serrano y compañeros.

         Pero, hablando de corrupción, se inicie en las escuelas de derecho, públicas y privadas. Es grave el botón de muestra que nos denuncia el reportaje de Imanol  Caneyada en estas páginas (La impunidad de académicos. Ignacio Cruz López:

http://www.primera-plana.com.mx/impreso/152017.pdf :

         La conducta “docente” acusada por valientes alumnos del señor Cruz López, “profesor de Derecho Internacional”. Es, acusan, la punta de un iceberg que descubriría un asolve de podredumbre que contamina al resto de la planta.

         Maestros y alumnos aplicados coinciden en que la transformación de ese departamento debe ser radical a través de una intensa capacitación y de un nuevo diseño institucional ético; la reforma de su plan de estudios y la inminente re-certificación debe modificar sustancialmente su función actual en la que goza de un poder omnímodo sindical al ser, en la etapa de la enseñanza y evaluación, juez y parte.

         "No va a haber avances en la nueva certificación de la enseñanza jurídica si no modificamos de fondo ese tipo de pseudoprofesores. No hablamos de cualquier modificación, se requiere de un “reinventar” la pedagogía del derecho desde sus cimientos", me expusieron alumnos preocupados y cuya denuncia la retomarán en agosto”, anuncian.

         Una buena escuela de Derecho es tan buena, como lo es su director.

         La reforma que sea, pues, radical.

 

¿ABOGADO CON UN SOLO EXAMEN?

Maestro

         Recién festejamos el día del maestro, personaje clave en la educación nacional. Pero el docente requiere, para desarrollar sus aptitudes, actitudes y habilidades, de un entorno filosófico y ético institucional, público o privado.

           A cómo va la degradación de la enseñanza universitaria, ya no tarda en verse, en paredes y cercas de nuestras ciudades –similar al que prolifera de palenques y bachillerato-, un cartel:

         “¿Quieres terminar la carrera de derecho con un examen o entrar a la maestría? entonces esto te interesa…”

         Es que crecen en forma caótica y desreguladas, en México, las universidades "patito" y ofrecen las licenciaturas (hasta maestrías ¡y doctorados!) más demandadas, sin estar certificadas.

         Con Guanajuato, Jalisco, Edomex, Nuevo León, Puebla, Sinaloa y Sonora, el DF concentra el 50% de las instituciones particulares y hay que carecen de instalaciones, maestros y programas de calidad.

         "Por cada nueva institución superior pública se crearon 3.5 particulares. En diez años, las públicas se han duplicado, las privadas sextuplicado, (...)  operan en condiciones inadecuadas y con una planta docente de tiempo parcial, sin compromiso con el proceso educativo integral", señala el estudio de investigadores de la UNAM y la UAM.

         El estudio  "De la privatización a la mercantilización de la educación superior" señala que la mayoría de estas pseudo universidades, con matrícula menor a 500 alumnos, ofrece carreras de las ciencias administrativas, comunicación, sociales, pero no la historia, el arte, estudios de género ni la biotecnología, nanotecnología, la seguridad alimentaria, ciencias ambientales, robótica, entre otras.

         “Sólo un 10% de sus maestros es de tiempo completo, el 90% está contratado por hora. Hay una Escuela de Derecho donde la materia vertebral, Introducción al Derecho, la imparte un LAE y la mayoría de sus catedráticos carecen, en absoluto, de la mínima experiencia y reconocimiento de sus pares y menos de los Colegios de abogados”, denuncian.

         En contraste, en las públicas los maestros de jornada completa representan la mitad de la plantilla, 10% de medio tiempo y un 40% de asignatura.

         La responsabilidad sobre esta situación en Sonora recae en la Subsecretaría de Educación Superior de la SEC y en la Profeco.

         La SEC, a pesar de estar enterada y contar con sendos expedientes, no ha dicho esta boca es mía.

La Profeco

         Con la finalidad de que consumidores de servicios educativos particulares obtengan información veraz sobre sus planes y programas de estudios, la Revista del consumidor publicó un artículo para elegir una de las 74 instituciones privadas de educación superior con calidad académica, de entre las 1,100 en el país.

         Una causa de su proliferación es la falta de espacios en universidades públicas. Los estudiantes, al no tener la posibilidad económica de acceder a las instituciones particulares de élite, recurren a escuelas que difícilmente cuentan con los recursos humanos y materiales para preparar verdaderos profesionales.

         Ello genera la existencia de pseudo universidades que hacen negocio con quienes consideran clientes, antes que estudiantes.

Profeco recomienda

         Verifique que el programa de estudios que quiere cursar cuente con el reconocimiento de validez oficial. La ley general de educación, artículos 56 y 59, establece que la publicidad y documentación que emitan las instituciones particulares deben incluir una leyenda que indique si los estudios que imparten cuentan o no con RVOE, número y la fecha del acuerdo y la autoridad que lo otorgó.

         Revise la planta de profesores, pregunte sobre sus estudios y si son reconocidos en su ámbito profesional. Visite las aulas, la biblioteca, la sala de cómputo, los laboratorios y todos los sitios que le resulten de interés para ver si cumplen con sus expectativas.

         Ocupe el tiempo necesario en comparar instituciones y programas de estudio. Va a invertir más que dinero.

         Para asegurarse de que la escuela que le interesa cuenta con RVOE por la sep, visite la página www.sesic.sep.gob.mx.

         En el caso de la acreditación que otorga la Fimpes, visite la página www.fimpes.org.mx.

         La UNAM distribuye un catálogo de instituciones con estudios incorporados a ella y un cartel anual de las que han sido desincorporadas: www.dgire.unam.mx.

Profeco recuerda

         Al inscribirse en una universidad privada está contratando un servicio, por lo que si no le respetan las colegiaturas acordadas, utilizan publicidad engañosa o incurren en cualquier irregularidad contemplada por la Ley federal de protección al consumidor, presente su queja en su Delegación más cercana a su domicilio o al teléfono del consumidor (0155) 5568 8722 y desde cualquier punto del país sin costo alguno al 01800 468 8722.

         Si requiere más información sobre las universidades privadas, puede consultar la revista del consumidor.

         La UNAM y la UAM llaman a los medios a coadyuvar para fortalecer, desde el Estado, a la educación superior pública, políticas para ampliar la cobertura de calidad y regular el crecimiento de las privadas que, con excepciones, constituyen un fraude a sus alumnos y a la sociedad.

Próxima certificación de abogados

         Por ello es muy importante el convenio que se firmará, este lunes 25 de mayo, entre la Secretaría de Educación y Cultura, el Departamento de Derecho de la Universidad de Sonora y la Barra Sonorense de Abogados, A.C. (Colegio), para que sea esta nuestra tradicional asociación gremial la que certifique las cualidades técnicas y sobre todo éticas  de los abogados que ejercen y ejercerán en la judicatura y el foro sonorense. Ya no más abogados patito de pseudo universidades que –como denuncian la UNAM y la UAM-, hacen negocio con quienes consideran clientes, antes que estudiantes.

         Abogados con un solo examen –si no le damos importancia a este perverso fenómeno-, serán los próximos profesores que reproducirán esta plaga y, lo peor, Agentes del Ministerio Público, Jueces y Magistrados que procurarán e impartirán una justicia patito, dando al traste con una de las más importantes reformas del país: la reciente reforma penal.

 

¿MI HIJO ABOGADO?

A la Barra Sonorense de Abogados, en su 50ª aniversario.

         “El Derecho es el conocimiento de las cosas divinas y humanas y la ciencia de lo justo y de lo injusto.”

Ulpiano, Jurista romano.

“¡Vas que vuelas para Leyes...!”

         Es una conseja que expresan Profesores y estudiantes aplicados de los Bachilleratos, a aquellos que fracasan en las Matemáticas, Algebra, Física o Química.

         Desde mediados de siglo pasado en Latinoamérica y en el país, y a fines de los sesenta en el Estado, año tras año se repite la sobredemanda de aspirantes a ingresar a Derecho, para obtener su Título profesional. La curva de la preocupación social da un cíclico brinco; el bajo promedio y el peor índice de reprobación de la mayoría de los  aspirantes en el examen de admisión, alarman; y los mil rostros de las consecuencias sobresaltan a observadores del fenómeno. Pero “resuelto” el problema por paliativos y artilugios políticos, sentados los rechazados en su pupitre, no sólo soslayamos las causas, sino que las reproducimos con agudeza.

         Producto de un ejercicio profesional de cuatro décadas, combinado con la administración educativa, docencia e investigación, comparto una  convicción con  padres de familia, preparatorianos, directivos, Maestros, abogados y sociedad.

Pro y contra

         Todas las Carreras son bonitas y útiles al crecimiento individual y al desarrollo social, con la condición de que  el joven decida con tino; que escuche y atienda, con oportunidad, el “llamado” interior -la advocatio, la vocación-.

         Los estudios del Derecho tienen defensores y detractores.

         Los primeros sostienen que todos tienen el derecho a saber sus derechos y deberes; que lo mejor que le puede pasar a un joven y a su familia, que contribuye con sus impuestos, es prepararse para ser abogado; que el sol de la educación jurídica superior de calidad sale para todos; que es la profesión de  práctica más versátil, lo que desahoga las presiones del mercado; y que además de los demasiados abogados tradicionalistas, faltan aquellos con conciencia y emoción social para servir a los millones de indígenas e indigentes, con su necesidad insatisfecha de siglos de una atención preventiva y correctiva de sus problemas en lo agrario, familiar, laboral, penal y seguridad social.

         Los opositores argumentan que si acaso todos deben saber sus libertades fundamentales y universales, no todos pueden representar profesionalmente a los demás u ocupar cargos públicos especializados; que no es la única opción para acceder a una profesión; que las Escuelas de Derecho están sobre pobladas; que el mercado profesional está saturado, la oferta de servicios abaratada, la ética desplomada y las nuevas Generaciones con la loza de la mediocridad,  frustración e incertidumbre en sus espaldas.

         Es un escenario fatal y subproducto de la imprevisión típica del subdesarrollo de nuestros gobiernos y Universidades, que debió ser planteado, planeado y resuelto, a largo plazo, desde los años cincuenta del siglo pasado, cuando nuestro desarrollo industrial o milagro económico encubría  la explosión demográfica nacional y la transición de una sociedad rural a otra urbana.

Finalmente

         Nuestros bachilleres han sido aprobados en nuestras aulas de educación básica, media y media superior,  de un sistema educativo carente de una filosofía, misión y  discurso educativo. Pareciera un rumbo perdido desde los no muy lejanos tiempos de José Vasconcelos, Agustín Yáñez, Jaime Torres Bodet y Jesús Reyes Heroles.

         Ambas corrientes tienen poderosos motivos y una parte de la razón.

         Los estudios de Derecho serán, por siempre, los avocados a “la más bella de las ciencias y la armonía de todas las virtudes”, como fue declarada en la Ética nicomáquea de Aristóteles y los grandes pensadores de la antigüedad clásica.

         Graduados los bachilleres del área social; admitidos  los aspirantes de mejor o menos mala calificación; y cubierta, hasta el límite del cupo y la capacidad de atención -aulas, Maestros y  bibliotecas-, de las Escuelas de Derecho, procede una regeneración de los tejidos de la educación jurídica. Deberá ser un urgente  esfuerzo de Unidades académicas y protagonistas responsables de su proceso de enseñanza-aprendizaje, reforzando la moralidad profesional, Derechos Humanos y Derecho internacional.

         Sólo preparando no sólo más, sino mejores abogados y Juristas, se justificaría continuar admitiendo, cada año, miles y miles de jóvenes con más confusión y deficiencias, que certidumbre.

         Démosle la bienvenida a aquellos de probada y sólida vocación y preparación, forjémosles la madurez, formémosles el carácter y armémosles con las aptitudes, actitudes y habilidades para “el conocimiento de las causas humanas y sociales, a fin de crear, decir y aplicar la justicia en la vida de los hombres y de los pueblos”, como  concibe a nuestra ciencia Mario de la Cueva.

         Al resto, pronto detectémoslos, hagámosles un bien al evaluarlos con equidad  y, sin preámbulos, encausémoslos a su verdadera posición en la Institución  o en la vida, la mejor Universidad. Ellos, sus padres y la sociedad nos los agradecerán.

            Existencia sólo hay una y parte de la felicidad es vivir con la vocación para la que nacimos. 

 

PROFESIONISTAS Y COLEGIOS

Origen de las profesiones

         Se remonta al solemne juramento de acatar una fe determinada –profesare-, de los cánones del siglo XVI.

         Se usa como empleo, facultad u oficio que se ejerce públicamente, que requieren de especialidad, capacitación educativa de alto nivel, organización, altruismo, espíritu de servicio a la comunidad y elevadas normas éticas.

         Una profesión es una actividad especializada dentro de la sociedad, y a quien la realiza se le denomina profesional, en los campos que requieren especialidad o estudios universitarios y posgrado, como la psicología, derecho, medicina, química, enfermería, arquitectura, contaduría o ingeniería.

         Profesional es quien brinda un servicio o elabora un bien, garantizando un resultado excelente.

Profesional y profesionista

         El primero ejerce con conocimiento alguna actividad, no necesariamente certificada, el segundo la ejerce certificada y adopta su profesión como forma de vida. La palabra "profesionista" es originaria de México y en otros países de habla hispana puede tener ambos sentidos. ¿Por qué colegiarse, pudiendo optar por la libertad constitucional de asociación?

Permítaseme una digresión literaria

         No es bueno ser un Harry Haller, el melancólico, intelectual, enigmático, taciturno y depresivo personaje de “El lobo estepario” -un humano que siente que tiene un animal feroz dentro a punto de explotar y tomar su personalidad completamente-; no habla directamente de Haller, pero da a entender su cualidad y experiencias. La novela contiene numerosos pensamientos filosóficos consecuencia de las largas meditaciones de Hermann Hesse, gran novelista suizo de origen alemán. En estilo autobiográfico, muestra aspectos de su vida. Gracias a ella recibió el Nobel de Literatura 1946.

         En un diálogo con el narrador, Harry muestra su indiferencia y nostalgia hacia la burguesía. Dice que fue criado en ese ambiente y en el presente se encontraba en la miseria, arruinado, sin donde ir y culminar su existencia. Lo hace entrar a su habitación, mostrándole sus libros y manteniendo una conversación dentro del ambiente de la literatura.

         Lo que le ocurre a Harry no es que tiene una lucha entre lobo estepario y hombre (el lobo sería todo lo feroz, furtivo, sanguinario y el hombre todo lo culto, intelectual y formal), sino que lo del animal de la estepa es una excusa para mostrar sólo dos almas en batalla, cuando en realidad hay miles de personalidades manteniendo una guerra interna, y sabiendo que ninguno gana, sino que cada una actúa en el momento adecuado. Esta vendría a ser la parte psicológica del complejo del protagonista, los sucesos internos que soportaba, sin encontrarles solución.

         El relato termina con la ida del lobo estepario de la pensión, dejando sus anotaciones.

Colegas y premios

         Por ello, los miembros de las profesiones –en proporción diversa en cada una-, sea por interés o conveniencia, buscamos pertenecer a nuestro respectivo Colegio, a convivir e intercambiar experiencias con nuestros colegas.

Sanción premial

         Una injusta desviación del devenir normal de las sociedades ha originado que se recurra al castigo en forma fácil, cotidiana y en no pocas veces excesiva; mientras que al premio, si acaso no se le olvida, suele recurrirse después de resistencias.

         Existe, en nuestra ciencia del Derecho, una institución poco cultivada: la sanción premial. Le han dedicado bellas páginas Angelo de Mattia, García Máynez y Llambias de Azevedo. Éste dice, en Ideática y aporética del derecho: “Sería una deplorable mutilación presentar al derecho como implicando exclusivamente el modo de retribución dañosa, la pena. La esencia del derecho implica la retribución. Pero ésta puede ser no solo el castigo, sino también la recompensa. Y la historia del derecho positivo nos muestra ejemplos que son premios: la rama de olivo, en Grecia, y el Elogio y el Galardón, en la España medieval, el ascenso, la condecoración y las exoneraciones. Si nos pasan inadvertidas, es porque no hay sido unificadas en un código, como las penas.”

Profesionista del año

         Con estos antecedentes, la Secretaría de Educación y Cultura del gobierno del Estado, por segundo año convocó a los Colegios de Profesionistas registrados, a proponer a candidatos de entre sus miembros para, después del tamiz de un Jurado, merecer y recibir la distinción Profesionista del Año 2009, consistente en Diploma y Medalla.

         En sobria ceremonia celebrada en el antiguo Cuartel del 14, presidida por los Secretarios de Gobierno, de Educación y Cultura y de Salud, se entregaron los premios a una selecta nómina de sus merecedores.

         En lo personal, mi aprecio a la tradicional Barra Sonorense de Abogados A. C. (Colegio), a la que pertenezco y que arriba al medio siglo, por su propuesta en mi favor; y a la Secretaría de Educación y Cultura por esos minutos culminantes de remanso espiritual en días tan aciagos, en los que los profesionistas y Colegios debemos –profesare- reflexionar sobre nuestra fe en lo que realizamos.

Infortunadamente

         El acto pasó inadvertido en los medios -quizá por la carencia de morbo o porque no lo divulgó el vocero de la Procuraduría General de Justicia, el sobre expuesto José Larrinaga Talamantes-, donde los grandes problemas son la inseguridad pública y el plan hídrico, sangre y agua, …que casualmente deben estar siendo resueltos por profesionales y profesionistas de las políticas públicas.

 

LA ATIPICA FUNCIÓN INVESTIGADORA DE LA SUPREMA CORTE

El segundo párrafo del artículo 97 constitucional atribuye a la Suprema Corte de Justicia nombrar alguno(s) de sus miembros o algún Juez de Distrito o Magistrado de Circuito, o comisionado(s) especial(es), cuando lo juzgue conveniente o lo pidiere el Ejecutivo Federal o alguna de las Cámaras del Congreso, o el Gobernador de algún Estado, únicamente para que averigüe algún hecho o hechos que constituyan una grave violación de alguna garantía individual.

Sin antecedentes

         La función investigatoria apareció por primera vez en el proyecto de Constitución de Venustiano Carranza y nadie puede esclarecer su origen. Pudiera encontrarse en un suceso a finales del siglo antepasado que ocasionó la intervención del máximo tribunal, aunque la Constitución de 1857 no la incluía.

“Mátalos en caliente”

         El 24 de junio de 1879, el gobernador de Veracruz, general Luis Mier y Terán, enterado de un pronunciamiento a bordo del buque de la armada, Libertad, se lo informó al presidente Díaz, quien giró instrucciones con una frase tristemente famosa: "Mátalos en caliente". Mier los aprehendió y ordenó su ejecución.

         Al día siguiente, ya fusilados nueve, Rafael de Zayas Enríquez, juez de Distrito, enfrentándose al gobernador evitó la ejecución de tres poniéndolas bajo su protección. Los asesinatos militares en masa provocaron la indignación general.

         El fiscal de la Suprema Corte solicitó su intervención para que investigase en defensa de la justicia y la Constitución. El Pleno ordenó al juez que instruyera una averiguación sumaria y excitó al presidente para que girara instrucciones para que el juez cumpliera con lo ordenado, y lo notificó al Gran Jurado.

         El ministro de Justicia, Protasio Tagle, hizo saber a la Corte que no tenía competencia para dirigir excitativas al Ejecutivo, pero considerando su humanitarismo, el presidente había ordenado la separación del comandante.

         El Gran Jurado se declaró incompetente para juzgar a Mier y Terán. El expediente se remitió al ministro de Guerra a efecto de consignarlo al juez competente, lo cual nunca sucedió.

Análisis

         No es cualquier violación de las garantías individuales la que justifica la intervención de la Corte, pues el medio de restaurar el orden constitucional es el juicio de amparo; ha de ser grave e incontenible por los medios ordinarios.

         Cuando la Corte la ejerce, realiza una actividad indagatoria de hechos y no una jurisdiccional, no culmina con sentencia, como en el amparo; ni es coercitiva, ni comprende sólo a las partes implicadas, es una opinión declarativa respecto de si hubo o no tal grave violación.

         La intervención puede ser de oficio, o a petición exclusivamente del titular del Poder Ejecutivo o alguna de las Cámaras del Congreso de la Unión o el gobernador de algún Estado.

Culminación y destino

         Una copia se debe remitir a la autoridad que la solicitó y que tiene competencia constitucional para hacerlo.

         En caso de violación a las garantías individuales, una copia del expediente debe enviarse a:

         a) la Cámara federal de Diputados, si está involucrado uno de los funcionarios que gozan de fuero constitucional, para que después de examinar la situación y de acuerdo con la investidura de la persona, decida si desafuera o acusa ante el Senado.

         b) al respectivo ministerio público si se trata de funcionarios que no gozan de fuero constitucional, de acuerdo a si éste tiene el carácter de federal o local.

         c) a la legislatura local si se trata de funcionarios locales cuya situación debe ser examinada por ésta.

         d) al respectivo ministerio público si están involucrados particulares.

         Cuando la averiguación la inicie la propia Corte de oficio, el dictamen deberá enviarlo a la autoridad competente para resolver el asunto.

Guardería ABC

         “Un desorden generalizado en el otorgamiento de contratos para guarderías subrogadas del IMSS, en su operación y supervisión”, y que “el Instituto carece de facultades legales para otorgarlos”, concluyó el informe preliminar de la Comisión de la Corte. Existe un vínculo claro entre esta situación y el incendio “por un corto circuito en una bodega contigua”, llena de cajas de cartón con documentos, pero no contaba siquiera con extintores pese a ser un centro de trabajo con empleados permanentes.

         El informe fue turnado al Ministro Fernando Franco, quien dará vista con el documento a dichas autoridades y presentará un proyecto de pronunciamiento final.

         El pleno de la SCJ discutirá y definirá las imputaciones. Pero, no habiendo consecuencias jurídicas y si se conviene en la alta estimación de los comisionados, los señalados –al igual que los propietarios de la Guardería-, habrán de cargar con imputaciones morales y políticas lastrantes y bochornosas, para el resto de su vida social.

         Cómo la violación de garantías sólo es imputable a autoridades, la responsabilidad de los propietarios será competencia de órganos judiciales.

Al menos

         Es gratificante no observar las proverbiales displicencia y desdén de la máxima institución judicial.

         A nueve meses de la tragedia, hay 49 niños muertos, siete decenas de heridos y responsabilidades documentadas por dos decenas de funcionarios.

         Mientras, los padres guardan su duelo entre las esperanzas de confiar todavía en el discurso de nuestras instituciones de procuración y administración de justicia, y el escepticismo y resistencia a digerir los antipedagógicos precedentes de Atenco y Lidia Cacho.

Recomiendo:

EL INFORME PRELIMINAR Y EL PROTOCOLO

http://www.contactox.net/index.php?option=com_content&task=view&id=3082&Itemid=1

Viva la infancia

http://quevivalainfancia.blogspot.com/2009/07/caricaturas-de-la-jornada.html

ESCUELA DE DERECHO PARA LA JUSTICIA

Algo de historia. Año 1953

         El Rector de la Universidad, Ing. Norberto Aguirre Palancares, tuvo interés de fundar la Escuela de Derecho, oyendo a preparatorianos deseosos de estudiar sin emigrar a México, bien acogido por el Consejo y el Patronato. Invitó a la Asociación Sonorense de Abogados y lo planteó en su Convención en mayo. No se aprobó por la penuria económica de la Universidad, pero en septiembre convocó a una asamblea en el Consejo, en octubre se decidió su fundación.

         El Consejo, en 22 de octubre aprobó el dictamen y al día siguiente se abrió la inscripción, se preparó la inauguración y designó el 3 de noviembre y una Comisión que formularía el programa: Lic. José Ma. Oceguera y estudiante Luis Ruiz Vázquez.

         En sesión de 19 de noviembre, el Rector informó que la Escuela había comenzado a trabajar en el primer año desde el 4 de noviembre, quedando como Director el Lic. Enrique E. Michel (+) -fungió hasta octubre de 1956 e impartió Economía Política e Historia de las Doctrinas Económicas- y maestros Lics. Abraham F. Aguayo (+), Fortino López Legazpi (+), Miguel Ríos Gómez (+) y Alfonso Castellanos Idiáquez (+).

         Se inscribieron 19 entusiastas alumnos. La Dirección tuvo apoyo de las autoridades “con el propósito fue formar abogados útiles a la colectividad sonorense.”

Avatares

         En sus 56 años de vida ha pasado por avatares. El primero cuando, a tres años de su fundación, estuvo a punto de cerrarse por falta de maestros y de biblioteca, conflictos con el Rector Aguirre y la migración, a la UNAM, de casi todos los fundadores. Sólo se quedaron Oscar Figueroa Félix (+), Josefina Pérez Contreras, Beatriz Eugenia Montijo, y Rogelio Rendón Duarte. La atinada gestión del nuevo Rector, Lic. Luis Encinas Johnson, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional, la salvó al aceptar su invitación a enseñar en este desierto cultural tres jóvenes profesores: Cipriano Gómez Lara (+), David Magaña Robledo (retirado) y Carlos Arellano García, quien fundó el primer Bufete jurídico gratuito el 11 de noviembre de 1957, para que los alumnos del 4° y 5° año llevaran su práctica bajo su supervisión, substituyéndose la Práctica Forense de resultados exiguos; y proporcionar servicios gratuitos a personas sin recursos económicos que, por no poder pagar un abogado particular, quedasen a merced de no poder hacer valer sus derechos ante los Tribunales.

Mis estudios

         Como discípulo de la 9ª generación (1961-1966), cuando ya habían egresado las cuatro anteriores, disfruté enormemente mis estudios; mi grupo aprovechó las enseñanzas de los catedráticos fundadores, las de los llegados de la Capital y las de Miguel Ríos Gómez (+), Francisco Duarte Amaya (+) y José Antonio García Ocampo (+). Respiramos la mezcla de mística, doctrina jurídica contemporánea y, de la mayoría, su necesaria disciplina y rigor. Con excepción de la marcha que hicimos en las calles por el intento del Rector Moisés Canale de ¡enviar nuestras calificaciones a nuestros padres!, los años transcurrieron tranquilos.

         Los conflictos políticos de 1967 y de 1968 –cuando yo había egresado-, por el destape del PRI de su candidato a gobernador y el movimiento estudiantil de la Capital, que culminaron con la represión militar (2 de octubre en Tlaltelolco), la despertó de su paradisíaco sueño de adolescente.

         La envidia –ese estúpido cáncer de la triste condición humana- de algunos profesores provocaron el regreso, a la Capital, de Gómez Lara (+) y Arellano García, debilidad institucional de la que nunca se repuso.  

Director (1972-1977)

         Como primer Director egresado del plantel, con no pocos errores de juventud a mis 27 años de edad, me esforcé por merecer tan alto honor de coordinar a los que habían sido mis profesores y a la segunda y excelente generación de catedráticos ya egresados de sus aulas, como Alán Sotelo Cruz (+), Miguel Cárdenas Valdes (+), Luis Edmundo Navarro Tinoflores (+), Francisco y Rafael Acuña Griego, Miguel Ángel Cortés Ibarra, Raúl Encinas Alcántar, María Inés Aragón Salcido, María Teresa González Saavedra, Luis Ruiz Vasquez, Lamberto Morera Mezquita, Germán Tapia Gámez, Oscar Tellez Ulloa, Jesús Torres Gallegos, Roberto Rodríguez Ojeda, Sergio Castellanos Villegas, Celestino Zamorano Beltrán, Mariano Carreño Carlón, Alejandro Romero Meneses, Luis Guillermo Torres Diaz, Guillermo Molina Elías y quienes volvían con sus posgrados del extranjero, como Carlos Cabera Fernández(+), Jorge Pesqueira Leal, Miguel A. Soto Lamadrid y Eduardo Robles Elías.

         Afrontamos la crisis estudiantil de 1972 por una nueva Ley Orgánica que se promulgó por el Congreso, pero muy distinta, que debimos aplicar y la represión a sus líderes; la permanente confrontación de éstos, desde su postulación, con el Gobernador Carlos A. Biebrich, hasta su caída en octubre de 1975; el diferendo del Rector Alfonso Castellanos con el Gobernador sustituto Alejandro Carrillo Marcor; la promisoria fundación del STEUS y del STAUS y la empecinada reelección de Castellanos, quien había entrado por la puerta grande de la historia…                 

Año 2010 ¿a qué viene ésto?

         Sin conciencia de su historia e identidad cultural, ni una filosofía y mínima moralización, la comunidad de la Escuela estaría condenada a la mediocridad y a vegetar al garete.

         De sus maestros fundadores nadie vive y sólo el Lic. Roberto Reynoso Dávilaque ingresó en 1954 a impartir Derecho Penal I-, a quien designé de Maestro de Medio Tiempo encomendándole que escribiera libros de texto, hoy, a sus 89 años de edad y Decano en el noroeste, ha publicado 12 libros y continúa enseñando a los afortunados jóvenes que lo aprovechan en su salón.

         De ella hemos egresado miles de abogados que ejercemos en sus distintas facetas de su versatilidad profesional como periodistas, litigantes, Agentes de Ministerio Público, Jueces y Magistrados, políticos y gobernantes. Tenemos –para bien o para mal- nada menos que ¡la enseñanza, la procuración e impartición de justicia y el desarrollo social de nuestra entidad, en nuestras manos!

         125 de ellos nos quedamos en sus recintos, la minoría como profesores de tiempo y el resto de asignatura.

Los mejores jueces de la Escuela

         Sin duda son los alumnos aplicados. De una encuesta que hago en el último semestre, siempre resulta que sólo a uno de cada diez de sus 50 profesores durante la carrera, los respetan por su nombre y su calidad técnica y ética.

         Los mejor ponderados POR ELLOS son (orden alfabético): Adán Escalante, Adelina Galindo, Adria González Beltrones, Alberto León León, Alfredo Rodríguez Borbón, Carlos Ramos Bours, Domingo Gutiérrez Mendívil, Guillermo Molina Elías, Héctor Campbell Araujo, Héctor Murguía, Jesús Fisher, José Luis Valenzuela, Leonel Bustamente Bacame, Luis Enrique Mercado, Manuel Bernardo Espinoza, Marco A. Galaviz, Miguel A. Soto Lamadrid, Ramón Lara, Raúl Guillén y Roberto Reynoso Dávila.

         Pero señalan, incluso, a otros Maestros de Tiempo Completo con doctorados de dudosa obtención o que son estériles en producción, que nunca están en sus cubículos, que pululan en la Junta de Conciliación y Arbitraje y otros que prostituyen su representación sindical en su beneficio.

         Una corriente de enojados profesores avala este diagnóstico empírico y se lamenta que sea mayor el peso de –otra vez- la envidia y del temor de los señalados y atrincherados a perder sus privilegios, que la necesidad de aplicar una cirugía mayor para restituir los tejidos enfermos.         

¿Cualquiera tiempo pasado fue mejor?

         De su fundación (con 19 alumnos) han pasado cinco décadas y media; de mi época de estudiante (con 150 alumnos) han pasado cuatro y media; y de mi época de Director (+-450 alumnos) han pasado cuatro. Tiempos traen tiempos. Hoy son casi 3,000 alumnos. Además, en Hermosillo existen 5 escuelas privadas más, así como Escuelas en Nogales, Caborca y Navojoa. Algunas "patito", sobre lo que se ha denunciado en la Barra Sonorense de Abogados, en la SEC y en los medios, sobre lo que volveremos en breve, con datos duros. 

         Jorge Manrique (1440-1479), en Coplas por la muerte de su padre, nos legó: "Recuerde el alma dormida,/ avive el seso y despierte/ contemplando/cómo se pasa la vida,/cómo se viene la muerte/ tan callando,/ cuán presto se va el placer,/ cómo, después de recordado,/ da dolor;/ cómo, a nuestro parecer,/ cualquiera tiempo pasado fue mejor. ..."  ¿Será?

         Han pasado nueve responsables de la dirección de la Escuela, todos -como yo- con aciertos y con errores. La más reciente crisis fue la toma de sus instalaciones por meses, acusando a su Jefe de copartícipe de plagio del plan de estudios.

         Fue lamentable la indiferencia –ni una esquela, siquiera- hacia la muerte de los profesores fundadores Carlos V. López Ortiz (en el Asilo) y Fortino López Legazpi, la del más relevante docente e investigador egresado de nuestras aulas, Agustín Pérez Carrillo y la reciente de Gonzalo Yescas Ferrat.

         Cuando ahora me piden mi opinión y apoyo algunos profesores y alumnos para analizar, criticar y proponer opciones de desarrollo del convaleciente plantel, les digo –como un catedrático más- lo que expresó, en cierta ocasión, el expresidente Luis Echeverría: "¡ya no me hacen caso ni mis nietos ..."

Amistad y Verdad

         Respeto a mi Universidad y en particular a mi Escuela. Les debo todo lo que soy, como becario, en mi formación profesional hasta el doctorado. Pero me puede mucho lo que le pasa en sus áreas débiles. Y como escribió Aristóteles: Amicus Plato sed magis amica veritas - "Soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad", citado por Ammonio en La vida de Aristóteles. En el lenguaje coloquial suele decirse: Amor no quita conocimiento.

         Mis fieles lectores saben que no es ésta la primera vez que trato el tema. Lo comenté en “¿Certificación o descertificación en Derecho?”:

http://www.contactox.net/index.php?option=com_content&task=view&id=59&Itemid=38

Designación

         El pasado viernes 29 se designó, por el Consejo Divisional, la nueva Jefa del Departamento, Mtra. Adelina Galindo, de entre una terna enviada por la Vicerrectoría previa auscultación. Su integración –inclusión y exclusión de candidatos- fue la primera prueba de fuego del nuevo Rector Heriberto Grijalva Monteverde.

         Ojalá no exista también, en la Universidad, “la generación del fracaso”, como llama Ciro Gómez Leyva a la actual clase política mexicana.

         Parafraseando al clásico: Sólo la comunidad de Derecho puede salvar a la comunidad de Derecho.

         Sea lo que fuere, por encima de relaciones antiuniversitarias de poder, el Consejo Divisional cumplió con su deber, de cuya decisión dependerán cuatro años más de vida institucional –para bien o para mal- de tan tradicional escuela. Y la seria maestra designada deberá saber rodearse de lo mejor de la planta, honrar su pasado glorioso y hacer que, en el presente y para el futuro, ahora sí brille, con todo su esplendor, nuestro Lema: Los preceptos del Derecho son: Vivir honestamente, No dañar a otro y Dar a cada quien lo que le corresponde.

 

UN ABOGADO OTRO, DEBATE NECESARIO

De mi artículo anterior

         Como versó sobre la deficiencia ética de los viejos y nuevos abogados y la proliferación de escuelas de derecho en la ciudad, recibí, entre otros, comentarios favorables:

         Del Lic. Alejandro Luna: “Lo felicito por poner el dedo en la llaga en un momento de definición del país; pero me parece que usted se queda corto en los comentarios, aunque fue parte de una institución educativa privada que contribuyó de manera decisiva en esta devaluación de la carrera de derecho. Así mismo, omite señalar el daño que hace el sindicato de académicos a nuestra máxima casa de estudios, y cómo en la escuela de derecho es práctica cotidiana el ausentismo de maestros. Simplemente bastaría con darse una vuelta por el edificio de la escuela (no facultad, carece de ese nivel) un viernes por la tarde o un día en que los naranjeros de Hermosillo se enfrenten a Culiacán o Ciudad Obregón. Cualquier alumno que haya transitado por sus aulas puede dar cuenta del bajo nivel, ausentismo, falta de responsabilidad, preparación y sobre todo compromiso de sus docentes. Podría ponerle nombre, pero en justicia me quedaría corto en señalar a muchos maestros que encajan en este perfil, sin pretender manchar a maestros que como un Roberto Reynoso Dávila, o Marco Antonio Galaviz; entre muy pocos, dignifican y enaltecen la práctica docente no solo de la escuela, sino de toda la Universidad.

         Del Lic. Juan Antonio Quiróz Romo: “Coincido con su artículo reconociéndole desde siempre como un abogado talentoso, maestro de la cátedra de Introducción al estudio del derecho en mi época de estudiante, de verdad contar con personajes en nuestro estado como usted, es gratificante, lo leo en otros medios en los que usted escribe con mucho gusto lo saludo.

         Del Lic. Jose Manuel Gomez Porcini, de Monterrey, N.L.: ¡Felicidades! Un estudio y un comentario muy atinados. Ojalá hubiera más gente preocupada por elevar el nivel de nuestros estudiantes y nuestras escuelas.

Una explicación

         También recibí la carta que transcribo, que por sí misma se explica:

         “Estimado y Fino Maestro: En relación a sus comentarios en espacios periodísticos y consciente de su preocupación, le explico los fundamentos de nuestro programa de Licenciados en derecho en la modalidad mixta.

         Según nuestra experiencia docente, uno de los motivos por lo que muchos alumnos no acreditan o desertan de las universidades es la falta de tiempo para presenciar clases, abandonando sus estudios y otros que, careciendo de recursos, ni siquiera los inician; en casos, por azares del destino entraron en contacto con el ámbito jurídico, adquiriendo conocimientos empíricos (secretarias y auxiliares en despachos jurídicos, auxiliares en dependencias del sector público en procuración e impartición de justicia, etc). También personas que, aún teniendo profesiones (Contadores públicos, médicos, Ingenieros, profesores normalistas, filósofos) o con simples oficios, se han sumado a nuestro proyecto, aunque con motivaciones diferentes. A todos les mueve un espíritu de superación y de mejorar su calidad de vida.

         Desde hace décadas la ONU ha promovido el Derecho a la educación de las personas adultas e instado a los países a promover oportunidades para las personas de la tercera edad y los que se encuentran fuera de esta categoría pero que no por eso dejan de ser adultos. Quienes sí han acatado esta disposición, como México, han adecuado sus marcos jurídicos para modalidades distintas a la escolarizada, satisfaciendo sus necesidades en este rubro, creando universidades para personas mayores como la que ofertamos.

         Entre dichas modalidades se encuentran la mixta y la abierta y a distancia (no-escolarizada). La mixta es una combinación armónica de la escolarizada y no escolarizada que se caracteriza por su flexibilidad para cursar las asignaturas del plan de estudios, de manera presencial y no presencial. En esta combinación encontramos los elementos del proceso enseñanza-aprendizaje tradicional alumno-maestro (magisterio centrista le llaman los detractores de la escolástica), y se adicionan la asesoría, los apoyos cibernéticos, como chats, e-mails, foros en la página web, fuentes bibliográficas electrónicas, etc. Los contenidos temáticos de los programas de estudio, así como el rigor de su evaluación son los mismos que en las otras modalidades.

         Trabajamos en base a estrategias de enseñanza y aprendizaje que la didáctica y la ciencia pedagógica y andragógica nos reclaman. Nuestro propósito es formar abogados competentes en la práctica del su profesión (como lo establece el acuerdo 279 de la SEP). Definimos con precisión los conocimientos, su función y el modo principal de adquirirlos. Los generales “saber comprender” se basan en su adquisición en la formación inicial y permanente del alumno. El entorno profesional requiere de conocimientos específicos que le permitan adaptarse y actuar de acuerdo a las diferentes circunstancias que se le presenten y lo logra por su formación permanente y profesional.

         Sería largo y tedioso describir toda una metodología. Sin embargo, no dejo pasar la oportunidad que tan generosamente me brinda, para exponer que no trabajamos con jóvenes recién egresados del bachillerato (aunque no estamos cerrados) porque requieren un trato educativo diferente y no lo dominamos. Nuestros alumnos requieren ser adultos y traer consigo conocimientos empíricos que le permitan alcanzar un conocimiento significativo de la teoría que se les brinda en los contenidos programáticos, además de portar una voluntad disciplinada, ya que requerimos de su autodidactismo como alumnos responsables en gran medida de la construcción de su propio proyecto formativo.

         En el Instituto del Occidente vemos a los más de 320 alumnos de Derecho como seres sociales, productos y protagonistas de las múltiples interacciones comunitarias en que se encuentran involucrados a través de su vida escolar y extraescolar. Son instruidos en un contexto de prácticas y medios determinados, teniendo como mediador esencial, entre el saber jurídico y sus procesos de apropiación, a cada uno de los distinguidos y reconocidos miembros de nuestra planta docente. La edad no es impedimento para aprender, recordemos a qué edad inició sus estudios de derecho Don Benito Juárez.

         En fin, querido Maestro, a quienes nos juzguen, les respetamos, pero también les pedimos que recuerden que la mejor definición de “verdad” es aquella que asegura que es la adecuación del intelecto con la realidad. Invito a todos los conocedores del Derecho a que nos contacten, visiten y ayuden a perfeccionar este proceso. Nos falta mucho por hacer. Esperamos que nos apoyen, pues falta mucha información sobre estos trascendentales temas.

         Le mando un abrazo afectuoso, Lic. Miguel Tadeo Nichols Flores, Director General del Instituto del Occidente S.C.”

Otro tipo de abogado

         Conocí, desde sus inicios -entre otros similares-, el proyecto educativo del Lic. Miguel Nichols y su innovación para formar otro tipo de abogados que, por edad y circunstancias, rompe nuestro esquema tradicional de siglos y que –sin la posibilidad biológica de llegar ser juristas o filósofos del derecho-, egresarán a practicar en un mercado históricamente saturado. De ahí que su planta docente debe ser todavía de más excelencia, como en Europa y Canadá.

         Acepto el valor de la madurez y la experiencia como explicación, siempre y cuando no se trate sólo de un programa de autosuperación personal, de un negocio ni minimice la Filosofía y la Teoría jurídica, que hunden sus raíces en las corrientes de centurias de miles de autores y que, como el derecho positivo, se transforman constantemente y que no bastan ni 3 ni 5 años ni toda una vida para comprenderlos y aplicarlos.

         Hans Kelsen, el jurista más notable del siglo XX,  inició sus estudios a los 22 años y a los 30 años ya había escrito su pequeña y monumental obra “La teoría pura del Derecho”.  

         Sea lo que fuere, el debate está abierto. No se necesita otro abogado, sino –por su sabiduría y moralidad- un abogado otro.

Organismo operador de asaltos en poblado

         Conocí al Ing. José Luis Jardines como alumno de la Universidad y su presunta lucha por el pueblo en 1967. Por eso me extraña su indiferencia por el dolor de los más vulnerados en sus Derechos Humanos, en la ciudad, como los ancianos; y –lo peor- que se encierre a piedra y lodo en sus oficinas al intentar plantearle sendos casos. En particular, como paradigmático, el estudio de uno –entre miles- que investigan mis alumnos, de la señora Adelina Arvizu López, viuda, de 82 años, pensionada con mil pesos al mes y la caridad de sus vecinos para sus medicinas, en el proletario barrio Palo Verde: (“Cobra Aguah a anciana recibo por $20,000.00”, El Imparcial, 13 marzo 09.). “No pudo resolver nada y no le quedó otra más que pagar para que no se la cortaran, le restan cien pesos…A veces como, a veces no, solo alcanza para abonar.” Mucho menos para el pesero y asistir y bailar, con el Alcalde y su esposa, en el Festival Cervantino.

         Sé el valor y el costo del agua para la vida, salud y economía de nuestra capital, pero el peso de su solución no debe recaer en las cansadas espaldas de los miserables.

         También puede haber miserables de cuello blanco.

 

CORRUPCIÓN EN LA EDUCACIÓN DEL DERECHO PARA LA JUSTICIA

“Los preceptos del Derecho son: Vivir honestamente, no dañar a otro y dar a cada quien lo que es suyo.”

Ulpiano

         Según UNESCO, cada vez más se consiguen diplomas falsos en internet. El soborno y la corrupción están perjudicando las universidades. La educación está plagada de procesos fraudulentos para títulos. Se estudió la situación de 60 países, el uso ilegal de fondos a escuelas es muy alto.

Universidades falsas

            El problema se centra en licencias falsas en instituciones. Su número y que ofrecen títulos falsos o vulnerables aumentó de 200 a 800 entre el 2000 y 2004. La corrupción no sólo cuesta a la sociedad miles de millones de dólares, sino que menoscaba el esfuerzo de educar a todo el mundo.

            Miles de bachilleratos privados han sido verificados frente a la corrupción e incumplimiento con el Reconocimiento de validez oficial de estudios, "muchos" ofrecen una educación con un registro no vigente. 900 bachilleratos públicos federales fueron evaluados y reportados hasta sus ingresos, tan sólo en un año registraron "1,100 millones de pesos", declaró el subsecretario de Educación Media Superior.

Un caso

         Ella, que no se atreve a dar su nombre, estudia leyes, y en el baño se prepara para la evaluación final. Afina detalles para que los cables de los audífonos no se noten entre su cabellera. Entre sus ropas guarda a su pequeña y conciencia: el iPod que le dictará las respuestas, autores y corrientes jurídicas. Una semana después está contenta, pasó con 8.

Muy malas noticias

         En nuestro entorno, en cuanto a educación para el Derecho y la justicia, en plenos festejos del 67 aniversario de nuestra Alma Máter, aún con el eco de las tradicionales mañanitas y los fuegos de artificio y en vísperas del 56 de su Departamento de Derecho, la nota es preocupante: “Denuncian pasantes por fraude a alumna” (Imparcial, 17 oct. 09). Vestidos y alborotados quedaron 64 pasantes de la carrera de la Universidad de Sonora -generación 2004-2009 (primera del nuevo plan de estudios)-, cuya presidenta del comité de graduación desapareció sin hacer pagos de local, placas, anillos y todo lo demás. …”

         Le favorece la presunción constitucional de inocencia, pero mientras no dé la cara, los indicios la inculpan.

         De ser cierto, sin perjuicio de la tipificación del delito y su castigo, no violó el Decálogo de Eduardo J. Couture, pero al menos sí el lema de nuestro plantel, que Fortino López Legazpi retomó de Ulpiano: “Vivir honestamente, no dañar a otro y dar a cada quien lo que es suyo.”   

         “Una golondrina no hace verano”, me dirán. Cierto. Sin embargo (en arca abierta, hasta la más justa peca), la tentación de caer en esta mala práctica es común, pero por ser de los llamados delitos de poca monta o de bagatela, no llegan siempre al nivel de escándalo en los medios, como en el presente caso. En Radio pasillo del Departamento se recrean otros tres, cuando menos, bajo el mismo modus operandi. ¿Y sus autores? Impunes y hasta premiados. Si publico sus nombres, más de un lector se caería para atrás.      

Revoes

         En reunión de la Barra Sonorense de Abogados con el Subsecretario de Educación Media y Superior de la SEC, Lic. Vicente Pacheco y su equipo, el tema fue la futura oferta de nuestro Colegio profesional de cursos de posgrado para capacitarnos y capacitar al gremio y jóvenes egresados, en la reforma constitucional penal y juicios orales cuya vigencia es inminente.

         Surgió la preocupación de la proliferación de escuelas de derecho en la ciudad, sin contar con un mínimo de requerimientos: edificio, estacionamiento, biblioteca, plataforma tecnológica, directivos y cuerpo docente con posgrado, vasta experiencia y reconocido prestigio profesional y ético, si queremos garantizar la seriedad de los profesionales en quienes se depositan la salud, la libertad, la seguridad y el patrimonio de sus usuarios del servicio –como autoridades- o de sus clientes -como litigantes-.             

         Ante avisos en las calles de “Obtenga su bachillerato con un solo examen” ¡!, qué tarda para que lo veamos para ser abogado.

         Las autoridades educativas invitadas compartieron su preocupación de un  Revoe para la carrera de Derecho, los fines de semana en 3 años, me consta por sus deudas pendientes, expedido en los últimos días de la administración anterior, que deberán revisar con lupa.

El abogado mediocre

         Lo denuncia y lamenta, magistralmente, nuestro decano en el NO, Lic. Roberto Reynoso Dávila:

         “Lamentablemente en las Escuelas de Derecho ingresan muchos, no por vocación, sino porque frustraron estudios profesionales muy diversos o porque no se consideran capaces para hacer estudios con seriedad. Muchos ‘estudiantes’ trabajan y, claro, en su desempeño laboral, se les asigna normalmente un horario que oscila entre seis u ocho horas diarias y, fuera de las horas de asistencia a sus clases, prácticamente les queda un minúsculo tiempo disponible para ‘supuestamente’ entregarse a su formación profesional, lo que sólo puede dar por resultado la mediocridad. Siempre he considerado que la carrera de Derecho tiene un rango académico igual a la de Médico Cirujano o Ingeniero Civil; no se trata de una carrera corta o comercial para formación de secretarias, o convertir mi curso de Derecho Penal, del nivel de la Escuela Profesional de Derecho, en un curso para la Escuela de formación de Policías. Recuerdo que vino a esta ciudad un distinguido Maestro de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y al final de la conferencia, en la etapa de preguntas, un Maestro le planteó que si consideraba conveniente y útil que los alumnos de las Escuelas de Derecho, para asociar sus conocimientos teóricos con la práctica, en sus horas libres, laboraran en el Poder Judicial, a lo que le contestó el conferenciante: ‘¡¿Quién le ha dicho a usted que los estudiantes de Derecho tienen horas libres?!’. Es mucho lo que debe estudiar un auténtico estudiante de Derecho. Las bibliotecas son los laboratorios de las Escuelas de Derecho. ...”

         Si para sacerdote se estudia durante 12 años; si para Médico se estudia  hasta 10 o más años para especialista, ¿por qué seguimos abaratando nuestra profesión y misión por el derecho, la verdad y la justicia, autorizando estudios de fines de semana por 3 años?

         Lo reitera, para Nuevo Sonora, el Presidente de la Academia de estudios jurídicos, Lic. F. J. Zavala Segura: Se les llama escuelas y profesores “patito”. Respecto a otras instituciones de educación superior que ofrecen Leyes como el Instituto de Occidente y la Universidad Contemporánea, hasta el momento hemos visto que, al menos para nosotros, no inspiran credibilidad.”

            La preocupación, pues, de UNESCO sobre la plaga de procesos fraudulentos para títulos virtualmente falsos y el fraude académico en Hermosillo, es una corrupción que nos cuesta como sociedad y menoscaba el esfuerzo de educar, en serio como lo postuló Sócrates, para la verdad, el Derecho y la Justicia.

….

HAMBRE Y SED DE JUSTICIA, años 80 – 2009

“El fin del jurista no es enriquecerse ni ganar muchos negocios, sino pedir y decir la justicia, sin olvidar que en sus sentencias debe atender sólo a la verdad; que debe ser generoso con el caído e implacable en la defensa de los derechos humanos; que no debe patrocinar causas injustas y que habrá de decir a su cliente, cuando no tenga razón, que debe de reconocer el derecho de los otros”.

Mario de la Cueva.

         La tragedia de la Guardería y sus secuelas nos traen tres jinetes del profético Apocalipsis mexicano: Corrupción, impunidad e injusticia.

         Desde el Evangelio de San Mateo (7:13,14), uno de los cuatro del Nuevo Testamentosu datación lo sitúa en los años 80—, Jesús dice, en una bienaventuranza, que la puerta es estrecha y que el camino es angosto,… porque hay pocos que tienen hambre y sed de justicia. El cuerpo necesita alimentación y el alma también necesita alimentarse.

         La frase teológica de ayer se replica en las frases laicas de hoy.

         En 1874, el escritor, poeta, periodista, abogado, político e ideólogo liberal puro, guanajuatense, Ignacio Ramírez, “El Nigromante” hizo sonar terminante: "México tiene hambre y sed de justicia".

         En 1893, en célebre discurso que pronunció en la Cámara de Diputados, el jurisconsulto y literato campechano Justo Sierra dijo que el pueblo mexicano tenía “hambre y sed de justicia”.

         En 1994 —marzo 6—, el malogrado candidato presidencial priista sonorense Luis Donaldo Colosio conmemoró un aniversario más de su partido político pronunciando una frase que —para muchos— fue tan osada que provocó su asesinato dos semanas después: "México es un país con hambre y sed de justicia".

         La justicia, siendo el supremo valor de la Filosofía del Derecho, ¿dónde reside?, ¿dónde se enseña y dónde se aprende?, ¿por qué no se concreta de carne y hueso en casos que desnudan, a diario, las fallas del sistema?  

         Como sentimiento, siguiendo a Rousseau, la justicia anida en la innata alma de los seres humanos, pero es el tipo de su educación religiosa y laica lo que los pervierte, apoderándose la maldad e injusticia de los crueles asesinos de los que la prensa diaria da cuenta: multi secuestradores y homicidas.

         En contra, en la concepción de Hobbes, los seres humanos nacen con la maldad, y es su educación religiosa y laica la que los desanimaliza y modela su conducta y carácter.

         Pero como disciplina y atributo humano, la justicia —su antiguo y rico cuerpo doctrinal, conceptual y codificado— debe enseñarse y aprehenderse en las Escuelas universitarias de Humanidades, principalmente en las de Derecho.

         En éstas se preparan los Procuradores de Justicia de los Estados y el General de la República; también los Jueces y Magistrados de los Tribunales Superiores de Justicia hasta los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Y los que deben ser sus coadyuvantes: los abogados litigantes, en especial los defensores penales.

         Y hoy, como desde los tiempos bíblicos, desde nuestra independencia, y no obstante, contando con cientos de Universidades y escuelas de derecho, el pueblo mexicano tiene sed y hambre de justicia.

         Por ello, el fracaso de la procuración e impartición de la justicia mexicana y el de la ejecución de las sanciones privativas de libertad y readaptación social, es el fracaso de la enseñanza del Derecho y la justicia en nuestras Universidades.

La educación

         El pasado 12 de julio se recordó el “Día del Abogado”, con base en que ese día, de 1553, se impartió la primera cátedra de Derecho por el Dr. Bartolomé Frías y Albornoz, en la Real y Pontificia Universidad de México, fundación de la materia Prima Legun Instituta, que la UNAM rememora anualmente como presea a destacados maestros.

         Podría decirse que no existe la abogacía; que sólo existimos una multitud de abogados.

         ¿Dónde se preparan nuestros jóvenes en el aprendizaje del Derecho y la justicia?

         La UNAM —una de las mejores del mundo— prepara hoy a 30,000 futuros abogados. Cientos de Escuelas más lo hacen en la República.

         Para lograr formación técnica, integral y habilidades, las Universidades deben combinar sistemas estrictos de selección y desarrollo docente; de selección y desarrollo estudiantil, capaz de ofrecer un plan de desarrollo desde la primaria hasta el doctorado, herramientas de avanzada y actualizados sus planes de estudio con materias y asignaturas que respondan a la dinámica del derecho. ¿Cuántas pueden lograrlo y han pasado la prueba del tiempo y gozan de prestigio por la calidad integral de sus abogados? Muy pocas.

         En Sonora hay diversas opciones, desde cinco años, con maestros de prestigio y sistemas bibliotecarios modernos y completos, y ¡de tres años, sin catedráticos ni bibliotecas y, el colmo, en fines de semana! Esto será materia de investigaciones y futuras opiniones.  

         Urge la enseñanza aprendizaje del Derecho en serio —como el Sacerdocio, 12 años y Medicina, 10 años— y con una urgente moralidad profesional.

         El jurista oaxaqueño Carlos Franco Sodi, dirigiéndose a un joven recién graduado que se prestaba a ejercer la abogacía, le hizo esta clara y tajante advertencia, que es oro en polvo:

         “Medita sobre tu inmensa responsabilidad. Has escogido la carrera del Derecho, tu profesión te impone un apostolado en bien de la sociedad y de la patria, el apostolado de la Justicia. Piensa que debes sacrificarte, que con el título no te han dado —tus padres, tus maestros y tu escuela— una lámpara de aladino que pondrá a tus pies inmensas riquezas, sino que te han armado caballero, a la usanza de los viejos caballeros andantes, como ese buen y olvidado Quijote que todos deberíamos llevar metido muy dentro del corazón. Piensa en esto, reflexiona, y si acaso no tienes valor suficiente para emprender la ruda tarea, y deseas, en cambio, comodidad y riqueza, guarda el pergamino en que consta tu licenciatura en cualquier rincón de tu casa, y lánzate enseguida, por otros senderos; pero, por Dios, por tu patria y por tus padres, no seas otro más a prostituir la Justicia”.

 

PENA DE MUERTE ¿JUSTICIA O VENGANZA?

"Me repugnan los caníbales, pero no por eso voy a ponerme a comer caníbales."

Jorge Luis Borges

(En un debate sobre la pena de muerte)

Ensayo

         No hay tema de la Teología, de la Filosofía y del Derecho, que levante tanto debate, como el de la pena capital, la pena de muerte.

         Como es un tema de las disciplinas sociales, del espíritu o del criterio, que no tiene nada que ver con las ciencias exactas o duras, existen bibliotecas enteras a favor y otras tantas en contra, dependiendo no sólo de la época y lugar, sino de la sensibilidad humana y experiencia particular de cada persona que se introduzca, sea superficialmente como observador o como protagonista sea acusado, ofendido, Ministerio Público o en los ocultos pliegues de tan imbricado tejido.

         México forma parte de la Organización de Estados Americanos, y ha firmado diversos tratados y declaraciones internacionales que protegen los derechos humanos. De acuerdo con el artículo 4.3 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ningún Estado puede restablecer la pena de muerte si la ha abolido.

          Además su derogación constitucional fue desde el año 2005.

         Pero el clima de inseguridad pública e inédita impunidad, nuevamente se clama por su reimplantación.

         Como investigador, he analizado, escrito y divulgado sus precedentes judiciales, una de las herramientas más idóneas para el proceso de Enseñanza/Aprendizaje del Derecho en las Universidades y en la sociedad.

         Se anidó desde mi infancia y en mi inquietud de ahora jurista, la ¿última? y doble ejecución de la pena capital en Hermosillo y en el país, el 17 de junio de 1957, en los cuerpos fusilados de José Rosario Donjuan Zamarripa y Francisco Ruiz Corrales.

         Para Sonora y su Universidad, su ejecución y la reacción contraria estudiantil, enalteció la presencia humanista de esa comunidad juvenil de la Escuela de Derecho, a pesar de que contaba con solo cinco años.

         Una crónica fue publicada por el vespertino El Regional  del 18 de junio de 1957 y recurrente en los medios locales.

         Hubo casos similares en la entidad –Escudero, Arámbura, Emiliano Triana Reyes, Salomón Guadarrama, Piñueñas, “el mori” y los indígenas mayos los Huipas-.

         Cada uno y en su conjunto, amerita un análisis histórico jurídico, paciente y ambiciosa.

         De Don Roberto Reynoso Dávila, último juez en imponer una pena de muerte y aplicada en el paredón, cito:

Argumentos de los abolicionistas

         1.- La irreparabilidad de la pena de muerte; si resulta haberse impuesto en virtud de un error judicial, es imposible repararla.

         2.- La inviolabilidad de la vida humana.

         3.- La irresponsabilidad de los criminales. Muchos de los delitos capitales son cometidos por desequilibrados, algunos escapan por ello al castigo supremo.

         4.- La falibilidad de los jueces. Por no permitir la reparación a que dieran lugar los errores judiciales, resulta injusta e ilícita.

         5.- Impide toda enmienda. Si una función de la pena es la prevención especial, evitar que el criminal no reincida, la pena de muerte hace imposible toda curación o readaptación.

         6.- Las penas sangrientas llegan a ensangrentar las costumbres. Son contrarias a su progreso. Arthur Koestler (autor de “Reflexiones sobre la horca”), quien en 1955 creó en Inglaterra una campaña nacional contra la pena de muerte, afirma que mancha a nuestra sociedad y sus partidarios no pueden justificarla con razones.

         7.- Atenta contra la dignidad humana.

         8.- Sirve de reclame al criminal y excita el espíritu de imitación de los candidatos al crimen.

         9.- Es inútil porque:

               a) No es ejemplar, ningún asesino ha sido detenido en el camino del crimen por el pensamiento del castigo.

        Las experiencias abolicionistas no solo han demostrado que la delincuencia no aumenta en los países que la suprimen, sino que disminuye, cuando no se mantiene indiferente a esa intimidación o amenaza en que algunos basan toda su argumentación represiva. Carece de eficacia ejemplarizadora, no escarmienta ni atemoriza; por el contrario, ejerce un ejemplo desmoralizador e incluso obra en ciertos individuos como incentivo al delito. Muchos condenados a muerte han sido testigos de su aplicación o de hechos de sangre. Francisco González de la Vega: la pena de muerte es ejemplar, pero no en el sentido ingenuo que le otorgan sus partidarios: es ejemplar porque enseña a derramar sangre.

               b) No es bastante severa, el gran criminal no carece de valentía y teme menos la muerte que a la certeza de un castigo largo y penoso.

         Albert Camus (1913-1960), premio Nobel de Literatura en 1957, en Reflexiones sobre la guillotina: “La pena capital no puede intimidar al que no sabe que va a matar, al que se decide en un momento y prepara su acto en medio de la agitación o bajo una idea fija, ni al que, cuando a un cita para tener una explicación, lleva un arma para asustar a la infiel o al adversario y se sirve de ella cuando no quería o creería no querer. En una palabra, no podría intimidar al hombre lanzado al crimen como se es lanzado a la desgracia”.

         Respecto a ésto, Sergio García Ramírez: “Ofrecen interés concluyente los estudios de Thorsten Sellin, en EU. J. Edgar Hoover, Director del FBI, señala que es imposible afirmar que la pena de muerte carece de efectos intimidantes, porque sería preciso conocer el pensamiento de los potenciales delincuentes. Ahora bien, de igual manera cabe sostener: es imposible decir que posee fuerza intimidante, porque para hacerlo también sería preciso sondear el pensamiento de los delincuentes potenciales. Estamos, todo lo más, ante un callejón sin salida”.

         10.- Alegan que está desprovista de algunas condiciones esenciales que deben las penas, como la flexibilidad y la divisibilidad.

         11.- El contingente de delincuentes amenazados de condena de muerte se compone, en su gran generalidad, de hombres económica y culturalmente inferiorizados; los demás delincuentes, por su condición económica social superior, no llegan jamás a sufrir proceso y menos llegarían a sufrir la irreparable pena; pero además el delincuente de estas otras clases sociales delinque contra la propiedad y solo por raras excepciones, contra la vida e integridad personales, y aún en ellas su delito es pasional y no tendría jamás como consecuencia la pena de muerte. Por lo tanto esta pena se aplicaría casi exclusivamente a hombres humildes de nuestro pueblo; que son delincuentes porque son víctimas del abandono en que hasta hoy han vivido por parte del Estado y la sociedad, víctimas de la incultura, de la desigualdad y miseria económica, de la deformación moral de los hogares en que se han desarrollado, mal alimentados y tarados por la herencia alcohólica y degenerados por la depauperación (Raúl Carrancá y Trujillo).

         Existen chocantes desigualdades en la aplicación de la ley que condena a muerte, ya sea por el diferente grado de severidad de los tribunales competentes, ya sea por razones de orden económico y sociológico, de manera que se corre el riesgo de que la pena de muerte constituya una amenaza mucho mayor para los delincuentes que carecen de medios económicos y que están en peores condiciones para buscar defensa.

         12.- Nadie tiene derecho a matar, ni el Estado mismo. ¿Qué es la ejecución capital, sino el más premeditado de los asesinatos al que no puede compararse el más enorme de los crímenes por calculado que sea? Para que hubiera equivalencia sería necesario que la pena de muerte castigara a un criminal que hubiera advertido a su víctima la época en que le daría una muerte horrible y que, a partir de ese instante, la tuviera secuestrada a su merced durante meses. En la vida común no se encuentra un monstruo semejante.

         Cuando los juristas oficiales hablan de hacer morir sin hacer sufrir, no saben de lo que hablan, y sobre todo, carecen de imaginación. El miedo devastador, degradante, que se impone durante meses o años el condenado es una pena más terrible que la muerte, y que no ha sido impuesta a la víctima (Albert Camus).

         La tesis retribucionista atribuye al Estado la función de ejecutar precisamente las mismas ignominias que el delincuente ha cometido, como si de esta manera el equilibrio anterior a la agresión pudiera ser restablecido en el mundo exterior, aunque así, en lugar de un muerto, habrá dos, en lugar de un ciego, habrá dos (Raúl Carrancá y Trujillo).

         13.- Invocan el “No Matarás” del Decálogo.

         Constancio Bernaldo de Quirós hace los siguientes planteamientos:

         ¿Tiene la sociedad derecho para imponer la pena de muerte? ¿Qué sabio, qué Juez, qué autoridad suprema, inapelable, podría contestar a nuestra ansiosa pregunta? ¿Quién - si no Dios - podría responder a ella? Y aún las palabras de Dios podrían ser distintas, puesto que no hay que olvidar que si el Dios del antiguo Testamento es severo y cruel, el de la nueva ley no solo no aceptaría jamás la pena de muerte, sino que hasta pone en tela de Juicio todo el sistema de un Derecho Penal entre los hombres, cuando nos dice que no juzguemos su queremos no ser juzgados.

         Respecto al precepto divino, Ignacio Villalobos dice: “Los impugnadores de la pena se han refugiado en un terreno teológico, no obstante que para muchas de ellos estas cuestiones religiosas no tienen sentido”.

         14.- Si del lo que se trata con la pena de muerte es de proteger a la sociedad de manera eficaz, se alega que para ello basta la condena perpetua.

         15.- La conducta criminal se da cualquiera que sea la pena con que se retribuya o amenace. (Los partidarios señalan que esto último sería argumento para abolir todas las penas, lo cual sería absurdo.)

         16.- Es inútil porque hay otros medios de impedir que los criminales sigan dañando a la sociedad. (Los partidarios dicen que el hecho de que haya otros medios, no implica que la pena de muerte no sea uno de los medios.)

         17.- Constituye una especie de legítima defensa, pues no tiende a la evitación de un daño consumado: es venganza no justificada. (Los partidarios dicen que todas las penas se aplican por daños ya consumados y esto no las priva de justificación.)

         18.- Las leyes tienen una función política finalista, que consiste en elevar el nivel cultural de la sociedad y fortalecer sus lazos de solidaridad. La pena de muerte enseña a privar de la vida humana y se estimulan los institutos primarios y antisociales, muy lejos de haber desaparecido de los hombres. (Los partidarios señalan que esta apreciación es retórica y falsa, pues todas las penas tendrían como función finalista enseñar a causar daño a los demás: la multa a sacrificar el patrimonio (robo), la prisión a privar de la libertad (secuestro), etc.)

          Sergio García Ramírez dice que la ejecución de la pena de muerte ha dejado de ser el insolente espectáculo que fue, regocijo de muchedumbres y escuela de violencia; ahora, en cambio, se lleva a cabo privadamente, no sin cierto sigilo, como si el Estado de antemano confesara su vergüenza ante el homicidio que se atreve a cometer.

         En la Iglesia Católica se han alzado muchas voces en contra de la pena de muerte. El 21 de septiembre de 1975 el Papa Pablo VI dijo a los peregrinos de la plaza de San Pedro, que le preocupaban “las condenas a muerte dictadas contra los terroristas en España... Deploramos los actos criminales, pero nos gustaría que éstos fueran reprimidos por la justicia que sepa cómo ser magnánima en su clemencia”. En el Estado Vaticano la abolición formal tuvo lugar en 1969.

         Argumentos que invocan los partidarios:

         1.- Es un instrumento de defensa social y de sanción moral.

         2.- La crueldad o la insignificancia de toda pena propuesta para reemplazarla, la hacen indispensable.

         3.- Es justa, proporcionada al delito.

         4.- Es necesaria porque:

                   a) Es temida por los malhechores.

                   b) Es temida por el público.

                   c) Toda tentativa de abolición, aumenta la audacia de los malhechores.

                   d) Contradicción entre los actos y las teorías de algunos abolicionistas (Marat, Robespierre).

         5.- Tiene existencia inmemorial.

         6.- Su mayor eficacia disuasiva para luchar contra la gran criminalidad.

         7.- Es insustituible para los delitos gravísimos y para los delincuentes más perversos. Las penas de privación de libertad que se proponen en su reemplazo, aparte de que si se aplican con rigor resultan más intolerantes que la muerte misma, no ofrecen suficiente garantía contra los criminales más temibles, que aún dentro de la prisión son peligrosos.

         8.- En caso de adoptarse, no debe aplicarse públicamente como espectáculo circense, sería traumático y negativo.

         9.- Constituye -al menos en concepto de Garófalo- el medio más indicado para realizar una selección artificial de los delincuentes incorregibles, con su eliminación forzada.

         10.- Santo Tomás de Aquino la considera necesaria para la salud del cuerpo social. Al príncipe, al encargado de velar por la sociedad, le pertenece aplicarla, como es misión del médico cortar el miembro podrido para salvar el resto del organismo.

         11.- Hans Von Hentig señala cuatro razones: la baratura del procedimiento, comparado con el encierro por largos años; su irrevocabilidad; su eficacia para prevenir actos de justicia popular; y el efecto intimidativo.

         12.- Es la máxima pena, porque quita el máximo bien que es la vida. Por tanto, se ha de observar exclusivamente para los mayores crímenes, y aplicarla con toda la parsimonia que permita una legislación sabia y prudente, que no peque por exceso de rigor ni por exceso de blandura.

         -Los partidarios alegan: ¿El sacrificio de la vida de la víctima es reparable? Nadie ha demostrado ni podría demostrar que la reparabilidad del error sea requisito indispensable para infligir con justicia una pena. Edmundo Mezger, un tanto simpático al abolicionismo, reconoce noblemente que la irreparabilidad que se atribuye al error judicial en los casos de la pena capital, “es aplicable a toda pena ejecutada, no solo a la que es contra la vida”. Idéntico a este es el parecer de Puig Peña: el mismo carácter de irreparabilidad tienen todas las penas y en especial las más duras”. En realidad la reparación no se da con ninguna pena ya cumplida. Un padre de familia digno y honrado, es condenado a diez años de prisión por un grave y vergonzoso delito. Cumplida la pena se descubre su inocencia, la afrenta, el deshonor y la vergüenza por la que ha pasado, el bochorno de la familia ante la sociedad, las privaciones, los cuidados que dejó de prestar a su esposa y a sus hijos, amen de los graves sufrimientos físicos en la prisión, etc. ¿Son resarcibles?

         -“¿Qué puede argüirse contra la pena de muerte que no se arguya también contra las otra penas?”. De ser lógicos es preciso concluir que no siendo reparable ninguna pena aplicada por error judicial, y siendo, por otra parte, cierto que siempre es posible incurrir en error, no se podrá ya infligir pena alguna (Amor Naveiro).

         Los partidarios alegan que este argumento, cuya fuerza es más aparente que real, ha sido rebatido haciendo notar que la posibilidad de error se encuentra en toda institución humana, y que, por lo demás, es factible reducir al mínimo esta eventualidad si en la Ley se adoptan las debidas precauciones. Los errores médicos y quirúrgico, de consecuencias también irreparables, son más frecuentes que aquellos otros que llevan al cadalso a un inocente y sin embargo nadie ha pensado en prohibir la medicina o la cirugía. Son más incontables e injustas las muertes que se sufren en las guerras, hasta hoy sin perspectivas de evitar, que las que constituirán la aplicación de la pena de muerte. Ésta solo debe aplicarse en los casos en que se demuestre plenamente la responsabilidad.

         -La pena de muerte consigue, por lo menos, que ese condenado no volverá a cometer otro crimen.

         -El hecho de que a muchos condenados, por su endurecimiento inmoral, no los haya frenado el haber presenciado hechos de sangre, no significa que no haya inhibido a muchos más de seguir lineamientos en conductas sanguinarias.

         -Si se aplica al pobre, hábil y capaz, por lo que resulta de un proceso injusto y desigual, los partidarios dicen que esta argumentación sería aplicable a todas las penas y el problema corresponden a la adecuada selección de los jueces que no desvíen la justicia de sus fallos por la retórica ni por los sofismas o la corrupción, pues en materia penal el juez es el principal motor del proceso y no un simple receptor de las pruebas que se le aportan, ni mero espectador.

         -Ignacio Villalobos dice que el hecho de que la mayoría de los delincuentes sean de pocos recursos, es indiscutible, como lo sería el afirmar que la mayor parte de los reos en Egipto serían egipcios y su mayor porcentaje en China serían de raza amarilla; y si las gentes de clases acomodadas delinquen solo contra la propiedad o por arrebatos pasionales, no es cosa de imponerles la pena de muerte o dejar impunes a los peores asesinos para satisfacer un deformado y absurdo concepto de la igualdad. La mencionada desigualdad social, que es lacerante e injusta y que debe combatirse, en ninguna forma explicaría en forma exclusiva, las causas de la criminalidad, ni justificaría la inaplicación de la pena de muerte, pues los condenados constituyen una proporción infinitamente menor de los que viven injustamente en dicha marginación y no son delincuentes, sino por el contrario, apoyan su comportamiento sobre bases morales muy superiores a las clases opulentas.

         -Plantean: ¿pero los asesinos sí tienen derecho a matar? El homicida ha sacrificado el bien más grande de la víctima.

         -Sobre las diferencias entre la muerte que inflige el criminal a su víctima y la que inflige el Estado al criminal en cumplimiento de una condena judicial, Amor Naveiro dice que si el Estado debiera privarse de imitar materialmente a los delincuentes, no habría solo de suprimir la pena de muerte para no imitar a los asesinos, sino también la pena de multa para no imitar a los ladrones; las penas de privación de libertad para no imitar a los secuestradores; las penas infamantes para no imitar a los que injurian y, en general, toda pena, puesto que toda pena es un mal físico inferido contra la voluntad de los delincuentes, del mismo modo que estos infieren males a sus víctimas. Por eso, si tuviera razón el que dijo: “si el matar es un crimen, dime tú sociedad, ¿por qué matas también?”, podía haber añadido: “si el secuestrar o privar de la libertad es un crimen, dime tú, sociedad, ¿por qué encarcelas? Si el quitar los bienes ajenos es delito, dime tú, sociedad, ¿por qué impones multas? ..” Y así podría ir excluyendo todas las penas. La muerte voluntaria de un hombre no es intrínsecamente mala, sino en cuanto es injusta.

         -A quien se le aplica la pena de muerte se le da oportunidad de un proceso imparcial, se le provee de defensor, se le reciben pruebas y alegatos y contra el fallo judicial tiene posibilidad de acudir a otras instancias judiciales mediante los recursos legales y a una instancias de carácter político y social, como es el indulto. En cambio, a la víctima de los delitos no se le dieron esas oportunidades y muchas veces sin motivo alguno de su parte se ensañan contra él.

         -El quinto mandamiento, “No matarás”, del Decálogo que dictó Yahavé a Moisés en el monte Sinaí, todo buen exégeta sabe que está dictado en el contexto de una referencia a la muerte causada por la violencia de un hombre contra otro hombre, no a la que proviene del legítimo ejercicio de la justicia por quien tiene a su cargo el régimen de la ciudad.

         El Decálogo dice “No matarás” en el mismo sentido que dice “No hurtarás”. Si en ambos casos hubiera de entenderse prohibida en absoluto la sustracción material de la vida y de la hacienda respectivamente, la pena de multa sería un hurto y la pena de muerte un homicidio, y no cabría imponer ninguna de ellas. Lo que se prohibe no es precisamente la sustracción material, sino la violación del Derecho, y hasta el intento de violarlo, ambas penas pueden ser legítimas, siempre que sean merecidamente impuestas por la autoridad competente.

         Ya Garófalo había señalado que la prisión perpetua no significa una verdadera eliminación, pues la permanencia de estos sujetos entre los demás reos, a quienes contamina de sus calidades que se consideran entre ellos de superioridad, y cuya tolerancia trasciende un fin prematuro por evasiones revoluciones, indultos, etc., hechos que no son una mera hipótesis, sino que en la práctica prueban constantemente con cuánta facilidad vuelven los recluidos a la vida social.

         -Ignacio Villalobos dice que tanto como se ha encarecido la necesaria seguridad en la pena, como el mejor freno para la delincuencia, es desmoralizadora la impunidad asegurada y el aliento que se da a la injusticia y a la desigualdad, a veces solo porque se trata de un hombre de color o porque en el asunto interviene una mujer, aún cuando sea visible la injustificación o lo falso de sus afirmaciones o de sus pretensiones.

         -Alfonso Karr decía: “Yo también soy partidario de la abolición de la pena de muerte, pero que empiecen por abolirla los asesinos”.

         -Constancio Bernaldo de Quirós califica este argumento de tontería, olvidando, según él, que si al crimen es fuerza tolerarle todos los excesos, aunque previniéndoles, en cambio a la ley no puede permitírsele ninguno, siendo, como es la fuente pura del Derecho. Los que hacen corren más sangre son los mismos que creen tener de su parte el Derecho, la lógica y la historia. ¿A cuántos llevan a la muerte los jefes de Estado que caprichosamente declaran guerras injustas? ¿Y los cuerpos de seguridad del Estado que masacran cuando protestan contra medidas tiránicas de malos gobernantes?

         José Angel Ceniceros y Luis Garrido dicen que “definitivamente ganada por los primeros y si circunstancialmente razones de política criminal para conservación del orden publico imponen la necesidad transitoria de que esa pena exista, no es una Comisión Técnica de Juristas la que debe proponer su restitución, sino el Poder Ejecutivo y en su caso el Legislativo, el que deberá asumir la responsabilidad”.

         Ciertamente es alarmante el número de secuestros en nuestro país, pero lo que se requiere no son penas altas, sino eficacia en su aplicación. Desde 1764, Cesare Beccaria dijo que "lo que más disuade a los ciudadanos de violar la ley no es la exagerada gravedad de la pena, sino la inexorabilidad de la justicia. No se debe aplicar castigos inhumanos, sino aplicar castigos con toda seguridad".

Concluye Roberto Reynoso Dávila

         “Desde el punto de vista jurídico, sentimental y humano, soy totalmente enemigo de la pena de muerte; pero me duele más la muerte de la víctima y soy más enemigo de la impunidad”.

         Carrara, al despedirse de sus alumnos de la Universidad de Pisa dijo:

         “Yo he combatido la pena de muerte, ahora y siempre, como hombre y como penalista. Como hombre, porque sé que el respeto a la vida se enseña con el respeto a la vida y la personalidad humana, aún en el culpable. Como penalista, porque he aprendido, en mi larga práctica, que no es con penas feroces como se puede reprimir la ferocidad de los asesinos. Matar a quien ha matado no es justicia: es venganza. Y esta palabra debe ser borrada de los códigos modernos.”

 

¿FORMACIÓN ETICA EN EL ABOGADO?

"El fin del abogado no es enriquecerse, ni ganar muchos negocios, sino decir y pedir la Justicia, sin olvidar en sus sentencias atender sólo a la verdad, ser generoso con el caído e implacable en la defensa de los derechos humanos; que no debe patrocinar causas injustas y que habrá de decir a sus clientes, cuando no tengan razón, que deben reconocer el derecho de los otros."

Mario de la Cueva

         Nuevamente se enluta la profesión de litigante de procesos federales con la ejecución de un colega en Agua Prieta. Muy poco antes sucedió en Hermosillo. Antes en Agua Prieta. En Guadalajara, en marzo, fueron acribillados 5 litigantes y una inocente secretaria en un despacho. Y así, hacia atrás, se registran los de no menos de otros 12 litigantes en la entidad en pocos años.

          Se suceden estos crímenes cuando la semana pasada, en el Departamento de Derecho de la Unison, que cumple su 55ª aniversario, se realizó el 2ª Congreso Nacional de Formación Jurídica, con el tema de Ética para el abogado.

         En la primera conferencia, el jurista sonorense Agustín Pérez Carrillo partió de que Formación va más allá de enseñanza-aprendizaje, pues implica -además de conocimientos-, capacidades y talentos. Ante el desafío ¿es posible la moral en la formación jurídica?, contesta: no. Y abunda: No se puede, sin atentar contra la libertad de cátedra. En todo caso -concedió, ante inquieta alumna que demandó formación moral-, las autoridades y los docentes deben predicar una moral, pero con su ejemplo.

         Mientras los teóricos bordan sobre este impecable discurso pedagógico jurídico, la corrupción de muchos abogados (y abogados periodistas) corroe las entrañas del foro y a lo largo y ancho del país la delincuencia organizada está victimando, impunemente, a sus abogado y jueces.   

        El Dr. Edgardo Buscaglia, de la Universidad de Columbia EU y asesor de Naciones Unidas, recién expuso el Mejoramiento jurídico e implementación contra corrupción y delincuencia organizada. Abordó factores que causan la defectuosa implementación de políticas públicas contra éstas; se fundamenta en casos internacionales y en las mejores prácticas plasmadas en las Convenciones internacionales que México ratificó.

         Su primera premisa la constituyen “los altos niveles de corrupción pública y privada”, ambientes institucionales nocivos que se traducen en un pacto de impunidad política; y este ambiente de pobre gobernabilidad se refleja en las distorsiones que se promulgan a través de instrumentos jurídicos defectuosos que generan poca coherencia, consistencia y predictibilidad en la aplicación de la norma, lo que engendra abusos de discrecionalidad política, judicial y administrativa y conlleva mayor criminalidad.

         Lo novedoso que me parece en este experto es que en esta infiltración-captura del aparato penal del estado, incluye la “feudalización de los abogados por la delincuencia organizada”, mediante sobornos-extorsión-vínculos patrimoniales a través de “servidores públicos”: procuraduría-policía judicial-acceso a la justicia penal.

         México firmó las Convenciones de Mérida contra la corrupción (ONU) y la de Palermo (ONU) contra la delincuencia organizada, pero al no gozar de eficacia, Buscaglia propone medidas correctivas legislativas, de su implementación y mejoramientos en el marco operativo de la investigación y procesamiento de causas.

         En éste nuestro precario Estado de derecho y gobernabilidad, es menester disminuir brechas entre el derecho en los libros y el derecho en su implementación práctica; estudio de información cuantitativa y cualitativa de victimización que poseen los diferentes actores del sistema y usuarios, ligados a las causas penales seleccionadas para su estudio.

         "¿Cómo encabezan, exitosos defensores particulares de acusados, sendos desplegados en contra de la delincuencia e inseguridad pública?", reclama una vecina del Estado, en televisión nacional.

         Históricamente, el péndulo de la represión criminal fue extremo. Tortura y pena de muerte, en formas que conmoverían al más pétreo corazón. El Derecho Internacional y el Constitucional evolucionaron al moverlo hasta el otro extremo, las Cartas fundamentales son catálogos de Derechos Humanos en favor de “todo individuo”. Es relativamente fácil en el proceso la defensa de un acusado. Principios como “libertad bajo fianza”, “presunción de inocencia”, “exacta aplicación”, “absolución en caso de duda”, “no retroactividad en perjuicio”, “suplencia de la deficiencia de la queja”, "readaptación social”, etc., lo favorecen.

         No estaría mal, si no es que en nuestro sistema, cuando el defenso es materialmente culpable –a sabiendas de su abogado-, en la medida en que defensores y jueces cumplen con su papel, queda(n) indefensa(s) la(s) víctima(s) u ofendido(s) y expuesta la sociedad, y producimos el lastre de la impunidad.

          Es justificable la natural reacción, de la sociedad víctima de la delincuencia, en contra de la bondad del Derecho penal -y de los organismos defensores y particulares y tribunales- para con los criminales, a costa del convidado de piedra del drama: la víctima y ofendido.

         No estoy en contra de los avances de los Derechos Humanos. Son irreversibles. Pero las instituciones y defensores de acusados y los jueces, en un soberbio esfuerzo de ética, debemos recordar a Kelsen: el primer juez lo debe ser el propio abogado. Las palabras de Mario de la Cueva que encabezan este artículo son una posición de moralidad profesional.

         ¡Qué oprobio contra la ciencia jurídica y cuánto daño causan a la Universidad, a la salud pública de niños y de la sociedad, los defensores de la delincuencia común y de la organizada! No podemos acabar con esa abogacía en el país, ni siquiera en nuestro medio; pero sí hacerles cada vez más costoso y riesgoso.

         Un chiste: “¿Cómo se llama al que ayuda a cometer un crimen antes de cometerlo?: cómplice; ¿y después de cometerlo? abogado.” Son –me dice un colega- “mismo perro con diferente collar.”

          Evocando nuestros catedráticos fundadores Enrique E. Michel, Carlos V. López Ortiz, Manuel V. Azuela, Fortino López Legazpi, Alfonso Castellanos Idiáquez, Abraham F. Aguayo, Roberto Reynoso Dávila, José Antonio García Ocampo, Francisco Duarte Amaya, Carlos Arellano García, Cipriano Gómez Lara, David Magaña Robledo, verdaderas lecciones de mística y ética ¡qué diferencia y nostalgia! Frente a ellos, algunos catedráticos de hoy parecen enanos. Tanto había por dilucidar en las últimas décadas y tanto tiempo se perdió. Cuál era el límite de la libertad del ejercicio, cuál el rediseño de los programas de estudio.

         Sea lo que fuere la pertinencia o no de una formación ética y moral en los abogados; y sin perjuicio de la traición a nuestras conciencias, maestros, familia y pueblo que con sus impuestos sostiene nuestros estudios, de nuestras propias entrañas debemos, cada uno, de sacar el sentimiento universal de la dignidad y decir: “Hay causas penales que no puedo defender sin sentirme avergonzado”

 

DIME QUIÉN ES TU ABOGADO Y TE DIRÉ QUÉ TAN CULPABLE ERES

*Muchos mexicanos hoy condenados a muerte en Estados Unidos, quizás hubieran sido declarados inocentes o no hubieran sido sentenciados a la pena máxima, de haber contado con una defensa profesional de alto nivel.

Después de restablecer la pena de muerte EU en 1976, la primeraejecución de un mexicano fue la de Ramón Montoya, en Texas, en 1993.

En 1996, en Texas, Irineo Montoya. En 1996, en Virginia, Benjamín M. Murphy. En 2000, en Texas, Miguel A. Flores. Javier Suárez, en Texas, en 2002. Ángel M. Reséndiz, en Texas, en 2006 y el pasado 5 de agosto, a José Ernesto Medellín Rojas.

 Su ejecución es la quinta en Texas en el año y la primera de seis programadas para este mes, a pesar de los esfuerzos de México para frenarlas.

 Por su repercusión en México, y por los más de 50 mexicanos condenados a muerte en EU, el gobierno demandó a EU ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por violar la Convención de Viena sobre derechos consulares, y en particular el de notificación consular: Cuando un extranjero es detenido en un país signatario de la Convención, las autoridades deben avisar a la oficina consular más cercana del país del detenido, para que entren en contacto con su connacional y puedan asistirlo.

México lo hizo por la plena conciencia de que en ausencia de funcionarios o de abogados consulares que asistieran a los mexicanos en EU, a veces por crímenes, como en el caso de Medellín, repugnantes, difícilmente recibirían un juicio justo.

Todo está en el abogado

En el sistema penal norteamericano, de tipo "adversarial", la presencia de un buen abogado, y no sólo un defensor de oficio, juega un papel determinante en el desenlace del juicio. Muchos de los mexicanos hoy condenados a muerte quizás hubieran sido declarados inocentes o no hubieran sido sentenciados a la pena máxima, de haber contado con una defensa profesional de alto nivel. Pero ya muertos, ni cómo rectificar un error judicial, que según lo consigna la historia, los ha habido.

En Estados Unidos hay evidencia de que un porcentaje de los sentenciados a muerte han resultado inocentes una vez que se introdujeron técnicas genéticas sofisticadas para evaluar cierta evidencia. ¿Puede, un sistema penal moderno, darse el lujo de mandar matar inocentes?

Por otra parte, recordemos el caso paradigmático del deportista O. J. Simpson -acusado de asesinar a su ex esposa y amante de ésta-, quien contrató el millonario "equipo de abogados de ensueño", gracias a cuya pericia profesional obtuvo su absolución. Pero acusado en la vía civil fue encontrado culpable y condenado a otra millonaria reparación del daño a las familias de las víctimas.

Algo así como "Dime quién es tu abogado y te diré que tan culpable eres".

México ganó el llamado "caso Avena" en La Haya; Bush aceptó en principio el fallo y evitó la ejecución de cualquier mexicano hasta el 2006; pero el gobierno de Texas lo rechazó y la Suprema Corte resolvió que las obligaciones contraídas por Washington a través de tratados internacionales no eran vinculantes para los estados de la Unión, hasta que se legisle explícitamente.

Al acercarse la ejecución de Medellín, México solicitó a la CIJ medidas cautelares para detenerla; la Corte las obsequió; el gobernador Perry hizo caso omiso; Bush no supo, no pudo, o no quiso hacer algo para obligar a su estado natal a respetar la decisión de la CIJ, y Medellín recibió la inyección letal, luego de que la Suprema Corte rechazara la última apelación.

Sujeto a la camilla y momentos antes de morir, pidió perdón a los familiares de las dos adolescentes que fueron violadas y asesinadas por él y por otros cinco integrantes de una pandilla en Houston en 1993.

"Lamento que mis acciones les hayan causado dolor", dijo dirigiéndose a dos de los padres y una de las madres de las víctimas, Elizabeth Peña, de 16 años, y Jennifer Ertman, de 14 años.

"Espero que esto sea la recapitulación que buscan. Nunca odien a alguien por lo que haga. Nunca alberguen odio", dijo mirándolos directamente.

 El gobierno de México hizo todo lo que pudo para evitarla, maniobrando para que se aprobara en el Congreso de EU una ley que justamente obligara a los estados de la Unión a aceptar las obligaciones de los tratados firmados por el Ejecutivo y ratificados por el Legislativo.

Envió la noche del martes 5 una nota diplomática de protesta por la ejecución, al señalar que se dio en violación al derecho internacional. La Secretaría de Relaciones Exteriores expresó su preocupación por el precedente que sienta este caso para los derechos de los connacionales que puedan ser detenidos en Estados Unidos.

Al margen de mi condena a los criminales despiadados, de mi posición sobre la pena de muerte pero -sobre todo- para evitar aplicarla a inocentes, estoy por el respeto al orden jurídico internacional, al principio Pacta Sunt Servanda, las Convenciones legalmente firmadas, deben ser puntualmente cumplidas.

No nos confundamos, no defendemos la impunidad de un criminal culpable. Suponga el lector -principalmente el furioso partidario de la pena de muerte y feliz con su aplicación- que se encuentra en Texas, es acusado de un asesinato que no ha cometido, no habla inglés y es arrestado por la policía. En ese estado de estrés extremo, ¿no le gustaría ejercer su derecho a que las autoridades deban avisar a la oficina consular más cercana para que entren en contacto con usted un traductor y un abogado y puedan asistirlo? ¡Pues de eso se trata!

Y si la razón del incumplimiento del gobierno de Texas es la interpretación de su Suprema Corte de la llamada Cláusula federal en la Convención de Viena, pues que su Congreso legisle expresamente, sobre la base del principio lógico universal de que no únicamente en delitos federales, el extranjero acusado de un crimen necesita la asistencia de un traductor y un abogado de su consulado, para respetarles SU Quinta Enmienda y el debido proceso: A nadie "se le compelerá a declarar contra sí misma en ningún juicio criminal; ni se le privará de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal…".

 

“El fin del jurista no es enriquecerse ni ganar muchos negocios, sino pedir y decir la justicia, sin olvidar tampoco que en sus sentencias debe atender sólo a la verdad; que debe ser generoso con el caído e implacable en la defensa de los derechos humanos; que no debe patrocinar causas injustas y que habrá de decir a su cliente, cuando no tenga razón, que debe de reconocer el derecho de los otros”.

                                           Mario de la Cueva

         El 21 de junio atestiguamos, con escéptico orgullo, la entrega, por el Consejo Nacional para la Acreditación de la Educación Superior en Derecho A. C., al Departamento de Derecho de la Unison, de la certificación, “con lo cual garantiza a la sociedad que ofrece educación de calidad y pertinencia”.

          "Los acreditadores únicamente han venido a dar fe de que aquí existe excelencia académica en la transmisión del conocimiento y es fundamentalmente, gracias a ustedes maestros", expresó Máximo Carbajal Contreras.

       "El trabajo de lograrla es colectivo, involucra desde los egresados, los empleados administrativos, los trabajadores de intendencia, las instalaciones y los servicios bibliotecarios, teniendo la mejor planta docente como existe en esta Universidad y un buen sistema que recoja a los mejores estudiantes que este Estado tiene", indicó.

          17 instituciones públicas y privadas que imparten Derecho en México cuentan ella.

          A nombre del rector, el secretario general académico, Enrique Velázquez Contreras, felicitó a los docentes que conforman el programa y los exhortó a no bajar los indicadores de calidad ya que dentro de cinco años habrá que renovar dicha certificación.

          "Pueden festejar el fin de semana, pero el lunes hay que seguir trabajando porque seguramente los parámetros para el 2013 serán aún más altos", dijo.

          Se develó placa, en la explanada.

          Estuvieron el vicerrector de la Unidad Centro, Heriberto Grijalva; la directora de la División de Ciencias Sociales, Blanca Valenzuela, el presidente del Tribunal de Justicia y miembro de la Junta, Max Gutiérrez Cohen y el ex rector y maestro emérito, Roberto Reynoso Dávila.

          Existen generaciones que están terminando con el plan anterior y las primeras, con el nuevo, aún no egresan. Los resultados del Examen General de Egreso del Centro Nacional de Evaluación Ceneval para los egresados del plan “viejo” no han sido halagadores, sino muy preocupantes.

          El plan nuevo tiene fortalezas, por supuesto, pero inexplicables debilidades: se cercenó todo un semestre, cuando como dice el jurista uruguayo Eduardo J. Couture: El Derecho se transforma y crece todos los días.

          Recordemos que en los días de Don Ignacio Luis Vallarta, había unos dos mil casos resueltos por los tribunales que formaban precedentes, en la 4° época del Semanario Judicial de la Federación. La 5° contendrá más de doscientos mil precedentes jurisprudenciales; en la actualidad habrá más de quinientos mil con los que en un tiempo o en otro habremos de familiarizarnos; además, tienen los futuros egresados un enorme cuerpo de disposiciones legales y reglamentarias creciendo con rapidez alarmante; revistas jurídicas que editan las Facultades de Derecho e institutos de investigación jurídica, cursos de actualización sobre especialidades jurídicas y muchas otras fuentes para mantenerlos al corriente en el desenvolvimiento del Derecho, necesarias para tener el mínimo conocimiento para ejercer. Cuando reciban su título, no habrán terminado sus estudios jurídicos sino que apenas habrán empezado a estudiar, “a menos que sean como aquéllos a los que un médico amigo mío describía como moribundos a los treinta años para ser enterrados a los setenta”, como escribió Góngora Pimentel.

          Los colegas profesores se quejan, amargamente, sobre todo de ¡la eliminación de Derecho Romano, de Teoría del proceso y de Teoría del Estado! También de la fusión de los Derechos Internacionales Público y Privado y de los Derechos Mercantiles I y II, de Autonomía conceptual.

          Todavía el trecho para la formación de especialistas en Derecho con nivel de excelencia en nuestra escuela, es muy largo.

          Hoy día sólo hay profesores de tiempo completo por designación o por ajuste de contratación (quienes dan 25 hrs. a la semana), sin siquiera evaluación curricular.

          Después de ¡25 años! del viejo plan de estudios y de no convocar a profesores para concursos por oposición para ocupar Tiempos Completos, recién se expidieron 4 convocatorias por la División de Ciencias Sociales y el Departamento. Sin embargo su redacción, conformación de jurados para calificar y decidir los ganadores, violaciones al procedimiento y opacidad en el primero de ellos, han despertado en la planta docente interesada, un justificado malestar; al grado de que la División, al conocer impugnaciones, bajo la inteligente premisa de que “los nuevos tiempos exigen transparentar cada vez más las decisiones tomadas por autoridades u órganos colegiados” lo conminó “a proporcionar toda clase de información que los aspirantes requieran”.  Estas irregularidades ponen en riesgo la acreditación y merecimiento de la certificación; ¿y riesgo de una pronta y tácita descertificación? El acto tiene relación con la proliferación, en nuestro medio y en el país entero, de escuelas de derecho conocidas como “patito”. Si bien en algunas escuelas se forman licenciados en derecho, el problema es que no son de calidad, son escuelas para que los alumnos de fin de semana se hagan abogados y hallen empleo o algunos clientes.

          Lunares de la ceremonia: Fue en sábado de periodo de evaluaciones de regularización, con pocos profesores y ningún estudiante, ni siquiera alguno de la Sociedad de alumnos, cuando son precisamente la razón de ser de la inversión educativa jurídica y de nuestra pedagogía cotidiana; inasistencia del Rector Pedro Ortega, tratándose de importante evento de la escuela más tradicional y la carrera más poblada de la Unison. Ciertamente pertinentes las palabras del Secretario Académico, Quím. Enrique Velásquez Contreras, pero titubeantes, por improvisar en acto solemne, sin ser precisamente un orador.

 

¿CERTIFICACIÓN O DESCERTIFICACIÓN EN DERECHO?

PROFESOR Y MAESTRO

I. En el día del maestro evoco e invoco, en forma imaginaria, a los siete sabios de Grecia y Maestros eternos. Les pido normas para un Código de Ética pedagógica y cada uno expresó, con suavidad y dulzura, sus enseñanzas:

TALES DE MILETO: “Rechaza lo deshonesto. No adornes tu exterior: tu forma de vivir es lo que te embellece. La dedicación a tus padres, espera recibirla de tus hijos cuando viejo. La ociosidad es penosa. La ignorancia es pesado fardo. No te entregues al ocio, aún siendo rico. Esconde tu felicidad, no provoques envidia. No atraigas compasión. Demuéstrate mesurado. Acuérdate de tus amigos. Antes de mandar, aprende a gobernarte”.

SOLÓN EL ATENIENSE: “Nada en exceso. Sé escrupulosamente honesto: vale más que la palabra dada. Sella tus palabras con el silencio, y éste con tu actitud. No mientas. No te apresures a tener amigos, pero cuando los tengas, no los rechaces. No seas insolente. Sea lo que fuere lo que sabes, acepta callar”.

PITACO DE MITYLENE: “No hagas lo que reprochas a los demás. No reprendas al desgraciado. Devuelve lo que se te ha confiado. El pasado es firme, el futuro incierto. Sé respetuoso. Ama la instrucción, la moderación, la prudencia, la verdad, la buena fe, la experiencia, la habilidad, la compañía, el arte, la piedad”.

BIAS DE PRIENE: “Mírate en un espejo: si eres hermoso, actúa con honestidad; si es picado tu rostro, corrige con tu honestidad la imperfección natural. Detesta la precipitación y la charlatanería. No seas imprudente. Si eres pobre, no reprendas a los ricos, a no ser que sea útil. Si eres adolescente, aplícate a las acciones; si eres anciano, a la sabiduría. A tu trabajo aporta memoria, a tu carácter nobleza, a tus esfuerzos moderación, a tus temores piedad; impondrás lealtad a tus palabras, discreción a tus silencios, equidad a tus juicios. A tu osadía aporta coraje, a tus actos firmeza, a tus triunfos autoridad y a tu naturaleza nobleza”.

CLEOBULO DE LINDOS: “La mesura es la mejor virtud. Sabe escuchar, pero no a todos. Ten una lengua tolerante. Detesta la injusticia. Nada con violencia. Educa a tus hijos. Pon fin a tus odios. Considera como enemigo público al que odie al pueblo. En presencia de nadie debes chicanear a tu mujer ni acariciarla: la primera actitud es la peor, la segunda lleva a una loca pasión. No castigues a tus obreros cuando estén ebrios: creerán que tú lo estás. Cásate con una mujer de igual condición: si la tomas más rica, tendrás amos, en lugar de parientes. No animes al burlón con tu sonrisa: te harás detestable a los burlados. En las buenas no seas orgulloso, y en las malas no te humilles”.

QUILON EL LACEDEMONIO: “Conócete a ti mismo. Cuando bebas, habla poco. Acude sin prisa a las fiestas de tus amigos, pero de inmediato a socorrerlos. Mejor es una pérdida que se sufre una vez, que una ganancia deshonesta a lamentar siempre. No te burles de las desgracias. Que tu lengua no se adelante a tu razón. Modera la ira. Si has padecido injusticia, reconcíliate con el ofensor, pero si fueras injuriado, véngate”.

PERIANDRO DE CORINTO: “Es peligrosa la temeridad. La ganancia deshonrosa es mancha contra la naturaleza. Sé mesurado cuando te toque ser feliz, pero en la adversidad, sé prudente. Sé siempre el mismo. No divulgues las conversaciones secretas. No solo castiga a los culpables: impídeles que reincidan. Esconde tus desgracias, para que no se alegren tus enemigos”.

         II. De regreso al mundo actual, por acuerdo de Naciones Unidas, este día se celebra el 5 de octubre.

En América se recomendó celebrar el Día Panamericano del Maestro el 11 de septiembre (fallecimiento de Sarmiento) por la Conferencia Interamericana de Educación, Panamá 1947. Así, se celebra en diferentes fechas.

¿Por qué en México el 15 de mayo? Lo pregunto a funcionarios públicos, colegas abogados y profesores, alumnos y tres Rectores de Universidades y ¡nadie supo la respuesta!

Bueno, va como cápsula cultural: los Diputados Tte. Cor. Benito Ramírez García y el Dr. Enrique Viesca Lobatón propusieron al Presidente Carranza, en 1917, se estableciese el Día del Maestro. Lo propusieron al Congreso de la Unión el 27 de septiembre de ese año; se pedía que fuera el día 15 de mayo, en conmemoración de la Toma de Querétaro. Las cámaras la aprobaron, se publicó el 5 de diciembre de ese año en el DOF y se celebró por primera vez el 15 de mayo de 1918, hace 90 años.

 ¿Por qué la toma de Querétaro? Con ella y triunfo de la República se derrumbó el último baluarte de los conservadores (hoy de regreso.): el 15 de mayo de 1867 el general Mariano Escobedo, jefe del Ejército de Operaciones en Querétaro -por órdenes del presidente Juárez la sitiaba desde marzo-, recibió de manos de Maximiliano de Habsburgo su espada, en señal de rendición.

Desafortunadamente la palabra maestro es una voz proteica que como las monedas antiguas, al paso de los siglos y de boca en boca o de mano en mano, pierden su cuño original, se ensucian y se pervierten. Y así se le atribuye este exigente y sublime adjetivo a personajes indignos de –sobre todo- la devaluada clase política mexicana.    

         III. Sea lo que fuere, quienes me conocen saben que el magisterio ha sido, desde el lejano 1964, mi vocación para el ejercicio del Derecho.

Esto me suscita parafrasear y hacer mía una reflexión de mi maestro el Filósofo del Derecho Eduardo García Máynez:

Quienes frecuentamos las Escuelas de Derecho tuvimos muchos buenos Profesores pero pocos grandes maestros, en la más noble acepción de esta palabra.

La diferencia que entre ellos y la mayoría de nuestros catedráticos era, precisamente, la que separa a estos dos términos: Profesor y Maestro.

El Profesor es para el alumno la persona que cumple, con mayor o menor acierto, su función académica específica y nada más; el maestro, en cambio, no únicamente enseña, también educa. La acción de aquél se desenvuelve y concluye dentro del marco estrecho de la asignatura y el aula; la de éste rebasa tales límites y proyecta su influencia formadora sobre el horizonte total de la existencia del discípulo.

El profesor transmite conocimientos, el maestro hacer pensar, es guía para la vida y suscita vocaciones y entusiasmo.

De aquí que, a la diferencia entre profesores y maestros corresponda, en el polo opuesto, una distinción paralela entre alumnos y discípulos, pues el profesor tiene alumnos, en tanto que el maestro, quiéralo o no, pronto se ve rodeado por un grupo más o menos grande, de fieles seguidores.

Expresemos, como alumnos y discípulos, nuestro reconocimiento a quienes, más allá del término profesor, aquel que se eleva a la dimensión de maestro, de la fácil y cómoda mediocridad y hace pensar, es guía para la vida y suscita vocaciones y entusiasmo.

 

FUSILAMIENTO DE ZAMARRIPA Y RUIZ CORRALES (1957 –2007): El eterno debate

El pasado 17 de junio, a las 5.05 hrs., se cumplieron 50 años de la ejecución de la pena de muerte, por fusilamiento, de los condenados José Rosario Don Juan Zamarripa y Francisco Ruiz Corrales.

Por su permanente interés filosófico, jurídico y político, con la autorización de su autor, el Mtro. Héctor Rodríguez Espinoza, publicamos el Prólogo de su Ensayo “Caso de Francisco Ruiz Corrales. Homicidio. Pena muerte” de su libro Práctica Básica y Forense. Quince casos relevantes.

“Caso de Francisco Ruiz Corrales. Homicidio. Pena muerte”.

Quizá no haya tema de la Teología, de la Filosofía y de la Ciencia del Derecho Penal, de los Derechos Humanos, de la Criminología, de la Medicina Forense y del Derecho Penitenciario, que levante tanto debate, como el de la pena capital, la pena de muerte.

Como es un tema de las Disciplinas sociales, del espíritu o del criterio, que no tiene nada que ver con las Ciencias exactas o duras, existen bibliotecas enteras a favor y otras tantas en contra, dependiendo no sólo de la época y lugar, sino incluso de la sensibilidad humana y experiencia de cada persona que se introduzca, sea superficialmente como observador o protagonista como acusado, ofendido, Ministerio Público o en los ocultos pliegues de tan imbricado tejido.

Pero siendo el análisis de casos concretos y de los precedentes judiciales una de las herramientas más idóneas para el proceso de enseñanza/aprendizaje del Derecho –técnica pedagógica usada en las Universidades anglosajonas-, por una parte; y anidando, desde mi infancia y en mi inquietud de ahora jurista, la ¿última? y doble ejecución de la pena capital en Hermosillo y en el país, en 1957, me di a la no fácil tarea de investigar, en archivos muertos, las constancias judiciales a la disposición, en expedientes incompletos, el caso de Francisco Ruiz Corrales. No me fue posible tener el expediente del proceso de 1° instancia, aun cuando conté con otra información hemerográfica y testimonial relativa de primera mano.

Es imposible para un jurista, en su papel de investigador y docente, escapar al reto que nos ofrece el análisis del acontecimiento desde su génesis, su desarrollo jurídico procesal y su desenlace, pues aglutina las milenarias posturas de los dos grandes bandos en que agrupan los que con decisión abogan por su reimplantación, versus los que, con no menos energía, propugnan por su abolición definitiva.

En particular para Sonora y su Universidad, el evento de su ejecución y la reacción estudiantil enalteció, en más de un sentido, la presencia humanista y social de esa comunidad juvenil de la naciente Escuela de Derecho, a pesar de que contaba, apenas, con solo cinco años de funcionamiento.

Una crónica de los sucesos fue publicada por el entonces vespertino El Regional  del 18 de junio de 1957 y eventualmente recogida en los medios, incluyendo testimonios contemporáneos de algunos protagonistas desde el lado del gobierno del Estado y que nos permiten  juzgar, a distancia, algunas circunstancias del episodio y la verdad formal de sendos crímenes pagados con la pena capital.

Otros casos similares: Escudero, Arámbura, Emiliano Triana Reyes, Don Juan Zamarripa, Salomón Guadarrama, Piñueñas, “el mori” y los indígenas Huipas, esperan al investigador. Cada uno y en su conjunto, amerita un análisis histórico jurídico, tarea académica más paciente y ambiciosa.

Ofrezco el caso Ruiz Corrales, desde la comisión de los delitos hasta la ejecución de la pena capital, con base en copia de expedientes judiciales disponibles. Incluyo entrevistas con el Sr. Lic. Roberto Reynoso Dávila, entonces Juez de la causa y resolutor de la pena y el Sr. .Lic. Alberto Ríos  Bermúdez (+), Juez que entregó los reos al pelotón de fusilamiento. De la inconmensurable doctrina sobre el tema, brindo sendos e ilustrativos Ensayos de Don Eduardo García Maynez y del propio Reynoso Dávila.

Digo que el tema general y el caso particular de Francisco Ruiz Corrales se anidó desde mi infancia porque, habiendo sido en mi barrio familiar Cinco de Mayo, donde se suscitaron los lamentables hechos, tengo en mi memoria desgarradoras escenas que, como niño y alumno de 6° de primaria entonces, observé con inexplicada curiosidad, en una humilde vivienda por la calle 16 de Septiembre norte, creo que donde vivía la niña sacrificada, y como alumno y adolescente de 2° de secundaria después, la noticia del fusilamiento.   

Habiendo ingresado a la Escuela de Derecho en 1961, cuatro años después del fusilamiento, era tema obligado en sus aulas y pasillos, y fui discípulo del Juez de 1° Instancia que la aplicó y de tres de los cinco Magistrados del H. Supremo Tribunal de Justicia que la confirmaron –Licenciados Miguel Ríos Gómez, José María Oceguera Ochoa y el Ponente César Tapia Quijada (los otros Agustín Ramírez Romo y Jorge Martínez Calderón)-; y conviví con los condiscípulos involucrados en el movimiento abolicionista y firmantes de una petición en tal sentido, dirigido al C. Gobernador Obregón –desatendida por cierto-, que había ejecutado la doble sentencia privativa de la vida a dos condenados a perderla.   

Huelga decir que en mi investigación me encontré frente a hallazgos no poco apreciables, v.gr. en lo que se refiere a: a). Los términos policíacos, ministeriales y judiciales para la prosecución y conclusión del proceso en 1° Instancia; b). El término judicial para la sujeción y conclusión del proceso; c). La duración de la apelación; d). La duración del Juicio de Amparo en el más alto Tribunal de la República, e) La ejecución de la pena, por fusilamiento.

Es dable considerar cuál fue la calidad profesional de la investigación policíaca, la de la averiguación por el Ministerio Público, la de su acusación y la de la defensa de oficio en las dos instancias del fuero común y en el Amparo directo ante la Corte; la identificación de los Magistrados de Apelación y la de los Ministros de la Primera Sala de la Corte, por cierto con una Ejecutoria emitida por los justos tres votos necesarios, contra dos disidentes, uno de éstos el del Sr. Lic. Luis Chico Goerne, notable penalista mexicano que llegó a ser Rector de la UNAM; la natural y meritoria reacción en contra de la ejecución, de la juventud estudiosa de la naciente Escuela de Derecho –que vivía apenas su cuarto año de existencia, de una Unidad académica que rebasa ya sus primeras seis décadas-; el destino profesional y social de las autoridades administrativas y judiciales; en fin, la riqueza del texto judicial del caso en su conjunto y del contexto jurídico y cultural del Sonora de la década de los cincuentas.  

Además de la natural y genérica pregunta: ¿es justa la pena de muerte?, surgen otras referidas al caso central: ¿Se realizó una minuciosa investigación policíaca y ministerial de las circunstancias de ejecución y modalidades y calificativas del homicidio cometido? ¿Se llevó al cabo un cuidadoso análisis de la consignación ministerial, para dictar el auto de formal prisión? ¿Se tramitó el proceso penal respetando todas y cada una de las garantías constitucionales y procesales, en términos de los derechos “a una defensa adecuada” y a que se le administrase justicia? ¿Se ofrecieron y desahogaron todas las pruebas y alegaciones atinentes al caso, particularmente en lo que respecta a la salud psiquiátrica del procesado y a la calificativa de premeditación? Si en vez de la participación de los defensores de oficio, legos en Derecho, lo hubiesen defendido uno a más de los profesionales del Derecho egresados de la Facultad de Derecho de la UNAM que lo juzgaron en ambas instancias y en la Sala Penal de la H, Suprema Corte, ¿la suerte del reo hubiera sido la misma? ¿Qué tanto incidió la presión de la indignada opinión pública y la publicada y la influencia del Gobernador del Estado? ¿...             

En fin, no pretendo –porque no debo- prejuiciar al lector sobre la explicación y la verdad material y la formal de los hechos sometidos a las dos instancias judiciales del fuero común y a la Primera Sala de Corte en el Amparo resuelto, en elocuente y significativa votación dividida.

Que cada lector juzgue los hechos y el Derecho aplicado en este caso concreto, pues por los siglos de los siglos seguirá vivo y palpitando el debate entre quienes, con legítimos motivos y sus poderosas razones, postulan mantener la abolición de la pena de muerte y la de quienes, también con no menos legítimos motivos y sus poderosas razones –como hoy el gobernador Peña Nieto del Estado de México-, reclaman su imperiosa reimplantación en las entidades federativas de México.

Primavera del año 2005.           

CRONOLOGÍA

Año de 1955

Enero:

-18: Comisión de  los delitos.

- 21: Se radicó la Averiguación Previa en la Agencia del Ministerio Público.

- 22. Consignación de los hechos al Juez de Primera Instancia Penal.

- 25: Auto de Formal Prisión por el C. Juez.

- 29: Se declaró agotada la Averiguación Previa.

Febrero:

- 3: Renunciando el AMP al término para promover pruebas y sin que el reo ni su defensor promovieran las suyas, se cerró la Instrucción y se pusieron los Autos para formular conclusiones, lo que el AMP hizo el mismo día y la defensa al día siguiente.

- 4: Auto citando a las partes para la Audiencia de Derecho.

- 7: Audiencia de Derecho con la asistencia de todas las partes, se reprodujeron los alegatos y se les citó para oír sentencia.

- 10: Sentencia condenatoria de Primera Instancia.

- 14: Nombramiento de defensor particular de Isidro Montaño Ocejo.

- 16: Auto del Tribunal para que designe asesor del Defensor particular.

- 17: Aceptación del reo del Defensor de Oficio.

Marzo:

-11: Audiencia de Vista en el H. Supremo Tribunal de Justicia.

-22: *Sentencia que confirma la condena a pena de muerte, de segunda Instancia.

        *Notificación a defensor particular y al reo, de las sentencia.

Abril:

-9: Interposición de la demanda de Amparo.

Año 1956

Junio

-11. Sentencia de la H. Suprema Corte, negando el Amparo.

Año 1957

Junio

17. Ejecución de la pena de muerte.

 

 

EL CASO ZAMARRIPA

Con motivo de mi colaboración anterior, en dos partes, relativa al fusilamiento de Francisco Ruiz Corrales, ejecutado con José Rosario Don Juan Zamarripa, y con el propósito de esclarecerlo respecto al primero, debo referirme al segundo de ellos.

 Como lo expresó el profesor Roberto Reynoso Dávila en estas páginas la semana pasada, “el código penal sonorense indicaba que pasando cinco años de la sentencia, si ésta no se había consumado, ya no se realizaría”. Y para evitar la conmutación de esa pena capital, fue que el gobernador Obregón decidió fusilarlos juntos.    

 De mi investigación ofrezco sólo el texto de la Sentencia del Juicio de Amparo Directo 5009/51/1ª, turnado al Ministro Lic. Teófilo Olea y Leyva, de la que se desprenden los hechos y su resolución de cosa juzgada por mayoría de cuatro votos contra uno, desembocada en el paredón de la antigua penitenciaría y en la conciencia de los reimplantacionistas versus los abolicionistas….

 México, Distrito Federal.- Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.-

 Acuerdo del día dieciocho de agosto de mil novecientos cincuenta y cuatro.

 VISTO, para resolver, el presente juicio de amparo directo; y,

 RESULTANDO:

Primero:- Que ante esta Suprema Corte ocurrió en demanda de amparo directo José Rosario Donjuan Zamarripa, contra actos de la Sala Colegiada del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora y Juez de Primera Instancia del Ramo Penal de Ciudad Obregón de la Propia Entidad, consistentes en la sentencia dictada por la primera de las autoridades con fecha dieciseis de junio de mil novecientos cincuenta y uno, que confirmando la de su inferior, lo condenó a la pena de muerte, como penalmente responsable del delito de violación y homicidio calificado por motivos depravados y brutal ferocidad, y seis años de prisión y multa de quinientos pesos, si es revocada la pena capital por lo que toca al delito de violación, perpetrados en agravio de la menor Ernestina Leyva Cajeme; y la ejecución de dicho fallo por parte de la segunda de las autoridades señaladas como responsables. Estos actos en opinión del solicitante del amparo son violatorios de los artículos 14, 16 y 22 constitucionales.

 Segundo:- Admitida la demanda por auto de la Presidencia de la Corte, se turnaron los autos al Ministerio Público Federal para pedimento y éste fue formulado en el sentido de que: por lo que toca al agravio que hace valer en su escrito de demanda el recurrente o sea a que la calificativa de alevosía no se justificó plenamente por no haberse reunido los elementos que exige el artículo 257 del Código Penal del Estado de Sonora, ya que el estado de excitación nerviosa y de ebriedad en que se encontraba, no le habían dado tiempo para recapacitar sobre los hechos que cometió; tal calificativa aparece en autos que se justificó, por lo que suplico a esa H. Sala se sirva tomarla en cuenta al dictarse el fallo que corresponda. En cuanto a los demás agravios hechos valer por el recurrente como en concepto del suscrito no han violado en perjuicio del quejoso los preceptos constitucionales que invoca en su escrito de demanda, atentamente pido a esa H. Sala se sirva tomar en consideración que no se justificó la calificativa de alevosía en el delito cometido por José Rosario Don Juan Zamarripa, amparándolo y protegiéndolo por lo que toca a este agravio, modificando la sentencia recurrida e imponiéndole al recurrente la pena que estima de justicia en uso de las facultades que le concede la ley. Solicita la protección constitucional; y,

 CONSIDERANDO:

 1º.- Está acreditada la existencia del acto reclamado con las actuaciones del proceso correspondiente, enviadas por el tribunal señalado responsable como justificación de su informe.

 2º.- Sostiene el quejoso en su demanda que se violaron garantías en su perjuicio, toda vez que al ser condenado a la pena de muerte se tuvo en consideración que en el caso concurrió la calificativa de premeditación, la que de acuerdo con el artículo 256 del Código Penal vigente en Sonora, ésta existe cuando se causa la lesión o la muerte después de haber reflexionado sobre el delito que se va a cometer y es indudable que la Sala responsable no hizo un estudio pormenorizado de las características que dicha calificativa debía de reunir, dadas las circunstancias en que cometió el delito (ebriedad); que igualmente considera que no llegó a considerarse plenamente la calificativa de alevosía a que se refiere el artículo 256, dado el estado de excitación nerviosa y ebriedad en que se encontraba; y, finalmente, que su conducta criminosa está comprendida para su castigo en las disposiciones del artículo 254, segundo párrafo del Código Penal vigente, que señala una pena de quince a treinta años de prisión. Solicita la protección constitucional.

 3º.- El Tribunal de Alzada del Estado de Sonora al adherirse al criterio valorativo del juez del conocimiento, que condenó a privación de la vida al ahora quejoso José Rosario Donjuan Zamarripa, como autor de los delitos de violación y homicidio calificado con alevosía, motivos depravados y brutal ferocidad, perpetrados en agravio de la menor Ernestina Leyva Cajeme, tuvo en cuenta las siguientes constancias: en primero lugar la declaración confesoría del imputado en el sentido: que el día cinco del mes de julio del año próximo pasado, estuvo tomando desde un día antes y seguramente entre la borrachada le alcanzó la puntada de irse a esa casa (la de la ofendida) y como estaba muy tomado no recuerda en qué forma cometería ese delito, pero sí recuerda que cuando consumó el acto sexual dejó a la niña sentada a la orilla del río sin golpearla y él se fue para su campamento a seguir tomando sus copas, agregando que a la niña la sacó cargando dormida y que antes de llegar a una milpa despertó y así se la llevó y la metió a la milpa; dicha siembra se encuentra como a unos trescientos metros de la casa donde vivían los padres de la niña a quienes no conocía, ni nunca había ido a su casa, agregando que al día siguiente regresó a la misma casa con el objeto de buscar una gorra que se le había perdido ahí, y que por eso encendió un fósforo, para ver si la encontraba, en cuyo momento fue sorprendido por el casero preguntándole qué buscaba; por lo que sin contestar se salió para seguir su parranda. Que ampliada su declaración del propio acusado, manifestó ser el responsable de la muerte de la niña …, a quien mató de un golpe en la cara con un palo de batamote, regular grueso que tiró al río después de haberla matado, arrojando también al río el cadáver de la menor, a la que antes había violado ahí mismo a la orilla del río y con la que tuvo contacto carnal solo una vez. Que cuando la violó lloró mucho, pero le tapó la boca con un pañuelo y que serían como las primeras horas del día cinco del mes cuando se introdujo a la casa y habiendo encontrando a la menor acostada en un tapete la agarró de la mano y la sacó con rumbo al río y que al pasar un cerco de alambre allí tuvo que abrazarla y conducirla en esta forma hasta el lugar donde la violó y mató. …. Que como el día en que sacó a la niña de su casa perdió la gorra, teniendo la creencia de que había dejado la gorra en la casa de la niña fue como regresó, habiendo sido sorprendido por el padre de la misma. Que al ser examinado en preparatoria manifestó: que ratificaba su dicho anterior y solo agregó que cuando se verificaron los hechos se encontraba en estado de ebriedad pues desde las diez de mañana del día cuatro anterior había empezado a tomar en compañía de otros dos particulares. Que es un individuo libido fácilmente excitable y que cuando vio a la menor sin calzones se excitó al grado de no meditar sus actos y ejecutar los hechos sin reparar en las consecuencias que los mismos le acarrearían. La propia autoridad responsable, tuvo en cuenta en su relación valorativa la declaración de Francisco Leyva Cajeme, padre de la menor ofendida, quien manifestó: que el miércoles cinco de julio de mil novecientos cincuenta como a las cuatro de la mañana se dio cuenta de que su hija Ernestina no se encontraba en su cama, creyendo que andaría en sus necesidades corporales; que al momento le habló por su nombre y no le contestó, por lo que se levantó a procurarla, creyendo que podría haberse levantado dormida y caído al río. Que desde esa hora, sin pérdida de tiempo la buscó por todas partes donde consideró que podría encontrarla y al amanecer ocurrió a dar parte a fin de que se le prestara los auxilios en la búsqueda de su menor hija de cuatro años de edad. Que al día siguiente, como a las tres de la mañana, pero que para esto una señora le manifestó que había visto a un hombre que andaba en el interior, incendiando fósforos precisamente en el lugar donde se encontraban acostadas dos muchachitas, una de diez años y la otra de ocho, fue cuando sorprendió a un soldado uniformado, sin gorra, quien interrogado sobre su misión que lo trajo así allí, y al no haberle contestado ninguna palabra lo condujo hacía afuera de su casa habitación, hasta el cerco de alambre, sospechando en ese momento que ese mismo individuo podía ser el responsable de su hija, fijándose muy bien en su fisonomía y de que pisaba con la punta de los pies según pudo comprobar cuando fue sorprendido en el momento y en el interior de las habitaciones, ignorando su intención; que entonces fue cuando aplanó bien los pies en el suelo con el calzado mismo que se vió (huella) el día anterior del tamaño y forma al pie de la cama de la desaparecida. Agregó que dos días antes, el día seis, como a las cuatro de la mañana sintió que una persona ajena prendía un fósforo en el interior de la casa y al interrogarlo sobre qué cosa hacía, se salió corriendo dejando abandonada su gorra, pero reconociéndolo aunque sin saber su nombre y suponiendo que dicho individuo haya sido el plagiario de su hija y que tratara también de plagiar a su otra hija. Que continuada la búsqueda, fue informado por los señores Ignacio Cruz y Florentino Muñoz de que como a quinientos metros río abajo se encontraba retenida en un rebalse su hija, por lo que desde luego se dirigieron al lugar y encontrando su cadáver, quien al parecer había sido golpeada y ultrajada. Con estos elementos, uno y otro de los grados de la instancia tuvieron por acreditados, tanto la certeza de los delitos de violación y homicidio, cuanto la culpabilidad del agente en su perpetración, matizando dichos actos con la calificativa de alevosía, por motivos depravados y brutal ferocidad.

4º.- El acto reclamado no es violatorio de garantías. El concepto de violación que aduce el quejoso por cuanto a que en la especie, en la realización del evento criminoso no se hubiera dado la calificativa de premeditación, cabe decir que es infundado, toda vez que la autoridad responsable no tuvo por acreditada tal calificativa, ya que solo se limitó hacer consideración respecto de un principio de premeditación por lo que se refiere a la calificante de alevosía, con la cual sí matizó el delito de homicidio. Ahora bien, por lo que se refiere al concepto de violación, por cuanto a que en el caso que suscita el debate, no se hubiera dado la calificante de alevosía, cabe decir, que es igualmente infundado. En efecto, la autoridad responsable al tener por acreditada la responsabilidad jurídico penal del quejoso…, en el tipo incriminable de homicidio por motivos depravados y brutal ferocidad, concedió relevancia a la propia manifestación del imputado por cuanto admite que realizó el acto sexual en la menor ofendida debido a lo excitable de su temperamento, a tal punto que no pudo meditar en las consecuencias de su reprochable conducta, recurriendo al procedimiento de apoderarse de la ofendida cuando ésta yacía dormida y por lo tanto en un estado de plena inconsciencia que le privó de la posibilidad de pedir auxilio, y si a esto se agrega que, como el quejoso lo admite en su relato confesorio, la niña despertara al atravesar el cercado, por lo que hubo de abrazarla para evitar toda posibilidad de pedir auxilio y ya en la ribera del río, realiza el ultraje para dar satisfacción a un deseo erótico sexual, sin meditar que el estado impúber de la menor hasta hacía imposible fisiológicamente hablando la realización del acto sexual, … y por lo mismo causándole tal dolor, que la niña hubo de gritar, por lo que tuvo que acallar tales nuestras de dolor, tapándole la boca con un pañuelo, esto naturalmente durante la primera fase de los actos constitutivos del tipo de la agresión sexual sobre la menor, esto es, al llevar a término la total consumación típica de violación. Es incuestionable que estos primeros actos criminosos no estuvieron presididos por el dolo como voluntad del resultado y como representación del evento, debido a la inconsciencia de sus actos producida por el licor ingerido; pero aun en este extremo, tal conducta le es irreprochable, supuesto que conociendo la forma en que reaccionaba su organismo con el consumo de licor y no obstante lo ingiere, ello hace evidente que tal comportamiento aportó la causa decisiva del ilícito en estudio y si solo esta conducta le fuera reprochable, de todas formas sería objeto de inflicción de la pena, tratándose de que tal comportamiento implica un actio líbera in causa por aportar, como se dijo, la condición decisiva del resultado. Ahora bien, como su conducta culmina en la privación de una vida humana, precisa establecer si el movimiento corporal del agente, estuvo determinado por el dolo y si éste, en su más alta expresión, configuró la calificante de alevosía que tuvo por acreditada la autoridad responsable para considerar como calificado el delito de homicidio. Es bien sabido que la primera forma aleve consiste en sorprender intencionalmente a alguien de improviso, con arreglo a la definición que de la alevosía establece el artículo 257 del Código Penal. Ello significa que cuando la ley se refiere a un ataque de improviso, no quiere decir que surja de improviso en la mente del agresor el pensamiento de sorprender al agredido –aunque así sucede en algunos casos-, sino que a la víctima se le sorprende de repente, de pronto, inesperadamente, cuando menos lo espera, o sea, que sufra el ataque de improviso, según la tesis que ha venido sustentando esta Primera Sala …, tal criterio jurisprudencial que resulta perfectamente aplicable al caso, atentas las circunstancias de que se hace mérito en el apartado anterior, dado el sexo y la edad de la ofendida, que, como se dijo, frisaba en los cuatro años y por lo tanto estaba imposibilitada para repeler no solo una agresión como la de que la hiciera objeto el quejoso, sino aun otra más débil; mas aun cuanto que el acto sexual había determinado en ella un desvanecimiento causado por la hemorragia y por la violencia de que la hizo objeto el propio quejoso, y, porque además, en la confesión calificada del propio imputado, alude a que le asestó un golpe en la cara con un palo de batamote, siendo incuestionable que si bien, en los distintos actos que precedieron a la violación de la menor hubo una obnubilación de la conciencia, determinada por la urgencia sexual, también lo es que después de consumado dicho acto, sorprendió intempestivamente a la víctima al asestarle el golpe que la privó de la vida y como además la tiró al río, tal indicio subsecuente es revelativo de que tal hizo para ocultar su crimen. En estas condiciones debe concluirse que la pena de muerte impuesta por uno y por otro de los grados de la instancia al quejoso, por estar matizando el delito de homicidio con la calificante de alevosía por motivos depravados y brutal ferocidad, a que se refieren los artículos 255 y 257 del Código Penal del Estado de Sonora, y el fallo que declara su culpabilidad, no son violatorios de las garantías constitucionales que se señalan como infringidas; y esta particularidad determina a esta Primera Sala … a negar al quejoso el amparo y la protección de la Justicia Federal contra el acto que reclama; sin que en el caso exista posibilidad de suplir agravio por deficiencia de la queja en los términos de la fracción II del artículo 107 constitucional y 76 de la Ley de Amparo.

Por lo expuesto y con apoyo además en los artículos 103 fracción I, 107 fracciones I, II y VIII y de la Constitución Federal, 1º. fracción I, 76, 77, 158 y 190 de la Ley de Amparo Y 224 fracción III de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, se resuelve:

PRIMERO:- La Justicia de la Unión NO AMPARA NI PROTEGE a José Rosario Donjuan Zamarripa, contra actos del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Sonora, consistentes en la sentencia dictada por dicha autoridad con fecha dieciseis de junio de mil novecientos cincuenta y uno, que confirmando la de su inferior, lo condenó a la pena de muerte, como penalmente responsable del delito de violación y homicidio calificado por motivos depravados y brutal ferocidad, y seis años de prisión y multa de quinientos pesos, si es revocada la pena capital por lo que toca al delito de violación, perpetrados en agravio de la menor Ernestina Leyva Cajeme; ni contra la ejecución de dicho fallo por parte del Juez de Primera Instancia del Ramo Penal de Ciudad Obregón de la propia Entidad.

SEGUNDO:- Notifíquese, publíquese, expídase testimonio de la presente resolución por conducto del tribunal designado como responsable, vuelvan los autos al juzgado de su origen y en su oportunidad, archívese este juicio.

Así, por mayoría de cuatro votos de los Ministros Mercado Alarcón, Olea y Leyva, Ruiz de Chávez y Corona, que lo hicieron a favor del proyecto, en contra del emitido por el Ministro Chico Goerne, que lo hizo en el sentido de que se conceda el amparo; lo resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Firman el Ministro Presidente y Ministros que integran la Sala, con el Secretario que autoriza. Ponente el Ministro Teófilo Olea y Leyva.

 

EL PRESIDENTE:

LIC. LUIS CHICO GOERNE.

MINISTROS:

LIC. AGUSTÍN MERCADO ALARCÓN.    LIC. TEOFILO OLEA Y LEYVA.

LIC. GENARO RUIZ DE CHAVEZ.         LIC. LUIS G. CORONA.

EL SECRETARIO:

LIC. LUIS E. MACGREGOR.

¡Cuántas reflexiones quedan en el tintero, espero seguirlas compartiendo con mis lectores como lo hago, a diario, con mis discípulos en las aulas universitarias! 

 

LA MUERTE DEL JOVEN ABASCAL

El sábado 28 de julio de 1934, los habitantes de Hermosillo recibieron como un impacto la noticia de que en la noche anterior se había cometido un crimen espeluznante por haber sido el instrumento del delito un puñal, tan temido por los sonorenses.

Después del mediodía salió a la luz pública la edición de esa fecha de ‘El Tiempo’, Diario dirigido por el gran periodista don José S. Healy, a ocho columnas: ‘Causa honda conmoción el asesinato ocurrido anoche al joven Abascal’, y enseguida presentaba el detalle de los hechos:

 ‘El cobarde y cruel asesinato del joven Carlos Abascal Diez, cometido anoche con características excepcionales de sangre fría, en el estacionamiento comercial ubicado en la esquina de las calles Guerrero y Oaxaca, produjo intensa conmoción en todos nuestras clases sociales al ser conocido hoy en la mañana.

 ‘Desde temprana hora empezó a circular de boca en boca la noticia del crimen con relatos más o menos verídicos o exagerados. El crimen fue descubierto a las cuatro horas y media y a las seis ya había corrido la voz al Mercado Municipal, el centro donde se inician las actividades del día en nuestra localidad.

 ‘Fue allí en donde nuestro redactor, a tempranísima hora, se enteró del sensacional acontecimiento, tanto más conmovedor cuanto que son afortunadamente raros en nuestro medio crímenes de la especie de lo ocurrido’.

En ese tiempo nuestra ciudad de Hermosillo sólo contaba con 30,000 habitantes según se calcula oficialmente y eran raros los hechos de sangre.

El joven Carlos Abascal Diez, de veinte años de edad, fue muerto alrededor de las diez de la noche anterior, en el momento que se disponía a cerrar por dentro la puerta de la tienda de su hermano Gerónimo Abascal, en la que prestaba sus servicios.

El homicida, quien seguramente estaba acechando a su víctima, la sorprendió empujando la puerta y sin pérdida de tiempo le asestó dos tremendas puñaladas, una de las cuales le atravesó el corazón. La víctima cayó profiriendo un grito de dolor, quedando su cuerpo a una distancia de medio metro del quicio por el interior del establecimiento.

Toda la noche permaneció el cuerpo del joven sobre el piso y las luces del local quedaron encendidas. A las cuatro y treinta de la madrugada un vecino, el señor Román Ortiz, se extrañó de que no estuviera apagado el alumbrado del interior de la tienda dado que por debajo de la puerta entrecerrada se veía luz. Preocupado el madrugador despertó a Don Gerónimo Abascal y vinieron a investigar y con horror vieron el cadáver de Carlos en un charco de sangre. La pena del señor Abascal fue indescriptible y sólo gracias a su entereza pudo suplicar al señor Ortiz que diera parte a las autoridades.

En aquel tiempo el Cuerpo de Policía hermosillense era reducidísimo: Para la vigilancia de los tres turnos se contaba solamente con 24 agentes, 4 tenientes, 3 sargentos y siete personas en el Departamento de Investigaciones. Pero los jefes eran profesionales en virtud de que los cambios políticos poco afectaban a la Policía.

También existían pocos medios para la vigilancia de la ciudad: 2 carros-patrulla y el vehículo del Comandante y tres motocicletas ¡Ah, pero qué raros eran los casos delictuosos que no fuesen aclarados por los investigadores, no obstante que carecían de los recursos necesarios para el cumplimiento de sus obligaciones!

Por ello fue cuando se presentó el caso del asesinato del joven hubo un gran despliegue de actividades policíacas que hasta la fecha es un digno ejemplo de lo que puede hacer un pequeño grupo de hombres que se proponen cumplir con su deber.

Al presentarse los investigadores al lugar donde yacía el occiso, desde luego coligieron que el homicida sorprendió a la víctima en el momento que cerraba la puerta del local, atacándolo sin piedad.

Las pesquisas de la Policía la llevó a enterarse de que dos miembros del 11º Batallón se convertían en los más sospechosos de ser los victimarios. La noche de la tragedia el soldado Sexto Pérez Nava, dos horas antes del triste acontecimiento estuvo en la tienda y después de adquirir una cajetilla de cigarros inició una discusión con los propietarios, por negarse a pagar, y después de gritar ‘ya volveré y me las vas a pagar’, fue obligado a salir.

Luego se lograron testimonios de que el militar de referencia se le vio más tarde rondando por el lugar, lo cual se hizo más sospechoso.

Poco antes del mediodía el soldado Pérez Nava se encontraba detenido y sometido a intenso interrogatorio, con la presencia del C. Agente del Ministerio Público, Licenciado Francisco Duarte Porchas, quien había ordenado la remisión del cuerpo al Hospital General para que se le practicase la autopsia por el doctor Ignacio Cadena H., médico legista.

Después de la detención de Pérez Nava, su mujer, Elvira Pérez Ortiz, fue informada de lo que acontecía y comenzó a sentir angustia indescriptible, sus vecinas creyeron que estaba a punto de perder la razón. La abnegada soldadera empezó a hacer memoria de hechos de la noche anterior; que a hora avanzada había llegado a la casa donde ella vive, Oaxaca No. 44, el soldado Emiliano Triana Reyes, a preguntar por su mujer María García, y que habiéndose presentado ésta, le pidió que le diera uno de sus uniformes de ejército.

La joven Pérez Ortiz, morena, chaparrita y dueña de una belleza de nuestras mujeres mestizas, haciendo un esfuerzo mental, recordó que Triana traía una manga de su camisa blanca rota y que se le veía muy excitado, en cambio que su marido no había cambiado su ropa esa noche, y ahogándose por la zozobra reflexionó: ‘Si él hubiera cometido el crimen, su ropa estaría manchada de sangre’.

La leal esposa de Pérez Nava, no pudiendo contener la angustia al pensar que su marido tenía en juego la vida, prescindiendo de toda la timidez de los humildes, en la oficina del General Mariano Garay, Comandante del 11º. Batallón y éste sorprendido, se puso de pie para preguntarle qué pasaba; pero la mujer no estaba para cumplir los formulismos y sin preámbulo relató sus inquietudes y sospechas. Habló con tanta vehemencia que el militar se sintió conmovido; no le reprochó por la forma de llegar a su despacho ni le hizo preguntas, comprendió que su estado de excitación no le permitía ser coherente. El General, razonable, la puso en comunicación con las autoridades civiles.

Para la hora que la mujer hizo sus declaraciones al Jefe de Policía, ya Triana Reyes estaba detenido por sospechoso y eso vino a hundirle.

Hasta el día 29 de ese caluroso julio, Triana Reyes dijo, después de fatigoso interrogatorio de más de catorce horas: ‘Sí, yo lo maté’, e hizo declaración amplia de los motivos. Relató que en Guaymas había tenido una riña con un hombre y que se parecía al joven Abascal; que ese día consumió varios cigarrillos de mariguana y sintió deseos irrefrenables de vengarse, cometió el crimen.

La camisola (semiquemada) y el pantalón de mezclilla que usaba en el momento del crimen, fueron desenterrados por la Policía con mucha sangre de la víctima; en el sitio se localizó el puñal. El lugar donde ocultó el asesino los objetos que podían delatarle, fue un solar en la Calle Colima, entre Guadalajara y Yañez acera sur, donde unos pilares de una construcción que posiblemente a principios de este siglo se dejó inconclusa.

Reunidos los elementos para el proceso, el AMP hizo la acusación ante el Juez de Primera Instancia, Don Pedro Romero, quien decidió sentencia de muerte el 10 de agosto, trece días después de cometido el crimen.

El defensor de Oficio apeló al Supremo Tribunal de Justicia, y siendo Magistrado Ponente el señor Licenciado José Rojas, la sentencia fue ratificada en pleno, el día 22 de mismo mes.

El Gobernador Rodolfo Elías Calles, en Of. No. 11-12 574, del 22, dispuso que la sentencia se ejecutase al día siguiente a las 6:00 horas.

El día 23 de agosto de 1934, un pelotón de fusilamiento designado por la IV Zona Militar, ejecutó en terrenos de la Penitenciaria del Estado al homicida y el certificado de defunción fue expedido por los médicos Ignacio Cadena y Heraclio Espinoza.

Después de que el asesino fue pasado por las armas, los hermosillenses se sintieron tranquilos y seguros por contar en el Cuerpo de Policía y en el Ramo de Justicia, con hombres tan competentes como el Comandante Vizcaíno, el Teniente Reyes Vildósola y los cabo Guirado y López; el AMP Licenciado Francisco Duarte Porchas; el Juez don Pedro Romero y los honorables Magistrados del Supremos Tribunal de Justicia, quienes lograron que en sólo veintiséis días el asesino Emiliano Triana Reyes fuese detenido, convicto y fusilado.

Testimonio judicial

EMILIANO TRIANA REYES, por el Delito de Homicidio.

ASUNTO: Inicio averiguación en contra del acusado. 

C. Secretario del Supremo Tribunal,

P r e s e n t e.-

         Tengo el honor de manifestar a usted, que por auto de esta fecha y en virtud de consignación hecha por el Ciudadano Agente del Ministerio Público, se inició en este Juzgado, Averiguación Criminal en contra de EMILIANO TRIANA REYES, a quien el funcionario aludido previamente le acusa el delito de HOMICIDIO, perpetrado o en la persona de Carlos Abascal.

                            A t e n t a m e n t e

Sufragio Efectivo, No Reelección.

Hermosillo, Son., Julio 30 de 1934.

El Juez de Primera Instancia

_______________

Pedro Romero

 

Que se radicó causa contra EMILIANO TRIANA REYES, por homicidio.                                 

 

Al C. JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA    

P r e s e n t e.-

         Por su atento oficio número 903, fechado el 30 de los corrientes, se ha impuesto este Supremo Tribunal, de que en la propia fecha se radicó en ese Juzgado, la causa criminal iniciada contra EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de homicidio.

         Por acuerdo de la Presidencia, sírvase informar bajo que número quedó registrada la causa referida.

A T E N T A M E N T E

SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCION,

HERMOSILLO, Sonora, a 31 de Julio de 1934.

 

Por el Srio. Del Supremo Tribunal

El Oficial Primero

 

JUVENTINO CASTILLO.

 

ASUNTO.- Informe sobre número de registro de la causa instruida en contra de Emiliano Triana Reyes, por homicidio.

C. SRIO. DEL SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA

Ciudad.

         En cumplimiento de lo ordenado por esa superioridad en nota número 2891, de 31 de julio próximo anterior, me permito informar a usted que el proceso instruido en contra de EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de homicidio, fue registrado en este Juzgado bajo el número 40-34.

Protesto a usted mi atención y respeto.

SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCION,

Hermosillo, Sonora., 3 de Agosto de 1934.

El Juez de Primera Instancia.

 

Que se registró bajo el número 40-34, la causa instruida contra EMILIANO TRIANA REYES, por homicidio.

 

Al C. JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA,

P r e s e n t e.-

         Su atento oficio número 937, de fecha 3 de los corrientes, ha dejado impuesto a este Supremo Tribunal, de que la causa iniciada contra EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de homicidio, se radicó en ese Juzgado, registrándose la misma bajo el número 40-34.

A T E N T A M E N T E

SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCION,

Hermosillo, Sonora, a 4 de Agosto de 1934.

Por el Srio. Del Supremo Tribunal

El Oficial Primero.

JUVENTINO CASTILLO.

 

                               ASUNTO.- Se remite en apelación el proceso instruido contra EMILIANO TRIANA REYES, por homicidio.

C. Secretario del Supremo Tribunal,

P r e s e n t e.-

         Con el presente tengo el honor de remitir a usted, en grado de apelación y en 73 fojas útiles el proceso número 40/34, que se instruyó en este Juzgado, en contra de EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de HOMICIDIO perpetrado en la persona de Carlos Abascal.

A t e n t a m e n t e

Sufragio Efectivo. No Reelección.

Hermosillo, Son., Agosto 11 de 1934.

El Juez de Primera Instancia

Pedro Romero

 

Se recibió en apelación el proceso C/. EMILIANO RIANA REYES, por HOMICIDIO.

 

C. Juez de Primera Instancia,

P r e s e n t e.-

         Con su atento oficio número 984 fechado hoy, se recibieron en este Supremo Tribunal, en grado de apelación y en 75 fojas útiles, los autos originales del proceso instruido en ese Juzgado contra EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de homicidio.

A t e n t a m  e n t e

 

SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN.

Hermosillo, Sonora., agosto 11 de 1934.

 

El Srio. Del Supremo Tribunal

B. Cabrera.

 

 El mismo día trece de agosto, a las once horas, notificado el C. Procurador General de Justicia, dijo: que lo oye y firma. Doy Fe.

 

 Enseguida, notificado el C. Defensor de Oficio, dijo: que lo oye y firma. Doy Fe.

 

----- mismo día dieciséis de agosto (1934), a las diecisiete horas, notificado el C. Procurador General de Justicia dijo: que lo oye y firma. Doy fe.

El propio día dieciséis de agosto, a las dieciocho horas, notificado el C. Defensor Oficial, dijo; que lo oye y firma. Doy fe.

 

DILIGENCIA DE VISTA

En la Ciudad de Hermosillo, Sonora, siendo las once horas del día veintiuno de agosto de mil novecientos treinta y cuatro, con la concurrencia de los ciudadanos Procurador General de Justicia, Primer Agente Adscrito a la Procuraduría, del C. Defensor de Oficio Interino y del reo EMILIANO TRIANA REYES, se procedió a la celebración de la diligencia de la VISTA citada para el día y hora anotados al principio.- El C. Presidente de la Sala declaró abierta la Audiencia y a continuación preguntó a las partes que constancia debían leerse, y por haberlo así solicitado la defensa, se dio lectura en su integridad a la Sentencia recurrida, y habiéndose de nuevo interrogado sobre sino debía leerse ninguna otra constancia, todos los comparecientes contestaron negativamente.- En seguida se concedió el uso de la palabra a la Defensa y expuso: que reproduce lo manifestado en su escrito de alegaciones exhibido en este momento, al cual se le dio lectura y se mandó agregar.- Concedido asimismo el uso de la palabra al C. Procurador General de Justicia, dijo: que también reproduce su escrito de conclusiones que presenta, al cual le dio lectura la Secretaría, mandándose agregar. ---- Enseguida se concedió el uso de la palabra al reo y dijo: que basta con que el señor oficial que estaba de guardia en la cárcel ha comprobado que el exponente andaba tomando; que por lo tanto estaba descompuesto de la cabeza y no recordaba lo que había hecho; que recordaba perfectamente bien las órdenes que les tenía dadas en el cuartel, es decir, la orden que les había dado esa misma tarde, en el sentido de que no debían andar armados y que en el momento que le sobrevino la rabia a consecuencia de lo que había fumado y tomado, fue a buscar el arma que tenia escondida y que veía pasar por frente al cuartel a su víctima Carlos Abascal y creyó siempre reconocer en él al sujeto que lo había ofendido en Guaymas, pero ignoraba donde viviría, hasta que el día de los hechos y presa de la rabia a que ha hecho referencia, fue en su busca y se enfrentó con él. ---Enseguida el ciudadano Presidente declaró “V i s t o s” los autos y previa lectura y ratificación de esta acta se firmó para constancia. Doy fe.

 

CIUDADANOS MAGISTRADOS DEL H. SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA.

PRESENTE.

         El Procurador General de Justicia que suscribe, en el Toca a la apelación interpuesta contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia de ésta Ciudad, en el proceso instruido en contra de EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de homicidio perpetrado en la persona de Carlos Abascal, ante ustedes respetuosamente expone:

         Que el Artículo 452 del Código Penal preceptúa: “Es homicida: el que priva de la vida a otro sea cual fuere el medio de que se valga”.

         Que la existencia legal del delito de homicidio, cometido en la persona de Carlos Abascal quedó establecida en autos por la fe judicial del cadáver del ofendido, la descripción y fe judicial de las lesiones que presentaba; por el dictamen rendido por los peritos médico legistas sobre la naturaleza y gravedad de dichas lesiones, por la diligencia de identificación del cadáver de la víctima; por la copia certificada sobre el acta de defunción de Carlos Abascal; por la descripción y fe judicial del arma instrumento del delito, por la diligencia de descripción y fe judicial del lugar de los hechos y con la descripción y fe judicial de las ropas manchadas de sangre que usó el victimario, datos probatorios que tienen eficacia plena en términos de los Artículos 188 Fracciones II, IV, V y VI, 194, 195, 198, 199 y 200 del Código de Procedimientos Penales y por los que quedaron satisfechos los requisitos exigidos por los Artículos  52, 53, 54, 55, 59, 61, 64 y 66 del mismo ordenamiento.

         Que la responsabilidad criminal de Emiliano Triana Reyes como autor del delito de homicidio consuma en la persona de Carlos Abascal quedó justificada en autos con la confesión producida por el inculpado, quien aceptó haber agredido y lesionado a Carlos Abascal, adminiculada con el dictamen emitido por los peritos médico-legistas en el sentido de que el occiso presentaba una herida causada al parecer por instrumento punzo-cortante localizada en el cuarto espacio intercostal a la altura de la línea mamaria como de cuatro centímetros de extensión y orientada de fuera a dentro y una herida causada al parecer por instrumento cortante como de dos centímetros de extensión situada en el cuarto espacio intercostal seccionado los músculos y la costilla intermedia, el pulmón del lado izquierdo y el pericardio hiriendo en su pared anterior la arteria corta y que la herida de los vasos del corazón fue la que causó directamente la muerte, así como  con los testimonios de María García y Elvira Pérez Ortiz y con el peritaje practicado por los peritos dactiloscopistas sobre la igualdad de las huellas digitales encontradas en unos fragmentos de vidrio recogidos en el lugar de los hechos, con el dactilograma tomado al procesado en la Comandancia de Policía, elementos de prueba que tienen eficacia completa en términos de los Artículos 188 Fracciones I, IV y VI, 189, 190, 199 y 200 de la Ley Adjetiva Penal.

         Que la excepción alegada por el acusado de que al dar muerte a Carlos Abascal obró impulsado por el alcohol y en un rapto de locura a consecuencia de haber fumado cinco cigarros de marihuana, no es de asentarse pues que conforme con los testimonios de María García y Elvira Pérez Ortiz quienes tuvieron oportunidad de conversar y observar a Emiliano Triana Reyes momentos después de sucedidos los hechos, éste no presentaba ningunos síntomas de intoxicación alcohólica ni signos aparentes de trastorno mental y por otra parte, las circunstancias que precedieron al delito ponen de manifiesto que el acusado obró con pleno conocimiento de sus actos puesto que tomó todas las precauciones necesarias para no ser reconocido y una vez que lo hubo consumado hizo lo posible por destruir las pruebas de su responsabilidad. Los médicos legistas que examinaron al procesado dictaminaron que se encuentra en el pleno uso de sus facultades mentales.

         Que el delito cometido por Emiliano Triana Reyes lo es calificado en términos del Artículo 475 Fracciones I, II y III por haber obró con premeditación, ventaja y alevosía.

         Hubo premeditación pues el acusado confesó haber vestido de civil la noche de los hechos no obstante que por su carácter de militar tenia obligación de usar el uniforme del ejército, confesó haberse armado con una daga o puñal de grandes dimensiones y cuya fe y descripción consta en autos, a pesar de que según su propio dicho, no acostumbraba andar armado, confesó haber estado en el lugar de los hechos en dos ocasiones momentos antes de cometer su delito, confesó haber dado a guardar a su amasia María García un uniforme de militar, mismo que vistió al cambiar las ropas manchadas de sangre que había usado al cometer su delito, y confesó haber tenido la intención de dar muerte a su supuesto rival con quien había reñido en Guaymas, elementos que debidamente enlazados entre sí llevan a la convicción jurídica de que concurrió la calificativa mencionada.

         Hubo ventaja en términos de los Artículos 430 Fracción IV y 475 Fracción II del Código Penal puesto que según confiesa Triana Reyes al agredir a Carlos Abascal éste se encontraba desarmado mientras aquel estaba armado con la daga cuya fe consta en Autos y el homicida no obró en defensa de su persona puesto que fue el agresor, ni corrió riesgo alguno de ser muerto ni herido por su víctima.

         Hubo alevosía de acuerdo con los artículos 431 y 475 Fracción III de la Ley Sustantiva Penal por parte del inculpado, ya que al lesionar a Carlos Abascal lo hizo de una manera rápida e imprevista no dándole al ofendido tiempo ni lugar a defenderse ni a evitar el mal que se le causó.

         En consecuencia de lo anterior, la pena aplicable a Emiliano Triana Reyes por el delito de homicidio calificado perpetrado en la persona de Carlos Abascal la es la fijada por el Artículo 475 del Código Penal.

         Siendo que la Sentencia que se revisa está en todo de acuerdo con las consideraciones legales de que se ha hecho mérito y debidamente apoyada en las constancias de Autos debe confirmarse por sus propios fundamentos.

         Por lo expuesto y fundándome en  la Fracción III del Artículo 400 del Código de Procedimientos Penales.

         A USTEDES CIUDADANOS MAGISTRADOS, atentamente pido: que al resolver en definitiva sobre el presente Toca, se sirvan confirmar la Sentencia que revisa.

 

Protesto lo Necesario

Hermosillo, Sonora, a veintiuno de agosto de mil novecientos treinta y cuatro.

Lic. Guillermo Acedo Romero.

 

ASUNTO: Formula Alegatos de defensa a favor del Procesado Emiliano Triana Reyes, sentenciado en el Juzgado de Primera Instancia, por el delito de Homicidio.

 

CIUDADANOS MAGISTRADOS DEL SUPREMO

TRIBUNAL DE JUSTICIA DEL ESTADO.

P R E S E N T E.-

         El Defensor de Oficio Interino, en la vista del Toca la apelación interpuesta ante el Juzgado de Primera Instancia de éste Distrito, contra la Sentencia dictada contra EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de HOMICIDIO atentamente expone:

         Que al contestar la Defensoría las conclusiones formuladas en Primera Instancia por el C. Representante de la Sociedad, sostuvo que en el caso se trata de un homicidio causa alguna y solo por brutal ferocidad, por lo cual corresponde al acusado una pena de diez años, conforme al Artículos 464, Fracción III, del Código Penal, pero que si se considera que el homicidio es calificado, median a favor  del acusado las atenuantes a que se refieren las Fracciones V del Artículo 36 del propio Código, supuesto que Reyes confesó circunstancialmente su delito y se hallaba en estado de enajenación mental, a causa de haberse intoxicado con “marihuana” y alcohol, por lo cual procede substituirle pena capital por la extraordinaria de quince años, atendiendo a lo dispuesto por los Artículos 103, 170, 171, Fracción ___ y 172, Fracción I del ordenamiento invocado.

         Como el ciudadano Juez de Primera Instancia al dictar Sentencia fecha 10 del presente mes, condenando a Triana Reyes, a la pena capital, no tuvo en cuenta las citadas ----- legales, se interpuso el Recurso de Apelación.

         No teniendo nada mas que exponer la defensa, reproduce lo expuesto en Primera Instancia, en cuya virtud.

         A USTEDES CIUDADANOS MAGISTRADOS, respetuosamente pido: Se sirva reformar la Sentencia dictada por el inferior, aplicando las disposiciones que se acaban de citar, esto es, declarando que se trata de un homicidio, ejecutado sólo por su ferocidad, o que en caso de ser calificado, procede la substitución en los términos indicados.

 

Protesto lo necesario.

Hermosillo, Sonora., a veintiuno de agosto de mil novecientos treinta y cuatro.

 

Alfredo Sobarzo.

 

-        - - término para dictar resolución de este Toca se cuenta del veintidos de agosto (1934) al siete –inclusive- del siguiente septiembre. Conste.

 

SENTENCIA DE SEGUNDA INSTANCIA

Hermosillo, Sonora, veintidós de agosto de mil novecientos treinta y cuatro.

          VISTOS en grado de apelación de la Sentencia Definitiva, los autos de la causa instruida en el Juzgado de Primera Instancia de este Distrito en contra de Emiliano Triana Reyes, por el delito de Homicidio, perpetrado en la persona de Carlos Abascal; siendo el acusado mexicano, soltero, de veintiséis años de edad, soldado, del once batallón, originario de Texcoco, Estado de México y vecino de ésta Capital, con residencia en el Cuartel Catorce, el pedimento del Ministerio Público y lo alegado por la defensa en esta Segunda Instancia; y

          RESULTANDO PRIMERO.- En veintiocho de julio del corriente año de mil novecientos treinta y cuatro, a las cuatro horas y quince minutos, se presentó ante el C. Agente del Ministerio Público el Sargento de Policía Manuel Guirado, manifestándole que en el comercio situado en la esquina que forman las Calles Guerrero y Oaxaca, se encontraba muerto un individuo de nombre Carlos Abascal, según le había avisado un hermano de éste, el Señor Jerónimo Abascal, y que el homicidio había ocurrido cerca de las veintidós y media horas del día anterior.

          En vista de esta denuncia, el Señor Agente del Ministerio Público desde luego abrió la correspondiente averiguación, trasladándose del comercio expresado, junto a la puerta que da a la calle Guerrero, se encontraba el cadáver de Carlos Abascal,  presentando dos heridas causadas al parecer con instrumento punzo cortante y situadas: la primera en el cuarto espacio intercostal izquierdo, como de cuatro centímetros de extensión, en la línea mamaria y orientada de fuera hacia adentro, y la segunda en el tercer espacio intercostal, a la altura de la línea axilar y como de dos centímetros de extensión.

          Los peritos médicos legistas señores doctores Heraclio Espinoza e Ignacio Cadena H.,  que fueron comisionados para practicar la autopsia del cadáver, después de describir las lesiones que éste presentaba en los mismos términos que se dejan indicados, certificaron: que la primera herida interesó la piel, el tercero y cuarto espacio intercostal, seccionado los músculos y la costilla intermedia, el pulmón del lado izquierdo y el pericardio, hiriendo en su pared anterior la arteria corta; que esta lesión fue la que directamente ocasionó la muerte del ofendido, y que la segunda herida no fue penetrante e interesó la piel, tejido celular y los pectorales. Este dictamen fue ratificado por los peritos ante la presencia judicial.

          RESULTANDO SEGUNDO.- En la misma fecha veintiocho de julio del corriente año, los testigos Señores Jerónimo Abascal y Ramón Ortiz identificaron debidamente el cadáver del occiso Carlos Abascal ante el ciudadano Agente del Ministerio Público, y con posterioridad ratificaron judicialmente sus respectivas declaraciones, las que ampliaron expresando: El Señor Abascal: que en las primeras horas del día veintiocho de julio llegó a su domicilio el Señor Ramón Ortiz preguntándole que si no le daban ataques a su hermano y avisándole que las luces de su tendajón estaban encendidas y que la noche anterior había oído un grito o quejido; que dirigiéndose en seguida en compañía del Señor Ortiz al tendajón, encontró ligeramente abierta una de las puertas y en el interior tirado en el suelo el cadáver de su hermano Carlos Abascal, que uno de los dos focos del tendajón estaba encendido, lo mismo que otros que se encontraban en el corredor y en el cuarto contiguo al comercio, que le servía de recámara al occiso; que había notado la desaparición de treinta pesos, aproximadamente, que existían en los cajones de las ventas, y que no conocía con anterioridad al asesino de su hermano. Y el Señor Ortiz: que el veintisiete de julio, como a las veinte horas y media, se encontraba acostado en el corredor de su casa, que está contiguo al tendajón en donde se desarrollaron los hechos, cuando oyó un quejido, imaginándose que procediera del Señor Carlos Abascal, a quien probablemente le daban ataques; que se quedó dormido, y habiendo despertado como a las dos y media horas del siguiente día, como viera la luz del tendajón del Señor Abascal, se levantó preguntándole a su hermana si no había oído un quejido la noche anterior que como esta le contestara en sentido afirmativo, a instancias suyas rápidamente se dirigió a la casa del Señor Jerónimo Abascal, que se halla cerca del comercio, que dirigiéndose ambos al comercio encontraron el cadáver del Señor Carlos Abascal, tirado en el suelo y obstruyendo la apertura de la puerta, y que en seguida el Señor Jerónimo Abascal dio aviso de lo ocurrido a la Policía, la que se presentó inmediatamente a tomar conocimiento del caso.

          RESULTANDO TERCERO.- En veintinueve de julio el Oficial de Policía Oscar López, se presentó ante el C. Agente del Ministerio Público informándole que la Señora María García tenia algunos antecedentes que comunicar, en relación con el asesinato del Señor Carlos Abascal.

          Examinada desde luego dicha Señora María García, declaro: “Que  hace como cinco meses, aproximadamente conoció al soldado del once Batallón de nombre Emiliano Triana, quien desde entonces empezó a cortejarla y requerirla para que tuviera relaciones íntimas con él, que en vista de que el hombre con el cual vivía la declarante no le suministraba el dinero necesario para cubrir sus necesidades mas apremiantes, se vio obligada a acceder a lo solicitado por Triana, con el objeto de que éste le ayudara en sus gastos; que el día veintisiete del presente mes, siendo aproximadamente las veinte horas, cuando regresaba la exponente del Jardín Juárez, a donde había ido en busca de agua, se encontró en la Calle Matamoros con Triana, quien le dio un bulto de ropa suplicándole que se la guardara, que después de esto se separaron, yéndose la declarante a su domicilio, donde se dedicó a diversos trabajos y como a las veintiún horas o un poco antes, cuando se encontraba en el baño, fue llamada por una Señora de nombre Elvira de Pérez Ortiz, que vive en la misma casa, quien le dijo que la buscaba Triana y que quería este se le entregara la ropa que había dejado guardada; que momentos después, tan luego como se vistió, salió con el bulto de ropa, consistente en una chamarra o camisola de soldado y una gorra moscovita y que en la esquina de las calles oaxaca y matamoros se reunió con Triana, quien recogió la ropa y la invitó a dar un paseo, lo cual aceptó la de la voz, yéndose por las calles cuyos nombres ignora, recordando que atravesaron la vía y fueron a salir a la Plaza Dieciséis de Septiembre, en donde se separó Triana de ella, diciéndole que la esperara un rato, y se fue con el bulto de ropa a un lugar donde hay unos arcos, que hace constar que Triana iba vestido con un pantalón azul de mezclilla de los llamados de pechera y con una camisa blanca, que desde el lugar en que ella se encontraba pudo observar que Triana enterraba algo y al mismo tiempo que prendió fuego a una cosa, pues vio la llama; que cuando volvió a reunirse con Triana con ella, ya no iba vestido con el pantalón azul y la camisa que ha mencionado, sino que llevaba puesto el uniforme de soldado, que entonces emprendieron el camino de regreso, durante el cual Triana la invitó repetidas veces a que fuera con el saliendo de ésta Población, cosa con la que no estuvo conforme ella, porque hubiera tenido que abandonar objetos de su propiedad, que llegó a su casa despidiéndose de Triana, pero que este a los pocos momentos regresó queriendo queriéndose quedar a dormir en casa de la declarante, con lo cual tampoco estuvo de acuerdo ella proponiéndole que se fuera a dormir con el al cuartel, no accediendo a ello la de la voz, que hace constar que Triana llegó a su casa en busca de la ropa que había dejado guardada, llevaba los brazos puestos encima del pecho, como si quisiera ocultar huellas o manchas que llevara en la ropa, que después de que Triana le hizo las proposiciones a que se ha referido, sin que las hubiera aceptado la declarante, se separó de él, sin que lo haya visto de nuevo hasta la fecha.......”.

          Esta declaración fue ratificada por la Señora García ante el Juzgado, y en treinta y uno del mismo julio la amplió, expresando: que cuando acompañó a Triana al lugar en que éste quemó y enterró algunas cosas, no le notó que anduviera ebrio y que al platicar lo hacía como una persona que se halla en su estado normal; que del Cuartel al comercio donde se desarrollaron los hechos hay una cuadra de por medio, y que del comercio al domicilio de ella hay de por medio media cuadra; que cada tres o cuatro días, Triana, cuando estaba franco, pasaba por el frente de su casa hablándole en algunas ocasiones y enseguida se dirigía al Cuartel, pasando frente al comercio del español; que conocía de vista y no de nombre al occiso, en virtud de que algunas veces iba al tendajón a comprar diversas mercancías, por ser la tienda mas inmediata a su domicilio.

          RESULTANDO CUARTO: En vista de lo expuesto por la Señora María García, el C. Agente del Ministerio Público, en compañía de ella, se trasladó al lugar indicado por la testigo, o sea el corral que se halla entre las calles Garmendia y Colima, de ésta Ciudad, dentro del cual están construidos unos arcos de ladrillo, dando fe que en el espacio comprendido en el arco inmediato a la calle Colima se encontraron: un pantalón de mezclilla de color azul, presentando numerosas manchas rojas al parecer de sangre, conteniendo en uno de los bolsillos un pañuelo azul con rayas blancas, y una daga con funda de vaqueta, presentando en la hoja diversas manchas rojas al parecer de sangre, teniendo las dimensiones y características que se expresan en la diligencia. Estos objetos fueron encontrados enterrados, y en un lugar inmediato se hallaron también unos pedazos de tela con huellas de haber sido quemados. Todo lo anterior fue descrito asimismo por el Juzgado en diligencia de treinta del referido mes de Julio.

          RESULTANDO QUINTO.- En veintinueve del mismo mes de Julio se le tomó su primera declaración al acusado Emiliano Triana Reyes, ante la Agencia del Ministerio Público, y en ella expresó textualmente: “Que presta sus servicios como soldado en el Once Batallón de Infantería, en donde contrajo, como es común entre la tropa, el vicio de fumar marihuana; que el día veintisiete del presente mes, a las diecinueve horas, salió franco y sintiendo deseos de fumar marihuana buscó al individuo que suele vendérsela, quien es de cuerpo alto, delgado, color moreno, con picaduras de viruela en la cara, que usa un sombrero texano y que vive en la calle Durango, cerca de la plaza dieciséis de septiembre, que encontró a este individuo en la Calle y le compró en la cantidad de cincuenta centavos cinco cigarros de marihuana, que entonces, con el objeto de fumárselos se dirigió hacia las orillas de la población, por el rumbo donde está situada la huerta de ulloa; que allí fumó los cinco cigarros y que teniendo entonces deseos de tomar licor, fue a comprarlo a la casa de unas mujeres en la Calle Chihuahua, en donde adquirió una media botella de mezcal corriente y que desde allí empezó a tomarlo, habiéndose regresado a buscar mas cigarros de marihuana, sin que hubiera podido encontrar al individuo que los vende; QUE HABIENDOSE PARADO UN RATO EN LA ESQUINA DE LAS CALLES OAXACA Y GUERRERO, donde se encontraba estacionado un automóvil, le entró un acceso repentino de rabia y desesperación y se presentó ante su vista la imagen de un rival con quien había reñido anteriormente en el puerto de Guaymas; que entonces echó mano de una daga o puñal que cargaba y viendo que en la esquina de enfrente estaba parado un Señor, creyendo en su acceso de rabia que fuera el susodicho rival, se echó encima de él diciéndole, “tu eres el mismo que me pegaste en Guaymas”, que entonces dicho Señor, al mismo tiempo que le decía: “que vas a hacer”, emprendió violenta retirada, tratando de introducirse a una tienda o changarro cuya puerta estaba abierta; que al llegar precisamente a la puerta lo alcanzó el declarante y le tiró de cuchilladas, sin recordar cuantas fueron; que como en esos momentos reaccionara, es decir, se le pasaron los efectos del acceso de rabia que había sufrido, se dirigió a la casa de su amasia María García, a quien le había dado a guardar esa misma tarde una camisola de soldado y una gorra moscovita, con el objeto precisamente de recoger dicha ropa; que cuando llegó a la casa de la García, estaba en la puerta la Señora Elvira cuyo apellido ignora, pero que es esposa del soldado Sixto Pérez Nava, y a quien le suplicó le hablara a María García y le pidiera su ropa; que mientras salía la García se fue él a esperarla a la esquina y que cuando llegó llevándole la ropa que tiene menciona la invitó a dar un paseo, lo que ella aceptó, habiéndose dirigido por diversas calles hasta llegar a un corral que esta frente a la plaza dieciseis de septiembre, en donde le dijo a la García que la esperara, mientras él, metiéndose en dicho corral, se quitó un pantalón azul de mezclilla y una camisa blanca que portaba, poniéndose en su lugar la ropa de militar; que a dichos pantalón y camisa, así como a la daga, los sepultó enterrándolos en el mismo corral, que aclara en el sentido de que la camisa no la enterró sino que la quemó, que entonces se volvió a reunir con la García, y se regresaron a casa de ésta donde la dejó, yéndose el emitente a una casa situada en la Calle Abasolo, donde venden mezcal y donde estuvo tomando en compañía de una mujeres, que entre doce y una, sin poder precisar la hora exacta, salió de esta casa yéndose a la Penitenciaria, donde creía poder encontrar a una mujer güera con quien había tenido relaciones antes, sin que la hubiera encontrado, que habiéndose encontrado al Comandante de Guardia le ofreció un trago de licor, aceptando éste...que reconoce el cuchillo que en este momento se le pone a la vista, como de su propiedad y como el mismo con el cual lesionó al Señor a que se ha referido en su declaración, y que asimismo reconoce el pantalón azul y restos de trapos con huellas de haber sido quemados, como los mismos que había usado el día de los hechos y que enterró y quemó, respectivamente, en el corral situado frente a la plaza dieciséis de septiembre”.

          El procesado Triana Reyes ratificó esta declaración al rendir su preparatoria ante este Juzgado con fecha treinta de julio (1934), en la que agregó; que su amasia María García no supo de los acontecimientos ocurridos, que hacia aproximadamente un año que había adquirido el vicio de fumar marihuana, lo que hacia principalmente los días de pago, que regularmente acostumbraba fumar uno o dos cigarrillos y que el día de los hechos se descompasó fumándose cinco, debido a que se hallaba un poco apasionado, que era muy poco afecto a tomar licor y que el día expresado lo hizo por esa misma causa de estar apasionado; que los hechos se desarrollaron mas o menos entre las veintidós y las veintidós y media horas, que sintió los efectos de la marihuana y del licor cuando venia de la Estación del Ferrocarril, los que le duraron como quince minutos, dentro de cuyo espacio de tiempo pasaron los acontecimientos, que sabia perfectamente bien la prohibición que hay, de orden superior, de que la tropa no debe vestirse de particular, y que si el lo hizo ese día fue porque tenia intenciones de sacar a su amante a pasear, que la camisola que vestía cuando cometió el delito la quemó porque estaba manchada de sangre y que era posible que hubiere presentado alguna desgarradura, pues recordaba que el individuo a quien lesionó intentó cogerle el brazo derecho, sin lograrlo, que admitía que el pantalón de mezclilla que también vestía cuando delinquió presentaba algunas manchas de sangre, que al herir al individuo a que antes se ha referido, lo hizo confundiéndolo con su rival de Guaymas, un individuo cuyo nombre ignoraba, de estatura regular, medio güero, y teniendo en la cara granitos, con quien hacia dos años había reñido en el puerto, en una cantina que esta en la Calle Guerrero, frente al Hospital, por cuyo motivo estaba sumamente resentido con él, que reconocía el cuchillo antes indicado como de su propiedad y como el mismo con que había cometido el delito, el que había comprado en Guaymas, hacia cinco meses, aproximadamente, que no acostumbraba usar con frecuencia esta arma y que si lo hizo el día de los hechos, fue debido a que tenía el presentimiento de que podía encontrarse con su rival en esta Ciudad, que reconoció que había herido a una persona que no era dicho rival, hasta después que la vio entrar, ya herida, al comercio, que hacia mas o menos cuatro meses que había llegado a esta Ciudad, procedente de Guaymas, y que durante este tiempo había residido en el Cuartel Catorce, que tenía relaciones amorosas con María García, que vivía a media cuadra del comercio donde sucedieron los hechos y a dos cuadras del Cuartel, y que no obstante que con alguna frecuencia visitaba a aquella mujer, no pasaba por dicho comercio y que por lo tanto no había visto anteriormente a la persona que lesionó.

          El siguiente día treinta y uno de julio el acusado Triana Reyes amplió las anteriores declaraciones, expresando: que la noche de los hechos iba por la calle en que esta el comercio de Abascal, con el fin de esperar a Maria García, para llevarla a pasear, que no estuve parado en la esquina de las Calles Guerrero y Oaxaca y que solo pasaba por allí esa noche con el objeto de que se ha indicado; que vio al ofendido antes de llegar a la esquina donde éste se hallaba parado, como a diez pasos de distancia, que ignoraba el nombre del occiso y que no lo conocía antes ni de vista; que hirió de frente al hoy occiso, no obstante que al perseguirlo le daba la espalda, porque al llegar a la puerta del comercio dio media vuelta enfrentándosele para defenderse y quitarle el arma, sin recordar cuantas puñaladas le había dado, pero que debían ser las que presentaba en el cuerpo, no sabiendo si murió, porque inmediatamente después se retiró del lugar; que no hubo personas que presenciaron los hechos; que no dio un paso al interior del comercio, ni cerró ninguna puerta y que la luz se hallaba encendida; que no se había dado cuenta como se le había manchado de sangre la ropa que vestía, y que el occiso vestía pantalón y camisola color gris, sin recordar el color del calzado y que no traia corbata. Y por último, a instancias del ciudadano Agente del Ministerio Público, todavía amplio sus declaraciones el procesado Triana Reyes, en diligencia de tres del corriente mes de Agosto, manifestando: que al herir a Carlos Abascal, la noche de los hechos, lo hizo en forma intempestiva y rápida, que el ofendido en el momento de ser agredido, estaba completamente desarmado, y que al atacar al mismo Abascal, confundiéndolo con su rival de Guaymas, tuvo la intención de matarlo, para vengar la ofensa que dicho rival le había causado hacia dos años.

 RESULTANDO SEXTO.- Ante el mismo Señor Agente del Ministerio Público, fueron examinadas las siguientes personas: La Señora Elvira Pérez Ortiz, declaro: que el veintisiete de julio, entre diez y once de la noche se encontraba en su casa, cuando llegó Emiliano Triana corriendo, muy excitado, sin sombrero y sin gorra, con la manga de la camisa desgarrada, cubriéndose esta con la mano y repechándose a la pared; que tan luego como llegó a dicho lugar, Triana gritó: “Maria, dame ropa pronto”, y que como esta se encontraba en el baño, ella fue a avisarle que Triana la estaba esperando y que exigía que se le diera la ropa inmediatamente; que luego María salió del baño y cogió un bulto de ropa tapándola con el reboso, yéndose con Triana con rumbo a la Estación del Ferrocarril, de donde regresó como a la media hora, que esa noche Triana vestía camisa blanca y pantalón oscuro y que la manga que llevara desgarrada era la derecha.

          Ampliando esta declaración ante el Juzgado, después agregó la testigo: que casi todos los días veía que Emiliano Triana Reyes pasaba por frente a su casa, suponiéndose que lo hacia con el fin de ver a María García, que vivía en la misma casa, que después Triana seguía por la Calle Oaxaca hacia el oeste, doblando por la Calle Guerrero, una veces hacia el norte y otra hacia el Sur, con dirección al Cuartel, por lo que siempre, forzosamente pasaba por frente al comercio en que se desarrollaron los hechos, que cuando Triana llegó a su domicilio preguntando por María, llevaba los brazos sobre el pecho, en forma de cruz, y que no le notó ninguna manifestación que revelara que hubiere ingerido licor o fumado marihuana, pues mas bien cree que iba en su juicio, ya que hablaba normalmente, aunque algo excitado, que el tendajón del español (Abascal) se encuentra como a media cuadra de su casa, y que del Cuartel al comercio existe de por medio media cuadra.

          La Señora María A. de López, depuso: que el veintisiete de julio, cerca de las diez de la noche llegaba ella al comercio que está situado en la esquina de las calles Guerrero y Oaxaca, propiedad de los Señores Abascal, y que en esos precisos momentos vio que un soldado gordo, de color trigüeño, que iba rasurado tanto del bigote como de la barba, sostenía una discusión con el joven Carlos Abascal, con motivo de un jabón y unas cajitas de chicle; que el joven Abascal, le suplicara al soldado que se saliera del establecimiento, porque estaba estorbando a la clientela, que viendo que la discusión seguía y por temor de que el soldado, que se encontraba algo tomado, fuera a causa algún daño, le hizo señas a Abascal para que se callara, por lo que el le dijo que no había cuidado, que tenia pistola, que en esos momentos pasaba por allí el carro de la policía, que iba guiado por el Oficial Guirado y ella le hablo a este para que sacara de la tienda al soldado, pero que cuando el Oficial dicho dio la vuelta, ya el soldado había salido del comercio, con dirección a la Calle Oaxaca. Esta declaración fue ratificada por la testigo ante el Juzgado.

          Sixto Pérez Nava, soldado del Once Batallón de guarnición en esta plaza, declaro: que el veintisiete de julio, siendo las diecinueve horas y después de pasar lista, salió franco y se dirigió al salón de billares y cantina “El Iman”, situado en la esquina de las Calles Garmendia y Sonora, en donde estuvo tomando licor, recordando haber tomado cuatro vasos grandes de mezcal, que después de esto no recordaba lo que hubiere hecho, pero que sus compañeros le habían informado que antes de las veintiuna horas había llegado al Cuartel acompañado de su Señora Elvira Perez de Ortiz, siendo detenido en la prevención, donde despertó al día siguiente al toque de diana, disponiéndose a prestar sus servicios, cuando fue detenido por la Policía, que no recordaba haber estado en la tienda de los Señores Abascal, ni si tuvo algún disgusto con ellos, y que nunca usaba arma, ni acostumbraba pelear. Ante el Juzgado agregó después que no tenia ninguna amistad con el soldado Emiliano Triana Reyes, pues que únicamente lo conocía de vista, por pertenecer ambos a la segunda compañía.

          RESULTANDO SEPTIMO.- Los peritos dactiloscopistas Señores Reyes J. Vildósola y Andres Contreras que el C. Agente del Ministerio Público comisionó para el examen de unos fragmentos de vidrio que se recogieron en el interior del establecimiento en donde se cometió el delito, después del estudio del caso, dictaminaron: que las huellas digitales que aparecían en uno de dichos fragmentos eran idénticas a las que tomaron al procesado Emiliano Triana Reyes, fundado esta opinión en las razones que se exponen en la diligencia relativa que consta a fojas catorce del expediente y que después ratificó el segundo ante la presencia judicial. A Fojas dieciocho y diecinueve se agregaron dos fotografías, en las que aparecen amplificadas dichas huellas digitales. Se obtuvo y se agregó a este proceso el certificado de defunción del Señor Carlos Abascal, expedido por el Oficial del Registro Civil de ésta Ciudad, con fecha treinta de julio anterior.

          RESULTANDO OCTAVO.- Previa consignación y acusación del C. Agente del Ministerio Público adscrito, en auto de treinta del precitado mes de julio del corriente año, se dio por radicado el correspondiente proceso en el Juzgado del conocimiento, en contra de Emiliano Triana Reyes, por el delito de homicidio de que se trata y dentro de los términos constitucionales respectivos se le tomó su declaración preparatoria al acusado, con todas las ritualidades de ley, nombrándosele como defensor al de oficio, y se le declaró formalmente preso, habiendo causado ejecutoria la resolución relativa por no haber sido recurrida por ninguna de las partes.

          RESULTANDO NOVENO.- En dos del corriente agosto declaró ante el Juzgado el Sargento de Policía Manuel Guirado, lo siguiente: que el día de los hechos como a las veintiuna y media horas, yendo por la Calle Guerrero de Norte a Sur, rumbo a la Comandancia de Policía, encontró parado a un individuo vestido con pantalón de mezclilla azul y camisola blanca, a una distancia aproximada de cien metros del comercio en que se cometió el delito, que después de la aprehensión de Triana Reyes, haciendo recuerdos, llegó a la conclusión de que este era el mismo individuo a que se acaba de referir. Al ser careado el inculpado con los testigos Sargento Guirado y Señora María García, admitió como cierto, que efectivamente como a las veintiuna  y media horas del veintisiete de julio anterior, estuvo parado como dos minutos en la esquina que forman las calles Guerrero y Sonora, habiendo una cuadra de por medio a la casa en que se desarrollaron los hechos, y que algunas veces pasaba por frente a dicha casa, no precisamente por la acera de esta, sino por las aceras de los edificios fronteros.

          RESULTANDO DECIMO.- A solicitud del C. Agente del Ministerio Público y con el propósito de conocer el estado mental del procesado, se le sujetó a un reconocimiento facultativo, después del cual, los peritos médicos legistas designados para el efecto señores doctores Heraclio Espinoza e Ignacio Cadena, dictaminaron que Emiliano Triana Reyes se encontraba en perfecto uso de sus facultades mentales. Este dictamen fue rendido en cuatro de los corrientes y corre agregado a la foja cuarenta y ocho de este proceso, habiendo sido ratificado ante el Juzgado el mismo día.

          El mencionado día cuatro de este mes el Juzgado practicó un reconocimiento en el lugar en que se consumó el delito, con el resultado que se hizo constar en la diligencia que consta a la foja cincuenta.

          RESULTANDO UNDECIMO.- En auto de cuatro de agosto de mil novecientos treinta y cuatro se declaró concluida la instrucción del proceso, mandándose poner a la vista de las partes por el término legal de seis dias, que fue renunciado expresamente por el C. Agente del Ministerio Público, como por el acusado y su defensor, y se mandaron agregar al expediente tres ejemplares del diario EL TIEMPO, exhibidos por el primero.

          En seis de agosto se mandó pasar la causa al C. Agente del Ministerio Público para que se formulara las conclusiones que le correspondían, lo que hizo en escrito del mismo día, acusando a Emiliano Triana Reyes, como responsable del delito de homicidio calificado, cometido en la persona de Carlos Abascal e indicando que para la imposición de la pena eran aplicables los Artículos 60 Fracción VIII, 101, 475, 37 Fracción XX y 168 del Código Penal.

          La defensa contestó la acusación sosteniendo que el homicidio era simple y que habiéndose cometido sin causa alguna y solo por brutal ferocidad, por lo que debia imponerse al reo una pena de diez años de prisión, conforme a  la Fracción III del Artículo 464 del Código Penal; y que en último extremo, si se consideraba como calificado el homicidio, entonces concurría a favor de Triana Reyes las circunstancias atenuantes previstas por las Fracciones I y V del Artículo 36 de la misma Ley, en cuyo caso la pena capital podía substituirse por la extraordinaria de quince años de acuerdo con los Artículos 103, 170, 171 Fracción II y 172 Fracción I de dicho ordenamiento.

          Previa citación de las partes se celebró la audiencia de ley en nueve de los corrientes, con la concurrencia del C. Agente del Ministerio Público, y del acusado, que expusieron: el primero, que reproducía y sostenía las conclusiones contenidas en su escrito de acusación, y el segundo que estaba conforme con lo alegado por su defensor en su escrito relativo, insistiendo en que delinquió fuera de sus sentidos por la marihuana que había fumado y por el licor que había ingerido. En la misma diligencia se mandó citar para sentencia definitiva, de lo que también quedó notificado el defensor del reo y en diez del actual se pronunció el fallo correspondiente con los puntos resolutivos que a continuación se expresan: PRIMERA.- Emiliano Triana Reyes, es criminalmente responsable, como autor, del delito de homicidio intencional calificado, cometido en la persona de Carlos Abascal, en esta Ciudad, la noche del veintisiete de julio de mil novecientos treinta y cuatro. SEGUNDA.- Por expresado delito y sus circunstancias se condena al mismo Emiliano Triana Reyes, a sufrir la pena capital que con las formalidades de ley se ejecutarán inmediatamente después de que cause ejecutoria esta Sentencia. TERCERA.- Se decomisa a favor de Gobierno del Estado el cuchillo utilizado por el reo como instrumento del delito; y, CUARTA.- notifíquese hágase saber al sentenciado el término que le concede la ley para apelar, en su caso envíese copia certificada de este fallo al H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado, en su oportunidad cúmplase con lo mandado por el Artículo 571 del Código de Procedimientos y gírense los avisos necesarios a las autoridades militares que corresponda:

          RESULTANDO DUODECIMO.- Contra dicho fallo, se manifestó inconforme el reo al serle notificado e interpuso el recurso de apelación que le fue admitido en ambos efectos, se remitieron los autos originales y a su recibo, se mandó sustanciar el toca correspondiente, hasta celebrar la vista de ley, que tuvo lugar el día veintiuno del mes en curso, en ella, el C. Procurador General de Justicia exhibió, para que se le diera lectura, su pedimento escrito pidiendo se confirmara la resolución apelada, en virtud de que, habiéndose comprobado plenamente la existencia del cuerpo del delito y la responsabilidad criminal del acusado, así como la existencia de las tres circunstancias calificativas de premeditación, alevosía y ventaja, el acusado se había hecho acreedor a que se le impusiera la pena de muerte, misma sanción a que fue condenad por la sentencia recurrida. En la misma audiencia, concedido el uso de la palabra al defensor del reo, exhibió sus apuntes de alegatos para que se les diera lectura, en los que sostiene sus alegaciones de primera instancia, pidiendo en primer término que se considere el homicidio cometido por Triana Reyes como simple, sin causa alguna y solo por brutal ferocidad, y en segundo término, que en caso de declararse procedente las calificativas expresadas y la pena capital a que fue condenado el reo, se substituya dicha sanción por la de quince años de prisión extraordinaria, en virtud de que a favor del acusado existen dos atenuantes, la de su confesión, prevista por la Fracción I del Artículo 36 del Código Penal, y la de encontrarse bajo la influencia de la marihuana que había fumado y del alcohol que había ingerido, prevista por la Fracción V del mismo precepto. El acusado se manifestó conforme con lo alegado por su defensor y agregó lo siguiente: que estaba comprobado que por la influencia de la marihuana y del alcohol había cometido el delito que se le imputa, que con frecuencia veía pasar por el cuartel al occiso Carlos Abascal y que desde el primer momento que lo vio, creyó ver en el ofendido el rival que en el Puerto de Guaymas, le había causado seria ofensa y profundo resentimiento, pero sin saber donde viva, que el mismo día de los hechos habían recibido orden todos los individuos de la clase de tropa, por sus superiores respectivos, de no portar ninguna clase de armas, y que por esa razón habían escondido la daga que empleó en la comisión del delito. Se declararon “vistos” los autos por la Presidencia y con esta fecha se dicta la presente resolución:

          CONSIDERANDO PRIMERO.- La existencia del cuerpo del delito de homicidio cometido en la persona del Señor Carlos Abascal, quedó plenamente comprobada en autos con los siguientes elementos: I. Diligencia del reconocimiento, fe y descripción del cadáver del ofendido, que practico el Ministerio público iniciante, haciendo constar que presentaba dos heridas causada, al parecer, con instrumento punzo-cortante, una de cuatro centímetros de extensión, situada en el cuarto espacio intercostal, a la altura de la línea mamaria y orientada de fuera hacia adentro, y la otra como de dos centímetros de extensión, situada en el tercer espacio intercostal, a la altura de la linea axilar. II.- El dictamen rendido por los peritos médicos doctores Heraclio Espinoza e Ignacio Cadena H., en el que manifiestan que como resultado de la autopsia que practicaron sobre el cadáver del Señor Carlos Abascal, llegaron a la conclusión de que el ofendido había fallecido a consecuencia de la lesión descrita en primer lugar, por haber interesado los vasos del corazón. III.- Las declaraciones rendidas por los testigos Jerónimo Abascal y Román Ortiz, que identificaron el cadáver del mismo ofendido Carlos Abascal. IV.- Diligencia de descripción del arma instrumento del delito, o sea de la daga que aparece diseñada a fojas treinta del proceso que se ha tenido a la vista y que el acusado Emiliano Triana Reyes reconoció como la misma que empleó en la comisión del delito. V.- Copia certificada del acta de defunción del occiso, expedida por el Oficial del Estado Civil que autorizó la inhumación del cadáver. VI.- Finalmente con las diversas declaraciones rendidas por el propio acusado Triana Reyes, en las que categóricamente confesó haber causado al ofendido las lesiones que le produjeron la muerte y que los hechos tuvieron lugar entre las veintidós y veintidos y media horas del día veintisiete de julio de este año, en la puerta del comercio del mismo ofendido, ubicado en la esquina que forman las Calles Guerrero y Oaxaca de esta ciudad. Todos estos elementos de prueba son conducentes para la comprobación del delito de homicidio conforme a lo Artículos 53, 54, 55, 59, 61, y 65 del Código de Procedimientos Penales, y la hacen plena de acuerdo con los Artículos 189, 190, 194, 195, 198, 199, 200, y 202 del mismo ordenamiento, en relación con el 452 del Código Penal que define el delito de que se trata.

          CONSIDERANDO SEGUNDO.- Debe estimarse también comprobada de manera plena la responsabilidad criminal del acusado Emiliano Triana Reyes, por los mismos elementos probatorios antes enumerados, especialmente por su confesión, en que expresamente reconoce haber privado de la vida al Señor Carlos Abascal, en las circunstancias que se mencionan en el considerando anterior, teniendo Triana Reyes el carácter de autor en el delito expresado, según las Fracciones I y III del Artículo 39 del mismo Código Penal.

          CONSIDERANDO TERCERO.- Sentado lo anterior, debe ahora fijarse la sanción que corresponde imponer al reo, por la responsabilidad que le resulta en el delito que cometió, para lo cual habrá que analizar las circunstancias en que fue perpetrado el homicidio del Señor Carlos Abascal, en relación con los capítulos de cargo en que se basó  el ejercicio de la acción penal.

          El Ministerio Público, en sus conclusiones de Primera Instancia, considera que el delito se cometió con las tres calificativas de premeditación, alevosía y ventaja, y pide para el acusado Triana Reyes la pena de muerte, fundándose en los Artículos 474 y 475 del mismo ordenamiento sustantivo. En vista  de los términos en que se encuentra concebida la acusación fiscal, deberá estudiarse por separado, cada una de las calificativas cuya existencia encuentra comprobada el Ministerio Público, para establecer si se trata de un homicidio calificado como lo sostiene el Ministerio Público, o de un homicidio simple, sin causa alguna y solo por brutal ferocidad, como lo pretende la defensa, estudiante también en el primer caso, si como la misma defensa lo pide, es procedente sustituir la pena capital por la extraordinaria de quince años de prisión.

          El Artículo 428 del Código Penal dice que hay premeditación siempre que en el reo cause intencionalmente una lesión, después de haber reflexionado o podido reflexionar sobre el delito que va a cometer. En otras palabras, premeditación es la meditada intención que exige un proceso psicológico complicado, no es la intención propiamente como el resultado de la concepción del acto, la decisión y la ejecución, sino que comprende un verdadero raciocinio verificado con animo sereno, que implica un transcurso de tiempo entre la concepción del hecho y la ejecución del mismo, exige la ponderación del mismo hecho y las ventajas y desventajas que su realización determinara, la libre decisión de ejecutarlo y la elección de medios para llevarlo adelante en cuanto al lugar, modo y ocasión (Anales de Jurisprudencia del Distrito Federal, Tomo I, pág. 303).

          Fijado los requisitos para que haya premeditación conforme a la ley a la doctrina, veamos ahora que elementos nos proporciona el proceso para resolver sobre la existencia de esta calificativa. El acusado Triana Reyes, tenia relaciones con María García, que habitaba en una casa que se encuentra a media cuadra del comercio del ofendido, y como el mismo acusado vivía en el Cuartel de su Batallón, que esta a una cuadra del mismo comercio, forzosamente tenia que pasar por este cuando iba a visitar a su amasia, de donde resulta que necesariamente tuvo que conocer al ofendido en las diversas ocasiones que paso por su comercio. Esta conclusión se deduce de las declaraciones de María García y de Elvira Perez de Ortiz, y del careo practicado entre aquel y Triana Reyes. La conclusión anterior queda mejor determinada todavía con la propia exposición del reo producida al celebrarse la vista en este toca, en cuanto afirma que desde el momento que vio pasar por el Cuartel al ofendido Carlos Abascal, se le representó su figura como la del mismo con quien había tenido serio disgusto en Guaymas, y que cada vez que lo veía pasar de nuevo por el cuartel, tomaba cuerpo la idea en el acusado de vengar aquella ofensa, aunque sin saber donde vivía, por lo que al encontrarlo la noche de los hechos, sintió un acceso de rabia y se avalanzó sobre el ofendido con intenciones de causarle la muerte.

          El día de los hechos, antes de cometer el crimen, el acusado se vistió de paisano, a sabiendas de que esto le estaba prohibido, y dio a guardar a su amasia el uniforme de militar que portaba, el mismo día, el acusado, fuera de su costumbre, se armó de una daga que dice haber adquirido en Guaymas, que ya armado, estuvo como dos minutos en la esquina que forman las calles de Guerrero y Sonora, a una cuadra del comercio del ofendido, y que inmediatamente antes de atacar a Carlos Abascal, estuvo parado en la contra-esquina del comercio del mismo ofendido. Todos estos hechos son reveladores de que Triana Reyes había concebido desde antes la idea de matar al Señor Carlos Abascal, y que con toda reflexión y sangre fría, preparaba de manera eficaz y certera el crimen de que se ha confesado autor, hasta ejecutarlo en la persona del ofendido, y que después de perpetrado, fue a la casa de su amasia María García, recogiendo su uniforme de militar y encaminándose a un corral que se encuentra frente a la plaza dieciseis de septiembre, en donde se cambio de ropa, quemo la camisa blanca que traía, porque estaba manchada de sangre, y enterró el pantalón de mezclilla azul, lo mismo que la daga con que había lesionado al ofendido Abascal. Por lo tanto, reuniendo y enlazando estos hechos, se llega a la conclusión de que el acusado cometió el delito de premeditación, según el concepto de que esta calificativa se estableció al principio de este considerando.

          CONSIDERANDO CUARTO.- El acusado Triana Reyes explica a su modo la comisión del delito y se produce en los siguientes términos: que se había fumado cinco cigarrillos con marihuana y había ingerido alguna cantidad de alcohol, y que hallándose bajo la influencia de aquellas substancias perturbadoras, sintió de pronto un acceso de rabia y desesperación, al presentarse a su vista la imagen de un enemigo con quien había  tenido una reyerta en una cantidad de Guaymas hacia dos años, que echando mano de una daga que traía, se fue sobre el individuo que estaba parado en la esquina de enfrente, en quien creyó ver a su rival de Guaymas, diciéndole que era el mismo cuyo recuerdo se le vino a la cabeza, que ante este ataque del acusado, el ofendido inició una retirada violenta con intención de introducirse al comercio, y que al llegar a la puerta, lo alcanzó tirándole cuchilladas, sin recordar cuantas fueron. Bastó al acusado satisfacer en esta forma el acceso de rabia de que fue presa, para que desaparecieran los efectos perturbadores de la marihuana que había fumado y del alcohol que había ingerido, según manifiesta el mismo Triana Reyes.

          Bajo el supuesto de que éste se hubiera encontrado realmente bajo la influencia perturbadora de la marihuana y del alcohol, es inaceptable que sus efectos hubieran sido de tan corta duración, pero lo cierto es que el acusado no se encontraba en tal condición, pues tanto María García como Elvira Pérez de Ortiz, afirman resueltamente que Triana Reyes, en las ocasiones que hablo con ellas no daba muestra alguna de alteraciones en sus facultades mentales, ni se notaban en él manifestaciones de que hubiera fumado marihuana e ingerido alcohol para llegar al estado en que dice el reo haberse encontrado.

          Por otra parte, establecido como ha quedado que el reo tuvo la calma suficiente de ponerse ropa de paisano y de dar a guardar a su amasia la ropa de militar que traía, aparece también que después del crimen tuvo nuevamente la calma de ir a ponerse otra vez la ropa de militar y de ocultar y destruir las ropas usadas al cometer el delito, para borrar toda huella por medio de la cual pudiera ser reconocido como el autor del crimen ejecutado. A mayor abundamiento, debe tenerse en cuenta, como lo asienta el Juez de los Autos, para alejar toda posibilidad de que el reo se encontrara bajo la influencia de la marihuana y del alcohol, que Triana Reyes recordó con bastante precisión algunos detalles cronológicos, como la hora en que fue visto por el Sargento Guirado cerca del comercio del ofendido y la hora en que se desarrollaron los hechos, recordó también que ropa vestía el occiso y a que distancia se encontraba este del reo, cuando lo agredió, recordó igualmente las palabras textuales que pronunció Abascal cuando se vio atacado y los demás detalles que concurrieron en la comisión del delito. Ahora bien, es de elemental apreciación que si una persona recuerda con tanta facilidad las circunstancias de un hecho, no pudo encontrarse bajo un estado de perturbación mental, ya que este es incompatible con el de completa normalidad que demostró el acusado antes y después de cometer el delito.

          Sobre lo anterior debe decirse también que con la exposición que hizo el reo en esta Segunda Instancia, se aleja toda probabilidad de que al cometer el delito haya sido presa de un exceso de rabia, si desde antes había resuelto dar muerte al individuo que veia pasar por el cuartel y en quien creyó encontrar a su rival de Guaymas. Además, aun suponiendo que el Comandante de la Guardia de la Penitenciaría hubiera declarado que el acusado se encontraba ebrio, a las tres de la mañana del día veintiocho de julio ultimo, en que se presentó el acusado en aquel establecimiento, tal cosa en nada influiría para lo que se ha establecido, pues habiéndose cometido el delito cerca de las veintitrés horas del día veintisiete de julio ultimo, no era imposible que para las tres del día veintiocho ya se encontrara ebrio el reo por haber ingerido alcohol en cantidad suficiente después de ejecutado el crimen.

          Expuesto lo anterior, debe declararse que no se trata, como lo pretende la defensa, de un homicidio simple sin causa alguna y solo por brutal ferocidad, porque aun con solo los elementos de primera instancia, no podría sostenerse tal cosa, ya que los preparativos del delito llevados a cabo por el reo, son reveladores de que sus actos obedecían a causa determinada; pero si tenemos en cuenta lo manifestado por el reo en esta segunda instancia, menos puede aceptarse tal clasificación, porque el mismo acusado ha dado a conocer el verdadero móvil de su delito. Y dentro de esa situación, aun cuando efectivamente el reo haya confundido a Carlos Abascal con su rival de Guaymas, habría que tener en cuenta lo dispuesto por la Fracción I del Artículo 147 del Código Penal, que previene que cuando se intente un delito contra personas o bienes diversos, se impondrá la pena del delito que resulte consumado, tomándose en consideración las circunstancias que al cometerlo concurrieron respecto de la persona o bienes contra los cuales se intentó y sin tener en cuenta las meramente personales.

          CONSIDERANDO QUINTO.- Queda por establecer si en el caso concurrieron igualmente las calificativas de ventaja y alevosía, que también forman parte de las conclusiones del Ministerio Público. Por lo que respecta a la ventaja, que define el Artículo 430 del Código Penal, debe estimarse comprobada también de manera plena, en los términos de la Fracción IV del precepto invocado, pues así se desprende de la propia confesión de Triana Reyes, al decir que al atacar al ofendido Carlos Abascal este no se encontraba herido o muerto por el agredido, pues a los hechos no procedió ninguna discusión, disputa o riña entre Abascal y el acusado.

          Por lo que respecta a la calificativa de alevosía, que define el Artículo 431 del mismo ordenamiento, debe declararse también comprobada de manera plena, porque  según confiesa el mismo acusado, atacó de improviso a Carlos Abascal, sin darle lugar a defenderse, y después de ejecutar todo aquel conjunto de actos preparatorios del crimen, según quedó establecido al estudiar el punto relativo a la premeditación.

          CONSIDERANDO SEXTO.- Tratándose, pues, de un delito de homicidio calificado, por haber concurrido en su ejecución las calificativas ya dichas de premeditación, alevosía y ventaja, la pena que corresponde imponer al reo es la de muerte, conforme al Artículo 475 del mismo Código Penal. No es accederse a lo pedido por la defensa del reo al solicitar, en según término, que en caso de declararse procedente la pena de muerte solicitada por el Ministerio Público, al considerar que se trata de un homicidio calificado, se substituya dicha sanción con la de quince años de prisión extraordinaria de acuerdo con el Artículo 171, Fracción II, del mismo Código Penal, porque requiriendo dicho precepto la concurrencia, cuando menos, de dos circunstancias atenuantes, en el caso que se resuelve no quedaron comprobadas las dos circunstancias atenuantes que requiere la Ley. En efecto, aun aceptando como procedente la de haber confesado el reo su delito, es notoriamente improcedente la prevista por la Fracción V del Artículo 36 del Código Penal, pues según se dijo oportunamente, no quedó comprobado que al cometer el delito Triana Reyes se hubiera encontraba bajo la influencia perturbadora de la marihuana y del alcohol, además de que por el dictamen medico-legal rendido por los peritos nombrados, el acusado se encontraba cuando se le examinó, en el uso completo de sus facultades mentales. Por otra parte, quedó establecido también que por el desarrollo de los hechos ocurridos y la conducta observada por el acusado, no aparece que este se hubiera encontrado en un estado de enajenación mental de la calidad que requiere la ley, es decir, que no quitara enteramente al infractor su libertad, o el conocimiento de la ilicitud del hecho cometido. Por lo tanto, debe declararse que por no haber concurrido las dos atenuantes que señala la Ley, a favor del acusado, no es de substituirse la pena que se ha declarado procedente, en cuya consecuencia deberá imponer al reo la pena capital expresada, al cual deberá ejecutarse en la forma prevenida por los Artículos 180, 181, 182 y 183 del mismo Código Penal, a cuyo efecto, será puesto el reo a disposición del Ejecutivo del Estado.

          CONSIDERANDO SEPTIMO.- Por lo que respecta a la daga que sirvió de instrumento a la Comisión del delito, deberá decomisarse a favor del Gobierno del Estado, de acuerdo con los Artículos 65, 66 y 67 del mismo ordenamiento.

          Por lo expuesto, mas los Artículo 4, 7, 9 y relativos del Código Penal, 390 y 571 del de Procedimientos Penales,  y 11 Fracción I de la orgánica del Poder Judicial se confirma la resolución apelada y se falla conforme a las siguientes proposiciones.

          PRIMERA.- EMILIANO TRIANA REYES, es criminalmente responsable, como autor, del delito de HOMICIDIO intencional calificado cometido en la persona de Carlos Abascal, en esta Ciudad, la noche del veintisiete de julio  de este año (1934).

          SEGUNDA.- Por el expresado delito y sus circunstancias, se condena al expresado Emiliano Triana Reyes, a sufrir LA PENA CAPITAL que se ejecutará con las formalidades de ley, al causar ejecutoria este fallo, quedando el reo a disposición del Ejecutivo del Estado.

          TERCERA.- Se decomisa a favor del Gobierno del Estado el cuchillo que utilizó el reo como instrumento del delito.

          CUARTA.- Hágase saber esta resolución a las Autoridades correspondientes y girense los avisos respectivos a las Autoridades Militares que procedan.

          QUINTA.- Notifíquese con testimonio de esta resolución vuelvan los autos al Juzgado de su procedencia y archívese el toca.

 ASI LO RESOLVIO LA SALA COLEGIADA DEL SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA DEL ESTADO, SIENDO PONENTE EL CIUDADANO LICENCIADO, JOSE ROJAS, MAGISTRADO DE LA SEGUNDA. DOY FE.

 

         El mismo día veintidos de agosto (1934),  a las catorce horas, notificado el reo EMILIANO TRIANA REYES, dijo: que lo oye y no es su voluntad firmar, por no quererlo hacer ya mas. Para constancia lo hace el suscrito. Doy fe.

          En la propia fecha (Agosto 22 de 1934), a las diecisiete horas, notificado el C. Procurador General de Justicia dijo, que lo oye y firma. Doy fe.

          Mismo día veintidos de agosto (1934) a las diciesite y media horas, notificado el C. Defensor de Oficio Interino, dijo: que lo oye y firma. Doy fe.

          El mismo día veintidos de agosto (1934), se remitió ejecutoria y se devolvieron los autos al Juzgado del conocimiento. Conste.

 

°°°°°

 Se remite ejecutoria y se devuelven autos., Causa contra EMILIANO REYES por el delito de HOMICIDIO.

 C. juez de Primera Instancia,

P r e s e n t e.-

          Con el presente remito a usted testimonio de la resolución dictada en este Supremo Tribunal de Justicia en el Toca a la causa instruida en ese Juzgado contra EMILIANO TRIANA REYES, por el delito de HOMICIDIO.

          Asimismo devuelvo a usted los autos originales constante de 73 fojas útiles.

 

A t e n t a m e n t e

SUGRAFIO EFECTIVO. NO REELECCION

Hermosillo, Sonora., a 22 de Agosto de 1934.

 

B, Cabrera.

°°°

 

ASUNTO: Acuse de recibo o testimonio y autos. EMILIANO TRIANA REYES.

 

C. Secretario del Supremo Tribunal

P r e s e n t e.

         Tengo el honor de manifestar a usted, que juntamente con los autos originales compuestos de 73 fojas útiles, se recibió en este Juzgado testimonio de la resolución pronunciada por ese Alto Cuerpo en el Toca a la causa instruida en contra de EMILIANO TRIANA REYES por el delito de HOMICIDIO.

 

SUGRAFIO EFECTIVO. NO REELECCION

Hermosillo, Sonora., a 22 de Agosto de 1934.

El Juez de Primera Instancia.

 

PEDRO ROMERO.

°°°

Como se dijo, habiendo sido ratificada en pleno la sentencia de pena de muerte, el día 22 de mismo mes, ese mismo día el Gobernador Rodolfo Elías Calles, en Of. No. 11-12 574, dispuso que se ejecutase al día siguiente, a las 6:00 horas.

El día 23 de agosto de 1934, un pelotón de fusilamiento designado por la IV Zona Militar, ejecutó en terrenos de la Penitenciaria del Estado al homicida y el certificado de defunción fue expedido por los médicos Ignacio Cadena y Heraclio Espinoza.

Gilberto Escobosa Gamez termina su relato:

“Después de que el asesino fue pasado por las armas, los hermosillenses se sintieron tranquilos y seguros por contar en el Cuerpo de Policía y en el Ramo de Justicia, con hombres tan competentes como el Comandante Vizcaíno, el Teniente Reyes Vildósola y los cabo Guirado y López; el AMP Licenciado Francisco Duarte Porchas; el Juez don Pedro Romero y los honorables Magistrados del Supremos Tribunal de Justicia, quienes lograron que en sólo veintiséis días el asesino Emiliano Triana Reyes fuese detenido, convicto y fusilado.”

Usted, ¿qué piensa?

 

JUSTICIA PENAL EN SONORA

Casos relevantes

Los Huipas  I

 Continuando con casos relevantes de la crónica criminológica de nuestra entidad, traemos el de Los Huipas: El Imparcial, el 3 de noviembre 1997 publicó: Se convierten en leyenda. Marcó a Huatabampo la historia de cuatro sujetos que en 1949 castraban y asesinaban a sus enemigos. Mezcla de crueldad excesiva, realidad insólita y el mundo místico de los indígenas mayos, la historia se ha convertido entre los huatabampenses en una leyenda.

La acción de cuatro sujetos que a finales de los cuarenta se dedicaron a asesinar y castrar a sus víctimas trasciende más allá de la geografía regional. La simple frase “cuidado con los Huipas” marca una época de terror, de zozobra, dado lo inexplicable del origen de los crímenes. Sea por morbo o curiosidad, en Huatabampo la gente sigue hablando con interés agudo del intrigante caso a casi cincuenta años de ocurrido. Al margen de la tragedia que enlutó a muchas familias, esta historia suscitada en Bacapaco constituye muestra de una de tantas crónicas locales.

Lo que fue meramente un hecho criminal concluido con la detención por la Policía de los autores materiales e intelectuales, trastocó por un tiempo la vida de todo un municipio. A algunos huatabampenses dejó verguenza, desengaño e incredulidad, a otros el repudio a la cultura de la violencia que segó vidas inocentes. Pese a los años transcurridos, en la comunidad indígena nadie quiere hablar del tema... la mayoría de quienes lo vivieron rehuyen preguntas.

Familiares lejanos de la célebre banda de delincuentes niegan hasta sus nombres, con un simple “no sé” encubren el pasado indeseable, la afrenta. “¿Es usted Pánfila Huipas?”, y el cuestionamiento a la diminuta anciana queda en el aire, sólo da la espalda y con una escoba de varas responde  “no la conozco”, pero ella es.

Bacapaco, ubicado a 5 kilómetros al sureste de Huatabampo, simboliza a los tradicionales pueblos mayos, con pequeñas casas de adobe, cercos de madera y en el patio una hornilla. Los huertos de mango, naranja, limón y toronjas la rodean, además de canales de riego y sembradíos donde los jornaleros dejan a diario su vida.

La marginación social no ha disminuido mucho desde la época de los cuarenta cuando quedó al descubierto el mundo oculto de cuatro “yoremes” o indios. De la vivienda en la que el cuarteto indígena celebró sus rituales y crímenes nada queda, sólo un baldío enmontado a donde muchos prefieren ni voltear...

Yoremes extraños. Los protagonistas de la historia que conmocionó el sur de la entidad fueron Eladio Huipas, Yocupicio Huipas, Leonardo Yocupicio y Basilio Humo, indígenas puros, definidos por quienes los conocieron como los clásicos yoremes, desconfiados, serios y recelosos hacia los hombres blancos o “yoris”.

Alguien que conoció a por lo menos dos es Héctor Galaviz Rubio, comerciante de Etchoropo e hijo del agricultor dueño de los sembradíos donde trabajaron estas personas. Narró que los asesinatos cometidos por los cuatro indígenas sucedieron en 1949. Ninguno era casado por lo que corrían rumores de que tenían tendencias homosexuales, indicó, jamás pudo comprobarse.

“Acostumbraban a reunirse en la casa de Eusebio (Chevo), ahí acordaban quién era el próximo al que matarían en venganza por haberlos ofendido o porque les cayera mal”. Se llegó a decir que practicaban la magia negra en una especie de secta, comentó, cuando los atraparon encontraron en la vivienda libros de hechicería. De pronto, de los bailes o poblados cercanos a Bacapaco comenzaron a desaparecer personas, hombres y mujeres, encontrados mutilados. “Les cortaban los órganos sexuales, los disecaban y guardaban en una canasta, hacían con ello una especie de bolsas que colgaban en el interior de la vivienda a donde nadie más que ellos entraban”, detalló.

Ni siquiera a los indígenas respetaron por ser de su raza, señaló, pues los dos últimos fueron dos mayos, Lorenzo Bamapa y “Marcos”. Galaviz Rubio dijo que conocía bien a Lorenzo y Marcos, el primero mayordomo de su padre y el otro amigo de juegos. La sospecha surgió porque en Bacapaco comenzaron a desaparecer personas en un tramo de 600 metros, entre la casa de Eusebio y campos agrícolas. Curiosamente cualquiera de los cuatro siempre platicaban que un día antes habían visto a los extraviados en el Centro o terminal de Huatabampo, según se iban al “enganche” o pizcas  en Caborca o Sinaloa.

Cuando la Policía “acorraló” a los indígenas, éstos con sangre fría aceptaron que tenían enterrados a cuando menos siete. En la casa de los rituales encontraron siete cadáveres, mutilados y sepultados en las esquinas de la casa, amplió, el último, Lorenzo, estaba a la salida, otro cerca de un canal. “Con sangre fría Chevo dijo que había sacado el cadáver de Lorenzo porque no lo dejaba dormir su espíritu, nunca se supo porqué los mataban”. “Una de las cosas que más llamó la atención de las autoridades fueron los cortes de piel tan precisos, como cirujanos, que hacían a sus víctimas, a pesar de que eran analfabetas”.

Ejecutaron la aprehensión el comisario de Policía Lico Matuz y el teniente coronel del Ejército Mexicano, Carlos Martínez Brunet. Se desató una psicosis entre los huatabampeses, por el temor de que más miembros de este grupo criminal estuvieran sueltos. “Apenas oscurecía y la gente se encerraba en sus casas, empezaron a aparecer otros cadáveres y la vergüenza fue tanta para los familiares de los detenidos que algunos se mudaron a otras ciudades”, abundó.

Ante el miedo al rechazo hubo quien incluso se quitó el apellido Huipas. Eusebio, Leonardo, Basilio y Eladio fueron trasladados a la cárcel de Hermosillo con sentencia de treinta años, sólo dos regresaron a Huatabampo y el resto murió en el olvido. Galaviz Rubio recordó que la expectación fue tal que hasta reporteros de Guadalajara, México, Francia y Alemania estuvieron en Bacapaco.

“Esta historia ha sido un ‘parteaguas’ en la vida tranquila de Huatabampo”, apuntó, “además de la vergüenza  para muchos, el caso es un pasado del que Bacapaco tiene que arrepentirse”.

Sin pasado. En Huatabampo es posible encontrar personas con apellido Huipas en Bacapaco, Riíto Muerto, Mazaray y Etchoropo, todas zonas indígenas. En Bacapaco, para Ignacia Huipas Valenzuela su apellido no significa nada fuera de lo común, asegura que no conoce detalles de la más polémica historia del pueblo. Con frases parcas en español, comentó que hasta donde sabe todos los familiares directos de Eusebio Yocupicio Huipas y Eladio Huipas ya murieron.

“Yo no sé bien cómo está eso”, replicó, “todavía no nacía cuando sucedió la matazón, apenas tengo cuarenta años, mi “apá” nomás los conocía”. Cuando era niña escuchaba frases aisladas en pláticas de los mayores, agregó, pero en realidad nada concreto, tampoco insultos por su apellido. “Ahí a la entrada del pueblo vive doña Pánfila, ésa sí los conoció bien y se dicen que son parientes, yo no le puedo decir nada más”, expresó cortante.

En el Riíto Mazaray, Francisco Verdugo Ochoa, quien  ha vivido ahí por más de cincuenta años, reveló que la historia de los cuatro indígenas homicidas nunca ha sido olvidada. “Sí era un azoramiento de la gente cuando supimos todo eso, no los creíamos capaces dos de ellos eran de los fiesteros tradicionales de la tribu”, manifestó.

Lo que pasó en Bacapaco tuvo mucho que ver con la ignorancia de los indígenas, las ideas “raras” de magia negra, consideró, aparte de las tendencias afeminadas de los homicidas. “Los parientes de ellos nunca van a dar cuenta de la historia, sienten vergüenza, es como si no lo hubieran existido en el pueblo”, puntualizó.

Recopila la historia. Movido por la inquietud de recopilar en un libro la anécdota, el huatabampense José Luis Laguna Duarte, licenciado en Economía, la investiga desde 1993. Nativo de Huatabampo, justificó su trabajo en la trascendencia noticiosa que en su época representó lo ocurrido. El valor o riqueza histórica como una crónica regional es indiscutible, afirmó, lejos del morbo que puede despertar en la actualidad. “En realidad creo que no hay otro caso similar, nunca he sabido o leído algo parecido, fue algo tan real”, aseveró.

Entre los motivos más importantes está rescatar el mundo mitológico y místico de los mayos, dijo, pues evidentemente en lo de ellos tuvo fuerte influencia. Subrayó que los mayos constituyen una de las etnias más apegadas a sus creencias, con o sin alteraciones siguen fieles a muchos pensamientos de sus antepasados.

En el caso de los cuatro indígenas asesinos pudo entrelazarse una degeneración de tipo sexual, consideró, mezclado con la ignorancia, marginación y escasa educación formal. “No es posible determinar con exactitud la influencia que tuvieron los Huipas, dónde obtuvieron los libros de hechicería en un pueblo tan apartado y atrasado”.

La versión popular de quienes vivieron directa o indirectamente esa tragedia coincide en que los cuatro indígenas aparentaban normalidad, detalló, trabajadores, amables, serviciales, alegres y religiosos. “Corren todavía muchos rumores, hay quienes dicen que los cuatro yoremes hacían sus rituales, bebían sangre, pues su idea era convertirse en vampiros”, amplió.

Entre los indígenas más viejos existen una creencia añeja radical de que castrando a los hombres “yoris” o blancos se terminaría el dominio étnico.

“Independientemente  de todas las verdades o mentiras en torno a este hecho, fue una realidad que no se puede soslayar, el interés por lo extraño siempre prevalecerá, más cuando no se tiene respuesta a tantas preguntas”, reflexionó.

Sin perjuicio del daño a nuestra convivencia armónica de aquellos casos relevantes de la crónica criminológica de Sonora, juzgados o no conforme a las garantías individuales de todo Estado de mínimo derecho, su investigación académica con enfoque de difusión social, debe resultarnos pedagógica, y no como una distracción morbosa e intrascendente.

LOS HUIPAS II

 Me preguntan lectores que si en qué desembocó este caso, si se les impuso o no la pena de muerte y si les fue ejecutada en el paredón, como a Emiliana Triana Reyes (1934) y J. R. Don Juan Zamarripa y Fco. Ruiz Corrales (1957).

Los Huipas: Eusebio Yocupicio Soto, Basilio Humo, Leonardo Huipas y Adelaido Huipas, analfabetos todos, “con ingresos de $4 o $5 pesos diarios” y confesos, la defensa de oficio del Sr. Alejandro M. Valdez, con diligencias judiciales con intérprete del dialecto mayo al español.

Toda la defensa de oficio consistió en: “Primero. Que al dictarse la sentencia se tome muy en cuenta, la confesión amplia rendida por mis defensos y se vea el propósito que tuvieron de ayudar a las Autoridades en la investigación de los delitos.- Segundo: Que al sentenciarse a mis defensos se les señale una pena adecuada a sus circunstancias personales y a la intervención que han tenido en los hechos.- Tercero: Que el Juzgador tome muy en cuenta, al sentenciar, que mis defensos son de condición humilde e incultos, perteneciendo además al grupo racial indígena mayo.“

Con esa base sí se les impuso la pena de muerte en la 1° instancia del fuero común, confirmada por el H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado y les fue negado el amparo por la H. Suprema Corte de Justicia,  pero no les fue ejecutada.

En efecto, el Juez de 1° Instancia de Huatabampo, Sr. Pascual López Quijada (después Notario Público en esa población), ante el Secretario Heriberto Marín Vázquez, el 13 mayo de 1950 resolvió:

 “Primera.- Está legalmente comprobada la existencia del cuerpo de los delitos de homicidio cometidos en perjuicio de Santos Valencia, Lorenzo Valenzuela y Vicente Buitimea.

Segunda.- Se comprobó legalmente la existencia del cuerpo de la infracción denominada violaciones de las leyes sobre inhumaciones y exhumaciones.

Tercera.- No se comprobó el cuerpo de la infracción asociaciones delictuosas.

Cuarta.- Se comprobó la responsabilidad criminal…, en la comisión de los delitos…

Quinta.- Se condena a los acusados…, a sufrir la pena capital.       …”.

Interpuesta la apelación por el defensor de oficio, el H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado, el 21 de agosto de 1950, resolvió (respetando ortografía):

 “SEGUNDA.- EUSEBIO YOCUPICIO SOTO, …son criminalmente responsables, como autores, de los delitos de homicidios calificados por premeditación, alevosía y motivos depravados, consumados en las personas de los que en vida llevaron los nombres de Santos Valencia, Lorenzo Valenzuela y Vicente Buitimea, de que los acusó el Agente del Ministerio Público.

TERCERA.- …, son …criminalmente responsables de los delitos de asociación delictuosa y violación de las leyes sobre inhumaciones, exhumaciones de que también los acusó el C. Agente del Ministerio Público.

CUARTA.- Por la comisión de los delitos a que se refieren las dos proposiciones anteriores, circunstancias de ejecución …y personales de los acusados …, se condena a estos a la PENA DE MUERTE.

QUINTA.- Oportunamente póngase a los sentenciados a disposición del Ejecutivo del Estado para que por conducto del órgano ejecutor de sanciones, sean privados de la vida … con sujeción a lo dispuesto por los artículos .... .

SEXTA.- …

SEPTIMA.- Notifíquese ….

LO RESOLVIO LA SALA COLEGIADA DEL SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA DEL ESTADO, SIENDO PONENTE EL CIUDADANO LICENCIADO MIGUEL RIOS GOMEZ, MAGISTRADO DE LA SEGUNDA SALA. DOY FE.

Nota de prensa

Martes 22 de agosto de 1950. “PENA DE MUERTE CONFIRMADA  A LOS HUIPAS. Sentencia del Supremo Tribunal de Justicia. Con anterioridad el Juez de Huatabampo los había condenado a esa pena. Cuatro reos irán al trágico paredón. El S. T. de Justicia, ayer, dictó sentencia en el sonado proceso de ‘los huipas’, con cuyo nombre se conoce popularmente el expediente iniciado en contra de los asesinos de Bacapaco, …que confirma la pena de muerte dictada el 18 de mayo por el Juez, … Los condenados son los indios mayos …, y sus víctimas … y Santos Valencia, este de 14 años de edad. Los hechos ocurrieron en diversas fechas del corriente año, poniendo en práctica los medios más sanguinarios vistos en los últimos tiempos, muertos a garrotazos y, como si fuese poco, semi-ahorcados y descuartizados con navaja y cuchillo, y para remate, enterrados clandestinamente. Se cree que el jovencito Santos fue enterrado antes de morir. ... Desde un principio las autoridades de Huatabampo recibieron instrucciones de obrar con rapidez y energía, siempre dentro de la ley. De antemano, una comisión de vecinos se había trasladado a esta Capital para pedir al Gobernador Soto se aplicara todo el  peso de la justicia.  El AMP, … al formular sus conclusiones acusatorias pidió se les aplicara la pena de muerte, a lo cual accedió el Juez por tratarse de homicidios calificados. Los acusados, no conformes con la terrible pena, apelaron al Tribunal nombrando defensor de oficio …Alberto C. Loustaunau, quien …estimó que …no existieron las calificativas de premeditación y alevosía, por lo que era  indebida  la pena de muerte, en todo caso, dada la ignorancia de los inculpados, pedía una condena de 20 a 30 años para cada uno. El Procurador, …al confirmar el pedimento del MP, expresó que no solamente existen esas calificativas, sino además los delitos de ‘asociación delictuosa’ e inhumación clandestina de cadáveres, por lo que la pena de muerte es legal. La Sala del Supremo Tribunal, al presentar al licenciado magistrado Miguel Ríos Gómez, el ponente, consideró que la calificativa de premeditación sí está comprobada puesto que los crímenes se cometieron en diversas fechas. Es más, …que los asesinos habían escogido el 25 de enero de este año para matar al joven Santos. Solamente por este concepto -dice- procede la aplicación de la pena de muerte de acuerdo con el artículo 254 del Código Penal; que quedó plenamente comprobada la alevosía puesto que los crímenes tomaron toda clase de precauciones acechando y persiguiendo a sus víctimas, los atacantes eran cuatro sin que los occisos pudieran defenderse. Estando comprobada esta calificativa, el Tribunal estimó indudable que debe confirmarse la pena de muerte; que se cometieron la asociación delictuosa y violación a las leyes de inhumación y exhumación. … que los acusados son de una peligrosidad según se desprende de sus declaraciones que ponen de manifiesto un absoluto desprecio a la vida humana y una conducta perversa en extremo. Esta Sala Colegiada -agrega- considera que es de gravedad excepcional y confirma la resolución …. La sentencia termina: “Oportunamente póngase a los sentenciados a disposición del Ejecutivo del Estado para que por conducto del órgano ejecutor de sanciones, sean privados de la vida …con sujeción a lo dispuesto por los artículos 491, 492 y 493 del Código de Procedimientos Penales en  vigor.”  En otras palabras deberán ser entregados a las autoridades militares para su ejecución.”

(http://www.historiadehermosillo.com/efemerides/efeagosto/22-08-2003.htm)

El Defensor de oficio, en Amparo directo a la H. Suprema Corte de Justicia, el 5 de septiembre de 1950, en sus Conceptos de violación expuso:

 “ …VIOLACION DE GARANTIAS.- La Sala Colegiada del Supremo Tribunal de Justicia…, al imponer a mis defensos la pena de muerte, violó en su perjuicio el contenido de los Artículos 14, 16 y 22 de la Constitución General de la República, ya que no tomó en cuenta los agravios que el suscrito Defensor Oficial adscrito a dicho cuerpo, expresó por escrito de 27 de Junio del presente año y que se refieren a …que ni la calificativa de premeditación ni la de alevosía, por las cuales el Juez A-quo impuso la pena capital, quedaron plenamente demostradas, cuyos agravios ratifico en todas sus partes y suplico a esa H. Primera Sala se sirva tomarlo en cuenta al dictar su muy respetable fallo y que corren agregados al Toca a la apelación ….

Pero suponiendo, sin conceder, que tales calificativas estuvieran plenamente demostradas, de ninguna manera mis defensos son acreedores a que se les imponga la pena capital, puesto que los actos delictuosos cometidos, son mas bien el producto de la carencia absoluta de roce social y de la ignorancia tan marcada en que han vivido y viven…. ya que el derecho penal considera en primer término y fundamentalmente, el concepto objetivo de los delitos y que la pena aplicable no se calcule teniendo en cuenta únicamente la gravedad del hecho delictuoso, sino mas bien la temibilidad o sea el peligro que el delincuente represente para la sociedad, por sus antecedentes perversos o por su actividad criminal; y es inconcuso que fuera de los hechos que son materia de este proceso, no existen en los antecedentes de mis defensos que hayan tenido o cometido otros crímenes o delitos, siendo la primera vez que delinquen.

Por otra parte, de las mismas constancias procesales aparece que todos los acusados son personas completamente carentes de educación, de cultura, de una posición social intima muy propia de su raza india o maya, que jamás se les ha dado una oportunidad de mejorarse, pues como se ve, dos de ellos ni siquiera hablan el castellano y hubo que designárseles interpretes para que pudieran rendir su declaración ante las autoridades, demostrando con ello que también la sociedad tiene la obligación de infundir aunque sea una rudimentaria educación a esos individuos para poderles exigir el cumplimiento de sus deberes.- Por cuya razón, la defensa considera que la Sala Colegiada del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, al condenar a la pena capital a mis defensos, no tomó debidamente en cuenta lo que disponen los Artículos 52 y 53 del Código Penal del Estado de Sonora, aplicando la primera parte del Artículo 254 del mismo Código Penal, siendo que de acuerdo con dichos Artículos 52 y 53 y tomando en cuenta las circunstancias peculiares de los acusados y las exteriores de ejecución de los delitos cometidos por los acusados, se les debió aplicar la ultima parte de dicho Artículo 254 o sea de 20 a 30 años de prisión.

Además en su calidad de indígenas que como he dicho nunca han tenido roce social y han vivido aislados de toda civilización y que puede hasta considerárseles como irracionales por la falta absoluta de contacto con la gente, pues siempre han vivido alejados de todo roce social y ante semejante situación, estos hombres nunca han tenido tiempo para recapacitar acerca del mal que han hecho; y por lo mismo, la defensa considera que en el presente caso debe aplicarse el contenido del Artículo 515 del Código de Procedimientos Penales vigente, tomado muy en cuenta que los inculpados, de haber negado el delito las autoridades nunca hubieran tenido el mas indicio de los hechos delictuosos que tan cándidamente confesaron.

Por lo anteriormente expuesto, la defensa espera que esa H. Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al dictar su muy respetable fallo, lo haga atendiendo muy principalmente a las circunstancias peculiares de los acusados y a las exteriores de ejecución de los delitos de que se trata; y si bien es cierto que los actos delictuosos cometidos por mis defensos pueda considerarse como depravados, también lo es que ellos son indígenas, que ni siquiera hablan el castellano por falta de roce social y carentes en lo absoluto de cultura y civilización; y por lo mismo, no merecen ser castigados con la pena capital, sino de acuerdo con lo que establece la ultima parte del Artículo 254 del Código Penal del Estado, y en su caso, lo que dispone el Artículo 515 del de Procedimientos Penales vigente, pues debemos admitir que si la sociedad tiene derechos que exigir, también debe tener obligaciones que cumplir. …

Solicitó la Suspensión del acto reclamado, es decir no ejecutar la pena en el paredón.

LOS HUIPAS III

SENTENCIA DE AMPARO

La 1° Sala de la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el exp. 7501/50, sin haber constatado el suscrito investigador la fecha precisa, pero que debió haber sido después de 1956, resolvió:

Fragmento disponible:

 “…Pero como el defensor oficial sostiene que debió conmutarse la pena de muerte por la de prisión, procede determinar y resolver si la sentencia apelada no es violatoria del articulo 515 del Código de Procedimientos Penales vigente que dispone: “Los jueces, apreciando las circunstancias del acusado y del ofendido, los móviles del delito y demás peculiaridades del caso, podrán a su prudente arbitrio conmutar la pena capital por la de prisión de treinta años y aun disminuir este término hasta veinte”. Ahora bien el C. Juez a quo, en acatamiento a lo dispuesto por los artículos 52 y 53 del Código Penal tantas veces indicado, tuvo presente las circunstancias personales de los acusados, su gran peligrosidad, los móviles de los delitos que cometieron y todas las circunstancias exteriores de ejecución; edad, sexo, ilustración y conducta precedente de los acusados, motivos que los determinaron a delinquir y sus condiciones económicos y sociales, según puede leerse en el considerando XIII de la resolución recurrida, circunstancias que se dan aquí por reproducidas en obvio de inútiles repeticiones; haciéndose constar además, que los acusados, al formar una especie de sociedad bajo la jefatura de Leonardo Huipas López con el propósito de dar muerte al joven de catorce años de edad Santos Valencia y a los señores Lorenzo Valenzuela y antisocial elevadísima; sorprende la comisión de los homicidios de referencia que se originaron por la conducta depravada en extremo, de los acusados desde que mataron a Santos Valencia que fue la primera víctima; un menor de catorce años de edad, frente a cuatro individuos mayores de edad, que estén dispuestos desde hace varios días a darle muerte, no puede defenderse, máxime que según el propio dicho de los acusados Eusebio Yocupicio Soto, Leonardo Huipas López, Adelaida Huipas Quijano y Basilio Humo Valenzuela, no se dio cuenta de que lo iban a matar y por otra parte, los hechos cometidos en su perjuicio se realizaron de noche y en sitio que facilitó la acción delictuosa de los acusados por presentar seguridades; las mutilaciones practicadas en Lorenzo Valenzuela (segunda victima) y en Vicente Buitimea (tercera y última victima) revelan una conducta absolutamente reprobable de cada uno de los acusados, quienes no conformes con haber dado muerte a los mismos de una manera brutal y sanguinaria, proceden a continuación, dada su gran perversidad y ausencia total de privilegios honestos y humanos, a mutilarlos de sus órganos sexuales, en tal forma que sorprende verdaderamente la elevadísima temibilidad y conducta depravada de los acusados, máxime si se tiene en cuenta que el desprendimiento de los órganos sexuales se hizo con el propósito de obtenerlos con la mayor perfección posible, pues recuérdese que los acusados confesaron: “…Que el cuarto grande de la casa de Eusebio fue donde dieron muerte a Vicente y de allí entre todos lo llevaron al cuarto chico y allí a Leonardo, se le ocurrió volver a hacer con Vicente la misma operación y todos estuvieron de acuerdo; que Leonardo Huipas empezó a cortar el cuero a Vicente alrededor del pito y los güevos y todos le ayudaron a estirar la piel; que Eusebio tenía la lámpara con que se alumbraban; que cuando terminaron la operación Leonardo le metió en el cuero de la verga de Vicente un pedazo de un mango de un martillo que allí mismo cortó y dentro de los güevos le metió trapos; que aquello lo clavaron en una tapadera de java de chícharos; que Leonardo fue el que clavó aquello, dándole Eusebio las tachuelas mientras que Adelaida estiraba la piel y Basilio estaba en la puerta viendo si venía gente; que después dentro de la casa de Eusebio y en el cuarto chico hicieron la sepultura para Vicente; que todos ayudaron para hacer el hoyo y una vez que enterraron el cadáver se fueron para sus casas; que el aparato que hicieron con el pito y los güevos lo querían para sentarse en él”. Por último, tomando en cuenta que todos los acusados, … son criminalmente responsables como autores, de los homicidios consumados en las personas de los que en vida llevaron los nombres de Santos Valencia, Lorenzo Valenzuela y Vicente Buitimea; que dichos homicidios se consumaron con premeditación y alevosía; que además, los citados delitos también son clasificados por motivos depravados; “Los motivos depravados son aquellos que impulsan al individuo a cometer el delito para la satisfacción de instintos perversos, de apetitos deshonestos y de la más acentuada inmoralidad” (Cuello Calon) y que, por otra parte, se justificó legalmente que todos los acusados son de una gran peligrosidad según se desprende de sus propias declaraciones que ponen de manifiesto su absoluto desprecio a la vida humana y una conducta perversa en extremo; dada la naturaleza de los delitos, la forma de ejecución de los mismos en la que se observa que los acusados se rodearon de todos los elementos necesarios para conseguir la impunidad, el concierto previo a que llegaron para incurrir en una serie de ilícitos penales; la serenidad extraordinaria con que verificaron las brutales mutilaciones; tomando en cuenta lo anterior, repetimos, es indudable que en este caso de gravedad excepcional, estuvo en lo correcto el C. Juez a quo al no conmutar la pena de muerte por la privación de la libertad en los términos del invocado articulo 515 de la Ley adjetiva en consulta, puesto que este Supremo Tribunal considera que el precitado articulo 515 no obliga a los jueces a conmutar la pena capital por la de prisión, sino que deja al prudente arbitrio del juzgador hacer dicha conmutación según los móviles del delito, las demás peculiaridades del caso y las circunstancias del acusado y del ofendido, y como en la especie del C. Juez a quo razonó debidamente esta parte de su fallo, para concluir que “como una medida de absoluta defensa social se hace necesario la aplicación de la pena capital para los acusados … , debemos concluir que tampoco se violó al repetido articulo 515 del Código Procesal Penal invocado. Esta sala Colegiada considera, como ya quedó dicho en este fallo, que el presente caso es de una gravedad excepcional y por lo mismo confirma la resolución recurrida que condeno a los acusados a sufrir la pena de muerte.”

Siendo infundados los conceptos de violación que se hacen valer en la demanda de amparo, procede negar a …. la protección constitucional demandada con fecha cinco de septiembre de mil novecientos cincuenta.

Por lo expuesto y con fundamento en los artículos 105, fracción I y 107, fracciones I, II y V de la Constitución General de la Republica, 1/o. del Decreto publicado el seis de noviembre de mil novecientos cincuenta y cuatro, 1/o. fracción I, y demás relativos de la Ley de Amparo, se resuelve:

PRIMERO.- La justicia de la Unión no ampara ni protege a …, contra los actos que reclaman del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora, consistentes en la sentencia dictada en su contra con fecha veintiuno de agosto de mil novecientos cincuenta, en el Toca a la causa instruida contra los quejosos por los delitos de homicidios calificados por premeditación, alevosía y motivos depravados, asociación delictuosa y violación de las leyes sobre inhumaciones y exhumaciones,. La negativa de la protección constitucional abarca la ejecución de la sentencia por parte del Juez de Primera Instancia de Huatabampo, Sonora.

SEGUNDO.- Notifíquese; envíese testimonio de esta resolución a la autoridad responsable, devuélvanse las actuaciones anexas y archívese el expediente como negocio concluido.

Así lo resolvió la Sala Auxiliar de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por unanimidad de cuatro votos de los señores Ministros Felipe Tena Ramírez, Juan José González Bustamante, ponente en este negocio, Ángel Gonzáles de la Vega y Presidente de la Sala, Mariano Azuela. El señor ministro Rafael Matos Escobedo no intervino en la resolución de este negocio, por las razones que constan en el acta del día. Firman los ciudadanos Presidentes y Ministros que integraron la Sala con el Secretario que da fe.”

LOS HUIPAS IV

Muerte en la penitenciaría de Eusebio Yocupicio Soto.   

Si, a pesar de la pena de muerte que  les fue impuesta por los tribunales del Estado, ¿qué fue de su destino…?  

El auto en el expediente del H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado, de cuatro de enero de 1956, dice:

“Agréguese el oficio número 3194, recibido ayer, del C. Director de la Penitenciaria del Estado; y hágase saber a la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación el fallecimiento del sentenciado Eusebio Yocupicio Soto, ya que dicho acusado interpuso Demanda de Amparo Directo, reclamando la sentencia dictada con fecha 21 de Agosto de 1950, en el Toca a que se refiere en estos antecedentes y que en tal virtud el quejoso quedó a disposición de aquel alto cuerpo por mediación de este Tribunal.- Notifíquese.”

El 10 de Enero siguiente, el Secretario de Acuerdos del H. Supremo Tribunal…, comunicó al Secretario de Acuerdos de la H. Suprema Corte … que el Director de la Penitenciaria del Estado, Dr. José Jiménez Cervantes, le comunicó: “A las 10:30 horas del día de ayer (21 de diciembre de 1955), falleció a consecuencia de Tuberculosis Pulmonar, según Certificado de Defunción expedido por el Señor Dr. José Jiménez Cervantes, … el reo Eusebio Yocupicio Soto, habiendo sido enviado el cadáver al Hospital General del Estado, que se encargó de su inhumación.”

¿Y después?

Traslado de los internos Adelaido Huipas Quijano y Leonardo Huipas López.

Los últimos documentos obtenidos en mi investigación, que por sí mismos se explican, son: 

ASUNTO: Se dispone el traslado de los internos ADELAIDO HUIPAS QUIJANO Y LEONARDO HUIPAS LOPEZ.

Hermosillo, Sonora, Junio 10 de 1975.

         C. TTE. CORI.

         FRANCISCO ARELLANO NOBLECIA

         Jefe de la Policía Judicial del Estado

         P r e s e n t e.-

        

Esta Dirección, con fundamento en la Fracción V del Artículo 2 de la Ley 68, que reglamenta las funciones de la Dirección de Prevención y Readaptación Social del Estado de Sonora, ordena el traslado de los internos ADELAIDO HUIPAS QUIJANO Y LEONARDO HUIPAS LOPEZ, al Centro de Readaptación Social de Huatabampo, Sonora, donde quedaran a disposición de esta Dirección como responsables de los delitos de HOMICIDIO, VIOLACION A LAS LEYES DE EXHUMACIONES Y ASOCIACION DELICTUOSA.

         En consecuencia y con la seguridad debidas, sirvase disponer el traslado de los citados internos.

         Atentamente

         SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCION

         El Director de Prevención y Readaptación Social del Estado.

         Lic. Adolfo Hernández Muñoz.

                           

ASUNTO: Traslado de los internos que se indican.

         Hermosillo, Sonora, Junio 24 de 1975.

         C. Antonio Hoyos Sotelo

         Agente de la Policía Judicial del Estado

         P r e s e n t e.-

         Con las seguridades debidas sirvase llevar a cabo el traslado de los internos ADELAIDO HUIPAS QUIJANO Y LEONARDO HUIPAS LOPEZ, del Centro de Readaptación Social de esta Ciudad, al Centro de Readaptación Social de Huatabampo, Sonora, donde quedaran internos a disposición del C. Lic. Adolfo Hernandez Muñoz, Director de Prevención y Readaptación Social del Estado, por los delitos de homicidio, violación a las leyes de exhumaciones y asociaciones delictuosas, según atento oficio numero 06-601 de fecha 10 del actual, girado al suscrito por dicho funcionario.

         Con el resultado de la comisión que se le confiere, se servira informar oportunamente a esta Jefatura.

        

ATENTAMENTE

         SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECION

         EL JEFE DE LA POLICIA JUDICIAL

         DEL ESTADO

         TTE. CORL. FRANCISCO ARELLANO NOBLECIA.

 

ASUNTO: Se llevó a cabo el traslado de los internos que se indican.

         Hermosillo, Sonora, Junio 25 de 1975.

         C. Lic. Adolfo Hernandez Muñoz

         Director de Prevención y Readaptación

         Social del Estado.

         P r e s e n t e.-

Como se sirvió solicitarlo en su atento oficio número 06-601 de fecha 10 del actual, me permito comunicar a usted que ya se llevó a cabo el traslado de los internos ADELAIDO HUIPAS QUIJANO Y LEONARDO HUIPAS LOPEZ, del Centro de Readaptación Social de esta Ciudad, al Centro de Readaptación Social de Huatabampo, Sonora, donde quedaran internados a su disposición con fecha de ayer, como presuntos responsables de los delitos de HOMICIDIO, VIOLACION A LAS LEYES DE EXHUMACIONES Y ASOCIACION DELICTUOSA.

        

ATENTAMENTE

         SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCION

         EL JEFE DE LA POLICIA JUDICIAL

         DEL ESTADO.

         TTE. CORL. FRANCISCO ARELLANO NOBLECIA.

 

         Libertad a Adelaido Huipas Quijano y a Leonardo Huipas López

DIRECCION DE PREVENCION Y READAPTACION SOCIAL DEL ESTADO.

                            Se concede la libertad a ADELAIDO HUIPAS QUIJANO.

         Hermosillo, Sonora.,  Mayo 25 de 1976.

         C. DIRECTOR DEL CENTRO DE HUATABAMPO, SOCIAL

         HUTABAMPO, SONORA.

         En consideración a la solicitud de libertad por remisión parcial de la pena del interno ADELAIDO HUIPAS QUIJANO, quien se encuentra recluido actualmente en el Centro de Readaptación Social de Huatabampo, Sonora, compurgando sentencia de TREINTA AÑOS DE PRISION ordinaria que le fue impuesta por los Tribunales del Estado por la comisión de los delitos de HOMICIDIOS CALIFICADOS POR PREMEDITACION, ALEVOSIA Y MOTIVOS DEPRAVADOS, ASOCIACIONES DELICTUOSAS, VIOLACION A LAS LEYES SOBRE INHUMACIONES Y EXHUMACIONES, sanción de la cual se ha compurgado mas de las tres quintas partes, tiempo durante el cual ha participado en actividades laborales, observando buena conducta y una efectiva readaptación social, como lo certifica el C. Director del Centro de Readaptación Social, como lo certifica el C. Director del Centro de Readaptación Social  y el Consejo Técnico Interdisciplinario de dicha Institución, quienes lo consideran como un individuo carente de peligrosidad social.

         En merito de lo anterior, esta Dirección, con fundamento en el Artículo 91, y demás relativos de la Ley de Ejecución de Sanciones Privativas y medidas restrictivas de libertad para el Estado de Sonora y en cumplimiento con lo dispuesto en la Fracción X del Artículo 2 de la Ley 68, que reglamenta las funciones de la Dirección de Prevención y Readaptación Social del Estado, CONCEDE LA LIBERTAD POR REMISION PARCIAL DE LA PENA AL INTERNO ADELAIDO HUIPAS QUIJANO, quedando obligado a observar buena conducta, desempeñar un trabajo licito, de abstenerse del uso de bebidas embriagantes y del empleo de estupefacientes o substancias de efectos analogos de sujetarse a las medidas de orientación y supervisión que se dicten en su caso.

        

ATENTAMENTE

         SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCION

         EL DIRECTOR DE PREVENCION Y READAPTACION

         SOCIAL DEL ESTADO

         LIC. RAFAEL ACUÑA GRIEGO.

 

DIRECCION DE PREVENCION Y READAPTACION SOCIAL.

                            Se concede la libertad a ADELAIDO HUIPAS QUIJANO.*

         Hermosillo, Sonora.,  Mayo 25 de 1976.

        

C. DIRECTOR DEL CENTRO DE HUATABAMPO, SOCIAL

HUATABAMPO, SONORA.

      En consideración a la solicitud de libertad por remisión parcial de la pena del interno LEONARDO HUIPAS LOPEZ, quien se encuentra recluido actualmente en el Centro de Readaptación Social de Huatabampo, Sonora, compurgando sentencia de TREINTA AÑOS DE PRISION ordinaria que le fue impuesta por los Tribunales del Estado por la comisión de los delitos de HOMICIDIOS CALIFICADOS POR PREMEDITACION, ALEVOSIA Y MOTIVOS DEPRAVADOS, ASOCIACIONES DELICTUOSAS, VIOLACION A LAS LEYES SOBRE INHUMACIONES Y EXHUMACIONES, sanción de la cual se ha compurgado mas de las tres quintas partes, tiempo durante el cual ha participado en actividades laborales, observando buena conducta y una efectiva readaptación social, como lo certifica el C. Director del Centro de Readaptación Social, como lo certifica el C. Director del Centro de Readaptación Social  y el Consejo Técnico Interdisciplinario de dicha Institución, quienes lo consideran como un individuo carente de peligrosidad social.

        En merito de lo anterior, esta Dirección, con fundamento en el Artículo 91, y demás relativos de la Ley de Ejecución de Sanciones Privativas y medidas restrictivas de libertad para el Estado de Sonora y es cumplimiento con lo dispuesto en la Fracción X del Artículo 2 de la Ley 68, que reglamenta las funciones de la Dirección de Prevención y Readaptación Social del Estado, CONCEDE LA LIBERTAD POR REMISION PARCIAL DE LA PENA AL INTERNO LEONARDO HUIPAS LOPEZ, quedando obligado a observar buena conducta, desempeñar un trabajo licito, de abstenerse del uso de bebidas embriagantes y del empleo de estupefacientes o substancias de efectos analogos de sujetarse a las medidas de orientación y supervisión que se dicten en su caso.

        

ATENTAMENTE

         SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCION

         EL DIRECTOR DE PREVENCION Y READAPTACION

         SOCIAL DEL ESTADO

         LIC. RAFAEL ACUÑA GRIEGO.

          Así, con: a). La muerte en la penitenciaría de Eusebio Yocupicio Soto; b). La remisión parcial de la pena y libertad de Adelaido Huipas y Leonardo Huipas,  compurgada “…tiempo durante el cual ha participado en actividades laborales, observando buena conducta y una efectiva readaptación social, como lo certifica el C. Director del Centro de Readaptación Social, como lo certifica el C. Director del Centro de Readaptación Social  y el Consejo Técnico Interdisciplinario de dicha Institución, quienes lo consideran como un individuo carente de peligrosidad social.” y c) La falta de información sobre el destino de Basilio Humo, ¿terminó? este singular episodio de la criminalidad, de la justicia penal y de la penitenciaria de Sonora, de 1950-1976.   

Pero aquí no debe terminar la búsqueda de respuestas a las hondas causas de la criminalidad, que hunden sus raíces en el centenario fracaso de la educación moral y legal de la sociedad indígena y mestiza nacional.

 

IMPOSICIÓN DE LA PENA DE MUERTE Y SU ABOLICIÓN EN MÉXICO

¿Tuvieron una defensa adecuada?

CASO SALOMÓN GUADARRAMA /1° DE 8 PARTES

Antecedentes. Caso Piñuelas y “El mori” vs. Antonia Escudero

No existen registros que en 1940 se hubieran dictado sentencias de muerte, sino hasta 1952, en el caso del asesinato de la profesora Antonia Escudero.

En esa década, dos tipos, uno de apellido Piñuelas y otro apodado “El Mori”, fueron acusados de penetrar a la casa de la anciana maestra y asesinarla, por la Calle Serdán, cerca del Parque Madero, de Hermosillo, para robarle, ante la creencia que escondía una fortuna. Al no encontrar nada, le prendieron fuego a la casa. Los criminales confesaron su culpa y aunque fueron sentenciados a muerte, la pena no se hizo efectiva.

Caso Salomón Guadarrama

Lo mismo sucedió en 1954 con Salomón Guadarrama Marín, acusado de la muerte del líder agrario en el sur del Estado, Maximiliano “El Machi” López.

Este caso es singular, de laboratorio, pues según un análisis crítico, acucioso y exhaustivo de las constancias del expediente, cotejado con abogados y testigos de la época, podrían llevarnos a concluir que se trató de un proceso que culminó con pena de muerte en ambas instancias del fuero local y negativa del amparo por la H. Suprema Corte de justicia, pero –aún cuando no fue ejecutada en el paredón, como los anteriores-  quizá se condenó a un inocente… Que el lector juzgue …

Cronología

1954

Mayo 19

Radicación de la Averiguación Previa. 81/54 por el C. Juez 2°  Penal Lic. Tiburcio Ibarra Morales

1955

Abril 28

Radicación de la Averiguación Previa 117/55 por el C. Juez 1° Penal Lic. Moisés Nares Godínez, en virtud de la excusa del Juez Segundo.

Septiembre 1

Sentencia de Primera Instancia a pena de muerte

Notificación al MP; al condenado, quien apela y designa al defensor de oficio en segunda instancia, y al defensor particular Lic. Elías Maciel Saldaña.

Septiembre 21 

Se admite la Apelación por el H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado

Septiembre 30

Ingresa a la Penitenciaría del Estado

Interposición de Apelación

1956

Febrero 21

Escrito del C. Procurador de Justicia del Estado: “No tengo ninguna diligencia de prueba que promover en el presente Toca; en la inteligencia de que me reservo para formular el pedimento correspondiente, en su oportunidad.”

Febrero 23

Se cita para audiencia de Vista para el viernes 16 de marzo.

Marzo 2

Integración de la Sala del Supremo Tribunal con los C.C. Lics. Miguel Ríos Gomez, José María Oceguera Ochoa, Jorge Martínez Calderón y César Tapia Quijada, Magistrados propietarios de la 1°, 2°,  3° y 4° Salas, respectivamente, con el C. Lic. Francisco Duarte Porchas, Magistrado Primer Suplente en funciones del de la 5° Sala.

A solicitud del Procurador de Justicia, diferimiento de la Audiencia de Vista: 13 marzo

Marzo 12

Escrito del C. Procurador de Justicia en funciones solicitando “se difiera la vista para una fecha más lejana, relativamente, para que ella tenga verificativo.”

Marzo 13

Acuerdo del Tribunal difiriendo la audiencia para el día 21.

Marzo 19

Expresión de agravios del Procurador de Justicia

Abril 7

Audiencia de vista

Abril 9

Acuerdo del H. S. Tribunal de conducir al reo ante ese Cuerpo.

Abril 11

Escrito del Procurador de Justicia, al Magistrado 3° del H. S. Tribunal, en que exhibe diligencias practicadas el 3 de octubre de 1955

Junio 10

Escrito del Procurador de Justicia acompañando, como prueba superviniente, confesión del sentenciado Salomón Guadarrama Ozuna (“Diligencia  de interrogatorio del Procurador General de Justicia a Salomón Guadarrama”: “Que el procesado SALOMON GUADARRAMA OSUNA O MARIN, produjo hoy ante el suscrito una confesión libre y detallada de ser el ejecutor material del homicidio del dirigente campesino MAXIMILIANO R. LOPEZ y señaló a los otros participantes en la perpetración de este ilícito penal. Esta confesión la dio el procesado por acto voluntario en las Oficinas del Procurador General de Justicia en el Palacio de Gobierno del Estado, ante el titular de esta Dependencia del Ejecutivo, por ante la fe del Secretario que autoriza el acta y en la presencia de la Señorita Taquimecanógrada Eva Felix Brondeau que levantó el acta que contiene la confesión dictada por el propio acusado. Ahora bien, como se trata de una prueba superviniente posterior a la vista del recurso, pero de gran trascendencia para una correcta y cabal administración de la justicia del Estado, toda vez que viene a dar completa luz en el proceso, vengo a solicitar que se agregue al toca el acta de esta diligencia para que surta todos sus efectos; y que se haga comparecer al  procesado inmediatamente ante la presencia judicial, a fin de que declare frente a sus Señorías al tenor de los hechos que expuso en la diligencia que practicó el suscrito. Puede servir de fundamento legal a la diligencia que solicito, lo dispuesto por el Artículo 323 del Código de Procedimientos Penales que reza: “En casos absolutamente necesarios despues de la celebración de la “vista”, si el Tribunal de Apelación estimare pertinente la practica de alguna diligencia para ilustrar su criterio, podrá decretarla para mejor proveer....”. Y como en el presente caso, el delito produjo gran alarma social y la confesión del procesado tiene fuerza plena probatoria y esclarece los hechos totalmente, estimo que se está en la situación prevista por la disposición de derecho invocada y, en esta virtud, …”

Caso Salomón Guadarrama  /2° de 10 partes

¿Reveladora y grave imputación? ¿Natural coartada?

En la primera parte transcribí el “Escrito –de 10 de junio 1956- del Procurador de Justicia acompañando, como prueba superviniente, confesión del sentenciado Salomón Guadarrama Ozuna (“Diligencia  de interrogatorio del Procurador …”), base de su condena a muerte.

¿Por qué presentó dicho escrito como “prueba superviniente”?

Resulta que en la audiencia de vista del anterior 7 de abril de ese año aparece declaración del sentenciado en la que hizo una ¿reveladora y grave imputación? ¿natural coartada?, imputando la autoría intelectual del crimen a relevantes personas del medio político. Por su delicado valor documental, transcribo quasi textual la diligencia, en mérito de la verdad documental histórica:     

 “…El defensor expresó…. El acusado dijo: “Que en virtud de que las autoridades judiciales de Obregón …no le otorgaron garantías, para …denunciar a los verdaderos autores materiales e intelectuales, no obstante las numerosas peticiones …a través de la prensa, me reservé la verdad, con el firme propósito de delatarlos … del occiso Maximiliano R. López, ante el Presidente del Supremo Tribunal …, estando en el momento preciso, en que se me notifica la audiencia de alegatos ultimo recurso ordinario, en la segunda instancia, ..expongo: que en …mil novecientos cincuenta y tres, …radicaba en …Mazatlán, …fui contratado por cuatro individuos … el C. General Brigadier …E. M. Siqueiros, Rodolfo Elias Calles, Manuel A. Guirado y otro vestido de militar, quien solamente lo conozco de vista, para …asesinar a Jacinto López, …y a  Maximiliano R. López “El Machi”, quien …fue asesinado por el Señor Angel Gastelum, …“El Lito”, …de Bacomopa, Mocorito, … me frecuentaban pero nunca me habian conceptuado como pistolero y …me lo expresaron … creian que yo era Juvenal Guadarrama Marin, “El Tigre”, del Estado de México, quien …tiene mi misma fisonomía ya que somos hermanos carnales, …me hicieron …proposiciones. Que me pagarían …cien mil pesos, dos pistolas calibre 380 mostrándome una …y un auto en el cual seria conducido …a la Capital…para …el asesinato de Jacinto López, preguntandoles …que que persona les habia dicho que yo era pistolero a sueldo, contestando …que para que me “chiviaba”, …y les dije que era lógico imaginarse que para mi era una sorpresa puesto que si bien nos conociamos nunca me habian conocido …como un matón, menos a sueldo, …sacaron de la cajuela … una botella de … Zinsano y nos tomamos algunas copas. … me invitaban a Mazatlán… regresaron por mi …de noche, …Guirado y …Siqueiros, …los acompañe a… Mazatlan, …a tomarnos cervezas en un restaurant contiguo al Hotel Belmar…les pedi …que me expresaran si no les era molesto lo que deseban conmigo, diciendome el General …que queria que viniera a…Sonora a acompañar a sus amigos a…que les hiciera un trabajito, …que …me habian expresado…les dije …que estaban completamente equivocados que yo era Salomón Guadarrama y que no tenia apodo que si ellos querian hablar con Juvenal … podrian pasar a la Penitenciaria de Colima, …se encontraba procesado, me dijeron que …yo era el El Tigre …me mostraban un …Excelsior en el cual venia retratado Juvenal…, les señalé que se fijaran que Juvenal no tenia bigote y que yo si… les dije que me hablaran concreto, a quienes querian privar de la vida, diciendome el General que no era necesario preguntar los nombres ni los moviles sino que lo imprescindible era llegar al terreno de los hechos, …le contesté que con que medios contaba…, contestándome …entre ambos que con dinero, armas y un buen chofer para que me condujera a…Obregón, y a la Capital…, … personalmente …Rodolfo Elias Calles habló conmigo una noche cuya fecha no puedo precisar frente al Hotel Frimman, …en Mazatlán …que tenia muy buenas recomendaciones de mi persona por …señores de la Capital … y, que yo era el único indicado para que le hiciera un trabajo …, contestándole … que nunca habia intentado privar de la vida a nadie, que el único proposito que me habia hecho salir de mi tierra…era …perseguir a … quien asesinó a mi padre Isaias Guadarrama en la Hacienda de San Ramón, …pero que … podria servirle en lo que yo pudiese indicandole …alguna persona que pudiera acceder…, contestándome …Elias Calles que no me pedia consejos que me necesitaba personalmente a mí, y considerando yo que me encontraba al frente de un caso peligroso para mi persona acepté sin previa intención de perpetrar algun delito lo que ellos me indicaban…, …de no ser así probablemente intentara en contra de mi vida, …quedaron a verse conmigo en la Hacienda para …fijar dia, para salir hacia Sonora.  … obedeciendo ordenes del General Siqueiros me trasladé a Obregón con una carta para Manuel A. Guirado, …Comandante de la Policía, … con copia para …Rodolfo Elías Calles, al descender del camión me dirigí a la Comandancia…para entregarlas…Guirado se encontraba …me ordenó que durmiera allí y que al dia siguiente me indicaria a que lugar debia de irme, por supuesto disfrazado, …me proporcionó ropas corrientes, para que me fuera a las labores del campo quedándose a la vez para guardarme según el mi vestuario, …una chamarra de gamuza, un sombrero tejano y pantalon y camisa, ordenandome …que no fuera a tomar y que si era posible me iba a mandar a un campo …de Rodolfo Elias Calles, …despues pensó diferente y me mandó hacia la Colonia Militar, …Guaymas, indicándome …que debia de regresar a Obregón al menos cada quince dias o diez dias mientras el arreglaba asuntos de urgencia, …después me ordenaron …el …Comandante y …J. Jesus Arias Sanchez, tambien militar…, que debia trasladarme a …Hermosillo, para …recibir ordenes, …me entregaban dinero …cuatrocientos y hasta quinientos pesos para sostenerme mientras se llevaba a cabo lo por ellos planeado, …el dos de noviembre de 1953 me trasladé a esta Ciudad, aprovechando una contratación de trabajadores, …para …construcciones, …llegué el cinco precisamente en jueves de noviembre de 1953, se me dio …Jefe de Cuadrilla, en el barrio de San Benito,  …avise …al Comandante que ya me encontraba en esta Ciudad trabajando, …aproximadamente el catorce de noviembre del mismo año … sabado en la noche llegó a esta Ciudad el Comandante … acompañado de … Angel Gastelum, …se acordó según Guirado de que yo tenia que salir a México a liquidar … a Jacinto Lopez y que Angel …era el indicado para encargarse de Machi López y precisamente, aproximadamente a las doce o trece dias …fue asesinado …enterándome yo a través de la prensa, …la entrevista …con …Guirado fue en la casa …de Federico Palma …como doce o quince …trabajadores …a mis ordenes siendo… José Castro Mascareño (…testigo de cargo …en los hechos que malévolamente …se me imputan) y otros…, despues … los Señores … se fueron un poco disgustados conmigo por la sencilla razón de que no quise …obedecer las órdenes de salir a México, después de perpetrado el asesinato de Maximiliano R. López, vino a esta Ciudad …Angel Gastelum tal vez con el proposito de asesinarme …, …lo encontraba, pero sucedia como a primeros del mes de diciembre, …para evitar algun atentado contra mi vida me separé …el …diecinueve de Diciembre de… mil novecientos cincuenta y tres hacia …Guaymas …”

CASO SALOMÓN GUADARAMA IV

Singular Proceso penal iniciado desde el 28 de abril de 1954 y sentenciado el 1 de septiembre de 1955, en la parte anterior divulgamos la ratificación del reo, ante el pleno del H. S. Tribunal de justicia, el procurador de justicia y el defensor de oficio, de la confesión superviniente –de 10 de junio de 1956, ante el procurador de justicia-, exhibida por el mismo.

Recordemos que declaró: que era falsa la imputación que originalmente había  hecho en contra de Don Rodolfo Elias Calles, del General E. M. Siqueiros y de Manuel A. Guirado, en la autoría intelectual del asesinato del “machi” López; que al general trató de embrollarlo para ponerse a mano de sus sucias maniobras, y que “para mi, tanto el Señor Rodolfo Elias Calles y demás personas … son unicamente un argumento que utilice para despistar la acción de la justicia, pero, considerando y deseando a la vez que debo ser castigado por mis hechos decidí, llegue al momento decisivo de decir la verdad.” Que no le impresionaba la soltura a favor del Guacho Pérez y Nieblas Ortiz, “porque poseo sangre fria y si me hubiese sido posible defenderlos aunque a mi me costase la vida lo hubiera hecho, … estoy seguro de que el unico peligroso es el individuo que ejecuta los hechos materialmente, y además …hice todo lo posible por defenderlos; pero, en virtud de que mi fuerza no me alcanza para más, me decidí a decir la verdad, …no sin antes pensar que de hacerme responsable solo y salvarlos a ellos no me lo hubiera creido la justicia, puesto que el caso es de carácter político en el que indudablemente debe haber autores intelectuales…, pero si la justicia cree que yo haya mentido, que se me sigan haciendo interrogaciones …a efecto de que se haga un análisis lógico de las mismas.” “El C. Procurador General de Justicia manifestó que no tiene pregunta que hacer, toda vez que ha quedado plenamente confirmado el contenido del acta de confesión que el procesado rindió al suscrito esta mañana y que ha dado motivo a la presente diligencia. El C. Defensor de Oficio del sentenciado Salomón Guadarrama Osuna manifestó que no tiene absolutamente nada que preguntar en esta diligencia.”

Enseguida existe Acuerdo del S. Tribunal de agregar escrito anterior y cita al Procurador, al defensor de oficio, para que declaren sobre la citada confesión.

El 29 de junio se acuerda integrada la Sala del H. Supremo Tribunal de Justicia, por los C.C. Magistrados Lics, Miguel Ríos Gómez, José María Oceguera Ochoa, Jorge Martínez Calderón, César Tapia Quijada y Roberto Reynoso Dávila.

El 11 de julio se dicta la Sentencia de segunda instancia, siendo Ponente el Lic. Jorge Martínez Calderón, quien propuso y se aprobó:

 “…      QUINTO.- Por lo que se refiere a los agravios alegados por el Defensor de Oficio, que lo es el sentenciado Salomón Guadarrama Osuna o Marín, en la diligencia de vista, celebrada con fecha siete de abril del corriente año, basándose éstos en la posible violación de los Artículos 14 y 16 Constitucional puesto que según él no llegó a justificarse plenamente la responsabilidad de su defenso, puesto que los testimonios recibidos durante la instrucción no tienen la consistencia jurídica necesaria para hacer prueba en su contra de acuerdo con el Artículo 277 del Código de Procedimientos Penales, si bien pudo haber sido tomado en consideración en aquella época en virtud de la confesión espontanea producida por el propio acusado en diligencia llevada a cabo el día diez de Junio del corriente año ante este H. Supremo Tribunal de Justicia en Pleno, hace improcedente el agravio alegado por la defensa. …

…       III.- En autos quedó legalmente comprobada la responsabilidad criminal de Salomón Guadarrama Osuna o Marín, como autor material del delito de homicidio, de que lo acusó el Representante Social.

         IV.- Como consecuencia de ser criminalmente responsable Salomón Guadarrama Osuna o Marín, del delito de homicidio calificado, cometido en perjuicio de Maximiliano R. López, se le condena a sufrir la pena de muerte, el dia y hora que al efecto designe el Ejecutivo del Estado y una vez que cause ejecutoria esta sentencia.

El día siguiente se le notificó al reo, aceptando el fallo “y solo me resta suplicar en forma demasiado encarecida al Organo Ejecutor, que se lleve a cabo ... con la mayor brevedad posible ... ya que mi firme propósito es dejar satisfecha la justicia, así como también a la sociedad y; ...  como en el presente caso existe la premeditación, alevosía y ventaja, no puedo dudar ni un momento de que cuya pena sea ejecutada de acuerdo con lo invocado, esto es si bien es verdad que el C. Gobernador del Estado, está dispuesto a hacer cumplir nuestra Constitución General de la República y firma. Doy fe.”

El día 26 se acuerda agregar la demanda de amparo que por su conducto interpone Salomón Guadarrama ante la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación; y de expedir al sentenciado testimonio  de todas las constancias más substanciales para su tramitación; y de remisión de los testimonios a la Corte.

El 16 julio aparece escrito de Salomón Guadarrama, desistiéndose de la aceptación de la sentencia y pidiendo amparo federal.

El 24 julio se le notifica el auto quien “lo oye y está conforme en que su defensor le formule la demanda de amparo así como el incidente de suspensión respectivo, y igualmente suplica al Tribunal “se sirva hacer las gestiones necesarias a quien corresponda, para que se levante la incomunicación y encerramiento, entendiéndose por encerramiento el hecho de estar encerrado diariamente en la celda numero 43, sin que me de el sol, sientiéndome agotado fisica y moralmente y firma.”

Hasta el ¡29 de noviembre de 1960!, aparece Acuerdo de la H. S. Corte requiriendo al S. T. de Justicia en el Estado de Sonora que informe “si ya le fueron entregadas las copias certificadas que solicitó Salomón Guadarrama Marín o Ozuna, en escrito de ¡17 de Mayo de 1957! Así mismo, fijarle un término razonable para que presente su escrito de ampliación de la demanda de amparo que alude en su citado escrito, y hecho esto se sirva informar también a esta Sala, a fin de acordar lo procedente en el Amparo Directo 6091/56, interpuesto por el mencionado procesado”.

Luego aparece Informe del H. S. Tribunal a la H. S. Corte de que con fecha ¡dieciséis de enero de 1961! se hizo entrega a Salomón Guadarrama Osuna de las copias que tenia solicitada.

 

CASO SALOMÓN GUADARRAMA V

¿Tuvieron una defensa adecuada?

 

Actuaciones relevantes

Año 1959

Julio 7

Comunicación de la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación para que se entregue a la mayor brevedad posible al quejoso Salomón Guadarrama las constancias que solicitó  con mucha anterioridad (¡26 de julio de 1956!).

Expediente Número 2496

Toca a la causa instruida en el Juzgado Primero del Ramo Penal de Ciudad Obregón, Sonora, en contra de SALOMON GUADARRAMA OSUNA, JOSE NIEBLAS ORTIZ Y JOSE PEREZ HERNANDEZ, por el Delito de Homicidio.

Radicación:                     Mayo 19 de 1954.

Fecha de la Sentencia:      Septiembre 01 de 1955.

Modalidad de la Sentencia:         Pena de Muerte.

 

                                      Asunto: Se comunica un acuerdo.

 

C. Presidente de la Sala Colegiada

Del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado,

Hermosillo, Son.

         El Señor Salomón Guadarrama Marín, quejoso en el Juicio de Amparo Directo Expediente Número 6491/56, interpuesto contra actos de usted y otras Autoridades, dirigió a esta Primera Sala un escrito que en su parte conducente dice:

         “.........con todo respeto pido se sirva: I. Tenernos por presentado pidiendo su intervención a efecto de que se me entreguen las constancias a que aludo en el cuerpo del presente escrito. II. Disponer lo conducente a fin de que la Autoridad Responsable me entregue a la mayor brevedad posible las constancias que solicito”.

         Al escrito anterior, recayó el siguiente acuerdo: Como se pide, dígase a la Autoridad Responsable que se sirva cumplir con lo dispuesto en el Artículo 164 de la Ley de Amparo.

 

         Protesto a usted las seguridades de mi atenta consideración.

         México, D.F., a 7 de Julio de 1959.

 

EL SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA SALA

 

LIC. LUIS E. MACGREGOR.

 

 

                                        RECIBIDO el día catorce de Julio (mil novecientos cincuenta y nueve), a las ocho horas, Conste.

 

Año 1960

Enero

6

Notificación a Salomón Guadarrama quien dijo: “Que en virtud de que aun no tiene en su poder las copias que solicitó con fecha 24 de Julio de 1956, que se refieren a lo actuado en la Primera y Segunda Instancias, y a que se refiere el Auto de 26 del mismo mes y año, atentamente solicita al H. Pleno, se sirva expedirle dicha copias y firma”.

Año 1961

Enero

16

Se hizo entrega al acusado Salomón Guadarrama Osuna de las copias que solicitó con fecha 24 de Julio de 1956, y firma de recibido.

18

Se acuerda a ser del conocimiento de la H. Suprema Corte de Justicia, que con fecha 16 de los corrientes se hizo entrega al acusado Salomón Guadarrama de las copias que tenía solicitadas.

Año 1963

Abril

05

Auto del H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado, que agrega escrito de 29 de Marzo del sentenciado Salomón Guadarrama que se haga saber al Señor Miguel Rodríguez Ochoa que el acusado lo designa como su Defensor Particular.

Mayo

07

Acuerdo del H. Supremo Truibunal de Justicia del Estado que agrega escrito del Sentenciado con el que exhibe ampliación de la Demanda de Amparo que interpuso el 23 de Julio de 1956, ampliación en la que autoriza a los Lics. Daniel Benitez, Bernardo Mendoza Gonzalez y Raul Encinas Alcantar.

Año 1970

Marzo

13

Sentencia del H. Suprema Corte de Justicia de la Nación, por unanimidad de 4 votos, que niega el Amparo a Salomón Guadarrama Osuna.

 

Caso Salomón Guadarrama / VII

 

Sentencia de Amparo

“CONSIDERANDO:

         UNICO.- Son inoperantes los conceptos de violación que propone el promovente, pues contrariamente a lo que manifiesta, se observa que la sala resolutora hizo una correcta valoración tanto de la prueba confesional que produjo el inculpado como de la testimonial que rindieran las personas que cita dicha autoridad responsable a saber: José Rodríguez Chagoyán, Guadalupe Flores Haro, Diego Pineda Baez y Evangelina López Rodríguez. En efecto, es cierto que el acusado rindió su confesión ante el Procurador General de Justicia cuando actuaba como parte, pero también no es menos cierto que el contenido de su declaración confesoría la ratificó ante la Sala Colegiada que conocía del recurso de apelación que interpuso el acusado contra la sentencia de primera instancia, por tanto, es indudable que el vicio de origen queda convalidado, adquiriendo por ello su confesión prueba plena y por la misma se conoce que el acusado solicitó ante el Procurador General de Justicia del Estado de Sonora, hacer una confesión circunstanciada de su participación en el homicidio del dirigente campesino Maximiliano R. López, y reconoció que desde el año de mil novecientos cincuenta trabó amistad con Jose Nieblas Ortíz y una vez que hubo confianza entre ambos, en una ocasión le trató un asunto muy importante consistente en que privara de la vida a un enemigo del referido Nieblas Ortíz, alcanzando a saber que entre ellos existían dificultades personales debido a que el ahora occiso Maximiliano R. López era miembro del Partido Popular y Nieblas Ortíz de la C.T.M. Que dicho individuo le ofreció veinte mil pesos, pero el le pidio treinta mil pesos por privar de la vida a Maximiliano R. López. Que las iniciales conversaciones fueron al principio en la Cantina La Estratosfera del Puerto de Mazatlán, y que posteriormente Nieblas lo fue a buscar a su casa donde cerraron el trato anticipándole que él pondría quince mil pesos y otra cantidad igual José Pérez Hernandez, aunque al momento no le indicó ese nombre sino el de otra persona. Que Nieblas Ortíz le previno que no debía dejar ninguna huella para evitar que la policía llegara a descubrir a los responsables. Que posteriormente Nieblas Ortíz fue por él con el fin de que se trasladaran a Ciudad Obregón, y de acuerdo con las instrucciones que le dio se fue a trabajar como jornalero al campo, al Valle del Yaqui en un terreno propiedad del Señor Heleodoro Valenzuela y sucesivamente trabajó en otros lugares, recordando que lo hizo en Cerro Colorado con el señor Joaquin Merino, donde enfermó y se fue a curar a la Colonia Militar, agregando que de ahí se trasladaba con frecuencia a Ciudad Obregón, para hablar con Nieblas Ortíz obedeciendo las citas que éste le hacía, que posteriormente se fue a trabajar como policía a la Colonia Militar y en el bloque 527 propiedad o quiza arrendado por el Señor Arturo Noriega, que después el propio Nieblas Ortíz le ordenó que se fuera a trabajar al campo 60, para ponerlo al habla con el Señor Jose Perez Hernandez “alias el Guacho Pérez” que era el socio que iba a contribuir con la otra parte del dinero, y aclaró que en ese tiempo lo llevó Nieblas a conocer la casa de Maximiliano, por la parte de afuera. Que todos los trabajos de jornalero que hizo era para despistar su identidad, mientras se llegaba la fecha en que debería de privar de la vida a Maximiliano R. López de acuerdo con los planes elaborados por Nieblas y Pérez Hernandez, que en cierta ocasión habló con Nieblas Ortíz y le dijo que no era aliciente para el trabajar como jornalero, y fue cuando le indicó que se trasladara a Hermosillo, pero antes estuvo en un lugar denominado Esperanza, de donde consiguió una contratación en la Compañía Gutierrez Solá, aclarando que al salirse de esos lugares le pidió a José Nieblas la suma de cinco mil pesos para sus gastos, los cuales le entregó e igualmente trabajó en el restaurante “El Guaymense”, propiedad de Jose Martínez. Que llegó a Hermosillo el cinco de noviembre de mil novecientos cincuenta y tres y se puso a trabajar con la Compañía Gutierrez Sola en Aguas y Drenajes de la Ciudad, y que rentó una casa propiedad del Señor Francisco Palma, para habitarla. Que inmediatamente se comunicó con Nieblas Ortíz informándole su domicilio,  y como a los ocho o nueve días vino acompañado de José Pérez a entrevistarlo y le dijeron que ya estaba próximo el día en que debía de cometer el homicidio, que así fue como el veintiseis de noviembre del año antes citado llegó por él, José Pérez Hernández indicándole que debía trasladarse a Ciudad Obregón y que allí lo esperaba Nieblas Ortíz a la entrada de la Ciudad en una camioneta, propiedad de dicho individuo. Que Pérez Hernández le entregó una pistola calibre 380 nueva y dos placas con proyectiles y le proporcionó su camioneta para que se trasladara a ese lugar a donde llegó aproximadamente a las ocho de la noche, donde ya lo esperaba Nieblas Ortíz, quien le ordenó que se pasara con él a la camioneta y se encaminaron a la casa de Maximiliano R. López, indicándole su acompañante que la noche era propia, pues la niebla que había los protegería mucho, que llegaron a la calle Coahuila y pararon el vehículo frente a la casa marcada con el número 418 que era donde vivía la persona que iba a matar, advirtiendo que antes de llegar allí se tomaron una cervezas dentro de la misma camioneta y estuvieron dando de vueltas en ella hasta tener la seguridad de que su víctima había llegado a su domicilio, y que aproximadamente a las once de la noche con veinticinco minutos le dijo Nieblas Ortíz que ya había llegado López a su casa, por lo que bajó del vehículo y se dirigió a la puerta de la casa, y de acuerdo con las instrucciones que José Nieblas le había dado, al llamar a la puerta y cuando una voz femenina le preguntó quien era, contestó “Lupe Lopez de Quechehueca, asunto urgente”, oyendo que la voz de mujer dijo “papá te hablan” y a continuación Maximiliano abrió la puerta y en ese momento le hizo tres disparos con la pistola que llevaba en la bolsa; que el primero se lo hizo a la cara y los otros dos en la misma dirección, aunque no supo dónde le pegó, sin embargo tuvo la certeza de haber hecho blanco dada la confianza que se tienen por que siempre le han gustado las armas y practica mucho con ellas. Que al retirarse para abordar la camioneta se dio cuenta que una ventana se abrió o se cerró y también escuchó gritos, manifestando que no corrió sino que paso a paso se dirigió hacia la camioneta y junto con Nieblas Ortíz que tenía encendido el motor del vehículo emprendieron la huida hacia el sitio donde había dejado la camioneta propiedad del Guacho Pérez. Que al despedirse Nieblas Ortíz le entregó diez mil pesos y repitieron las frases que con anterioridad habían acordado “hasta aquí nos conocimos”. Que en la camioneta regresó a Hermosillo como a las dos de la mañana y se la entregó a José Pérez Hernández que lo esperaba, informándole a preguntas del propio Pérez, que el trabajo estaba hecho y había salido bien y le entregó quince mil pesos en billetes de distintas denominaciones. Al ratificar su anterior declaración ante la Tercera Sala del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado de Sonora, agregó que la camioneta de Nieblas Ortíz era al parecer de color plomo pues no la pudo identificar por la niebla que había. La declaración confesoria que rindió, no puede estimarse que la haya vertido extemporáneamente atendiendo a lo que prescribe el Artículo 199 del Código Procesal Penal de Sonora que dice: La confesión podrá recibirse por el funcionario o policía judicial que practique la averiguación previa o por el Tribunal que conozca del asunto y se admitirá en cualquier estado del procedimiento hasta antes de pronunciarse sentencia irrevocable, y se observa del testimonio de constancia enviada por la Sala Responsable, que aun no se dictaba resolución en el toca formado con motivo de la apelación que interpuso el acusado contra la sentencia de primer grado y por otra parte se advierte que dicha confesión la emitió libre de coacción, reconociendo y admitiendo un hecho propio, y además resulta verosímil por estar corroborada en parte por los testimonios que produjeron José Rodríguez Chagoyan, Diego Pineda Báez, Guadalupe Flores Haro, y Evangelina Lopez Rodriguez, a que alude la Responsable en su ejecutoria; e igualmente la robustecen parcialmente las declaraciones de Fortunato Salazar Corrales, Germán Rodriguez Miranda, Pablo Jiménez Mancilla y Felix Escalante Velazquez, ya que el primero en su sustancial dijo, que el día de los sucesos se encontraba volando en sus terrenos ubicados en el bloque 95 del Ejido Atotonilco, y que aproximadamente entre una y dos de la mañana vio llegar una camioneta tipo pick up color plomo y que a continuación se regresó, volviendo a identificar dicho vehículo en la diligencia de reconstrucción de hechos asegurando que era propiedad de José Nieblas Ortíz. El segundo de los nombrados dijo que el día de los acontecimiento entre las veintidos treinta y veintitres horas cuando salía del cine con rumbo a su domicilio al llegar a las calles Coahuila con Jesús García, encontró a José Nieblas Ortíz que manejaba un carro tipo pick up de color gris; el tercero de los mencionados relató que en el lugar de su vecindad tiene establecido un pequeño comercio y un anexo donde vende cervezas; que tuvo la oportunidad de conocer a Salomón Guadarrama Osuna, quien era visitado por José Perez alias el Guacho y que ambos sostenían largas pláticas, sin que el deponente sospechara lo que trataban, pero que al ocurrir la muerte de Maximiliano R. López, tuvo conocimiento el declarante que el autor lo había sido Salomón Guadarrama Osuna, y confirmó después sus sospechas, cuando en una ocasión oyó decir a dos personas que estaban en su expendio de cervezas que Guadarrama había sido el autor material del homicidio y uno de los intelectuales lo era José Pérez alias el Guacho Perez y el último refirió que conoció a Salomón Guadarrama Osuna, cuando llegó al lugar denominada el desague del canal 4 y se hospedó en la casa de Isabel Barraza, suegro del emitente, que llegaron a tener cierta amistad y que Osuna le comenzó a decir compadre, porque le simpatizó una hija del declarante a quien le propuso bautizarla, pero tal acto no se llevó a efecto por virtud de que el mencionado Osuna se ausentó del lugar y que en algunas ocasiones le platicó que tenía pensado ganar mucho dinero, ya que había pendiente un negocio y que posteriormente le dijo que iba a matar a un lider en Ciudad Obregón, por el cual le iban a pagar mucho dinero y en otra plática que tuvo con él le informó que iba a matar a un lider de nombre “Machi López”, y que cuando tuvo conocimiento de la muerte de esta persona recordó lo que le había platicado Guadarrama Osuna, pero no quiso declarar antes por temor a las consecuencias. Por consiguiente, el proceder de la autoridad sentenciadora al dar plena validez tanto a la confesión del inculpado como a las declaraciones testimoniales que se han reseñado, fue lógico y jurídico y ningún agravio le ocasiona al inculpado, y es evidente, que si no suplió las deficiencias de los agravios de la sala resolutora, fue debido a que no encontró ninguna deficiencia en ellos, en atención al cúmulo de pruebas de cargo que existen en autos en contra del ahora quejoso. …”(Continuará)

 

¡ES LA ÉTICA, ESTÚPIDO!

TANTO EN EL VIEJO SISTEMA INQUISITIVO COMO EN EL NUEVO ACUSATORIO ORAL PENAL, ¡ES LA ÉTICA,  ESTÚPIDO!

Breve Ensayo

         "Cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, su sociedad está condenada."

Ayn Rand (1950)

Comarca olvidada

         Definitivamente, la ética profesional del abogado (lato sensu) ha llegado a ser –más que el Derecho Internacional-, la comarca olvidada del versátil ejercicio del Derecho.

Tengo  a la vista, por ejemplo:

         a) La Convocatoria del concurso de oposición del H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado, para designar dos Magistrados regionales y diez jueces de primera instancia, por cinco años.

         Los requisitos de rigor, incluyen “gozar de buena reputación.” Constará de tres etapas: 1.- Solución de un cuestionario, por escrito, sobre conocimientos jurídicos generales. 2.- Resolución de casos prácticos, por escrito. 3.- Examen Oral, mediante preguntas e interpelaciones del Jurado, conforme al temario: 1.- Garantías individuales (Arts. 14, 16, 19, 20, y 21 de la Constitución Política de los EUM. 2.- Amparo (ante Juzgados de Distrito y Tribunales Colegiados de Circuito; Informes previo y justificado; suspensión del acto reclamado; cumplimiento de ejecutorias. 3.- Organización y administración del Poder Judicial del Estado. 4.- Civil y Familiar (hechos y actos jurídicos; matrimonio, parentesco y alimentos; propiedad y posesión; sucesiones; contratos, específicamente: compraventa, mutuo, arrendamiento, mandato, prenda, hipoteca. 5.- Teoría General del Proceso. Presupuestos; forma en los actos y actuaciones; partes; acción y excepción; jurisdicción y competencia; emplazamiento, notificaciones y términos; teoría de la prueba; apelación; revocación, reposición y queja. 6.- Juicios Civiles: familiares, estado y condición de las personas; posesión y propiedad; sucesorios; ejecutivo; hipotecario. 7.- Mercantil: Pagaré, cheque, excepciones y defensas, contratos de apertura de crédito, de habilitación o avío y refaccionarios; juicios ejecutivos y ordinario mercantiles, medios de impugnación. 8.- Penal. Comprobación del cuerpo del delito y de la responsabilidad del inculpado; valoración de pruebas; orden de aprehensión, autos de término constitucional y sentencias. Concurso de delitos, personas responsables, excluyentes, reincidencia, tentativa, sanciones; parte general del Código Penal y delitos en particular.

         ¡Magnífico!, en lo que respecta al conocimiento y a la técnica jurídica, ¿y la ética profesional?

 IMAGEN; "Sin culpa alguna" por Magú

         b) La convocatoria para el Diplomado en Sistema Penal Acusatorio y Estrategias de Litigio Oral del Departamento de Derecho de la Unison, que estamos cursando con expositores que lo operan en los Estados donde está vigente. Sus módulos: Garantías y Derechos Fundamentales en el nuevo proceso penal; roles de intervención; seminarios y talleres sobre audiencia preliminar o inicial, en la intermedia o de formalización de la acusación; experiencias sobre el diseño normativo e imprementación; medidas cautelares y ejecución de las penas y mercanismos alternativos y formas anticipadas de solución de controversias.

         ¡Exquisito!, en lo que respecta al conocimiento y a la técnica jurídica, ¿y la ética profesional?

         El excelente instructor Fabio Bensassón (director del Centro de Asesoría y Formación en el Sistema Adversarial CAFSA, S.C.), al preguntarle al respecto, sólo hace alusión al necesario –pero no suficiente- principio ético de la Lealtad, y lo trasmite de corto alcance.

         C) La convocatoria para sendos Diplomados sobre el nuevo sistema penal acusatorio que ofrecerá, en breve, a un costo de 9 millones de pesos, la Comisión para la implementación del nuevo sistema penal acusatorio adversarial en el Estado, con temario y expositores de primera línea.

         ¡Excelente!, en lo que respecta al conocimiento, a la técnica jurídica y recientes experiencias, ¿y la ética profesional?

Una buena noticia

         No todo está “podrido en Dinamarca” ("Something is rotten in the state of Denmark"), célebre frase de Hamlet, Tragedia de William Shakespeare entre 1600 y 1602.

         Optimista noticia -que la fue para sus defensos y ejemplo para sus homólogos en los Estados- es que, entre 2010 y mayo de este año, los defensores públicos federales lograron sentencias favorables para sus representados en casi un 70% de los casos que litigaron ante juzgados y tribunales civiles, administrativos, fiscales y penales, de acuerdo con el informe de labores 2010-2011 del Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP).

Una ¿mala noticia? ¿Presunto cinismo?

         El Consejo de la Judicatura del Distrito Federal resolvió ratificar como juez a Héctor Palomares, quien aparece en el documental 'Presunto culpable' y señalado de haber sentenciado en dos ocasiones a un joven, por 20 años de prisión, absuelto en apelación.

         Determinó ratificarlo por seis años más como juez 26 de lo Penal, la Comisión de Ética no encontró irregularidades en su desempeño y que cumplió con todos los requisitos de la Ley Orgánica del TSJDF, aprobó los exámenes que se aplican a los jueces y que no se encontraron deficiencias.

         La Comisión también entrevistó a funcionarios, a magistrados y jueces sobre el actuar de Héctor Palomares, lo que le valió no ser destituido, a raíz de la polémica que generó el largometraje.

         Se espera que el TSJDF emita un pronunciamiento con más detalles de la resolución del Consejo de la Judicatura, pues se analizaron 350 horas de filmación utilizadas para la edición del documental.

Los comentarios en Reforma (30 jun. 2011) no se hacen esperar:

- Un caso más. La ratificación del ineficiente juez, por decir lo menos, protagonista de Presunto culpable pone de manifiesto la podredumbre del sistema judicial mexicano. ¿Cómo no pensar que este tipo de instituciones se vayan al diablo?, solamente sirven para que quienes las integran llenen sus bolsillos de dineros mal habidos, en perjuicio del ciudadano. ¿Tendremos algún día una justicia digna para todos? Me temo que no, mientras los mexicanos no exijamos que todos los puestos que integran el Poder Judicial sean asignados por voto popular y no, como hasta ahora, designados por políticos que, al igual que ellos, no asumen ningún compromiso con la ciudadanía.

- La justicia en este país no es ciega, es corrupta, ignorante y sobre todo impune, este dizque juez es una muestra de esto.

- En la revuelta que ya está en la puerta no solamente va a tirar al ejecutivo sino también al judicial y al legislativo, se va a barrer a los tres pues son una, una bola de rateros, postes van a faltar para colgar sinvergüenzas, ya está muy cerca,...

- Claro que al Poder Judicial le "viene guango" como dice Ley de Herodes. Les importa un bledo todo mientras no los afecten en sus corruptelas. Qué asco.

- Citando al filósofo Vicente Fox, el consejo de la judicatura hizo una marranada al ratificar al juez palomares. Bien dice el dicho, los santos son santificados y las ratas ratificadas. Conclusión, el juez palomares es un buen operador financiero que animó al consejo de la judicatura a dejarlo en el puesto para engordarles los bolsillos, solo eso explicaría esa decisión. Pinches ratas coludas y trompudas de la judicatura del DF.

- ¡¡¡¡¡Maldito país de corneta!!!!!! ¡Ve nada más la cara de asqueroso corrupto tiene el "juez" ese!

- Como de costumbre, el Poder Judicial en su natural y constante desprecio hacia la gente que los mantenemos, nada nuevo.

- Sería interesante que el poder judicial se manifestara sobre lo que vimos en la película, que se expresen sobre la actuación de este hombre y que expliquen los motivos por los que deciden ratificarlo. De entrada hace ver al poder judicial muy mal. Sería interesante para Reforma entrevistar a quienes tomaron esta decisión para poder escuchar sus argumentos, aunque de entrada la noticia es muy triste para los ciudadanos.

- ¡¡¡¡¡Habrá que investigar a los que le permitieron tal verguenza!!!!!

- Si no lo ratifican, les congelan la plaza y se quedan sin juez. Se perdería la nota que mensualmente se reparten.

- ¡¡¡¡No sabe ni hablar!!!! y ese es el que conocemos, ¡¡¡cómo estarán los demás!!!, por eso tenemos los problemas que tenemos en la impartición de justicia.

- Esto sí es el colmo, no puede ser...

- Yo estoy en un juicio de divorcio en donde todo está a mi favor y el Juez me llamó hoy para amenazarme de que o desistía de mi demanda o me las vería con él, que me hundiría. Mis abogados dicen que no hay nada que hacer, que no hay justicia. Dan ganas de matarlos, por la impotencia e impunidad.

- Pobre de México, pobre de los que viven en el DF y de los que caen en manos de este inepto y transa Juez.

- No cabe duda, entre delincuentes se protegen, ojalá y nunca estemos en manos de ese "cartel" per-judicial.

- Al poder judicial les viene guango todo lo que nos señale como Poder Perjudicial.

(Ver más comentarios: http://www.eluniversal.com.mx/notas/775931.html

http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/83293da63f011c40ef49f9b727fecaad

Ética judicial iberoamericana

         Por allá perdido en alguna mesa de profesores de Derecho de la Unison, ignorado en algunos tableros de avisos y circulado -muy fuera de tiempo- por la Barra Sonorense de Abogados, apareció una convocatoria, al público en general, para participar en el Quinto Concurso Nacional de monografías en torno al Código Iberamericano de ética judicial, con el tema Conocimiento y Capacitación. Algo  es algo, por lejano y efímero que sea.

Sin bibliografía

         Aun cuando hay textos clásicos –Ensayos o artículos-, como El alma de la toga, de Osorio, el Decálogo de Eduardo J. Couture, los Postulados del abogado de Carlos Arellano García, ensayos de Euquerio Guerrero y de Ignacio Burgoa, se encuentran dispersos, agotados y no han sido antologados en un volumen. Me eché a cuestas esa tarea y en breve deberá publicarse este mi esfuerzo editorial.

       Sobre esta imprescindible asignatura, pues, no existen libros de texto ni de consulta actualizados. Basta visitar las librerías, las bibliotecas y los catálogos. Cero. Tampoco se enseña –o se enseña mal- en las escuelas de Derecho. Lo grave es que a estas escuelas están entrando alumnos que egresan y siguieron el llamado a una publicidad, autorizada por la Secretaría de Educación y Cultura: “Termina tu preparator​ia en 10 clases... cupo limitado” (cuposon@googlegroups.com Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla )

         ¿Y qué decir de las escuelas de derecho que están ofreciendo, con Reconocimiento de Validez de Estudios de la misma Secretaría, la carrera “en tres años en fin de semana”? Incurre en este nocivo error hasta la “Unilider”, legado de la familia Soria, que está abdicando del ejemplo de seriedad y exigencia que nos impuso su Rector Horacio Soria Salazar, en la bien recordada Universidad del Noroeste.

         Justicia “marca patito” -como la llama el Rector de la UNAM, José Narro- es lo último que necesitan y se merecen nuestros clientes de nuestro desempeño forense y en el de Peritos, Defensores públicos, Jueces y Magistrados, de los fueros federal y común.

Alarma

         Alarman los casos que se reciben en la Barra Sonorense de Abogados, cuyo lema es Moralidad y Justicia, sobre conducta inmoral y delictiva que tipifican a diario el Capítulo de los delitos de patronos y litigantes; o de peritos en grafoscopía y dactiloscopia que, ante la consigna “el que paga manda”, lo mismo dictaminan  una cosa que otra, en materias laboral, mercantil, penal. También de abogados especialistas en patrocinar a usureros que alteran pagarés en el capital y monto de intereses y que, valiéndose de la ignorancia y apuros económicos de la población y de los jueces mercantiles, demandan, rematan y –con prestanombres- se adjudican inmuebles, verdaderos atracos legales, pero ilegítimos, criminales e impunes.

         Ello genera una decepción y tristeza nacional ante la indiferencia del aparato policial, judicial y administrativo, inmune a complicidades con los delincuentes y solidario con las víctimas.

         Ocasiona además que, por unos ¿pocos, muchos?, pero no por la mayoría, hayan infectado nuestra sagrada misión, todos seamos señalados con el índice de fuego social y de la burla popular: “Entre abogados te veas”, “abogangters”, “abolights al 2%”, vivales, sinverguenzas, etc.

         Por respeto a sus padres, esposas e hijos, no menciono a la veintena de abogados que han sucumbido a las garras de la tentación y aumentaron la estadística se las ejecuciones extrajudiciales o ajuste de cuenta.    

         Para evitar otro fiasco con el nuevo sistema de justicia penal, nos urge una cultura de la ética profesional en el ejercicio del Derecho, para frenar el riesgo de la prostitución de la enseñanza y del ejercicio de la abogacía y la judicatura.

         Ésta debe ser ya una cruzada nacional y no una lucha perdida de antemano.

         Debemos hacer presión diseñada para cambiar la dirección del debate técnico e inyectarlo del más elemental sentido ético que –la verdad sea dicha-, nunca la ha habido ni en la enseñanza ni en el ejercicio de la abogacía y la judicatura en América Latina.

         Hacia ella está dirigida la inminente certificación profesional.

 

¿Es la ética profesional del abogado, innata o adquirida?

 “Todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos, es cortado y echado en el fuego. Por sus frutos los conoceréis.” Mateo 7:17-20

De mi Ensayo “Tanto en el viejo sistema inquisitivo como en el nuevo acusatorio oral penal, ¡es la ética, estúpido!”, recibí comentarios. Comparto algunos.

- Mtro. Juan de Dios Gastélum: “Aprecio la claridad y contundencia con que escribe su artículo. Por más conocimientos que tenga un servidor público en este asunto tan delicado como administrar e impartir justicia, de nada le sirven si lo hacen ignorando la ética profesional, porque tuercen el sentido estricto de una sentencia justa y no dictada a "modo". El título del artículo me parece genialmente clintoniano: ´Es la ética, estúpido(s)´".

- La Lic. Irene Siordia, que me llama poderosamente la atención: “Triste panorama, licenciado, en efecto; y loable su esfuerzo y la cruzada que ha iniciado. Soy pesimista seguramente porque yo pienso que a la edad en que el estudiante llega a las aulas de las escuelas de Derecho, su personalidad ya está marcada por el antecedente familiar y el ambiente en que se formaron. Su actitud hacia el futuro y su planes difícilmente pueden ser alterados…quisiera equivocarme. Sólo caben los sistemas de control y de vigilancia. Lo leo con mucho interés, Licenciado.”

Pedí su opinión a un mis lectores abogados y éstas sus respuestas:

- Juan de Dios Gastélum: “La señora Siordia tiene razón. A la edad en que llegan los estudiantes al nivel universitario, traen vicios y virtudes acumuladas de tantos años; principalmente las adosadas por las vivencias del entorno familiar. Pero también es muy importante la metamorfosis experimentada en la educación básica, media y media superior, con una relajación preocupante en su formación personal y cívica; muy diferente a nuestras generaciones, que nos ha permitido conducirnos de manera más ordenada y solidaria. Sin embargo, no hay que bajar la guardia. El docente debe darse tiempo para encontrar el lado luminoso de los seres humanos y, con su ejemplo, sabiduría y buen actuar, enriquecer o enderezar los vicios del educando. Es tan importante este tipo de ensayos que usted escribe porque nos invita a la reflexión seria de lo que está pasando y pasará en los diferentes ámbitos de la vida pública y privada de los individuos. Juan de Dios Gastélum.”

- El LAE Jesús Pesqueira: “Hago mias las palabras del Dr. Hugo Ramirez Garcia: Es comun encontrar estudios a partir de los cuales la educacion de los abogados se analiza bajo una perspectiva metodologica, cobrando peculiar interes aquellos temas asociados a: ¿Como se ensena el derecho? Se discuten cuestiones como las ventajas y desventajas de la docencia interdisciplinar, la composicion de los sistemas de organizacion de las exposiciones teóricas, el desarrollo de las capacidades intelectuales y las habilidades técnicas vinculadas a su ejercicio. En contraste, son escasas las aproximaciones al fenómeno de la educacion juridica filosofica. Aqui las preguntas ya no se refieren sólo al cómo trasmitir cierto conocimiento o al menos no es una pregunta central. En cambio, como señala Rodolfo Vigo, las interrogantes que la configuran parten de un par de cuestiones inevitables para toda facultad de derecho que se proponga capacitar a los futuros abogados: ¿qué es el derecho y cómo funciona o es administrado? ¿Por qué se enseña algo que se llama derecho?, ¿qué finalidad tiene?, ¿qué tipo de cultura juridica se pretende cultivar y divulgar? Angela Aparisi maneja como propósito fundamental la ensenanza de un modelo de derecho caracterizado en la Etica.”

- El Lic. Roberto Reynoso Dávila: “El Maestro Ernesto Gutiérrez y González  afirma que la situación de incultura y falta de preparación se engendra en la familia, y se perpetúa en las escuelas primaria, secundaria y preparatoria, lo que resulta muy grave cuando se ve que también en la Facultad de Derecho los alumnos tienen esa impreparación, y no sólo ellos, sino que -salvo honrosas excepciones- el nivel científico y pedagógico de los profesores es sumamente bajo. El Dr. Pablo Latapí Sarre, en la UNESCO: “La educación en México acusa rasgos deprimentes, está plagada de deficiencias; en pocas palabras, es mala”. En la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, se dieron cuenta de que una de las grandes carencias del gremio es que los abogados no saben escribir: algunos notarios, agentes del ministerio público, jueces, magistrados y litigantes no logran transmitir lo que quieren decir. Esto se traduce en errores a granel. … Los alumnos entran a la escuela profesional sin tener bien definida la vocación para Derecho. Lamentablemente ingresan muchos, no por vocación, sino porque frustraron estudios profesionales muy diversos o porque no se consideran capaces para hacer estudios con seriedad. Un buen estudiante que pone todo su potencial en la carrera que aspira ejercer, que no regatea tiempo en la biblioteca para adquirir conocimientos y precisar las bases de su formación, automáticamente triunfará. Lamentablemente son muy pocos los maestros que lo estimulan para acrisolar la vocación de sus alumnos. Muchas veces ni el maestro se interesa por mejorar académicamente. ¡Ojalá integráramos una cruzada para limpiar las instituciones académicas y lográramos que sus docentes sean verdaderos modelos que inspiren a sus alumnos en su formación profesional!”

No se trata de una Escuela de Derecho o un ámbito de su ejercicio cual laboratorio -aséptico, controlado, puro- sino en un espacio cargado y modelado por intereses, buenas y malas artes, retóricas de todo tipo y mucho más. Y la labor de las autoridades del sector justicia es dejar que fluya la consignación, la abogacía, las litis y atajar las conductas ilegales. Y en ese terreno hay mucho por hacer. Debemos volver a colocar –si alguna vez lo estuvo- al Derecho y a la Justicia en el centro de sus diagnósticos y setencias.

El meollo

Un debate en mis clases de Ética profesional es el típico y viejo dilema ético sobre el sentido que tiene defender –negando la verdad o aprovechando los errores de la consignación y del Ministerio Público- a un peligroso criminal que no$ contrata para su defensa.  

Extrapolaré a este campo la opinión de Lorenzo Meyer (“La maestra, Calderón, AMLO y Maquiavelo”, Reforma, 7 jul. 2011).

¿Tiene sentido, desde la perspectiva del interés colectivo, alcanzar la absolución del criminal "haiga sido como haiga sido"? Esa pregunta bien puede remitirnos a una cuestión de fondo y tan vieja como los inicios mismos del pensamiento jurídico ético de Occidente: ¿cómo resolver la tensión entre la ética y la eficacia jurídica? ¿El fin -logro, ejercicio y defensa del criminal- realmente puede justificar los medios?

Maquiavelo, según argumentó en su obra más famosa, El príncipe (1532), hubiera juzgado un error rechazar la defensa de un criminal, pues para el pensador florentino, el compromiso de todo abogado no debe ser con la congruencia ni la honradez, sino con la eficacia en la defensa, preservación del prestigio y éxito económico. Maquiavelo y otros, en la Italia renacentista, considerarían que, si las circunstancias lo exigen, el abogado está obligado a romper con los esquemas morales propios del individuo sin responsabilidad social. En la búsqueda del prestigio y éxito, si se alcanzan los fines, los medios quedan redimidos. En el caso y época de Maquiavelo, los fines eran unificar a Italia y ponerla a salvo de las potencias extranjeras y de sus guerras internas, lo que daría al pueblo italiano seguridad y prosperidad. En el caso de los abogados, afiliados o no a la Barra, nuestro fin es dar contenido al lema: "Moralidad y Justicia".

La discusión abierta por los maquiavelistas la siguió Max Weber y continúa; no se puede cerrar. Desde su perspectiva, el responsable jurídico debe "aprender" a no ser bueno, para finalmente conseguir un bien superior para la colectividad gobernada. Sin embargo, hay un gran peligro en ese razonamiento: en el proceso de usar instrumentos moralmente reprobables para alcanzar el "bien superior", la libertad del criminal y su muy posible reincidencia, ese bien puede distorsionarse hasta perderse. Entonces esos medios, que con tanto detalle describió Maquiavelo para manipular los peores impulsos y temores del ser humano, afinadas en el abogado, pasan a la categoría de fines en beneficio del interés personal del abogado y su gremio, y no de la colectividad.

¡Hagamos la cruzada!

 

Angustia del juzgador, vida de Virata

Un bello libro Los ojos del hermano eterno, de Stefan Zweig, nos regala la vida de Virata. Un hombre de quien jamás se escribió nada en los libros de los pueblos ni en las historias de las naciones. Un militar extraordinario, “El Rayo de la Espada”. Un juez digno, sereno, ecuánime, imparcial, justo que sin embargo no figura en las evocaciones curiales. A su muerte, fue enterrado en el sumidero de los siervos y olvidado, su nombre “no ha sido inscripto en las crónicas de los gobernantes ni consagrado en los libros de los sabios”.

Virata

         Habitó en reino de Rajputa, oriente “indeterminado e ingenuo, donde gusta hacer nido la alegre bandada de los cuentos”, mucho antes de que Buda difundiese mensajes de paz, fraternidad y sabiduría. De casta y noble estirpe, reconocido como el más justo.

         El rey, a quien servía con rectitud, había sido implacable en sus sentencias, rapaz en la recaudación de impuestos y despiadado.

Un día…

         El cuñado del monarca que administraba la mitad del reino se declaró en guerra contra él, para usurpar el trono y seguido por muchos cansados de la tiranía. El rey no encontraba un vasallo leal y capaz para combatirlos, hasta que recordó a Virata, quien le mandó un mensaje de fidelidad. Le comisionó para llevar su ejército contra el traidor. El Rayo marchó en busca de los rebeldes y los encontró en la noche. De inmediato cayeron sobre los insurrectos sorprendidos mientras dormían, y a pesar de ser inmensa mayoría fueron derrotados por los pocos hombres que comandaba El Rayo. En una tienda de campaña, Virata mató uno a uno a cinco enemigos, a quienes arrancó la vida en combates personales.

Al anunciarse la aurora del nuevo día culminó la batalla con el triunfo de Virata y sus hombres; se sentía perturbado; luego de lavarse las manos manchadas de sangre se dirigió a la tienda para examinar a los caídos, destrozados e irreconocibles, pero al llegar al último su mirada se obscureció. Había reconocido a su hermano mayor Belangur, príncipe de las montañas.

         Virata sufría intensamente, empequeñecido. Decidió que no volvería a empuñar la espada y la arrojó al río. Prosternado ante el monarca, renunció al mando del ejército y rehusó los presentes y distinciones; únicamente le solicitó que le permitiera vivir como un hombre justo. El rey le dijo: “Serás el más eminente y supremo de mis jueces y dictarás tus fallos en la escalinata de mi palacio”.

          Habían transcurrido 7 años de que inició su función, que desempeñaba desde la salida hasta la puesta del sol, pero nunca dictaba sentencia sino hasta el siguiente día y luego de hundir su frente y manos en agua fresca, para liberarse del calor de la pasión. Era tan grande su fama que era conocido como Fuente de Justicia.

Otro día…

         Pusieron a su disposición a un homicida que había matado a once hombres. Lo interrogó pero el prisionero permanecía en silencio y respondió: “¿Quién eres tú, acaso te es posible saber lo que es cierto?” El acusado renunció a toda defensa reiterando que Virata no podía conocer la verdad por las imputaciones de los hombres, que despreciaba, como a la justicia de Virata, a quien pidió que lo sentenciara ese día. Virata sentenció:

         “Sobre este hombre pesa la pena de muerte, pues a once hombres empujó del calor del cuerpo al mundo de la transformación. Durante un año madura, en el regazo de la madre, la vida de un hombre; del mismo modo éste estará encerrado un año en las tinieblas de la tierra por cada uno que ha matado. Y, como ha vertido once veces la sangre de los hombres, once veces al año será flagelado hasta que la sangre brote de su piel, para que pague la cuenta de su maldad…. Mas no quiero que se le quite la vida, pues pertenece a los dioses y el hombre no puede decidir de lo que es de ellos”.

Antes de ser conducido a lóbrega mazmorra, el sentenciado enrostró a su juez: “¿Por qué no me condenas a muerte? Yo maté hombre contra hombre. Tú me abandonas como carroña en las tinieblas. Tu benignidad no es tal contra la vida que me quitas; tu ley es arbitraria y tu sentencia es tortura. ¿Dónde se halla la medida de tu resolución? ¿Cuándo te han flagelado? ¿Has estado en la cárcel? ¡No tienes conocimiento de las consecuencias de tu fallo, eres un ignorante no un hombre justo!”, mientras clavaba sus ojos en el rostro de Virata, y éste evocaba los de su hermano muerto.

Aquella noche

         Virata la pasó en vela. Por la mañana se encaminó al palacio del rey, le solicitó una luna de absoluto descanso para recuperar el camino a la verdad, pero sin decirle a qué lugar iba a dirigirse.

         Luego de despedirse de su familia fue a la cárcel, sigilosamente penetró en la más profunda caverna donde se encontraba el prisionero, le hizo saber que por una luna iba a tomar su lugar, quería tener conocimiento y experiencia de la pena que le había impuesto y después renovaría  la sentencia en el estrado, entre tanto el acusado quedaría libre bajo el juramento de regresar transcurrida una luna, y entregar en el palacio del rey un manuscrito para que Virata pudiese ser liberado, iluminado ya de sabiduría, y lo volvería a sentenciar de acuerdo con la justicia.

         El relato de Stefan Zweig ilustra grandemente sobre la angustia del juzgador por saber interpretar y aplicar en cada caso concreto la justicia.

 

RENDICIÓN DE CUENTAS JUDICIALES

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida...

El Quijote

         La corrupción en la investigación policíaca, averiguación previa, proceso penal y régimen carcelario en México no empezó con la paradigmática película Presunto Culpable, patrocinada por el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas CIDE.

La película

         Excelente trabajo —y un gran servicio a México— es el que realizaron los jóvenes abogados Roberto Hernández y Layda Negrete. Lograron sacar de prisión a José Antonio Zúñiga Rodríguez, condenado a 20 años por un crimen que no cometió. Exhiben que nuestro sistema policíaco, ministerial, el de justicia y el penitenciario son de quinto patio; se presume la culpabilidad, no la inocencia, contrariamente a lo que sucede en países mínimamente civilizados.

         Cuando Zúñiga preguntó a la fiscal —en careo— a partir de qué criterios le atribuía culpabilidad, ésta responde con mexicanísimo cinismo: “es mi chamba”. 

         Las principales anomalías:

A) A Zúñiga se le sentenció por homicidio pese a que tenía varios testigos que lo habían visto muy lejos del lugar del crimen.

B) En contraste, había un solo testigo —Víctor Daniel Reyes, un pandillero, menor de edad— que lo señalaba como autor del homicidio; 

C) El testigo falsario, que con dificultad podía expresarse, mencionó en dos ocasiones a otros sospechosos sin señalar a Antonio. Su nombre le fue sugerido por los judiciales, quienes reportaron haber oído su nombre por parte del testigo, flagrante contradicción.

D) Zúñiga contó para su defensa con un falso abogado.

E) Se le sentenció pese a que la prueba de Harrison arrojó negativo.

F) Su retrato hablado en nada se le parecía, y probablemente por eso —de manera ilegal— se le extrajo del expediente.

         Por lo improvisado y corrupto que es nuestro sistema de injusticia, gran parte de quienes purgan penas en prisión son inocentes (mientras los culpables circulan libremente). 92% de las sentencias no se basan en evidencia física, y 95% son condenatorias, por la presunción de culpabilidad.

México bárbaro

         En 1908, John K. Turner escribía, en México Bárbaro: "El soborno es una institución establecida en las oficinas públicas y reconocida como un derecho del funcionario (...) consiste en usar las facultades especiales del puesto para amasar una fortuna personal".

La ONU

         En 2002, Dato Param Cumaraswamy, relator de la ONU sobre la Independencia de Jueces y Abogados, presentó en Ginebra, ante la 58 Comisión de Derechos Humanos, el informe sobre su visita al país en 2001: Impunidad y corrupción. Resalta que el Procurador General de la República, Rafael Macedo de la Concha, le informó que ''habían alcanzado niveles muy altos, los funcionarios públicos se valen de sus cargos para enriquecerse y es complicado detectarla''; que afecta a entre 50 y 70% de los jueces del nivel federal, y que ''se está extendiendo en los órganos judiciales, por la influencia de los traficantes de droga''; que la impunidad para todo tipo de delitos es de 95%, y que el problema radica en la ineficacia de las investigaciones penales, pues ''tan sólo 10% de los juicios desembocan en condena''.

         Refiere que a pesar de que en 1994 se realizó una reforma constitucional que pretendió consolidar el sistema, ''sean cuales fueren los cambios introducidos, no se aprecian; siguen vigentes el recelo, la falta de fe y la desconfianza''. El informe se nutrió de un trabajo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Diagnóstico sobre la administración de la justicia en las entidades federativas. Juicios civiles, mercantiles o penales se dirimen con base en una legislación dispar y obsoleta, y, por sobrecarga, magistrados y jueces los desahogan de manera mecánica o los delegan a sus secretarios, con el riesgo de que la justicia se venda. La escasez crónica de personal -desde jueces hasta personal de apoyo- repercute en el rezago; el PJF se piratea a los mejores cuadros; la carrera judicial es letra muerta; los asuntos relevantes se litigan en medios; las defensorías de oficio son decorativas; instalaciones insuficientes e inadecuadas y en pésimas condiciones estructurales, por lo menos la mitad ocupan edificaciones antiguas. Los poderes judiciales no han podido liberarse de las ataduras propias de regímenes centralistas y autoritarios, sintetizan.

         No se trató de un análisis exhaustivo, sino de una introducción -primera en su tipo- sobre el panorama general de un poder, como existe en las 32 entidades federativas. Una visión general para mostrar aspectos y tendencias o patrones en su estructura y funcionamiento, pero no proporcionó ni valores absolutos ni detalles. Sólo hacia dónde debe continuar la investigación y difusión de la información.

         Encuestaron a los presidentes de los 32 Tribunales de Justicia, a magistrados y jueces, y demostró que suelen acatar la ley, pero de manera limitada y hasta simbólica. Cada tribunal ha resuelto su demanda de justicia de manera distinta; su tamaño y capacidad no corresponden a las necesidades.

         El Consejo de la Judicatura Federal descalificó el informe, que Cumaraswamy. En Ginebra, "la verdad no peca, pero incomoda", respondió. Es diametralmente diferente a la del gobierno, que admitió la apremiante necesidad de cambio, especialmente en la corrupción de abogados, jueces y magistrados, dijo.

         "Es más, lo que encontré interesante es que éstas no pudieron informarme por qué, con alegatos de corrupción hasta de 70% entre los profesionales de la impartición de justicia, nadie ha sido disciplinado. Tampoco lo negaron. Es más, si fuera 1 o 10%, la investigación y la medida disciplinaría se harían imperativas".

En Sonora

         La única investigación es la del Dr. Raúl Guillén López, La justicia penal en México, la evolución y tendencias, revelador diagnóstico y llamada de atención para la reforma del sistema penal, que debe de ser atendida.

         ¿Solución? La vigencia plena de las bondades de la onerosa reforma constitucional del 2008: Estructura del sistema, eficacia de sus reglas procesales penales e impacto.

a). Respeto a las garantías individuales de ofendido y víctima;

b) rol de la acusación y de la defensa en la instrucción y el proceso, hasta sentencia;

c) pruebas decisivas para la sentencia y

d) uso de la prisión preventiva y otros indicadores.

         Además: reparación del daño a la víctima; duración del proceso; valor del caudal probatorio en la averiguación previa y en el proceso, para sentencia; criterios judiciales; actividad probatoria del AMP y del defensor en la AP y en el proceso; Inmediación; carga laboral del Defensor de oficio; valor de las Conclusiones de la defensa; aplicación de normas constitucionales, Tratados, Principios Generales de Derecho y Doctrina para fundamentar la sentencia.

         El Poder Judicial también debe rendir cuentas.

  ….

http://www.contactox.net/index.php?option=com_content&task=view&id=4875&Itemid=38

 

HONORABILIDAD JUDICIAL Y DECORO POLÍTICO

Antes de sucumbir a los peores demonios que nos poseen en los últimos días, apelemos a las mejores virtudes republicanas.

         En nuestra República (Art. 94 constitucional), “se deposita el ejercicio del Poder Judicial de la Federación en una Suprema Corte de Justicia, en un Tribunal electoral, en Tribunales colegiados y unitarios de circuito, en Juzgados de distrito, y en un Consejo de la judicatura... La Suprema Corte… se compondrá de once ministros…”

         Desde la muerte del Ministro J. de Jesús Gudiño en Londres, el 15 de septiembre del 2010, permanecía vacante su alto sitial.

Vergüenza

         Según el informe 2010 de Transparencia Internacional, la República mexicana ocupa el bochornoso lugar 98, de entre los países más corruptos del mundo, su peor calificación de los últimos 10 años, con 3.1, en una escala donde 10 es la máxima. En la lista de las 178 naciones estudiadas, pasó del puesto 89, que obtuvo en 2009, al 98.

Un ministro planchado

         Bajo Reserva (Universal, 11 feb. 2011) anunció: “La designación del nuevo ministro, Jorge Mario Pardo Rebolledo, estaba bien planchadita…. Conocimos la intervención del poderoso grupo de litigantes panistas -Diego Fernández de Cevallos y Fernando Gómez Mont- para promocionarlo. Para la sesión del Senado, don Jorge Mario llegó con su esposa e hijos. Los otros dos no. La familia del ahora ministro fue invitada a pasar al salón Colosio, para observar la votación; parte del equipo de prensa de la SCJN no se le despegó.”

         Abogado por la conservadora Escuela Libre de Derecho desde 1986 (un año antes de su condiscípulo Felipe Calderón), con tesis "La reclamación electoral ante la Suprema Corte de Justicia", Maestría por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de Estudios Superiores y estudió Derecho Civil y Familiar en Barcelona.

         Desde 1982 recorrió desde Actuario hasta Magistrado de Circuito en el ámbito federal. Como juez 2° de Distrito en el Estado de México conoció el caso de Othón Cortés, señalado copartícipe en el asesinato de Luis Donaldo Colosio por la PGR y quien, al parecer, había sido torturado. Pardo Rebolledo le declaró inocente.

“Derecho de Réplica”

         Carlos Ahumada -empresario mexicano de origen argentino- y Ed. Grijalbo cortaron la dominancia informativa del virus de la influenza, abril del 2009, con un libro sobre las entrañas de uno de los más graves escándalos de los últimos años. Con preguntas de 18 periodistas, describe intereses y personajes de poder que concurrieron para fraguar el "videoescándalo" que involucraba a funcionarios del gobierno capitalino y del PRD, para sacar a López Obrador de circulación y la corrupción entre perredistas y autoridades. Afirma que le debían, entre todos, unos 400 millones de pesos. Por negarse a darle garantías, dice, decidió videograbarlos. Revela que exhiben el grado de putrefacción al que habría llegado la vida política: "Carlos Salinas me dio dinero a cambio de los videos. Antes de entregárselos, me hizo llegar aproximadamente 35 millones... me confió que una de las cuestiones negociadas a cambio era la exoneración de todos los cargos que mantenían a Raúl en la cárcel y la devolución de todos sus bienes incluyendo los millones de dólares congelados por la PGR. … fue exonerado el 14 de junio de 2005".

         Contratista de la administración pública del DF desde Manuel Camacho, su fortuna y poder de seducción alimentaron la corrupción que envuelve al país en todos sus niveles.

         En 364 páginas del libro, hace añicos la autoridad moral que pudieran tener los principales partidos. 

Una Ministra

         Debiéndolo tomar con las reservas del caso -por la catadura moral del autor-, en “La ministra y el jefe”, afirma que negoció con el senador Diego Fernández el apoyo de su bancada para que Margarita Luna Ramos llegara a la SCJN. Reclama a su amigo, Alejandro Luna Ramos, dejarlo solo cuando más lo necesitaba. Le dedica varios párrafos del capítulo "Cárcel". Recuerda una relación consolidada:

         “Con Alejandro, hoy magistrado del Trife, con quien compartí por más de 10 años un sinfín de reuniones y fiestas en su casa y en la mía. Margarita Luna Ramos,…, gracias en gran parte a mi intervención y a la negociación de los famosos videoescándalos, llegó a ser ministra…. En enero de 2004, un sábado, llegó Alejandro a mi casa y me preguntó cómo era mi relación con Diego. … Le dije que …buena y me comentó que su hermana había sido propuesta para ocupar el relevo de Juventino Castro. El 2 de diciembre, la fracción del PAN en el Senado, encabezada por Diego, no la había aprobado, a pesar del apoyo del PRI y del PRD. La terna fue devuelta al presidente Fox, obligado a presentar otra.  Alejandro consideraba que en la nueva seguramente iría su hermana y quería contar con el apoyo de Diego y su grupo. Le dije que me dejara ver qué podía hacer, que si lo veía …se lo plantearía. ... me dijo que era una señora muy conflictiva… añadió: "dentro de la relación que estoy teniendo contigo y como una muestra más de mi apoyo hacia tu persona lo haré. El 19 de febrero de 2004, Margarita Beatriz Luna Ramos fue nombrada ministra…”

Honorable

         Honorable es un exigente adjetivo y una montaña moral muy alta de escalar.

         Pero es lo mínimo que se espera de ése –y sus homólogos locales- el más alto Tribunal de Justicia, de sus Ministros y Magistrados, ejemplo para sus subordinados.

 

Cuando Hermosillo duerme…

Masajes, la legalidad de la prostitución

“Cuando agarres un taxi en la noche, solamente tienes que preguntarle por unas ‘morras’, ellos te van a contactar con algunas casas de cita, te dan números de celulares, nombres y hasta cuanto te van a cobrar, ellos te llevan y además se llevan una buena comisión por cada cliente que llevan a los hoteles”: Leonardo, estudiante universitario…

Dossier, 24 ene. 2011. Cuando Hermosillo “duerme”, decenas de personas comienzan a operar en el clandestinaje que les permiten las desoladas calles y la complacencia de algunas autoridades que permiten una sinergia entre quienes ejercen las prostitución, taxistas, encargados de salas de masajes y casas de citas, en una red que constituye “la legalidad de la prostitución”.

Leonardo es un joven universitario de 23 años de edad que los fines de semana busca quitarse el estrés con algunas bebidas y la compañía de una mujer que él denomina “poligámicamente inquieta”.

Para lograr su propósito ya no tiene complicaciones, durante unos 5 meses ha conocido a unos amigos taxistas que van a recogerlo a donde este; lo llevan con “Vanessa”, “Dulce”. “Pamela”, “Andrea” y otras 3 o 4 jóvenes que estudian o trabajan en algunos bares de la ciudad y posteriormente, se reintegran a sus actividades en unas salas de masaje.

“Cuando agarres un taxi en la noche, solamente tienes que preguntarle por unas ‘morras’, ellos te van a contactar con algunas casas de cita, te dan números de celulares, nombres y hasta cuanto te van a cobrar, ellos te llevan y además se llevan una buena comisión por cada cliente”, describe el estudiante.

Normalmente, dice, la acción comienza a las 12 de la noche y hasta las 6 de la mañana, todo depende si es fin de semana y de la afluencia; “aunque es un negocio de muchos, todos salen ganando porque a todos tienes que darle una lana”, asegura.

Además, expone, también existen encargados de hoteles y moteles que también integran esta llamada “legalidad de la prostitución”, quienes por una cierta cantidad alistan los cuartos mientras el cliente espera a alguna joven y con unos mensajes vía celular, la cita se concreta previo pago de mil a mil 500 pesos.

Una ocasión, recuerda, “antes de Navidad, eran como las 3 de la madrugada y nos paro un policía porque supuestamente el taxista se paso un semáforo y por supuesto que le bajo 300 pesos, pero al aclararle que me llevaba a la sala de masaje, le devolvió 150 pesos con un apretón de mano y un ’15, todo bien’, ahí supe que algunos policías saben que ondas”.

Ahora, señala, “en algunas páginas de Internet algunos ofrecen sus servicios a domicilio, se pueden leer leyendas como ‘Hola, Ofrezco acompañamiento para mujeres, servicio completo Date un relax, te prometo satisfacción total, mutua discreción, no es Sala, somos 2 independientes por favor contáctame para ponernos de acuerdo’, entre muchas frases más”.

En Hermosillo, existen cerca de 850 mujeres que ejercen la prostitución en la vía pública y en lugares establecidos como bares, cantinas y “table dance`s”; la autoridad municipal deduce que alrededor de 80 hombres u homosexuales realizan la misma práctica.

La “legalidad de la prostitución” es una relación que se ha ido fortaleciendo los últimos años con la aparición de la salas de masaje, donde en la mayoría de las veces se ejerce el oficio sin que las autoridades intenten poner freno y por el contrario, algunos complacen la libertad de esta actividad ancestral.   

 

EL MERCADER DE VENECIA / "EL MOMENTO HISTÓRICO QUE GESTÓ LA OBRA Y SUS FORMAS SOCIALES"

Lesther Antonio Ortega Lemus

Indice
1. La Nueva Guatemala de la Asunción, martes 4 de julio del año 2000

2. La Obra

1. La Nueva Guatemala de la Asunción, martes 4 de julio del año 2000

            Cualquier producción que venga del hombre, ya sea ingeniería inventora, arquitectura, teorías filosóficas o religiosas, métodos políticos, arte o literatura, es, además de su autor, propiedad de un momento histórico-cultural específico e irrepetible. Las situaciones contemporáneas y previas a la gestación de la obra regularmente van implícitas en ella, como trasfondo ideológico, sostén referencial del contexto, de las acciones y el modo de que éstas son resueltas. Es allí donde se nos recuerda que el hombre es inseparable de una sociedad históricamente definida y que sus obras no están exentas de tan grande fuerza moldeadora, mayor que las fuerzas internas que moldean el paisaje de nuestro planeta.

El Mercader de Venecia, de autoría inglesa (William Shakespeare para mayor puntualidad), es una obra del género dramático y va intencionada a reproducir la conciencia colectiva de aquellas tierras, puesto que es una obra creada para alimentar, tanto a su autor como a sus personificaciones. Resumiendo, la obra tenía que tener un significado y acepciones popularmente aceptadas para tener éxito y un éxito lucrativo además. La mayoría de las estructuras sociales, después de que Shakespeare se consolidara como un genio teatral y lograra vencer la prohibición municipal que pesaba sobre aquel arte, se encontraban presentes en las butacas de aquel espectáculo, y también sobre la escena, magistralmente reproducidas con fidelidad por el literato más influyente de la historia humana.

Es por ello que no podemos obviar algunas situaciones históricas que estaban arraigadas en la conciencia colectiva de aquellos días y que moldearon la morfología de El Mercader de Venecia y le brindaron sus más notables macroformas sociales que subyacen en cualquier obra literaria, y en general, artística.

Al adentrarnos en el análisis de dicha obra en sus formas sociales y artísticas, debemos partir por aquellas que revisten al drama: las artísticas, para luego explicar éstas con las formas sociales, escultoras de las primeras.

2. La Obra

La obra es del género dramático representada entre los años de 1596 y 1597, de allí pasó a las páginas para su lectura y reproducción teatral. Se divide en cinco actos y un total de veinte escenas, repartidas en igualdad en dos localidades geográficas: Venecia y Belmonte. Es una comedia que incluye a los tradicionales, para aquellos días literarios, personajes: el pícaro (esta obra incluye dos, Lancelot Gobbo y Graciano), el héroe o amigo sacrificado (Antonio), la trama romántica primaria (Porcia y Bassanio) y la secundaria (de nuevo encontramos duplicidad: Lorenzo y Jessica y Nerissa y Graciano) y el infaltable antagonista (Shylock).

De la trama en general podemos hablar de que es un tejido de varias tramas, dos principales y varias secundarias, que van en soporte temporal y espacial de las principales.  

Haciendo un recuento de los hechos más sobresalientes de la obra, podemos decir que el montaje encuadra los hechos que se desarrollan alrededor de un acontecimiento decisivo: el deseo de Bassanio de conquistar y contraer nupcias con la bella y rica heredera Porcia de Belmonte. Pero, para lograr su cometido, debe pedir dinero a su mejor amigo: el mercader Antonio. A raíz de que éste comerciante tuviese su fortuna en totalidad invertida en el mar, varios barcos con distintos destinos, no puede entregar aquella cantidad a su amigo, pero se ofrece a servir de deudor frente a un usurero, Shylock, un odiado judío bastante cruel e impío, quien había sido maltratado y ridiculizado por Antonio, en diversas ocasiones pasadas, pero que accede a realizar el préstamo sin intereses, a cambio de que, en caso de incumplimiento del contrato en los tres meses estipulados, él reclamaría una libra de carne del lugar que estipule su antojo del cuerpo de Antonio. Los cristianos acceden al contrato y Bassanio parte en rumbo hacia Belmonte, logra vencer la prueba que separaba a Porcia de poder escoger a su gusto y antojo marido, se decide que se casan ella y él, además de Graciano y Nerissa, cuando arriba un mensaje de Antonio en la que pide el retorno de Bassanio, para que le acompañe en su última hora, puesto que sus barcos, supuestamente, habían perdido la batalla contra la mar y él no podía cubrir la deuda adquirida. Bassanio, ahora rico, marcha de vuelta a Belmonte, lo mismo que Porcia, pero furtivamente y disfrazada de hombre (muchacho), junto a Nerissa para presentarse ante el Dux de Venecia, que era quien decidía el juicio de reclamo presentado por Shylock. Bassanio llega y trata de que Shylock acepte, incluso, diez veces la suma pactada a condición de que desista de su reclamo de "una libra de carne". Por suerte para aquellos dos amigos en aprietos, Porcia llega como un Doctor en leyes, enviado y recomendado desde Padua para asistir al Dux en la interpretación de las leyes de Venecia. A través de una hábil manipulación de la ley, Porcia logra que Shylock salga perdedor ante sus reclamos, con el argumento de que si Shylock, tomando su libra de carne, derrama una sola gota de sangre del cuerpo de Antonio, su vida será cegada inmediatamente, ya que la muerte de Antonio no estaba estipulada en el contrato. Shylock, al desistir de su reclamo, sale aún más perjudicado, dado que, "por haber atentado contra la vida de un ciudadano de Venecia" su vida quedaba en manos del Dux y sus bienes, a partes iguales, divididos entre el estado y el ofendido. La anterior sentencia será revertida sólo a condición de que Shylock se convierta al cristianismo y que deje sus bienes en herencia a su hija Jessica, quien había huido con un cristiano, Lorenzo, llevando consigo gran parte de la riqueza de su padre. Shylock acepta y la obra termina con "justicia" para todos.

Como ya se mencionó, la obra consta de dos tramas principales, entretejidas de tal manera que es imposible concebir una sin la otra. A través del resumen anterior, es posible entrever que las dos principales tramas son: la travesía de Bassanio para conquistar a Porcia y la venganza que Shylock pretende llevar a cabo sobre Antonio.

Las tramas secundarias, tales como el amor de Jessica y Lorenzo, el matrimonio de Nerissa y Graciano y otros hilos de la historia que persiguen un solo fin: enriquecer las dos principales líneas.

Con las formas artísticas-estructurales definidas, es menester develar las formas sociales, y por ende jurídicas presentes en la obra.

Como ya quedó establecido, Shakespeare nos abre una ventana al momento histórico cultural que Inglaterra vivía al momento de la gestación de El Mercader de Venecia. Y a través de ella podemos observar varios factores sociales y jurídicos de relevancia en el presente estudio. Entre ellos podemos mencionar: la discriminación racial, presentada como antisemitismo, discriminación sexual, como machismo, o descalificación de la mujer frente al hombre, la difamación e injuria, la competencia desleal, el engaño, la arbitrariedad legal, la represión de la libertad de culto, el robo, la presión por influencias oligarcas, y otras formas sociales, tales como la propiedad privada, la esclavitud, el clasismo, la venganza y la piedad.

Todas estas formas sociales se encontraban vigentes en aquel siglo, tanto en la Bretaña como en las ciudades de Italia. Algunas incluso legalizadas, como son el caso de la esclavitud, la discriminación étnica y religiosa, tanto como la segregación de la mujer en la sociedad, en desmedro de su capacidad intelectual y humanista.

En prioridad, trataremos primero un tema que ha sido estudiado por muchos años, tanto por los literatos como por los sociólogos e historiadores: la imagen de antisemitismo presente en la obra, y por ende en Shakespeare.

La obra de El Mercader de Venecia, fue gestada en la Inglaterra de la Reina Elizabeth I, que logra una unidad relativamente fuerte en el Reino Unido y una imagen política exitosa, ensalzada con sus victorias militares, como la de su marina sobre la Armada Invencible española.

Las acusaciones de antisemita que pesan sobre Shakespeare, a mi criterio, se pueden desvanecer y dejar esta tendencia justificada por los factores histórico-sociales de aquellos días en esa nación.

Uno de ellos es la idea generalizada de que los judíos eran inferiores y debían de ser odiados por razones religioso-históricas. Esta idea es el producto de varios años de discriminación y persecución que los judíos sufrieron en la Bretaña hasta su expulsión definitiva en 1290. De allí en adelante, sin su presencia y por sus antecedentes, los judíos se convirtieron en el alimento de la ficción popular y con una imagen anacrónica y tergiversada. Es esta imagen de asesinos e impíos la que Shakespeare recibe como parte de un acervo cultural desfavorable para aquellos injustamente etiquetados extranjeros. Otro factor importante por el cual el autor crea un antagonista judío con las características puntuales de Shylock, es por esa misma imagen tan arraigada en la mente de sus ineducados espectadores. Más sin embargo, Shakespeare no deja de mostrar el lado humano de Shylock en su alegatoria: "...¿por qué? Porque soy judío. ¿Y el judío no tiene ojos, no tiene manos, ni órganos, ni alma, ni sentidos, ni pasiones? ¿No se alimenta de los mismos manjares, no recibe las mismas heridas, no padece las mismas enfermedades y se cura con iguales medicinas, no tiene calor en verano y frío en invierno lo mismo que el cristiano? Si le pican, ¿no sangra? ..."Él no podía tratar siquiera de mover aquel concepto, por muy humanista y culto que Shakespeare fuese, de las mentes del público, porque se le tildaría de amante de judíos y se le censuraría. Es importante recordar que Shakespeare hacía teatro para vender, no por vocación artística "ad honorem" o por amor al arte. Pero aun así deja patente que Shylock no es un villano solamente por sus raíces étnicas y religiosas, sino por antiguos maltratos por parte de los venecianos cristianos, en especial de Antonio (Shylock: "Señor Antonio, innumerables veces me habéis reprendido en el puente de Rialto por mis préstamos y usuras, y siempre le he llevado con paciencia y he doblado la cabeza, porque ya se sabe que el sufrimiento es virtud de nuestro linaje. Me has llamado infiel y perro; y todo esto sólo por tu capricho y porque saco el jugo a mi hacienda, como es mi derecho. Ahora me necesitas y vienes diciendo ‘Shylock, dame dinero’. Y esto me lo dice el que derramó su saliva en mi barba, quien me empujó con el pie como a un perro vagabundo que entra en casa extraña."), y una conciencia histórica que no le permite olvidar que los sufrimientos que su raza ha llevado hasta aquel momento se lo debe al mundo cristiano, y había más por llegar (el Holocausto durante el nazismo alemán). Es decir, su amargura y dureza, su sed de venganza no es injustificada o antojadiza. Su aberración hacia Antonio está plenamente avalada por las afrentas que el último apuntaló contra Shylock, y asegura estar dispuesto a reincidir ( Antonio: "Volveré a insultarte y a escupirte en la cara."). Otro factor para que Shylock odie a Antonio es la competencia desleal en el negocio de la usura, única fuente de ingreso para el judío. Antonio no cobraba intereses por los prestamos que realizaba, alegando una conciencia cristiana, mientras que la misma segregación racial que se vivía en aquel tiempo, relegaba a los judíos de todas las demás actividades lucrativas de la sociedad, obliga a la mayoría de los judíos a vivir de la usura, dejándolos sin más opción que cobrar intereses de los préstamos que realizaban.

Es así como se justifica la tendencia hacia el antisemitismo con el que se señala a Shakespeare por hacer ver a su villano judío tan malvado e impío, a extremo de adorar más sus riquezas que a su hija.

Otra situación de discriminación que se da en la obra, la realiza el mismo Shylock hacia su criado Lancelot Gobbo, pero es de tipo económico. Shylock lo maltrata y abusa de él por éste ser pobre e inferior socialmente a él. También lo hace en forma de descargar su ira contra los cristianos y sus abusos, ya que Lancelot es cristiano y Shylock está en su pleno derecho a disponer de su criado hasta en su vida como a un objeto.

Algunos observan un tipo de abuso sobre su hija Jessica, al tenerla cautiva y no amarla lo suficiente como para ponerla por sobre sus bienes. Este estado es remediado por Jessica y Lorenzo, su amante, al huir de su casa y de Venecia con las riquezas de Shylock.

Avanzando en estas formas sociales de discriminación, encontramos una forma de sexismo por parte de Shakespeare. Acá a las mujeres se les presenta como inferiores a los hombres en todo ámbito.

Para ejemplificar lo anterior, presento el caso de Jessica. Ella no pudo solventar su yugo sin la ayuda de un hombre, y no es hasta después de estar con él cuando se vuelve capaz, incluso de manejar la hacienda de Porcia en su ausencia.

Otra muestra de lo anterior, pero aún más grotesco, es el caso de la misma Porcia, que, atrapada por su padre con la prueba de los cofres, le menosprecia en razón de que ella tenga la suficiente madurez y sabiduría como para escoger a su marido por sus medios y buen criterio. Se le muestra como una joven fantasiosa y hasta caprichosa, carente de razón y criterio, hasta que se desposa con Bassanio. Es como si no pudiera llegar a valor lo que vale un hombre hasta que es de alguno. Después de su compromiso con Bassanio, se convierte en la salvación de Antonio al, inteligentemente, hacerse pasar por un abogado (nótese que no se puede presentar como una mujer para lograr respeto, otra forma de aquellos días, que privaba a las mujeres de la educación institucionalizada y superior) llevando por nombre Baltasar. Con habilidad reverenciada por los presentes, interpreta la ley a manera de salvar a Antonio y condenar a Shylock, a tal punto que queda totalmente alienado: pierde sus bienes a favor de su hija Jessica y pierde su religión, que tan acérrimamente había defendido frente a la ciudad. En resumen, Porcia pasa de una ilusa niña a una erudita y sabia mujer, que salva mejor que un hombre a Antonio.

Con lo anterior descrito, y por la brevedad del presente trabajo, pasamos al análisis del hecho cumbre de la obra: el juicio.

El juicio es producto del reclamo procedente de Shylock a raíz del incumplimiento de contrato de usura por parte de Antonio. Este contrato contemplaba que, en caso de incumplimiento puntual de la paga, Shylock tendría derecho a reclamar una libra de carne del cuerpo de Antonio. Los tres involucrados acceden a tal condición y firman sin demora. Por mala fortuna, Antonio pierde parte de su fortuna en el mar y la otra se retrasa. Esto provoca que el plazo caduque y que Shylock reclame su condición. Se presenta ante el Dux de Venecia, máxima autoridad de aquel estado, entonces independiente del resto de Italia.

Ante la planteada situación, el Dux se encuentra con un conflicto, una dicotomía, puesto que, por un lado estaba su amistad y lealtad con su religión y con Antonio y por otro su obligación de hacer cumplir la ley para satisfacer a un cruel enemigo. El problema radica en que, Venecia, como una ciudad mercante, dependía de sus inversionistas para mantener su prosperidad y opulencia, y la mayoría de ellos eran extranjeros. Si el Dux favorecía a un ciudadano por sobre un extranjero tan arbitrariamente, las leyes de Venecia perderían toda credibilidad y los inversionistas no tendrían ninguna certeza de que la ley sería su amparo con un antecedente como el anterior.

Sin otra salida que acceder al alegato de Shylock y sacrificar a un amigo personal, el Dux pide asesoría legal a un doctor de Padua, el Doctor Belario, también amigo de Porcia, con quien logra un acuerdo y el primero la recomienda como un joven pero sabio Bachiller en leyes. Porcia se presenta ante el tribunal como un docto interpretador de la ley y trata de convencer a Shylock de resolver el caso por el lado económico, aceptando el dinero que Bassanio le ofrecía. Su negativa le hace remembrarle la virtud de la piedad, a lo cual tampoco accede Shylock.

El tema de la piedad también es muy importante en la obra. Shylock nunca menciona a la piedad como una alternativa, ni siquiera para su propia salvación, mientras que los cristianos la mencionan muy a menudo. Lo anterior tiene varias respuestas. Una de ellas es que los venecianos demuestran con su uso secular e interesado de la piedad, que son una sociedad con hambre de poder, hipócrita y falsa samaritana. La otra respuesta puede provenir de la formación de cada uno de los grupos religiosos representados en la obra. Los cristianos basan su fe en el nuevo testamento de la Biblia, en donde se presentan los valores de la piedad y el perdón como características de Dios, mientras que los judíos basan su religión exclusivamente en el antiguo testamento, en el cual Dios es personificado como más estricto, vengativo y hasta cruel por su inflexibilidad.

Las anteriores respuestas conforman mi planteamiento frente al tema de la piedad y las posibilidades del porqué cada grupo, a pesar de sus intereses, mueve por distintos senderos tal virtud.

Otro dato importante es que Shylock es derrotado por su sinceridad y su poca astucia.

Esto queda demostrado con sus alegatos de venganza y odio hacia Antonio y los cristianos en general. También es aquí donde queda al descubierto la trama central del libro: la lucha por el poder.

Shylock busca un poder no entre las estructuras cristianas, sino por sobre ellas. Pretende vencer al sistema utilizando al sistema. Él no desea una reivindicación ni aceptación dentro de los cristianos, puesto que ello significaría una devaluación social que lo dejaría desnudo y desprovisto de toda defensa, ya que aceptaría la inferioridad de su condición semita y la superioridad de la cristiana. Además que, a través del juicio, él demuestra su odio contra la cristiandad completa, descargándolo sobre Antonio. Pero su error, como ya lo mencionamos, fue su falta de astucia, ya que se olvidó de que las leyes de Venecia fueron creadas para proteger a sus creadores: los venecianos, en especial, los pudientes. Es por ello que resulta derrotado por la hábil manipulación que Porcia hace de las leyes venecianas y logra revertir la situación, dejando a Shylock sin posesión alguna, haciéndole perder hasta lo más importante pare él: su religión.

La otra parte de la trama central la conforma Bassanio y su lucha por el poder económico, es su "arriesgada" movida. Poniendo en peligro la vida de Antonio, Bassanio logra desposarse con una rica heredera y reivindicarse socialmente ante la Venecia mercante, que valoriza, más que la nobleza que poseía ya Bassanio, la riqueza económica producida o heredada. Bassanio logra tal meta la ser absorbido por asimilación a la elite a la que Porcia pertenecía. Con la unión, el más beneficiado fue Bassanio, quien ya reconocía el potencial de su posible matrimonio en materia económica desde el principio de la obra, dejando patente que su matrimonio, más que por amor, era por interés.

El porqué de que uno triunfara y el otro fracasara reside en la situación cultural que cada uno vivía: Bassanio compartía una cosmovisión con Porcia y las mismas valoraciones culturales, al ser ambos nobles y cristianos. Shylock fracasa por su incompatibilidad con el mundo y el sistema cristianos. Al ser odiado por el sistema y él odiarlo por su dureza con su persona, no logra comunión y armonía para tilizarlo.

Es así como concluye el presente estudio que, aunque breve, trató de encerrar la esencia de mi pensamiento para con la obra El Mercader de Venecia, de William Shakespeare. Condensándolo, he de decir que es una obra que retrata fielmente el momento histórico-cultural que vivía la Gran Bretaña y el que vivía el mismo Shakespeare personalmente, con su conciencia y su acervo heredado. Es una obra que encierra el odio y la venganza, tanto como el amor y la suerte, en una lucha en dos sentidos y por dos

 

EL PERFIL DE UN BUEN MAESTRO UNIVERSITARIO

Héctor Rodríguez Espinoza*

            “Quienes frecuentamos, entre 1925 y 1930, las Facultades de Jurisprudencia y Filosofía,  tuvimos muchos buenos profesores y dos grandes maestros, en la más grande acepción de esta palabra: Antonio y Alfonso Caso. La diferencia entre ellos y la mayoría de nuestros catedráticos era, precisamente, la que separa a estos dos términos: maestro y profesor. El profesor es para el alumno la persona que cumple, con mayor o menor acierto, su función académica específica y nada más; el maestro, en cambio, no únicamente enseña, también educa. La acción de aquel se desenvuelve y concluye dentro de marco estrecho de la asignatura y el aula ; la de éste rebasa tales límites y proyecta su influencia formadora sobre el horizonte total de la existencia del discípulo.  El profesor trasmite conocimientos, el maestro  hace pensar, es guía para la vida y suscita vocaciones y entusiasmo. De ahí que, a la diferencia entre profesores y maestros corresponde, en el polo opuesto, una distinción paralela entre alumnos y discípulos, pues el profesor tiene alumnos, en tanto que el maestro, quiéralo o no, pronto se ve rodeado por un grupo, más o menos grande, de fieles seguidores”.

                                                                                                                                                               Eduardo García Maynez

Mensaje en acto de homenaje a su obra   Escuela de Derecho,    Universidad de Sonora, Noviembre de 1975.

            I.- Durante 38 años he ejercido la docencia con alumnos de niveles educativos que van desde la secundaria hasta cursos de posgrado en Derecho y Ciencias Sociales.  De este período he extraído un cúmulo de experiencias de gran calidad, pero también me han producido una cotidiana y martillante pregunta, que no se agota en la hora de clase frente al grupo de alumnos, sino que me acompaña - con demasiada frecuencia - cuando analizo, en serio y de cara a mi conciencia, la natural interrogante: ¿Qué es ser profesor o maestro universitario ? (en el doble sentido de este último concepto: que se es de extracción universitaria, y que se enseña en el ámbito universitario). O bien, formulada la cuestión en términos de un juicio estimativo: ¿Qué es ser un buen profesor o un buen maestro universitario? (Deliberadamente suelo diferenciar, en todos los casos, los términos profesor y maestro, ya que comparto la opinión de los maestros Antonio Caso y Eduardo García Maynez, contenida en el epígrafe de este texto).

            No creo que mis reflexiones sean aplicables a todas las disímbolas situaciones que, dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, se suscitan en nuestras Universidades, si bien todos los docentes que las habitamos académicamente, estamos bajo el manto del  mismo tipo de Institución de corte decimonónico, en donde se privilegia la dogmática y monologante presencia del “magister dixit”. Sin embargo, estoy cierto de que, a más de un caso de docentes en mi entorno, les interesa compartir una experiencia didáctica que ya rebasa las tres décadas.

            Es claro e imperativo que la naturaleza elemental y breve de este artículo, impiden profundizar y extenderme en disquisiciones científicas o filosóficas, muchos menos ideológicas, acerca del fenómeno educativo superior. Me propongo, tan sólo, concretar un esbozo general, a la vez que suscinto, de lo que puede constituir un perfil de este coprotagonista del cotidiano proceso transmisor de la cultura, sobre cuyo papel, honesto o deshonesto, se pueden fincar, tanto la formación universitaria de generaciones de agentes transformadores de la realidad, como también la diseminación de mortales gérmenes patógenos, reproductores de estructuras socio-económicas y culturales ya caducas u obsoletas, cuando no podridas. (El otro coprotagonista - el alumno/ discípulo - y, en particular, la naturaleza del bagaje cultural con el que lo recibimos  en la Universidad, es otro tema a tratar)

            II.- Planteado y acotado el tema, paso a expresar, anticipadamente, el juicio toral que anima este texto, y que desarrollo a continuación: para ser un buen profesor y maestro universitario, además de la vocación y de la honestidad – que se dan por supuestas -, se requieren: 1). Asistencia y puntualidad; 2). Dominio del contenido programático de la materia que se imparte; 3). Posesión de un método didáctico y pedagógico; y 4). Práctica de la evaluación de los alumnos con seriedad, conciencia y respeto a uno mismo, equidad con el alumno y responsabilidad con la institución y con la sociedad.

            Hagamos un breve análisis de cada uno de estos puntos:

1.- Asistencia y puntualidad.- Estas dos íntimamente ligadas exigencias, por elementales, suelen pasársenos inadvertidas (confieso que yo las incorporé a este texto en el último momento de su elaboración).

            Pero es que la primera y sine qua non condición para que se establezca la relación alumno/discípulo-profesor/maestro, en el sistema escolarizado o no abierto, es la puntual presencia física del segundo de ellos. En vez de exponer sabidas consideraciones sobre estas dos virtudes, preguntémonos: ¿Cómo podría trasmitirse la temática del programa de una materia, en la sistemática impuntualidad o en la ausencia relativa o absoluta - suele haber casos - del guía de tan delicado proceso?

            2.- Dominio del contenido programático de la materia que se imparte.- Me refiero a una  comprensión general y suficiente de la ciencia que se cultive y una comprensión  profunda de la disciplina particular que se imparte, aparejada con el amplio dominio de los temas que integran el programa de tal materia.

            Pongo un ejemplo: un profesor o maestro de Introducción al Estudio del Derecho deber tener: una comprensión general y suficiente de la Jurisprudencia - la ciencia de carácter social o del espíritu, diferenciada de las demás ciencias de la naturaleza o exactas -, y del sistema jurídico mexicano; y una comprensión profunda y un pleno dominio de los temas de esta materia: a) Noción del Derecho, teoría kantiana de los imperativos, deslinde del Derecho de los otros  órdenes que regulan la conducta humana, fuentes del Derecho, clasificación de las normas que lo integran, problemática de las relaciones entre el Derecho y el Estado; b) Disciplinas fundamentales y auxiliares que estudian al Derecho; c) Conceptos jurídicos fundamentales; y d) Principales problemas de la técnica o aplicación del Derecho a los casos concretos de la vida práctica.

            3.- Posesión de un depurado método didáctico y pedagógico.- Me refiero a una técnica, más o menos decantada, en el terreno de la didáctica y la pedagogía, que le permita al profesor/maestro trasmitir a sus alumnos/discípulos, mediante las doctrinas más trascendentales y ejemplos más prácticos - preferentemente tomados de la experiencia del docente en su vida y ejercicio profesional -, los conocimientos del programa de la materia. Ciertamente se han ensayado uno y mil procedimientos más o menos científicos para mejorar un adecuado método de enseñanza-aprendizaje.

Eduardo García Máynez advierte: “Las críticas contra la llamada 'enseñanza verbalista' se justifican, sobre todo, por que amén de fomentar el dogmatismo del docente, reduce al mínimo la intervención del alumno, haciendo de él un receptor pasivo, en vez de darle ocasión para que ejercite sus espíritu crítico y se convierta en un empeñoso compañero de búsqueda. Esto, precisamente, es lo que maestro y discípulo deben hacer juntos: descubrir, al menos, los límites del conocimiento, tener clara conciencia de los problemas y esperar de una renovada discusión de las aporías, respuestas más satisfactorias. Jamás podrá superarse el método del viejo maestro que, al dialogar con la juventud en las plazas, gimnasios y pórticos de Atenas, decía haber heredado las profesiones de sus progenitores, ya que, como su madre, era partero de espíritus y, como su padre, escultor de almas”.

 Pero,  sea el que fuere el que se adopte, deber ser con toda honestidad y con el convencimiento de que es el más idóneo para la personalidad de cada educador, para el tipo de disciplina y para las características del grupo de que se trata en cada caso. Todo ello “para hacer fácil lo difícil”, uno de los pequeños grandes  secretos del buen Maestro.

            4.- Práctica de la evaluación de los alumnos con seriedad, conciencia y respeto a sí mismo, equidad para con el alumno y responsabilidad para con la escuela y con la sociedad.- En esta última y definitiva etapa del proceso educativo, en la que más se evidencia quién tiene “el sartén por el mango”, es necesario contar con un procedimiento de evaluación lo más objetivo posible que garantice, para cada alumno, que la calificación asignada corresponde, efectivamente, al porcentaje requerido de conocimientos que se aprendió y que logró comprobar en la evaluación practicada. Con esto se obtendrá un resultado satisfactorio, justo y convincente para el alumno, el profesor y la unidad académica. Tan pernicioso e injusto para cada uno de ellos es una calificación reprobatoria para el alumno que demostró que sabía lo suficiente, como una calificación aprobatoria para el alumno que no lo demostró.

            III.- Para corroborar el carácter imperativo que reviste la necesaria conjunción de estos cuatro elementos - y descalificando los supuestos de catedráticos que sólo posean dos, uno ¡o ninguno! de estos atributos (que los hay), basta suponer un caso en el que algún docente reúna sólo tres de tales requisitos, pero carezca del cuarto - que puede ser cualquiera de ellos -, y estaremos convencidos de que no estamos frente a un buen profesor o un buen maestro universitario. Es lo mismo - permítaseme el ejemplo - que si pretendiéramos sostener de pie a una mesa cuadrada que le faltase una pata.

En efecto, el mismo fracaso lo representarán cualquiera de las siguientes hipótesis:

a). Un docente con un pleno dominio de su materia, con una excelente técnica didáctica y con un adecuado y justo sistema de evaluación, pero que  casi nunca asista o llegue a tiempo a clase (profesor cometa).

b) Un docente con un admirable récord de asistencia y puntualidad, con una excelente técnica didáctica y pedagógica y con un justo sistema de evaluación, pero que desconoce el mínimo del contenido programático de su materia (profesor ignorante).

c) Un docente con un admirable récord de asistencia y puntualidad, con un pleno dominio de la materia y con un justo sistema de evaluación, pero con una pésima técnica didáctica y pedagógica (profesor chambista).

d) Un docente con un admirable récord de asistencia y puntualidad, con un pleno dominio de su materia y con una excelente técnica didáctica y pedagógica, pero con un injusto sistema de evaluación (profesor barco o arbitrario).

            Me ha resultado muy aleccionador, en mis grupos de alumnos próximos a egresar tanto de Universidades públicas como privadas, confrontar este paradigma con el conjunto de sus profesores, aproximadamente medio centenar en sus carreras. Los resultados son pedagógicos. Invito a Usted,  Directivo o Maestro, a que aplique el método comparativo y obtenga sus propias conclusiones.

            Sea lo que fuere, estoy plenamente convencido de que, cuando cada profesor y maestro reunamos estas cuatro pequeñas grandes cualidades, aún moviéndonos dentro del laxo marco que se transita de la aceptable medianidad a la laudatoria excelencia, el problema de la calidad de la enseñanza universitaria estará resuelto.  Y con ello, muchos otros problemas - si no todos – lo serán también por añadidura.

 

LA CASA DE LAS DELICIAS

Cuento

Olga Rodríguez Siqueiros

             LIBIA Y YO SOMOS AMIGAS desde la primaria. En aquel entonces ella vivía en la Roma norte; yo, en la Roma sur. Recuerdo que en la prepa, a Sor Jerónima, maestra de historia. Libia la llamaba "Sor Yeyé", y a la superiora "Mi querido capitán"; por eso me caía bien, hacía cosas que el resto de las compañeras no nos atrevíamos. Siempre pensé que sus desplantes y bromas de doble sentido le hacían gracia a las sores: "Libia, si continúas así, tendremos que llamar a tus padres". Nunca lo hicieron.

            Apenas terminó la prepa se casó con Carlos, un corredor de Fórmula 1. Todas las sores asistieron a su boda. Fui su madrina de ramo. A los dos meses de casada Libia perdió a su esposo en un entrenamiento en la Magdalena Mixihuca. En esos días ingresé a la universidad en donde conocí a Luis, con quien me casé. También yo invité a las sores a mi boda. No pudieron asistir, pero hicieron el pastel.

            Libia no se volvió a casar, pero dos años después de muerto su marido tuvo un romance del que nació Dionisio. "Jamás lo he vuelto a ver", me dijo cuando le pregunté quién era el padre. "Fue en uno de mis viajes." Dionisio tiene hoy veinte años.

            Hace poco comimos juntas. Libia entró al restaurante con su belleza de siempre. Durante la conversación yo nada más pude asentir o negar con la cabeza y en ocasiones hacer una que otra exclamación. "Jugamos al póquer todos los días, me contaba Libia, ganamos y perdemos. A mis compañeras de mesa ya ni al súper les gusta ir. Jugando alivian el abandono en que las tienen sus maridos. Son unas quejumbrosas, pero eso sí, cómo les encanta hablar de sexo, de comida afrodisíaca, de cómo conservar el cuerpo en forma y del gusto por los buenos vinos". Ya más seria me habló de su hijo: "Dionisio no me da problemas. Es tan buen estudiante".

            Después de un mes, Libia me telefoneó para preguntar si comeríamos juntas.

            —¿A donde crees que fui con las del póquer? —me dijo

            —(...)

            —Al "Chippendale". Luego te platico—, amenazó. Nos vimos en el restaurante.  

            —Es la primera vez que asisto a una cosa así —, comenzó Libia en voz baja.

            —Hubieras visto, está lleno de señoras, de perfume, de nubes de tabaco. Ordenamos la botella de champagne obligatoria. Parecíamos estar esperando un desfile de modas. Al rato, las luces en el escenario disminuyeron y que salen los muchachos a ritmo de tambores... ¡Guapísimos! Un policía, un vaquero, Valentino, un gaitero escocés, Drácula, la Bestia... parecían serpientes lujuriosas. Aullábamos mientras ellos se quitaban la ropa. ¡Qué pompis! Sostenida de un hilo una hoja de parra les cubría el sexo. Un mesero se acercó a la mesa ofreciéndonos boletos para los servicios de los muchachos. Había de diferentes precios: tanto por bailar con ellos, tanto para que frente a una bailen cachondo. También por un beso. Muchas los compraron, otras deslizaron algún billete adentro de la tanga aprovechándose para palpar. No recuerdo quién habló de otro lugar; "Pero eso sí, nos dijo: hay que hacer reservaciones".

            Divertidas, Libia y yo nos despedimos al terminar el café.

Hace un momento Libia me telefoneó.

            —Norma, ven a la casa lo más pronto que puedas-. Decidí llegar en taxi. Apresurada, subo directamente a su recámara. Libia camina crispada por el dormitorio.

            —¡Fue hace dos horas, Norma!

            —¿Qué fue hace dos horas?

            —Fui con mis amigas, a plena luz del día. Hay un jardín que parece bosque. Dirás que soy una idiota, pero está precioso, no sabes cuántos verdes tiene.

            —¿Qué te pasa, Libia?

            —Espérame... Tiene guacamayas en los árboles y palapas. Entramos a una. En el centro de la mesa estaba enfriándose una botella de vino. La música, a tono.

            —¿Qué estás cuete, Libia?

            —Más que eso. Fíjate bien, nos dijeron que si queríamos nos surtían la lista del súper para estar tranquilas. Yo no acepté, mis amigas sí.

            —¿Y después?

            —De ahí nos fuimos a la piscina en el interior de la casa. Una docena de cuerpos se paseaba en tanga, y nos dijeron que había más, los especiales. Ante mi curiosidad una del grupo me dijo: "Ni te preocupes, máximo un masaje: fricción del cuerpo con fines medicinales". Compré un boleto de "especiales". El diecinueve, Norma, el 19. Mi contraseña era "Amor".

            —¿Y?

            —Nos entregaron un antifaz blanco para usarlo en la sala del show. "Fetichistas", dijo alguien. Olía a perfume de hombre. Las butacas están forradas de piel en blanco y  negro.

            —¿Tuviste una pesadilla, Libia?

            —...la decoración me impresionó. La luz entraba por unos vitrales: unas palomas perseguidas por cuervos. De pronto, la estancia quedó a obscuras. En una pantalla gigantesca surgió la imagen de caballos briosos. Un tambor, un triángulo y unos platillos sonaban suavemente. Las percusiones crecieron hasta que el último de los animales desapareció de la pantalla. Después, el silencio, un rayo láser; uno a uno los muchachos entraron. Un antifaz negro les cubría casi todo el rostro. La tanga también era negra. Bailaban rudo, con ritmo. Cada movimiento provocaba gemidos en la sala.

            —Y tú, ¿qué hacías, Libia?

            —Tenía ganas de abrazarme a ellos. Terminó el espectáculo, a las que teníamos boleto nos llevaron a una estancia numerada. Entré al 19. Me puse el antifaz. El cuarto estaba en penumbra. Me quedé en ropa interior cubierta con la bata blanca de satín que colgaba de un gancho y me acosté boca abajo. Escuché cuando abrió la puerta. Me dio un vuelco el corazón. No me moví. "¿Amor?" preguntó. —Sí —contesté quedito. Comenzó a besar mi nuca, mis hombros. Con habilidad me quitó la bata, desabrochó mi sostén... besó mi espalda. Rozó mis senos mientras me retiraba el brasier. Tiernamente me dio vuelta. — ...  (Completa el relato)

 

¡Mamá! —gritó. Estaba en brazos de mi hijo. ¡El 19, Norma, el 19. Me quiero morir!

          

CERO – ¿O MENOS? - TOLERANCIA 7

Por Héctor Rodríguez Espinoza.7

En París, el 17 de marzo pasado, el alcalde de Washington, Anthony Williams, se pronunció por que en la ciudad de México se adopte el programa Cero tolerancia, mecanismo que reduce los índices delictivos – problema en las grandes ciudades -, pero la jefa de gobierno Rosario Robles, enfatizó: “No es con la pena de muerte, la silla eléctrica o endureciendo las penas como se va a resolver este problema.”7

¿Qué es la Cero tolerancia? Rubén Aguilar Valenzuela nos ilustra: En 1990 hubo en la Ciudad de Nueva York 2 mil 262 asesinatos y para 1998 se redujo a 629, la más baja desde 1964. En 1998 hubo 20 mil delitos menos que en 1997. Su número ha descendido increíblemente. Nadie imaginó que en tiempo tan corto se resolviera la violencia de una ciudad en la que, a fines de los 80 era imposible vivir. Hoy, “la gran manzana” es la más segura de las grandes ciudades de EU, sus habitantes han recuperado el orgullo de vivir en ella, ha vuelto a prosperar económicamente y permitió el regreso de empresas. ¿ Qué acciones se implementaron que expliquen este cambio formidable en menos de diez años?. 7

El origen es la Cero Tolerancia: si un delito menor se deja sin castigo, el culpable después necesariamente cometerá otros mayores. El crimen hay que atacarlo desde el primer momento, por leve que sea. Su autor es Rudolph “Rudy” Giuliani, nieto de emigrantes italianos e hijo único de una familia de trabajadores de Brooklyn. Su padre se inició como plomero y su madre dejó la escuela, quería ser maestra y emplearse en labores contables. Al terminar su carrera de Derecho en la Universidad de NY, Giuliani entró a la fiscalía general adjunta, tercera autoridad judicial del Estado, donde combatió frontalmente a la mafia impune. En los 80 persigue a personajes corruptos de empresas de Wall Street. 7

¿CERO O MENOS TOLERANCIA?

Héctor Rodríguez Espinoza

El programa Cero Tolerancia fue creado por el Alcalde de ueva York, Rudolph Guliani.

Giuliani, aspirante al Senado contra Hillary Clinton, carece de simpatía popular y tiene malas relaciones públicas y políticas y con los medios, a quienes considera enemigos. Se le acusa de racista, en donde habitan  diversos grupos del mundo. Pero en los comicios, los ciudadanos votan por él, por que es el que mejor ha gobernado y propiciado que gocen de una ciudad viva y segura de la que están orgullosos. Su integridad moral nunca se cuestiona, condición para operar un programa como éste. A las críticas, responde: “Como no pueden criticarme de mafioso, me llaman fascista. Aquí, si no eres de la mafia, eres fascista”. 7

            La Cero Tolerancia asigna un nuevo papel a la policía, cuyos comandantes son los responsables de evitar y reducir el crimen. Se les pide cuentas y están sujetos a intensa presión y exigencia, como a cualquier profesional. El trato que se les da y los resultados - precisos, sin pretextos para la auto complacencia - que se les pide, son los que se le solicitan a un funcionario de la banca o la industria. Con base al desempeño, se otorgan las nuevas responsabilidades y ascensos.

            La tesis se sustenta en una clara decisión política y en un esfuerzo agresivo y permanente por profesionalizar técnica y moralmente a la policía. Los especialistas destacan la Unidad del Escenario del Crimen (CSU, Crime Scene Unit), integrada por sólo 68 Agentes del Alto Nivel, responsables de trasladarse de inmediato al lugar de los hechos para recolectar evidencia y no dejar cabos sueltos. Ahora se resuelven casos que quedaban siempre pendientes.         Un ejemplo: “Un buen ladrón hace dos trabajos al día. Si se le encarcela durante una semana por colarse en el metro, hay 10 o hasta 14 robos menos. Si se multiplican por 100, por 1000, así es como desciende el número de delitos. Cuando está en prisión, no está pegando tiros, ni recibiéndolos, ni comprando drogas”, con las que sucede igual. La acción dirigida a romper las redes de distribución, reduce dramáticamente la compra de drogas fuertes. No se resuelve la adicción, pero obliga al adicto a recurrir a drogas menos nocivas.

            El trabajo cada vez más sofisticado de la policía ha encontrado, por ejemplo, que quien se “cuela” en el metro comete otros delitos y quien dispara y asesina nunca paga en el metro. Si se detiene a gente que comete delitos absolutamente menores, es porque así se está evitando – lógico - otros mayores. Actualmente se opera en el esquema de los procesos de calidad: en la medida que se resuelven los problemas, se eleva la exigencia y las metas de la acción.

            El éxito de la Tolerancia Cero tiene otra cara: desde 1989 el Estado de NY ha destinado 600 millones de dólares para la construcción de cárceles, pero recortó dramáticamente en 700 millones de dólares para la educación superior. Se argumenta que esas cifras corresponden al Estado y no a la ciudad y que no es culpa del programa que en las cárceles de la ciudad hay ahora más negros e hispanos que en todas sus universidades.

            Hay riesgos: en febrero de 1999, el inmigrante y pobre africano Amadou Diallo fue detenido la madrugada, por 4 policías en el bronx y al tratar de sacar su cartera del bolsillo – Cero tolerancia -, le dispararon 41 veces, impactándolo 19. El Jurado popular, trasladado a Albany, recientemente desestimó la acusación de homicidio involuntario y abuso de fuerza y resolvió que – toda la tolerancia del mundo - ¡no eran culpables de absolutamente nada!. En marzo, dos adolescentes, quienes con armas de juguete intentaron robar a dos policías – Cero tolerancia - , fueron abatidos a manos de éstos. La lista es larga.

            En Texas, un ladrón joven pero habitual fue recientemente condenado a 16 años de prisión, por el robo de ¡una barra de chocolate sniker’s!

La Cero tolerancia debe aplicarse, en la prevención y en los procesos penales, tanto con los delincuentes comunes como con los peores: los delincuentes con placas, uniformes y armas del gobierno: los policías. 7

Salvado el riesgo anterior, ¿la experiencia de NY es aplicable en el D.F., Toluca, Tijuana, Juárez, Guadalajara, Culiacán, Hermosillo – pequeños D.F.s -, asoladas crecientemente por la delincuencia organizada? 7

Quizá todavía no Cero tolerancia, pero sí Menos tolerancia.

Ahora que reanudó la Procuraduría de Justicia del Estado la capacitación a las policías municipales del Estado, capacitemos integralmente a nuestros agentes y sensibilicemos culturalmente a la sociedad.

 

LA CADENA PERVERSA DE LA INGRATITUD

Por Héctor Rodríguez Espinoza

El lugar, un conjunto residencial y aristocrático al fresco norte de la ciudad. Un sábado por la noche, mientras el Sr. Licenciado disfrutaba su espectáculo deportivo favorito en televisión, se quedó profundamente dormido y …

…escuchó a lo lejos un intercambio de frases en la caseta de acceso a la exclusiva Privada. En eso, por el interphone le consultó el celoso vigilante:

- Dispense, Licenciado, pido su autorización para que pase a su casa un anciano señor que insiste mucho en que le urge verlo -. El profesionista, un poco enfadado por la distracción de su fanatismo beisbolero, gritó:

- ¡Jonrónnnn, jonrón de Erubiel, ........! -. Luego masculló un indiferente: - ¿Un señor como tú o un señor como yo? …Bueno, déjalo pasar, no más que no raspe el Mercedez, ni pise el césped, ni alrededor de la alberca, ¿eh?.... -.

Al rato escuchó el melódico timbre de la puerta, Kaiser (el fino perro pastor alemán) inició sus ladridos de alerta ante gente extraña y el distinguido universitario le dice a su hijo:

- A ver, hijo, abre la puerta y pregúntale que si qué vende, qué quiere, qué pide, lo que sea, para que se vaya pronto, áaandale .... -.

- El chamaco cesa de chatear  en Internet, su recámara inundada de la música de los Back Street Boys, abre la puerta y exclama:

- Abuelito, qué gusto, .. dady, dady, es mi abuelito, ¿qué le digo.....? -, pregunta, indeciso -.

- Pues que pase, mijo, que pase, ... - , expresó, pero sin dejar de ver la caja idiota, aunque sí bajándole un poco (un poco, nada más) al volumen, para luego levantarse de su mullido reposet y saludar con un : - ¡quiíubole apá!, ¿y ese milagro? -.

El anciano, viudo desde hacía mucho tiempo,  sobreviviendo con una pensión de un salario mínimo del Seguro Social, refugiado en su natal Meresiche, con una camiseta deslavada del Colegio Regis que una vez le había regalado su nieto, de aspecto descuidado y joroba pronunciada, con la mirada baja y con toda su timidez a cuestas, logró balbucear:

- ¿Qué tal, hijo, ..... -.

El destacado político le pidió:

- Pero por favor, apá, pásale -, le dijo, pero dudando y hurgando sus sucios zapatos y temiendo que, al pasar a la lujosa sala, manchara la alfombra y tela, con el consabido escándalo de su esposa, quien se encontraba en una cena de gala de damas con el candidato a la Presidencia de la República, para ‘pasar la charola’ con $15,000.00 por cabeza, a dos mansiones de la suya.

Como pudo, lo mantuvo a raya en el porche, le ofreció de tomar un vaso de agua y, finalmente, le preguntó:

- Y bueno, ¿para que soy bueno, apá ? -.

El pensionado, mirando a su hijo - por debajo de sus viejos y rajados lentes - con temor reverencial como si se tratara de un extraño, recordó cómo trabajó como redactor de telegramas en Telégrafos de México, incluso ya jubilado, a cambio de modestas propinas, para sostener los estudios universitarios de su hijo, incluso a costa de su matrimonio. Al fin logró sobreponerse a su miedo y le contestó: 7

- Pues verá, Señor Licenciado ... -, inició su explicación, pero inmediatamente su vástago le aclaró:

- ¡Ay apá, por favor!, háblame de tú, como de chamacos, ... - , le pidió, empezándole apenas a caer el veinte de que no estaba dándose ningún proceso de comunicación; de que, realmente, desde hacía muchísimo tiempo que no había comunicación filial, desde su campaña para Regidor del Ayuntamiento, y ya había sido Diputado Local y Federal y Senador de la República y solo estaba esperando la invitación de su Partido para registrarse como candidato a Senador de Minoría o mínimo una Embajada, de consolación, .. -.  

Ya sentado en la silla del porche, el  señor alcanzó a preguntar:

- ¿C... ómo están tu esposa y tus hijos, ...? -.<